Ir al contenido principal

Puritanismo progre



Me sorprendió bastante ver entre los trending topic de Twitter las menciones al grupo musical Def Con Dos, pero más todavía que casi todos los comentarios eran críticas al tema que estaban promocionando. Todo giraba acerca del estribillo:

No hay nada más falso
y que más estorbe
que el nuevo
puritanismo progre

Me puse a pensar entonces que quizás la mayoría de la gente que echaba espuma por la boca pensaba que Def Con Dos era un grupo pop español al uso, de los "de la ceja" zapateril, a los que, por tanto, les tocaba como misión el difundir en su estilo los mensajes del Imperio, provocando pero bajo control. Pueden ser mucho más comerciales que otros, sí, y famosos casi de casualidad por hacer bandas sonoras para Álex de la Iglesia, pero no dejan de ser un grupo punk... Y hay que ser muy idiota para pensar que el punk tiene que criticar unas cosas sí, pero otras no. Que no está, básicamente, para tocar los cojones al mundo. Añado, por cierto, que Def Con Dos todavía tienen frases muy vigentes y corrosivas, como "¿Cuándo lograrán equipararse los que comen mierda con los que no comen carne?" o "La culpa de todo la tiene Yoko Ono".
Y es que algo está empezando a funcionar muy mal. Hace más o menos un año que Cristina Morales publicaba Lectura fácil, donde se criticaba exactamente el mismo concepto casi al inicio, solo que a ella casi nadie se lo echó en cara, probablemente porque no nació con el pecado original de la religión progre que sí tienen todos los hombres por el hecho de serlo, para el que todavía no se ha definido un bautismo. Están surgiendo voces críticas en todas partes porque muchos todavía no se ha dado cuenta que desde hace décadas, el "sistema" es algo muy distinto a lo que era. Criticar a la Iglesia, a la aristocracia o al conservadurismo hace cuarenta años que dejó de ser contracultura, porque el poder "opresor" o dominante ahora es otro... Y no precisamente un opuesto "libertario" y abierto al paradigma anterior. Es más, como hemos insistido aquí mismo, la moral ideológica imperante en cada momento ya ni siquiera está alineada con el color del gobierno de turno: ha conseguido poseerlos a todos por igual, de modo que la política se ha diluído hasta convertirse en puros matices en los planteamientos económicos. La izquierda ya no es social ni la derecha conservadora. Y ser de izquierdas no es lo mismo que ser progre. De hecho, ya hay voces críticas como Verstrynge, otrora ilusionado con el fenómeno Podemos por representar a "otra izquierda", que los coloca ahora como tanto o más sistémicos que el PSOE, más preocupados por representar mejor que nadie la corriente relativista imperial que por "la gente de abajo" que se arrogan en representar.
Obviamente, estamos hablando de un fenómeno global. El ejemplo que más me sorprende es el de Brasil, un país enorme y complejo, con problemas sociales gravísimos de violencia y pobreza a pesar de lo que venían vendiendo acerca de su crecimiento los futurólogos de la economía... ¿Cómo tendrían que estar percibiendo los ciudadanos el estrangulamiento moral imperante para optar por un candidato de corte ideológico como Bolsonaro, más imaginable en otras latitudes? ¿Qué ha cambiado en los últimos años? Quizás José Padilha acertó en su retrato y crítica del progre carioca (siempre de clase más o menos acomodada, como en España) en Tropa de élite hace más de diez años, vaticinando que el enfoque relativista y empático hacia el crimen fabelero, la gran lacra del país, tendría repercusiones a no muy largo plazo.
Terminando esta verborrea, recuerdo una escena de cine patrio sesentero en la que unas cabareteras comentaban que ya les estaba permitido llevar vestuario que mostrase el ombligo, que antes se tenía que tapar, típicamente con una estrella y se le llamaba "el portal de Belén". En otra escena de una película de la misma época, un padre trataba de evitar que su hijo se masturbase obligándolo a ver el famoso cuadro de La mujer barbuda en plena libido, para hacer naufragar sus fantasías (y de paso, quizás, traumatizarlo y desinfectarlo de ellas). Hoy, cincuenta y tantos años más tarde, son otros mucho más siniestros los que pretenden degradar a la fémina que exhibe su cuerpo y criminalizar las relaciones espontáneas entre hombres y mujeres.‎

Comentarios

Entradas populares de este blog

Literatura después del coronavirus

Hay mucha gente tratando de imaginar cómo será el mundo después del coronavirus, y de paso, fantaseando también con cambios irreversibles de toda índole que puedan traer oportunidades , de esas que tanto gusta hablar a los redactores de manuales para vagos y pusilánimes. Cinco meses después del comienzo de la crisis, el populacho empieza ya a dividirse entre los que piensan que esto no se va a acabar nunca del todo y los que no terminan de creerse que sea algo real, al amparo algunos divulgadores oportunistas de discurso insolvente y, sobre todo, de la irresponsabilidad en la comunicación gubernamental y privada, que ha ocultado las muertes detrás de la estadística y ha tratado de presentar el confinamiento como el descojonante juego de quedarse en casa unos días haciendo verbena en los balcones, tomándonos a todos por el niño de La vida es bella .  Uno de los temas sobre los que se discute, por supuesto, es la literatura. Los profetas del aspaviento y la charla TED llevan años anuncia

Coronavirus, religión y postureo

Cada miércoles de ceniza empieza la Cuaresma con la lectura del que, sin duda, es el fragmento del Evangelio que más directamente ataca la práctica del postureo: Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario no tendréis recompensa de vuestro Padre celestial. (...) Cuando hagas limosna, no lo vayas trompeteando por la calle como hacen los hipócritas (...) tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. No por ello el fanfarroneo de la caridad es en nuestros días ajeno a algunos representantes de la Iglesia, sobre todo cuando son  estrellas  televisivas aprovechando la oportunidad mediática del contraejemplo, e intentan cargar de superioridad y razón sus chapoteos políticos explícitos en temas que no tienen que ver con la moral, esa que, junto con la ayuda al prójimo, debiera ser su única jurisdicción en sermones e iniciativas escudadas en sus votos. Quiso la casualidad que precisamente ese día, el 26 de febrero,

"La casa de Jack", de Lars von Trier

Retomo brevemente el cine por una muy buena razón, que es el estreno en España de la última película de Lars von Trier después de unos cuantos años de silencio, tan polémica como la predecesora, pero mucho más desapercibida. Podemos decir, en comparación con Nymphomaniac, que es una película continuista, usando una estructura muy similar como excusa para contar la historia, y tan pornográfica como aquella cambiando el sexo por la violencia. Este, además, es un nuevo ejemplo especialmente grave de la indigencia intelectual que inunda los mentideros de Internet, capaz de otorgar a esta producción una puntuación mediocre al lado de los últimos bodrios de Tarantino o la tan sobrevalorada saga de Matrix. En mi opinión, "La casa de Jack" no tiene una especial intención provocativa, ni tampoco que en ese sentido pivote sobre los límites de la belleza o del arte, como insinúan muchas críticas. Más bien es un magistral retrato del mal, sin tapujos, construyendo al protagonista (