Ir al contenido principal

Puritanismo progre



Me sorprendió bastante ver entre los trending topic de Twitter las menciones al grupo musical Def Con Dos, pero más todavía que casi todos los comentarios eran críticas al tema que estaban promocionando. Todo giraba acerca del estribillo:

No hay nada más falso
y que más estorbe
que el nuevo
puritanismo progre

Me puse a pensar entonces que quizás la mayoría de la gente que echaba espuma por la boca pensaba que Def Con Dos era un grupo pop español al uso, de los "de la ceja" zapateril, a los que, por tanto, les tocaba como misión el difundir en su estilo los mensajes del Imperio, provocando pero bajo control. Pueden ser mucho más comerciales que otros, sí, y famosos casi de casualidad por hacer bandas sonoras para Álex de la Iglesia, pero no dejan de ser un grupo punk... Y hay que ser muy idiota para pensar que el punk tiene que criticar unas cosas sí, pero otras no. Que no está, básicamente, para tocar los cojones al mundo. Añado, por cierto, que Def Con Dos todavía tienen frases muy vigentes y corrosivas, como "¿Cuándo lograrán equipararse los que comen mierda con los que no comen carne?" o "La culpa de todo la tiene Yoko Ono".
Y es que algo está empezando a funcionar muy mal. Hace más o menos un año que Cristina Morales publicaba Lectura fácil, donde se criticaba exactamente el mismo concepto casi al inicio, solo que a ella casi nadie se lo echó en cara, probablemente porque no nació con el pecado original de la religión progre que sí tienen todos los hombres por el hecho de serlo, para el que todavía no se ha definido un bautismo. Están surgiendo voces críticas en todas partes porque muchos todavía no se ha dado cuenta que desde hace décadas, el "sistema" es algo muy distinto a lo que era. Criticar a la Iglesia, a la aristocracia o al conservadurismo hace cuarenta años que dejó de ser contracultura, porque el poder "opresor" o dominante ahora es otro... Y no precisamente un opuesto "libertario" y abierto al paradigma anterior. Es más, como hemos insistido aquí mismo, la moral ideológica imperante en cada momento ya ni siquiera está alineada con el color del gobierno de turno: ha conseguido poseerlos a todos por igual, de modo que la política se ha diluído hasta convertirse en puros matices en los planteamientos económicos. La izquierda ya no es social ni la derecha conservadora. Y ser de izquierdas no es lo mismo que ser progre. De hecho, ya hay voces críticas como Verstrynge, otrora ilusionado con el fenómeno Podemos por representar a "otra izquierda", que los coloca ahora como tanto o más sistémicos que el PSOE, más preocupados por representar mejor que nadie la corriente relativista imperial que por "la gente de abajo" que se arrogan en representar.
Obviamente, estamos hablando de un fenómeno global. El ejemplo que más me sorprende es el de Brasil, un país enorme y complejo, con problemas sociales gravísimos de violencia y pobreza a pesar de lo que venían vendiendo acerca de su crecimiento los futurólogos de la economía... ¿Cómo tendrían que estar percibiendo los ciudadanos el estrangulamiento moral imperante para optar por un candidato de corte ideológico como Bolsonaro, más imaginable en otras latitudes? ¿Qué ha cambiado en los últimos años? Quizás José Padilha acertó en su retrato y crítica del progre carioca (siempre de clase más o menos acomodada, como en España) en Tropa de élite hace más de diez años, vaticinando que el enfoque relativista y empático hacia el crimen fabelero, la gran lacra del país, tendría repercusiones a no muy largo plazo.
Terminando esta verborrea, recuerdo una escena de cine patrio sesentero en la que unas cabareteras comentaban que ya les estaba permitido llevar vestuario que mostrase el ombligo, que antes se tenía que tapar, típicamente con una estrella y se le llamaba "el portal de Belén". En otra escena de una película de la misma época, un padre trataba de evitar que su hijo se masturbase obligándolo a ver el famoso cuadro de La mujer barbuda en plena libido, para hacer naufragar sus fantasías (y de paso, quizás, traumatizarlo y desinfectarlo de ellas). Hoy, cincuenta y tantos años más tarde, son otros mucho más siniestros los que pretenden degradar a la fémina que exhibe su cuerpo y criminalizar las relaciones espontáneas entre hombres y mujeres.‎

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Last blood" o el funeral del justiciero

No suelo hacer entradas en el blog sobre películas de este tipo. Last blood es muy, muy floja, sin mucho que salvar, emborronada sobre todo por esa puñetera manía que tiene Stallone de intentar hacer, siempre que tiene la oportunidad , lo que no ha aprendido en casi cincuenta años de carrera: interpretar. Al igual que Schwarzenegger, solo es capaz de actuaciones convicentes cuando habla poco y hace su único personaje. Para colmo, podemos decir que durante demasiados minutos no vemos a Rambo, sino a un tipo que se llama como él, al que se le ha olvidado todo su oficio, toda su capacidad táctica; y no se distingue demasiado en sus quehaceres y recursos de un preparacionista novato de la América profunda. Con el párrafo anterior tendríamos suficiente (o incluso demasiado) para hablar de esta producción, y podríamos dejarlo ahí porque no da para mucho más, señalando la curiosidad de que la mitad del reparto son españoles haciendo el papel de mejicanos. Pero Last blood es mucho más

Necesitamos otro Torrente

Hace poco recordaba con preocupación la anécdota de Santiago Segura en Masterchef, que decidía renombrar el plato que tenía que preparar (un brazo de gitano)  para evitar ofender a nadie , a pesar de que el colectivo caló no destaca por su ofendidismo. Y lo cierto es que llevamos seis años huérfanos de José Luis Torrente. Digan lo que digan, me sigue pareciendo un personaje interesantísimo, a pesar de nunca haber sido reivindicado en público más que como un espantajo con el que ganar dinero y hacer reír. Como entidad cultural, sin duda marcada por la encomienda histórica de haber sido el bastión del catolicismo y la contrarreforma, España tiene infinidad de defectos y tres grandes virtudes que las compensan ampliamente: la solidaridad, la humildad y la honestidad. Esta última nos la conceden como propia hasta en latitudes afines y hermanadas como América Latina, de tan profuso que es nuestro idioma en expresiones para deplorar lo artificioso, lo irreal y lo poco auténtico. Por esa razó

"El Menstruador", de Lázara Blázquez Noeno

Hace pocos días, Sara Mesa comentaba en la presentación de su novela  Cara de pan  que la historia nace en parte por una experiencia extraña vivida por un amigo suyo, al que se le acercaron dos policías por el hecho casual de que había niños jugando en la zona del parque en la que estaba tranquilamente sentado. Al leerlo, me vino a la cabeza la anécdota de un amigo suizo: Me contaba que en su país los profesores de gimnasia habían optado por dejar irse al suelo a las alumnas que se caían de una espaldera o trepando la cuerda en lugar de recogerlas o intentar sostenerlas, temerosos de que fácilmente pudiesen ser acusados de agresión sexual por hacerlo En realidad,  El Menstruador  trata de esto mismo: un tipo de sexismo que nunca se saca a debate ni tiene grupos de influencia o propuestas políticas que traten de combatirlo, una criminalización preventiva del varón en según qué circunstancias de la que ya no se libran ni los niños . Más concretamente, se centra en la indefensión a