Ir al contenido principal

Cartas de amor


Me sumo con esta entrada a otra que ha colgado muy recientemente la compañera de batallas Lázara Blázquez Noeno en su blog, que por otra parte no puedo dejar de recomendar. Suscribo lo que dice de principio a fin en defensa de la carta de amor, y considero que esta arenga es más necesaria que nunca en los turbios tiempos en que vivimos.
No he podido resistirme a abordar este tema, porque llevo muchos años cultivándolo, unas veces en público y otras en privado. Demasiados. Pero siempre por necesidad, mucho antes de haber aprendido a descifrar la vocación vital que siempre ha estado ahí. Y sigo haciéndolo, porque en literatura las cartas de amor son para mí el alfa y el omega, la madre que me parió en esto de las letras, como ya he explicado en un post anterior, y no he podido dejar de incluirlas en mi ópera prima (que a fecha de hoy todavía está en la bodega).
Las cartas de amor son, incluso las puramente literarias, un acto sincero y visceral. Quizás por eso estén tan denostadas hoy, en los tiempos del bienquedismo, el aspaviento, y la corrección. Son siempre hijas de la guerra, aun cuando la suerte está ya echada, que raramente se cultivan como tales en tiempos de paz. Suelen ser más bien asaltos pírricos y desesperados, caballería cargando contra cañones y fusiles como en Balaclava. Actos de heroismo inútil con un resultado seguro de muerte, que nadie más entiende ni cantará jamás. Son, por tanto, las únicas valentías vergonzantes y molestas que existen.
Las cartas de amor son sin duda el subgénero epistolar más cultivado, y de gestación delicada por definición: Ovidio afirmaba en su Ars Amandi que no debían ser demasiado líricas ni preciosistas, pero al mismo tiempo no pueden ser tan vulgares y prosaicas que no sean capaces de hacer música, siquiera débil, en el alma de una receptora; que le haga imposible negar honestamente la sinceridad del sentimiento que dispara la saeta lírica, y que destierre la excusa de la concupiscencia transitoria como antídoto para los remordimientos de repeler inevitablemente al arquero a estocada limpia. Y si son públicas o ficcionadas, además, tienen que resultar inteligibles y creíbles.
Las cartas de amor son, por fin, la modalidad literaria más honesta, por delante incluso de la autobiografía, porque no tolera omisiones ni prendas por desvestir que oculten alguna vergüenza. Representan el retrato más fiel que de un alma puede hacerse en un instante de tiempo.
Se preguntará el paciente lector después de todo esto por qué seguimos escribiendo cartas de amor... Y yo le respondo que no podemos ni debemos evitarlo. Y que quizás usted también debería hacerlo para no quedar en deuda consigo mismo el resto de su vida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Solsticio de invierno

Recuerdo una tarde de invierno hace años, escribiendo en una cafetería que solía frecuentar por entonces, cómo me sorprendió una conversación absurda en la mesa de al lado. Había dos cuarentones incómodos que pretendían resultar interesantes y juvenilmente viriles a una mujer, que sin duda les había hecho caer en la trampa de hacerlos coincidir para protegerse de una cita íntima. Ella venía, además, escoltada por un niño de unos ocho años. El caso es que no pude evitar escuchar a la deseada explicar cómo había celebrado con su hijo "el fin de año y el solsticio de invierno". Como el sitio me gustaba, tuve que aguantarme la risa. Solsticio de invierno. Es el eufemismo más ridículo que he oído para evitar decir Navidad, a riesgo de que te confundan con alguien que tenga que ver remotamente con el cristianismo. Pensé luego que quizás aquella madre podría ser animista o una pobre diabla "espiritual, no religiosa" que practicase la wicca, pero ese año no tocaban ni

"Nosotros", de Evgeni Zamiatin

  Nosotros  es, junto con la muy mentada en este blog  Señor del mundo , la gran olvidada en cuanto a literatura distópica se refiere. A pesar de ello, ambas obras tuvieron una influencia muy directa y explícita en todo el devenir posterior del género no demasiado reconocida. La obra es una especie de mensaje que deja el protagonista a los seres humanos del pasado para explicarles el modo de vida de su sociedad  ideal , pero en la que se ve obligado a ir reflejando situaciones inesperadas que van concurriendo en la historia. Como constructor de un artefacto diseñado para visitar otros planetas del Sistema Solar, considera que tiene un papel trascendente en la difusión de un modo de vida calculado, controlado y cronometrado en el que los seres humanos son simples piezas de una gran maquinaria; y este concepto se lleva al extremo de que los nombres se sustituyen por meros códigos o  números . Está escrita de de una manera heterodoxa y poco corriente, a partir de anotaciones periód

Nuevo artículo en la revista Rincón Bravío: "Ser un poco más egoísta"

  Ser un poco más egoístas - Rincón Bravío - Iván Cantero (rinconbravio.com)