Ir al contenido principal

Algunas citas escogidas



«La inspiración es el fruto más delicado de la memoria.» (Sergio Pitol)

«Donde hay poca justicia es peligroso tener razón.» (Fracisco de Quevedo)

«Los vicios de moda pasan por virtudes.» (Molière)

«Cualquier verdad ignorada prepara su venganza.» (José Ortega y Gasset)

«El corazón del hombre necesita creer algo, y cree mentiras cuando no encuentra verdades que creer.» (Mariano José de Larra)

«Sábete Sancho que un hombre no es más que otro si no hace más que otro.» (Miguel de Cervantes)

«La gota horada la roca, no por su fuerza sino por su constancia.» (Ovidio)

«Vivir sin leer es peligroso, obliga a conformarse con la vida y uno puede sentir la tentación de correr riesgos.» (Michel Houellebecq)

«La verdad es la verdad, dígala Agamenón o su porquero» (Antonio Machado)

«El poder más peligroso es el del que manda pero no gobierna.» (Gonzalo Torrente Ballester) 

«Lo cómodo es siempre la mentira, porque la verdad es solo una y las mentiras son muchas, y puede escogerse la que más acomode» (Gonzalo Torrente Ballester)

«Los únicos libros que valen son los ilegibles.» (Mircea Cartarescu)
 
«La misión de los artistas es recordar aquello que no recuerda nadie.» (Mircea Cartarescu)

«El objeto tristón, como una placa de madera, que es el libro, no es el libro mismo, sino el instrumento a través del cual tiene la oportunidad de ocurrir. Inyecto a través de él, en tu mente soñadora, la mitad de mi código genético. Solo en tu cráneo protector podrá desarrollarse el libro, cuando se fusione con la mitad del código de tu ser.» (Mircea Cartarescu)

«El bien nunca se logra excepto a costa de quienes lo hacen, la verdad nunca se abre paso excepto a través del sacrificio de quienes la difunden» (John Henry Newman)

«Mucho más hubiera escrito Aristóteles si hubiese guisado.» (Sor Juana Inés de la Cruz)

«En una época de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario.» (George Orwell)

«Lo importante no es mantenerse vivo, sino mantenerse humano.» (George Orwell)

«Las leyes cambian con menos rapidez que las costumbres; son peligrosas cuando quedan a la zaga de éstas, y aún mas cuando pretenden precederlas.» (Marguerite Yourcenar)

«En todas las épocas hay personas que no piensan como los demás. Es decir, que no piensan como los que no piensan.» (Marguerite Yourcenar)

«Hay en casi todos los hombres un poeta que murió joven y al que el hombre sobrevivió.» (Vincent van Gogh)

«Pareciera, en efecto, que las masas se equivocan y los individuos siempre tienen razón.» (Boris Vian)

«La culpa no está en el sentimiento, sino en el consentimiento.» (San Bernardo)

«Tengan cuidado con el falso conocimiento. Es más peligroso que la ignorancia» (George Bernard Shaw)

«Si quieres conocer a alguien, no le preguntes lo que piensa. Pregúntale lo que ama.» (San Agustín)

«El español tiene mucha imaginación para salvar el momento. Ninguna para variar el camino.» (Francisco García Pavón)

«Los pueblos son libros. Las ciudades, periódico mentirosos.» (Francisco García Pavón)

«Cuando rezamos hablamos con Dios, pero cuando leemos es Dios quien habla con nosotros.» (San Agustín)

«La prueba de una buena religión es si puedes bromear acerca de ella.» (Gilbert Keith Chesterton)

«Tengo el deber de encerrarme en la casa de mi espíritu y trabajar cuanto pueda y en todo cuanto pueda para el progreso de la civilización y el ensanchamiento de la conciencia de la humanidad.» (Fernando Pessoa)

«¡Basta de silencios! ¡Gritad con cien mil lenguas! Porque, por haber callado, ¡el mundo está podrido!» (Santa Catalina de Siena)

«Allá donde se queman los libros, se acaba por quemar a los hombres.» (Heinrich Heine)

«La libertad no consiste sólo en seguir la propia voluntad, sino también a veces en huir de ella.» (Kobo Abe)

«Cuando se descubrió que la información era un negocio, la verdad dejó de ser importante.» (Ryszard Kapuscinsky)

«Desprecia solo el entendimiento y la ciencia, supremos entre todos los dones del hombre; así te has entregado al diablo y tienes que perecer.» (Johann Wolfgang von Goethe)

«Solo un alma tenemos, no más ¿y si la pierdes, que harás?» (S. Pedro de San José de Betancur)

«Alma que vas huyendo de ti misma, ¿qué buscas, insensata, en las demás?» (Rosalía de Castro)

«El deber revolucionario de un escritor es escribir bien.» (Gabriel García Márquez)

Entradas populares de este blog

La culpa

Parece que después del comentario sobre Pororoca , me toca de nuevo hablar sobre la culpa. El otro día leía en un periódico que Angela Merkel daba por fracasada la política migratoria de la UE, porque consideraba que solo Alemania se mostraba flexible para acoger a algunos de los inmigrantes que se hacinan en las islas griegas más próximas a África. Hacía, a este respecto y no sin cierta razón, una referencia más o menos velada a las cuestiones religiosas, como corresponde a un partido democristiano como el CDU. Sin embargo, me resultaba sorprendente la perspectiva caritativa, disparada sin duda por la culpabilidad interna, algo típicamente católico: aunque su mentor Kohl sí lo era, Merkel es luterana. Debemos recordar que, en general, los protestantes ven a Dios como una especie de titiritero que no solo permite sino que origina todo lo que ocurre en el mundo, de modo que conciben la pobreza como una maldición y la riqueza como todo lo contrario, ambas de alguna manera merecidas a oj

"Last blood" o el funeral del justiciero

No suelo hacer entradas en el blog sobre películas de este tipo. Last blood es muy, muy floja, sin mucho que salvar, emborronada sobre todo por esa puñetera manía que tiene Stallone de intentar hacer, siempre que tiene la oportunidad , lo que no ha aprendido en casi cincuenta años de carrera: interpretar. Al igual que Schwarzenegger, solo es capaz de actuaciones convicentes cuando habla poco y hace su único personaje. Para colmo, podemos decir que durante demasiados minutos no vemos a Rambo, sino a un tipo que se llama como él, al que se le ha olvidado todo su oficio, toda su capacidad táctica; y no se distingue demasiado en sus quehaceres y recursos de un preparacionista novato de la América profunda. Con el párrafo anterior tendríamos suficiente (o incluso demasiado) para hablar de esta producción, y podríamos dejarlo ahí porque no da para mucho más, señalando la curiosidad de que la mitad del reparto son españoles haciendo el papel de mejicanos. Pero Last blood es mucho más

Nuevo artículo en la revista Rincón Bravío: "El síndrome de Fortunata"

Ocurre en todas las instituciones mundanas que una parte nada despreciable de sus afiliados  se enrola en ellas como se refugia uno en la primera cornisa que encuentra al caer un  chaparrón, o bien deslumbrados por un abolengo que quisieran heredar para sí. En cualquier  caso se trata de vocaciones vacías o tibias que cabalgan sobre alguna ambición, pero demasiado cobardes como para construir su propia cabaña a la intemperie ... Sigue leyendo