Ir al contenido principal

"El sentido del tacto", de Alejandra Costamagna


Como ocurrió también con Cristina Morales, su compañera en el pódium del Premio Herralde 2018, de Alejandra Costamagna me sorprende todavía más que haya lanzado precisamente a estas alturas una obra aparentemente tan personal, con todo el recorrido y madurez literaria que lleva ya a cuestas. Quizás haya sido una de esas historias que no se pueden terminar de escribir con veinte años, o que una vez escritas han necesitado un barbecho indefinido a la espera de una oportunidad propicia... Pero el caso es que la protagonista de la historia tiene demasiadas correspondencias biográficas y personales con la autora (según su propia entrada en la Wikipedia) como para ser casual, además de estar construida sobre ese delicioso academicismo y rosario referencial que inconscientemente tendemos a plasmar en las primeras obras.
"El sentido del tacto" es una historia claramente costumbrista y, seguro, con grandes elementos de identificación para muchas sagas familiares de Argentina, Uruguay o Chile... O incluso, con mayor diversidad cultural, también en Estados Unidos. Por una parte está el desarraigo o la identidad difusa, más allá de la primera generación, de ese tipo de inmigrantes de finales del siglo XIX y principios del XX hacia países americanos con recursos, pero pendientes de poblar y terminar de construir. Un desarraigo que, paradójicamente, se encuentra en conflicto con los nacionalismos locales entre estados con mucho menos de dos siglos de historia, encarnados en individuos naturales o hijos de italianos o alemanes en ambos bandos. Por otro lado, cuenta en dos segmentos temporales diferentes una historia nacida en una generación y repetida en la siguiente: el unigénito aislado del mundo para su protección y a la vez abandonado por su madre, que termina por quedarse fuera de él. Las vidas, primero de Agustín y luego de Ania, sin apenas relación entre sí a pesar de su parentesco y sus veranos en el mismo caserón, son las verdaderas protagonistas de la novela: Ania redescubre a Agustín justo cuando acepta la misión de representar a su familia en el funeral de este. Sin embargo, este primo de su padre sí la tenía presente a ella y era capaz de profetizarle su misma miseria en la edad adulta... Y de alguna manera, sin haberlo expresado jamás ni hacer nada al respecto, el cierre del capítulo familiar con su muerte es el proceso que altera por fin la existencia lineal de Ania.
La narración es en tercera persona, pero utilizando el tiempo presente, para enfatizar la subjetividad del relato y la actitud pasiva ante la vida de estos primos lejanos. El presente actual transcurre en una época indefinida, pero que sin duda pertenece a un pasado reciente, por las referencias contextuales de la tecnología de las telecomunicaciones con la que cuenta Ania (otra evidencia de que la obra probablemente fue escrita hace algún tiempo) y, en su conjunto, es una novela sencilla y corta, pero con unos objetivos bien definidos. 
Sin duda lo mejor de la obra es su prosa, muy bien calibrada y de buena escuela; lírica y sensual como el propio título sin llegar nunca a lastrar la fluidez del relato y que firma una promesa grandiosa a corto plazo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Libros perdidos en el océano

En la última Feria del libro de Madrid me topé en una de las casetas con una autora que me sonaba de haberla visto por Twitter, y así se lo hice saber. No recordaba su nombre, pero sí que solía escribir novela romántica, aunque esta vez firmaba algo de intriga. No era una escritora popular, más bien de las que suelen autodenominarse "independientes" porque, aunque no autopublicaba, trabajaba con una editorial pequeña que funciona de una manera similar, imprimiendo en físico bajo demanda y con escasa o nula distribución en librerías, por lo que le tocaría la mayor parte del trabajo de promoción de sus obras. En un primer momento la obra que estaba vendiendo no me resultaba interesante, pero a la vuelta de mi paseo decidí comprarla, a pesar de que la promotora apenas me lanzaba en ráfagas ininteligibles la descripción de la misma, supuse entonces que hastiada de todo el día haciendo lo mismo. Cuando me volví a casa, comprobé que esta mujer también me seguía a mí antes de que …

En defensa de la romántica

Desde hace algún tiempo me veo en la situación de tener que defender muchas causas que en realidad me siguen resultando indiferentes (o que, digámoslo claro, me importan un carajo). Esta es sin duda una de ellas y sobre algunas de las demás iré escribiendo... Lo que sí me importa es la crítica deshonesta y propagandística, esa que finge defender los derechos de los toros de lidia cuando lo que realmente le ofende es el pasodoble del Gato montés y los colores de la muleta del torero.
El desprecio hacia la novela romántica no es algo novedoso: a pesar de que la trama amorosa clásica ha servido como hilo conductor de historias de todo tipo desde la antigua Grecia, las obras puramente rosas han sido consideradas desde siempre subliteratura. Todo ello a pesar de que podría decirse que el género en época moderna bebe nada menos que de las monumentales novelas bovarísticas, sobre todo de Ana Karenina (luego volveremos sobre la obra de Tolstoi) y de los afluentes Brönte y Austen.
No voy a s…

Orgullo

Hay mucha gente crítica con el formato que suelen tener las fiestas del orgullo gay (ahora puede que sean del orgullo LGBTIQCA, pero por simplicidad y razones históricas me referiré a ellas así), incluso muchos homosexuales o individuos de identidades diversas, por considerarlo una especie de exhibición estridente innecesaria con la que no se identifican. Yo, sin embargo, defiendo que es la forma correcta de hacerlo, entendiendo que lo que pueda resultar socialmente más exótico o chocante es precisamente necesita una visibilidad mayor y más especial en un festejo reivindicativo: prejuicios aparte, no olvidemos que la gran mayoría de los individuos que componen estos colectivos no se diferencian del común del populacho en sus usos comunes más que en lo afectivo y sexual. Ni todos viven en Chueca, ni son ricos, ni amanerados o machunas en tendencia, ni necesariamente van con atuendos andróginos o se travisten en sus ratos libres, ni pertenecen a ninguna taxonomía tipo musculoca, osito