Ir al contenido principal

"El sistema del tacto", de Alejandra Costamagna


Como ocurrió también con Cristina Morales, su compañera en el pódium del Premio Herralde 2018, de Alejandra Costamagna me sorprende todavía más que haya lanzado precisamente a estas alturas una obra aparentemente tan personal, con todo el recorrido y madurez literaria que lleva ya a cuestas. Quizás haya sido una de esas historias que no se pueden terminar de escribir con veinte años, o que una vez escritas han necesitado un barbecho indefinido a la espera de una oportunidad propicia... Pero el caso es que la protagonista de la historia tiene demasiadas correspondencias biográficas y personales con la autora (según su propia entrada en la Wikipedia) como para ser casual, además de estar construida sobre ese delicioso academicismo y rosario referencial que inconscientemente tendemos a plasmar en las primeras obras.
"El sentido del tacto" es una historia claramente costumbrista y, seguro, con grandes elementos de identificación para muchas sagas familiares de Argentina, Uruguay o Chile... O incluso, con mayor diversidad cultural, también en Estados Unidos. Por una parte está el desarraigo o la identidad difusa, más allá de la primera generación, de ese tipo de inmigrantes de finales del siglo XIX y principios del XX hacia países americanos con recursos, pero pendientes de poblar y terminar de construir. Un desarraigo que, paradójicamente, se encuentra en conflicto con los nacionalismos locales entre estados con mucho menos de dos siglos de historia, encarnados en individuos naturales o hijos de italianos o alemanes en ambos bandos. Por otro lado, cuenta en dos segmentos temporales diferentes una historia nacida en una generación y repetida en la siguiente: el unigénito aislado del mundo para su protección y a la vez abandonado por su madre, que termina por quedarse fuera de él. Las vidas, primero de Agustín y luego de Ania, sin apenas relación entre sí a pesar de su parentesco y sus veranos en el mismo caserón, son las verdaderas protagonistas de la novela: Ania redescubre a Agustín justo cuando acepta la misión de representar a su familia en el funeral de este. Sin embargo, este primo de su padre sí la tenía presente a ella y era capaz de profetizarle su misma miseria en la edad adulta... Y de alguna manera, sin haberlo expresado jamás ni hacer nada al respecto, el cierre del capítulo familiar con su muerte es el proceso que altera por fin la existencia lineal de Ania.
La narración es en tercera persona, pero utilizando el tiempo presente, para enfatizar la subjetividad del relato y la actitud pasiva ante la vida de estos primos lejanos. El presente actual transcurre en una época indefinida, pero que sin duda pertenece a un pasado reciente, por las referencias contextuales de la tecnología de las telecomunicaciones con la que cuenta Ania (otra evidencia de que la obra probablemente fue escrita hace algún tiempo) y, en su conjunto, es una novela sencilla y corta, pero con unos objetivos bien definidos. 
Sin duda lo mejor de la obra es su prosa, muy bien calibrada y de buena escuela; lírica y sensual como el propio título sin llegar nunca a lastrar la fluidez del relato y que firma una promesa grandiosa a corto plazo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Literatura después del coronavirus

Hay mucha gente tratando de imaginar cómo será el mundo después del coronavirus, y de paso, fantaseando también con cambios irreversibles de toda índole que puedan traer oportunidades , de esas que tanto gusta hablar a los redactores de manuales para vagos y pusilánimes. Cinco meses después del comienzo de la crisis, el populacho empieza ya a dividirse entre los que piensan que esto no se va a acabar nunca del todo y los que no terminan de creerse que sea algo real, al amparo algunos divulgadores oportunistas de discurso insolvente y, sobre todo, de la irresponsabilidad en la comunicación gubernamental y privada, que ha ocultado las muertes detrás de la estadística y ha tratado de presentar el confinamiento como el descojonante juego de quedarse en casa unos días haciendo verbena en los balcones, tomándonos a todos por el niño de La vida es bella .  Uno de los temas sobre los que se discute, por supuesto, es la literatura. Los profetas del aspaviento y la charla TED llevan años anuncia

Coronavirus, religión y postureo

Cada miércoles de ceniza empieza la Cuaresma con la lectura del que, sin duda, es el fragmento del Evangelio que más directamente ataca la práctica del postureo: Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario no tendréis recompensa de vuestro Padre celestial. (...) Cuando hagas limosna, no lo vayas trompeteando por la calle como hacen los hipócritas (...) tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. No por ello el fanfarroneo de la caridad es en nuestros días ajeno a algunos representantes de la Iglesia, sobre todo cuando son  estrellas  televisivas aprovechando la oportunidad mediática del contraejemplo, e intentan cargar de superioridad y razón sus chapoteos políticos explícitos en temas que no tienen que ver con la moral, esa que, junto con la ayuda al prójimo, debiera ser su única jurisdicción en sermones e iniciativas escudadas en sus votos. Quiso la casualidad que precisamente ese día, el 26 de febrero,

"La casa de Jack", de Lars von Trier

Retomo brevemente el cine por una muy buena razón, que es el estreno en España de la última película de Lars von Trier después de unos cuantos años de silencio, tan polémica como la predecesora, pero mucho más desapercibida. Podemos decir, en comparación con Nymphomaniac, que es una película continuista, usando una estructura muy similar como excusa para contar la historia, y tan pornográfica como aquella cambiando el sexo por la violencia. Este, además, es un nuevo ejemplo especialmente grave de la indigencia intelectual que inunda los mentideros de Internet, capaz de otorgar a esta producción una puntuación mediocre al lado de los últimos bodrios de Tarantino o la tan sobrevalorada saga de Matrix. En mi opinión, "La casa de Jack" no tiene una especial intención provocativa, ni tampoco que en ese sentido pivote sobre los límites de la belleza o del arte, como insinúan muchas críticas. Más bien es un magistral retrato del mal, sin tapujos, construyendo al protagonista (