Ir al contenido principal

Algunas citas escogidas



"La inspiración es el fruto más delicado de la memoria." (Sergio Pitol)

"Donde hay poca justicia es peligroso tener razón." (Fracisco de Quevedo)

"Los vicios de moda pasan por virtudes." (Molière)

"Cualquier verdad ignorada prepara su venganza." (José Ortega y Gasset)

"El corazón del hombre necesita creer algo, y cree mentiras cuando no encuentra verdades que creer." (Mariano José de Larra)

"Sábete Sancho que un hombre no es más que otro si no hace más que otro." (Miguel de Cervantes)

"La gota horada la roca, no por su fuerza sino por su constancia." (Ovidio)

"Vivir sin leer es peligroso, obliga a conformarse con la vida y uno puede sentir la tentación de correr riesgos." (Michel Houellebecq)

"La verdad es la verdad, dígala Agamenón o su porquero" (Antonio Machado)

"El poder más peligroso es el del que manda pero no gobierna." (Gonzalo Torrente Ballester) 

"Lo cómodo es siempre la mentira, porque la verdad es solo una y las mentiras son muchas, y puede escogerse la que más acomode" (Gonzalo Torrente Ballester)

"Los únicos libros que valen son los ilegibles." (Mircea Cartarescu)
 
"La misión de los artistas es recordar aquello que no recuerda nadie." (Mircea Cartarescu)

"El objeto tristón, como una placa de madera, que es el libro, no es el libro mismo, sino el instrumento a través del cual tiene la oportunidad de ocurrir. Inyecto a través de él, en tu mente soñadora, la mitad de mi código genético. Solo en tu cráneo protector podrá desarrollarse el libro, cuando se fusione con la mitad del código de tu ser." (Mircea Cartarescu)

"Mucho más hubiera escrito Aristóteles si hubiese guisado." (Sor Juana Inés de la Cruz)

"En una época de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario." (George Orwell)

"Lo importante no es mantenerse vivo, sino mantenerse humano." (George Orwell)

"Las leyes cambian con menos rapidez que las costumbres; son peligrosas cuando quedan a la zaga de éstas, y aún mas cuando pretenden precederlas." (Marguerite Yourcenar)

"En todas las épocas hay personas que no piensan como los demás. Es decir, que no piensan como los que no piensan." (Marguerite Yourcenar)

"Hay en casi todos los hombres un poeta que murió joven y al que el hombre sobrevivió." (Vincent van Gogh)

"Pareciera, en efecto, que las masas se equivocan y los individuos siempre tienen razón." (Boris Vian)

"La culpa no está en el sentimiento, sino en el consentimiento." (San Bernardo)

"Tengan cuidado con el falso conocimiento. Es más peligroso que la ignorancia" (George Bernard Shaw)

"Si quieres conocer a alguien, no le preguntes lo que piensa. Pregúntale lo que ama." (San Agustín)

"El español tiene mucha imaginación para salvar el momento. Ninguna para variar el camino." (Francisco García Pavón)

"Los pueblos son libros. Las ciudades, periódico mentirosos." (Francisco García Pavón)

"Cuando rezamos hablamos con Dios, pero cuando leemos es Dios quien habla con nosotros." (San Agustín)

"La prueba de una buena religión es si puedes bromear acerca de ella." (Gilbert Keith Chesterton)

"Tengo el deber de encerrarme en la casa de mi espíritu y trabajar cuanto pueda y en todo cuanto pueda para el progreso de la civilización y el ensanchamiento de la conciencia de la humanidad." (Fernando Pessoa)

"¡Basta de silencios! ¡Gritad con cien mil lenguas! Porque, por haber callado, ¡el mundo está podrido!" (Santa Catalina de Siena)

"Allá donde se queman los libros, se acaba por quemar a los hombres." (Heinrich Heine)

"La libertad no consiste sólo en seguir la propia voluntad, sino también a veces en huir de ella." (Kobo Abe)

"Cuando se descubrió que la información era un negocio, la verdad dejó de ser importante." (Ryszard Kapuscinsky)

"Desprecia solo el entendimiento y la ciencia, supremos entre todos los dones del hombre; así te has entregado al diablo y tienes que perecer." (Johann Wolfgang von Goethe)

"Solo un alma tenemos, no más ¿y si la pierdes, que harás?" (S. Pedro de San José de Betancur)

"Alma que vas huyendo de ti misma, ¿qué buscas, insensata, en las demás?" (Rosalía de Castro)

"El deber revolucionario de un escritor es escribir bien." (Gabriel García Márquez)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Literatura después del coronavirus

Hay mucha gente tratando de imaginar cómo será el mundo después del coronavirus, y de paso, fantaseando también con cambios irreversibles de toda índole que puedan traer oportunidades , de esas que tanto gusta hablar a los redactores de manuales para vagos y pusilánimes. Cinco meses después del comienzo de la crisis, el populacho empieza ya a dividirse entre los que piensan que esto no se va a acabar nunca del todo y los que no terminan de creerse que sea algo real, al amparo algunos divulgadores oportunistas de discurso insolvente y, sobre todo, de la irresponsabilidad en la comunicación gubernamental y privada, que ha ocultado las muertes detrás de la estadística y ha tratado de presentar el confinamiento como el descojonante juego de quedarse en casa unos días haciendo verbena en los balcones, tomándonos a todos por el niño de La vida es bella .  Uno de los temas sobre los que se discute, por supuesto, es la literatura. Los profetas del aspaviento y la charla TED llevan años anuncia

Coronavirus, religión y postureo

Cada miércoles de ceniza empieza la Cuaresma con la lectura del que, sin duda, es el fragmento del Evangelio que más directamente ataca la práctica del postureo: Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario no tendréis recompensa de vuestro Padre celestial. (...) Cuando hagas limosna, no lo vayas trompeteando por la calle como hacen los hipócritas (...) tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. No por ello el fanfarroneo de la caridad es en nuestros días ajeno a algunos representantes de la Iglesia, sobre todo cuando son  estrellas  televisivas aprovechando la oportunidad mediática del contraejemplo, e intentan cargar de superioridad y razón sus chapoteos políticos explícitos en temas que no tienen que ver con la moral, esa que, junto con la ayuda al prójimo, debiera ser su única jurisdicción en sermones e iniciativas escudadas en sus votos. Quiso la casualidad que precisamente ese día, el 26 de febrero,

Libros perdidos en el océano

En la última Feria del libro de Madrid me topé en una de las casetas con una autora que me sonaba de haberla visto por Twitter, y así se lo hice saber. No recordaba su nombre, pero sí que solía escribir novela romántica, aunque esta vez firmaba algo de intriga. No era una escritora popular, más bien de las que suelen autodenominarse "independientes" porque, aunque no autopublicaba, trabajaba con una editorial pequeña que funciona de una manera similar, imprimiendo en físico bajo demanda y con escasa o nula distribución en librerías, por lo que le tocaría la mayor parte del trabajo de promoción de sus obras. En un primer momento la obra que estaba vendiendo no me resultaba interesante, pero a la vuelta de mi paseo decidí comprarla, a pesar de que la promotora apenas me lanzaba en ráfagas ininteligibles la descripción de la misma, supuse entonces que hastiada de todo el día haciendo lo mismo. Cuando me volví a casa, comprobé que esta mujer también me seguía a mí antes de q