Ir al contenido principal

Algunas citas escogidas



"La inspiración es el fruto más delicado de la memoria." (Sergio Pitol)

"Donde hay poca justicia es peligroso tener razón." (Fracisco de Quevedo)

"Los vicios de moda pasan por virtudes." (Molière)

"Cualquier verdad ignorada prepara su venganza." (José Ortega y Gasset)

"El corazón del hombre necesita creer algo, y cree mentiras cuando no encuentra verdades que creer." (Mariano José de Larra)

"Sábete Sancho que un hombre no es más que otro si no hace más que otro." (Miguel de Cervantes)

"La gota horada la roca, no por su fuerza sino por su constancia." (Ovidio)

"Vivir sin leer es peligroso, obliga a conformarse con la vida y uno puede sentir la tentación de correr riesgos." (Michel Houellebecq)

"La verdad es la verdad, dígala Agamenón o su porquero" (Antonio Machado)

"El poder más peligroso es el del que manda pero no gobierna." (Gonzalo Torrente Ballester) 

"Lo cómodo es siempre la mentira, porque la verdad es solo una y las mentiras son muchas, y puede escogerse la que más acomode" (Gonzalo Torrente Ballester)

"Los únicos libros que valen son los ilegibles." (Mircea Cartarescu)
 
"La misión de los artistas es recordar aquello que no recuerda nadie." (Mircea Cartarescu)

"El objeto tristón, como una placa de madera, que es el libro, no es el libro mismo, sino el instrumento a través del cual tiene la oportunidad de ocurrir. Inyecto a través de él, en tu mente soñadora, la mitad de mi código genético. Solo en tu cráneo protector podrá desarrollarse el libro, cuando se fusione con la mitad del código de tu ser." (Mircea Cartarescu)

"Mucho más hubiera escrito Aristóteles si hubiese guisado." (Sor Juana Inés de la Cruz)

"En una época de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario." (George Orwell)

"Lo importante no es mantenerse vivo, sino mantenerse humano." (George Orwell)

"Las leyes cambian con menos rapidez que las costumbres; son peligrosas cuando quedan a la zaga de éstas, y aún mas cuando pretenden precederlas." (Marguerite Yourcenar)

"En todas las épocas hay personas que no piensan como los demás. Es decir, que no piensan como los que no piensan." (Marguerite Yourcenar)

"Hay en casi todos los hombres un poeta que murió joven y al que el hombre sobrevivió." (Vincent van Gogh)

"Pareciera, en efecto, que las masas se equivocan y los individuos siempre tienen razón." (Boris Vian)

"La culpa no está en el sentimiento, sino en el consentimiento." (San Bernardo)

"Tengan cuidado con el falso conocimiento. Es más peligroso que la ignorancia" (George Bernard Shaw)

"Si quieres conocer a alguien, no le preguntes lo que piensa. Pregúntale lo que ama." (San Agustín)

"El español tiene mucha imaginación para salvar el momento. Ninguna para variar el camino." (Francisco García Pavón)

"Los pueblos son libros. Las ciudades, periódico mentirosos." (Francisco García Pavón)

"Cuando rezamos hablamos con Dios, pero cuando leemos es Dios quien habla con nosotros." (San Agustín)

"La prueba de una buena religión es si puedes bromear acerca de ella." (Gilbert Keith Chesterton)

"Tengo el deber de encerrarme en la casa de mi espíritu y trabajar cuanto pueda y en todo cuanto pueda para el progreso de la civilización y el ensanchamiento de la conciencia de la humanidad." (Fernando Pessoa)

"¡Basta de silencios! ¡Gritad con cien mil lenguas! Porque, por haber callado, ¡el mundo está podrido!" (Santa Catalina de Siena)

"Allá donde se queman los libros, se acaba por quemar a los hombres." (Heinrich Heine)

"La libertad no consiste sólo en seguir la propia voluntad, sino también a veces en huir de ella." (Kobo Abe)

"Cuando se descubrió que la información era un negocio, la verdad dejó de ser importante." (Ryszard Kapuscinsky)

"Desprecia solo el entendimiento y la ciencia, supremos entre todos los dones del hombre; así te has entregado al diablo y tienes que perecer." (Johann Wolfgang von Goethe)

"Solo un alma tenemos, no más ¿y si la pierdes, que harás?" (S. Pedro de San José de Betancur)

"Alma que vas huyendo de ti misma, ¿qué buscas, insensata, en las demás?" (Rosalía de Castro)

"El deber revolucionario de un escritor es escribir bien." (Gabriel García Márquez)

Entradas populares de este blog

Calcuta

De entre todos los muchos roles que puede desempeñar un redactor (que no escritor) con anhelos de grandeza, de poder vivir un día de charlatanear en público y vender libros, el más patético es sin duda el de opositor . Llamo opositor a aquel que trata de escribir sin aportar ideas propias, sin más intención que la de intentar ganar notoriedad a base de poder colocarse el prefijo "anti" frente a algo que resulte popular. Este tipo de sujetos se dividen en dos categorías, prácticamente equivalentes en términos de reptilidad. Por una parte tenemos a los palanganeros, los más numerosos, que juntan sus letras por mandato de un tercero, siempre con intenciones propagandísticas, celoso de que una opinión o sentimiento alejado de los propios triunfe socialmente, normalmente como respuesta a una obra divulgativa de gran éxito distribuida poco antes. Lo hemos visto con frecuencia en libros, con títulos que empiezan por contra y anti . Y más ridículamente todavía, en portadas de

La Superliga o el fracaso del fútbol post subprime

Yo soy uno de esos millones de aficionados al fútbol que empezaron a perderle interés precisamente en lo peor de la llamada crisis de las subprime . Por aquel entonces, la época de Mourinho contra Guardiola en lo alto de la clasificación, solo Real Madrid y Barcelona tuvieron pulmón para aguantar el hundimiento económico que ahogó al resto de los clubes (también en el resto de Europa), dejándolos a una distancia abismal y transformando La Liga, una competición hasta entonces disputada y divertida, en un duopolio grotesco y sin gran interés, en la que los grandes solo perdían o empataban cuando jugaban entre ellos y sacaban más de treinta puntos de ventaja al tercer clasificado. Algo homologable a ligas como la escocesa, la portuguesa o la holandesa, con todos mis respetos hacia ellas, pero impropio de la nuestra. Pero casi nadie, ni siquiera en la prensa especializada, se atrevía entonces o se atreve hoy a decir que el rey está desnudo, y que lo único interesante que queda en el mundo

Necesitamos otro Torrente

Hace poco recordaba con preocupación la anécdota de Santiago Segura en Masterchef, que decidía renombrar el plato que tenía que preparar (un brazo de gitano)  para evitar ofender a nadie , a pesar de que el colectivo caló no destaca por su ofendidismo. Y lo cierto es que llevamos seis años huérfanos de José Luis Torrente. Digan lo que digan, me sigue pareciendo un personaje interesantísimo, a pesar de nunca haber sido reivindicado en público más que como un espantajo con el que ganar dinero y hacer reír. Como entidad cultural, sin duda marcada por la encomienda histórica de haber sido el bastión del catolicismo y la contrarreforma, España tiene infinidad de defectos y tres grandes virtudes que las compensan ampliamente: la solidaridad, la humildad y la honestidad. Esta última nos la conceden como propia hasta en latitudes afines y hermanadas como América Latina, de tan profuso que es nuestro idioma en expresiones para deplorar lo artificioso, lo irreal y lo poco auténtico. Por esa razó