Ir al contenido principal

Cartas de amor


Me sumo con esta entrada a otra que ha colgado muy recientemente la compañera de batallas Lázara Blázquez Noeno en su blog, que por otra parte no puedo dejar de recomendar. Suscribo lo que dice de principio a fin en defensa de la carta de amor, y considero que esta arenga es más necesaria que nunca en los turbios tiempos en que vivimos.
No he podido resistirme a abordar este tema, porque llevo muchos años cultivándolo, unas veces en público y otras en privado. Demasiados. Pero siempre por necesidad, mucho antes de haber aprendido a descifrar la vocación vital que siempre ha estado ahí. Y sigo haciéndolo, porque en literatura las cartas de amor son para mí el alfa y el omega, la madre que me parió en esto de las letras, como ya he explicado en un post anterior, y no he podido dejar de incluirlas en mi ópera prima (que a fecha de hoy todavía está en la bodega).
Las cartas de amor son, incluso las puramente literarias, un acto sincero y visceral. Quizás por eso estén tan denostadas hoy, en los tiempos del bienquedismo, el aspaviento, y la corrección. Son siempre hijas de la guerra, aun cuando la suerte está ya echada, que raramente se cultivan como tales en tiempos de paz. Suelen ser más bien asaltos pírricos y desesperados, caballería cargando contra cañones y fusiles como en Balaclava. Actos de heroismo inútil con un resultado seguro de muerte, que nadie más entiende ni cantará jamás. Son, por tanto, las únicas valentías vergonzantes y molestas que existen.
Las cartas de amor son sin duda el subgénero epistolar más cultivado, y de gestación delicada por definición: Ovidio afirmaba en su Ars Amandi que no debían ser demasiado líricas ni preciosistas, pero al mismo tiempo no pueden ser tan vulgares y prosaicas que no sean capaces de hacer música, siquiera débil, en el alma de una receptora; que le haga imposible negar honestamente la sinceridad del sentimiento que dispara la saeta lírica, y que destierre la excusa de la concupiscencia transitoria como antídoto para los remordimientos de repeler inevitablemente al arquero a estocada limpia. Y si son públicas o ficcionadas, además, tienen que resultar inteligibles y creíbles.
Las cartas de amor son, por fin, la modalidad literaria más honesta, por delante incluso de la autobiografía, porque no tolera omisiones ni prendas por desvestir que oculten alguna vergüenza. Representan el retrato más fiel que de un alma puede hacerse en un instante de tiempo.
Se preguntará el paciente lector después de todo esto por qué seguimos escribiendo cartas de amor... Y yo le respondo que no podemos ni debemos evitarlo. Y que quizás usted también debería hacerlo para no quedar en deuda consigo mismo el resto de su vida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Bendita Gurtel

No, no me he equivocado al titular esta entrada. Considero que, a nivel político, la Trama Gurtel es lo mejor que le ha pasado a este país en los últimos veinte años. ¿No se lo creen? Cuando el PSOE se desangraba sin remedio en lo peor de la crisis, a Zapatero se le ocurrió la cándida idea de levantar y azuzar las vergüenzas del PP valenciano pensando que traicionar la omertá de la corrupción transversal de las administraciones públicas tendría consecuencias electorales sólo para sus adversarios. Evidentemente me se equivocaba. Lo que él pensaba que sería un genial disparo de la última bala que le quedaba resultó en terminar muerto en su propia tumba con el revólver encasquillado: Pronto le devolvieron el golpe aireando lo que se venía haciendo con el dinero destinado a los parados andaluces. Y esto fue sólo el comienzo de una espiral de "y tú más" en todos los niveles (con preferencia de los ayuntamientos, los estamentos más hediondos) a dos trincheras. En un primer momento…

Tabarnia

Hace unos años, en lo más duro de la crisis económica, grupos de extrema derecha (o como quiera llamársele) decidieron ocupar en el barrio madrileño de Tetuán  un edificio con la excusa de establecer en él un lugar para cobijar a españoles desfavorecidos, sin hacer demasiado ruido. Creo que todo empezó como una especie de mofa hacia los okupas "clásicos", pues nunca estos grupos habían hecho algo semejante. Al poco tiempo, los del otro extremo del árbol ideológico empezaron a incendiar las calles y las redes sociales con mensajes,  carteles y panfletos de rechazo al llamado "Hogar Social Madrid", porque se había apropiado de su discurso y, además, había conseguido venderlo ante mucha gente como una acción positiva, frente al halo de caradurismo y rebeldía que el tipo de ocupación de sus acólitos emanaba desde siempre ante la sociedad.
Más cerca en el tiempo todavía, ‎media España se indignaba con la subida al poder de Donald Trump, no tanto por cuestiones ideológi…

Libros perdidos en el océano

En la última Feria del libro de Madrid me topé en una de las casetas con una autora que me sonaba de haberla visto por Twitter, y así se lo hice saber. No recordaba su nombre, pero sí que solía escribir novela romántica, aunque esta vez firmaba algo de intriga. No era una escritora popular, más bien de las que suelen autodenominarse "independientes" porque, aunque no autopublicaba, trabajaba con una editorial pequeña que funciona de una manera similar, imprimiendo en físico bajo demanda y con escasa o nula distribución en librerías, por lo que le tocaría la mayor parte del trabajo de promoción de sus obras. En un primer momento la obra que estaba vendiendo no me resultaba interesante, pero a la vuelta de mi paseo decidí comprarla, a pesar de que la promotora apenas me lanzaba en ráfagas ininteligibles la descripción de la misma, supuse entonces que hastiada de todo el día haciendo lo mismo. Cuando me volví a casa, comprobé que esta mujer también me seguía a mí antes de que …