Ir al contenido principal

Interpretación psicológica de la obra de Kafka


Sé que se ha escrito mucho, quizás demasiado, tratando de analizar la obra de Kafka. Además, la mayoría relacionado con cuestiones psicológicas, sobre todo freudianas, llegando a acuñarse el término más o menos aceptado de "síndrome de Kafka"... Pero es que cada uno de los principales libros del autor, de manera natural, me han sugerido interpretaciones psicológicas diferentes y relacionadas entre sí que creo que merecen ser compartidas, aunque sólo sea por su (al menos relativa) originalidad.
Hay que comenzar diciendo que el autor debe gran parte de su fama, dejando a parte su genialidad, al hecho de convertirse en una leyenda por su muerte prematura y su obra inconclusa. Resulta todavía hoy sorprendentemente fascinate y leído por ser un escritor casi contemporáneo capaz de destacar y ser diferente en el "cómo" y no en el "qué" o el "para qué" de lo que cuenta en su prosa, que desde fuera tiene fama de dura y elitista. Y, por supuesto, fuente de muchas y muy diversas interpretaciones razonables. En lo que parece que todo el mundo está de acuerdo es que, como mínimo, trata de parodiar la burocracia moderna, usando su formación de jurista como vehículo o excusa para contar todo lo que tenía que decir.
Probablemente se inspiró en Lewis Carroll para crear su ecosistema disparatado, exagerado y divertido para retratar la realidad, aunque de modo mucho más elaborado y asequible. Luego fue seguido por muchos, tanto en la literatura como en el cine, de manera reconocida o diciendo ser en realidad "surrealistas", por lo poético y elevado que suena el término. Uno de los que mejor lo han hecho ha sido, sin duda, John Kennedy Toole en La conjura de los necios. Y es que creo que el estilo kafkiano es, ante todo, humor hiperrealista, con mucha más ironía que absurdo.
Por encima de lo literal, siento que El Castillo, El Proceso y La Metamorfosis tratan cada una un tipo de patología mental concreta, con el mérito de haber sido escritas en una época en la que la psicología estaba todavía en desarrollo formal. Para ello, me baso en el sentimiento concreto y diferente de sufrimiento que sufren los protagonistas en cada una de las obras ante los problemas a los que se enfrentan. De este modo, El Proceso sería una alegoría de la depresión: Josef K se ve envuelto en un proceso ininteligible del que no tiene más que requerimientos simbólicos (salvo el primer día), pero en realidad muy fácil de esquivar, en el que él mismo se enrola voluntariamente hasta que termina asimilándolo como propio, y asume su culpabilidad sin existir ninguna sentencia. El Castillo, aunque aparentemente inacabada y relacionada con El Proceso (aunque sólo sea porque el protagonista también se apellida K), trataría un tema muy diferente: las fobias y los complejos. El agrimensor recién llegado al pueblo se encuentra en un limbo administrativo sin solución aparente, pero realmente no se atreve o no se ve con fuerza suficiente para acudir al castillo personalmente a resolver sus problemas y trata de recurrir a las vagas influencias indirectas de los lugareños que va encontrando en su camino. En cuanto a La Metamorfosis, la más esperpéntica de todas, reflejaría a través de la conversión en insecto de Gregor Samsa la sobrevenida mal llevada de una dependencia física o psíquica total de un miembro clave en una familia: los padres y hermanos de Samsa son conscientes de la nueva situación, pero la frustración de la nueva situación los hace incapaces de asumirla, ni de dar un trato adecuado al mutado, ni de buscar alternativas, convirtiéndose para ellos en un estorbo al que incluso tienen miedo, delegando el trato hacia él en una criada. La metamofósis resulta una metáfora muy adecuada, porque la animalización o cosificación a los ojos ajenos de alguien supone una liberación en la culpa y la conciencia de quien le infringe un trato inhumano. Finalmente la liberación llega cuando el propio Samsa perece por la negligencia en los cuidados que le proporciona su familia.
Al fin, esto no es más que una reflexión más o menos fundada, de entre las muchas que existen. ¿Vosotros qué opináis?


Comentarios

Entradas populares de este blog

Libros perdidos en el océano

En la última Feria del libro de Madrid me topé en una de las casetas con una autora que me sonaba de haberla visto por Twitter, y así se lo hice saber. No recordaba su nombre, pero sí que solía escribir novela romántica, aunque esta vez firmaba algo de intriga. No era una escritora popular, más bien de las que suelen autodenominarse "independientes" porque, aunque no autopublicaba, trabajaba con una editorial pequeña que funciona de una manera similar, imprimiendo en físico bajo demanda y con escasa o nula distribución en librerías, por lo que le tocaría la mayor parte del trabajo de promoción de sus obras. En un primer momento la obra que estaba vendiendo no me resultaba interesante, pero a la vuelta de mi paseo decidí comprarla, a pesar de que la promotora apenas me lanzaba en ráfagas ininteligibles la descripción de la misma, supuse entonces que hastiada de todo el día haciendo lo mismo. Cuando me volví a casa, comprobé que esta mujer también me seguía a mí antes de que …

Bendita Gurtel

No, no me he equivocado al titular esta entrada. Considero que, a nivel político, la Trama Gurtel es lo mejor que le ha pasado a este país en los últimos veinte años. ¿No se lo creen? Cuando el PSOE se desangraba sin remedio en lo peor de la crisis, a Zapatero se le ocurrió la cándida idea de levantar y azuzar las vergüenzas del PP valenciano pensando que traicionar la omertá de la corrupción transversal de las administraciones públicas tendría consecuencias electorales sólo para sus adversarios. Evidentemente me se equivocaba. Lo que él pensaba que sería un genial disparo de la última bala que le quedaba resultó en terminar muerto en su propia tumba con el revólver encasquillado: Pronto le devolvieron el golpe aireando lo que se venía haciendo con el dinero destinado a los parados andaluces. Y esto fue sólo el comienzo de una espiral de "y tú más" en todos los niveles (con preferencia de los ayuntamientos, los estamentos más hediondos) a dos trincheras. En un primer momento…

"La casa de Jack", de Lars von Trier

Retomo brevemente el cine por una muy buena razón, que es el estreno en España de la última película de Lars von Trier después de unos cuantos años de silencio, tan polémica como la predecesora, pero mucho más desapercibida. Podemos decir, en comparación con Nymphomaniac, que es una película continuista, usando una estructura muy similar como excusa para contar la historia, y tan pornográfica como aquella cambiando el sexo por la violencia. Este, además, es un nuevo ejemplo especialmente grave de la indigencia intelectual que inunda los mentideros de Internet, capaz de otorgar a esta producción una puntuación mediocre al lado de los últimos bodrios de Tarantino o la tan sobrevalorada saga de Matrix. En mi opinión, "La casa de Jack" no tiene una especial intención provocativa, ni tampoco que en ese sentido pivote sobre los límites de la belleza o del arte, como insinúan muchas críticas. Más bien es un magistral retrato del mal, sin tapujos, construyendo al protagonista (un a…