Ir al contenido principal

Precaución, amigo escritor



Quien haya frecuentado en Madrid los barrios de Lavapiés o Huertas recordará sin duda a una joven que deambula triste, cargada de ejemplares de un libro suyo que a menudo parece vender como simples objetos. Sin duda, algún desaprensivo debió convencerla en su momento de las bondades de la autopublicación...  O de la coedición, o de la compra obligatoria de un número mínimo de ejemplares, y de lo fácil que sería vender por su cuenta un par de cientos de ellos.
Es una historia se repite cada vez más a menudo, con diferentes matices, en todo el mundo: el libro electrónico y la impresión digital han hecho florecer todo tipo de empresas capaces de imprimir o editar libros con un coste y unas infrastructuras relativamente baratos (aunque el resultado no tiene la misma calidad), por lo que la autopublicación ya es desde hace años una opción accesible a casi cualquiera. Además, es ya posible el autoeditar incluso en libro físico sin arriesgar un euro con las diferentes modalidades de impresión bajo demanda.
Entre los autores que autoeditan existen principalmente dos facciones: los que están convencidos con la opción y quieren trabajar exclusivamente así,  y los que tienen dudas o la piensan usar de manera transitoria esperando la oportunidad de pegar el salto a la edición tradicional, que son los más numerosos. A los primeros nada que decir, porque han elegido su camino de manera consecuente y, en general, más meditada. Este post está dedicado más bien a los segundos, o a los que quieren probar o buscan opciones.‎
Vaya por delante que la autopublicación me parece una opción legítima, y como comentábamos en este mismo blog, creo que ya tiene definido incluso su nicho de mercado. Pero precisamente esta facilidad e inmediatez hacen que muchos escritores se abracen a ella precipitadamente o sin ser conscientes de sus consecuencias, que en algunos casos son irreversibles.
La posibilidad de hacer una obra disponible al público casi de inmediato en una plataforma digital, o en un tiempo breve y sin peros a través de algún servicio de autoedición que lo proporcione en físico, hacen que demasiado a menudo encontremos escritos que no tienen ni siquiera una mínima corrección ortográfica o sintáctica (y ya no digamos de estilo). Nadie en este mundillo, excepto el propio autor, va a exigir el prefeccionismo que la obra requiere... Y una obra con errores causa una mala impresión que no es fácil de remontar, que además desprestigia al todo el propio ecosistema en el que se distribuye.
Por otra parte, el autor tiene que ser consciente de que, cuando decide autoeditar una obra, está escribiendo su destino (salvo extrañísimos casos) para siempre: cualquier obra subida a una plataforma digital o editada en una tirada física por corta que sea, ya no tiene una segunda oportunidad para que el autor pueda intentar presentarla a un certamen literario o a evaluación de editoriales o agentes. Me encuentro a diario casos de autores que, por la posibilidad de tener su obra inmediatamente disponible al público o por el ansia de verla en sus manos y las de familia y amigos, eligen esta vía sin ser conscientes de las consecuencias y se arrepienten a posteriori. Poner una novela a la venta como libro electrónico o compartirla a sorbos por Wattpad puede ser un experimento interesante o incluso enriquecedor si se es consciente de que dicha obra se va a sacrificar "por un bien posterior". Si la obra tiene unas pretensiones o un valor especial para el autor, creo que vale la pena intentar editarla de manera tradicional primero (aunque el proceso requiera la paciencia de meses o incluso años) o al menos intentar distribuirla por otras vías, de la manera más digna posible.
Hay quien pregona que la autopublicación es una tendencia imparable, que terminará barriendo la edición tradicional, que llevará a un marco más justo y con más libertad para el autor (sobre todo, los empresarios que ganan dinero proporcionando servicios para autores que eligen estas modalidades), pero lo cierto es que, más allá de la propia venta por internet o la irrupción del libro electrónico (que cambia el paradigma al evitar que un libro se pueda descatalogar), las fórmulas de viralidad a través de las redes sociales no funcionan igual de bien que en otro tipo de manifestaciones artísticas de deleite más rápido, como una fotografía, un pequeño vídeo o una canción de pocos minutos. Es mucho más frecuente que un usuario con muchos seguidores antes de ser escritor le venda a su público un libro que un autor sin seguidores consiga ventas por la misma vía, por no decir que los seguidores que va a ir consiguiendo por el camino, por más que su vanidad quiera negarlo, son más interesados en beneficio recíproco (si tú me sigues, yo te sigo) que verdaderos interesados en sus obras. Los lectores tienen que pensar mucho más antes de decidir en qué invierten todas las horas que necesita un libro en lugar de otro, por lo que la segmentación editorial y la crítica (que, en general, no entra en los círculos de autopublicación, y la que suele haber es más de unos autores con respecto a otros) todavía resulta muy relevante, amén de las propias librerías. Tampoco son ciertas estrictamente hablando muchas de las cifras de ventas que se comparten por ahí: en general, se trata más bien de descargas de usuarios con "tarifa plana mensual" que compras directas al autor, con lo que las ganancias son mucho menores de lo que pueda parecer. De hecho, en plena crisis económica y supestamente del negocio literario, han surgido muchas pequeñas editoriales orientadas a los nuevos autores o a recuperar clásicos olvidados o injustamente ninguneados.
Todas las opciones son válidas. Pero, amigo escritor, piense bien lo que hace sin precipitarse.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Last blood" o el funeral del justiciero

No suelo hacer entradas en el blog sobre películas de este tipo. Last blood es muy, muy floja, sin mucho que salvar, emborronada sobre todo por esa puñetera manía que tiene Stallone de intentar hacer, siempre que tiene la oportunidad , lo que no ha aprendido en casi cincuenta años de carrera: interpretar. Al igual que Schwarzenegger, solo es capaz de actuaciones convicentes cuando habla poco y hace su único personaje. Para colmo, podemos decir que durante demasiados minutos no vemos a Rambo, sino a un tipo que se llama como él, al que se le ha olvidado todo su oficio, toda su capacidad táctica; y no se distingue demasiado en sus quehaceres y recursos de un preparacionista novato de la América profunda. Con el párrafo anterior tendríamos suficiente (o incluso demasiado) para hablar de esta producción, y podríamos dejarlo ahí porque no da para mucho más, señalando la curiosidad de que la mitad del reparto son españoles haciendo el papel de mejicanos. Pero Last blood es mucho más

Necesitamos otro Torrente

Hace poco recordaba con preocupación la anécdota de Santiago Segura en Masterchef, que decidía renombrar el plato que tenía que preparar (un brazo de gitano)  para evitar ofender a nadie , a pesar de que el colectivo caló no destaca por su ofendidismo. Y lo cierto es que llevamos seis años huérfanos de José Luis Torrente. Digan lo que digan, me sigue pareciendo un personaje interesantísimo, a pesar de nunca haber sido reivindicado en público más que como un espantajo con el que ganar dinero y hacer reír. Como entidad cultural, sin duda marcada por la encomienda histórica de haber sido el bastión del catolicismo y la contrarreforma, España tiene infinidad de defectos y tres grandes virtudes que las compensan ampliamente: la solidaridad, la humildad y la honestidad. Esta última nos la conceden como propia hasta en latitudes afines y hermanadas como América Latina, de tan profuso que es nuestro idioma en expresiones para deplorar lo artificioso, lo irreal y lo poco auténtico. Por esa razó

"El Menstruador", de Lázara Blázquez Noeno

Hace pocos días, Sara Mesa comentaba en la presentación de su novela  Cara de pan  que la historia nace en parte por una experiencia extraña vivida por un amigo suyo, al que se le acercaron dos policías por el hecho casual de que había niños jugando en la zona del parque en la que estaba tranquilamente sentado. Al leerlo, me vino a la cabeza la anécdota de un amigo suizo: Me contaba que en su país los profesores de gimnasia habían optado por dejar irse al suelo a las alumnas que se caían de una espaldera o trepando la cuerda en lugar de recogerlas o intentar sostenerlas, temerosos de que fácilmente pudiesen ser acusados de agresión sexual por hacerlo En realidad,  El Menstruador  trata de esto mismo: un tipo de sexismo que nunca se saca a debate ni tiene grupos de influencia o propuestas políticas que traten de combatirlo, una criminalización preventiva del varón en según qué circunstancias de la que ya no se libran ni los niños . Más concretamente, se centra en la indefensión a