Ir al contenido principal

Puritanismo progre



Me sorprendió bastante ver entre los trending topic de Twitter las menciones al grupo musical Def Con Dos, pero más todavía que casi todos los comentarios eran críticas al tema que estaban promocionando. Todo giraba acerca del estribillo:

No hay nada más falso
y que más estorbe
que el nuevo
puritanismo progre

Me puse a pensar entonces que quizás la mayoría de la gente que echaba espuma por la boca pensaba que Def Con Dos era un grupo pop español al uso, de los "de la ceja" zapateril, a los que, por tanto, les tocaba como misión el difundir en su estilo los mensajes del Imperio, provocando pero bajo control. Pueden ser mucho más comerciales que otros, sí, y famosos casi de casualidad por hacer bandas sonoras para Álex de la Iglesia, pero no dejan de ser un grupo punk... Y hay que ser muy idiota para pensar que el punk tiene que criticar unas cosas sí, pero otras no. Que no está, básicamente, para tocar los cojones al mundo. Añado, por cierto, que Def Con Dos todavía tienen frases muy vigentes y corrosivas, como "¿Cuándo lograrán equipararse los que comen mierda con los que no comen carne?" o "La culpa de todo la tiene Yoko Ono".
Y es que algo está empezando a funcionar muy mal. Hace más o menos un año que Cristina Morales publicaba Lectura fácil, donde se criticaba exactamente el mismo concepto casi al inicio, solo que a ella casi nadie se lo echó en cara, probablemente porque no nació con el pecado original de la religión progre que sí tienen todos los hombres por el hecho de serlo, para el que todavía no se ha definido un bautismo. Están surgiendo voces críticas en todas partes porque muchos todavía no se ha dado cuenta que desde hace décadas, el "sistema" es algo muy distinto a lo que era. Criticar a la Iglesia, a la aristocracia o al conservadurismo hace cuarenta años que dejó de ser contracultura, porque el poder "opresor" o dominante ahora es otro... Y no precisamente un opuesto "libertario" y abierto al paradigma anterior. Es más, como hemos insistido aquí mismo, la moral ideológica imperante en cada momento ya ni siquiera está alineada con el color del gobierno de turno: ha conseguido poseerlos a todos por igual, de modo que la política se ha diluído hasta convertirse en puros matices en los planteamientos económicos. La izquierda ya no es social ni la derecha conservadora. Y ser de izquierdas no es lo mismo que ser progre. De hecho, ya hay voces críticas como Verstrynge, otrora ilusionado con el fenómeno Podemos por representar a "otra izquierda", que los coloca ahora como tanto o más sistémicos que el PSOE, más preocupados por representar mejor que nadie la corriente relativista imperial que por "la gente de abajo" que se arrogan en representar.
Obviamente, estamos hablando de un fenómeno global. El ejemplo que más me sorprende es el de Brasil, un país enorme y complejo, con problemas sociales gravísimos de violencia y pobreza a pesar de lo que venían vendiendo acerca de su crecimiento los futurólogos de la economía... ¿Cómo tendrían que estar percibiendo los ciudadanos el estrangulamiento moral imperante para optar por un candidato de corte ideológico como Bolsonaro, más imaginable en otras latitudes? ¿Qué ha cambiado en los últimos años? Quizás José Padilha acertó en su retrato y crítica del progre carioca (siempre de clase más o menos acomodada, como en España) en Tropa de élite hace más de diez años, vaticinando que el enfoque relativista y empático hacia el crimen fabelero, la gran lacra del país, tendría repercusiones a no muy largo plazo.
Terminando esta verborrea, recuerdo una escena de cine patrio sesentero en la que unas cabareteras comentaban que ya les estaba permitido llevar vestuario que mostrase el ombligo, que antes se tenía que tapar, típicamente con una estrella y se le llamaba "el portal de Belén". En otra escena de una película de la misma época, un padre trataba de evitar que su hijo se masturbase obligándolo a ver el famoso cuadro de La mujer barbuda en plena libido, para hacer naufragar sus fantasías (y de paso, quizás, traumatizarlo y desinfectarlo de ellas). Hoy, cincuenta y tantos años más tarde, son otros mucho más siniestros los que pretenden degradar a la fémina que exhibe su cuerpo y criminalizar las relaciones espontáneas entre hombres y mujeres.‎

Comentarios

Entradas populares de este blog

Roles e Informática

En la extrema unción del siglo XX empezaba yo a estudiar Ingeniería Informática en la bien bautizada por Pablo Picasso como "Ciudad de viento". Era una época peculiar, donde la nota de corte no era especialmente alta y, como ahora, se prometía que el futuro de la industria estaría en la inteligencia artificial (aunque por entonces el "machine learning" se llamaba "redes de neuronas artificiales"). Todo era propicio para que muchos de los que ingresaban en esa facultad lo hiciesen por pura vocación frente a otros estudios entonces más prestigiosos, como Ingeniería en Telecomunicaciones o Ingeniería Industrial, lo que hacía que el ambiente fuese especialmente friki: podían verse frecuentemente grupos jugando a cartas de Magic o a juegos de rol en la cafetería y en algunos vestíbulos. Además, había un consolidado grupo de usuarios de Linux (que espero siga existiendo) en un tiempo en el que instalar ese sistema operativo en un PC todavía era casi un acto

La Superliga o el fracaso del fútbol post subprime

Yo soy uno de esos millones de aficionados al fútbol que empezaron a perderle interés precisamente en lo peor de la llamada crisis de las subprime . Por aquel entonces, la época de Mourinho contra Guardiola en lo alto de la clasificación, solo Real Madrid y Barcelona tuvieron pulmón para aguantar el hundimiento económico que ahogó al resto de los clubes (también en el resto de Europa), dejándolos a una distancia abismal y transformando La Liga, una competición hasta entonces disputada y divertida, en un duopolio grotesco y sin gran interés, en la que los grandes solo perdían o empataban cuando jugaban entre ellos y sacaban más de treinta puntos de ventaja al tercer clasificado. Algo homologable a ligas como la escocesa, la portuguesa o la holandesa, con todos mis respetos hacia ellas, pero impropio de la nuestra. Pero casi nadie, ni siquiera en la prensa especializada, se atrevía entonces o se atreve hoy a decir que el rey está desnudo, y que lo único interesante que queda en el mundo

La culpa

Parece que después del comentario sobre Pororoca , me toca de nuevo hablar sobre la culpa. El otro día leía en un periódico que Angela Merkel daba por fracasada la política migratoria de la UE, porque consideraba que solo Alemania se mostraba flexible para acoger a algunos de los inmigrantes que se hacinan en las islas griegas más próximas a África. Hacía, a este respecto y no sin cierta razón, una referencia más o menos velada a las cuestiones religiosas, como corresponde a un partido democristiano como el CDU. Sin embargo, me resultaba sorprendente la perspectiva caritativa, disparada sin duda por la culpabilidad interna, algo típicamente católico: aunque su mentor Kohl sí lo era, Merkel es luterana. Debemos recordar que, en general, los protestantes ven a Dios como una especie de titiritero que no solo permite sino que origina todo lo que ocurre en el mundo, de modo que conciben la pobreza como una maldición y la riqueza como todo lo contrario, ambas de alguna manera merecidas a oj