Ir al contenido principal

Cartas de amor


Me sumo con esta entrada a otra que ha colgado muy recientemente la compañera de batallas Lázara Blázquez Noeno en su blog, que por otra parte no puedo dejar de recomendar. Suscribo lo que dice de principio a fin en defensa de la carta de amor, y considero que esta arenga es más necesaria que nunca en los turbios tiempos en que vivimos.
No he podido resistirme a abordar este tema, porque llevo muchos años cultivándolo, unas veces en público y otras en privado. Demasiados. Pero siempre por necesidad, mucho antes de haber aprendido a descifrar la vocación vital que siempre ha estado ahí. Y sigo haciéndolo, porque en literatura las cartas de amor son para mí el alfa y el omega, la madre que me parió en esto de las letras, como ya he explicado en un post anterior, y no he podido dejar de incluirlas en mi ópera prima (que a fecha de hoy todavía está en la bodega).
Las cartas de amor son, incluso las puramente literarias, un acto sincero y visceral. Quizás por eso estén tan denostadas hoy, en los tiempos del bienquedismo, el aspaviento, y la corrección. Son siempre hijas de la guerra, aun cuando la suerte está ya echada, que raramente se cultivan como tales en tiempos de paz. Suelen ser más bien asaltos pírricos y desesperados, caballería cargando contra cañones y fusiles como en Balaclava. Actos de heroismo inútil con un resultado seguro de muerte, que nadie más entiende ni cantará jamás. Son, por tanto, las únicas valentías vergonzantes y molestas que existen.
Las cartas de amor son sin duda el subgénero epistolar más cultivado, y de gestación delicada por definición: Ovidio afirmaba en su Ars Amandi que no debían ser demasiado líricas ni preciosistas, pero al mismo tiempo no pueden ser tan vulgares y prosaicas que no sean capaces de hacer música, siquiera débil, en el alma de una receptora; que le haga imposible negar honestamente la sinceridad del sentimiento que dispara la saeta lírica, y que destierre la excusa de la concupiscencia transitoria como antídoto para los remordimientos de repeler inevitablemente al arquero a estocada limpia. Y si son públicas o ficcionadas, además, tienen que resultar inteligibles y creíbles.
Las cartas de amor son, por fin, la modalidad literaria más honesta, por delante incluso de la autobiografía, porque no tolera omisiones ni prendas por desvestir que oculten alguna vergüenza. Representan el retrato más fiel que de un alma puede hacerse en un instante de tiempo.
Se preguntará el paciente lector después de todo esto por qué seguimos escribiendo cartas de amor... Y yo le respondo que no podemos ni debemos evitarlo. Y que quizás usted también debería hacerlo para no quedar en deuda consigo mismo el resto de su vida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Libros perdidos en el océano

En la última Feria del libro de Madrid me topé en una de las casetas con una autora que me sonaba de haberla visto por Twitter, y así se lo hice saber. No recordaba su nombre, pero sí que solía escribir novela romántica, aunque esta vez firmaba algo de intriga. No era una escritora popular, más bien de las que suelen autodenominarse "independientes" porque, aunque no autopublicaba, trabajaba con una editorial pequeña que funciona de una manera similar, imprimiendo en físico bajo demanda y con escasa o nula distribución en librerías, por lo que le tocaría la mayor parte del trabajo de promoción de sus obras. En un primer momento la obra que estaba vendiendo no me resultaba interesante, pero a la vuelta de mi paseo decidí comprarla, a pesar de que la promotora apenas me lanzaba en ráfagas ininteligibles la descripción de la misma, supuse entonces que hastiada de todo el día haciendo lo mismo. Cuando me volví a casa, comprobé que esta mujer también me seguía a mí antes de que …

El Imperio (invisible) contraataca

Después de muchos años de pontificado y contaminación cultural, el imperio llegó a perder la noción de la realidad, atreviéndose a promover en los últimos tiempos tendencias sociales incompatibles con cualquier legalidad democrática o incluso con el sentido común. Ignorando la volatilidad y la fácil manipulación de las redes sociales, las consideró perfectamente representativas del sentir "del pueblo", sintiéndose confiado para seguir campando a sus anchas, cayendo en la trampa de ser víctima de su propio panfletismo. En España ni siquiera le arredaron sus desternillantes fracasos al castrar la línea editorial de El Mundo y antes del ABC, el periódico con más personalidad del país. Llegó incluso a conquistar EEUU, icono de la corrección política, sí, pero hasta entonces plaza impermeable a estos menesteres por su histórica tradición de sacralizar los derechos individuales, canonizando a su embajador allá con un Premio Nobel de la paz que nadie entiende. Hay quien cree que t…

Conocimiento imperfecto

La inefable Úrsula, matriarca de la familia Buendía en "Cien años de soledad", lleva al extremo del realismo mágico marqueciano la compensación que hacen los invidentes con su memoria y el resto de sentidos para suplir el que les falta, de modo que resulta casi fascinante el imaginar el desarrollo potencial de las capacidades mentales y perceptivas aletargadas por utilizar principalmente la mentirosa y superficial capacidad de la vista. En todo caso, no queda más remedio para todo humano que el interpretar el mundo, siempre con un cierto sesgo, con las antenas que mejor le funcionen, del mismo modo que sólo podemos tomar después decisiones con la información parcial que tengamos en la cabeza. Y así seguirá siendo mientras nos quede algo de humanos. En las últimas semanas he leído columnas de opinión y reseñas de libros relacionadas con la no tan nueva superstición de otorgar a cualquier obra que adquirimos "para verla o leerla luego", incluidos los enlaces a págin…