Ir al contenido principal

La digna zafiedad cultural


Además del kiosko de Maribel, suelo frecuentar también la tienda de cómics de Manuel. Cuando ojeo las estanterías, compruebo para mi pesar que son cada vez más escasas las obras de humor zafio a la venta, en un formato que otrora fuera tan prolífico en estos géneros. Aunque la verdad es que ya ningún formato lo es, salvo quizás los volátiles vídeos que circulan por algunas redes sociales o WhatsApp, resiste en este tipo de creatividad. Ni siquiera la revista El Jueves, que fue el buque insignia de la indecencia cultural, se ha ido descafeinando a base de perder Makinavajas, Cojoncianos u Ortega y Pachecos; y no tener especial voluntad en reclutar nue‎vos. En música, género popular por excelencia, demasiado lejos quedan ya las picantes coplillas de Susana Estrada. El Chivi, como comentábamos hace poco, ha renunciado a contiuar su creación y aunque Juampa todavía lo sigue intentando, ya no tiene la fuerza de sus inicios ni apenas poder de difusión. 
En la literatura, que siempre ha sido el género en el que se han permitido más licencias de contenido incluso dentro de dictaduras (recuérdese, por ejemplo, la inefable Familia de Pascual Duarte de Cela), ya no podemos hablar a día de hoy en la relajación del recatamiento, salvo escasísimas y muy polémicas excepciones como Houellebecq.
En el cine ya es inimaginable producir algo similar a los tiempos del destape, a pesar de su incuestionable potencial en taquilla (quién sabe qué mano negra frustró el prometedor regreso de Pajares y Esteso), con las felices excepciones de títulos como Equipo Ja o la saga Torrente, que por desgracia se ha ido domesticando entrega a entrega por cuestiones comerciales y terminará por abandonarse tal y como están las cosas.
No podemos olvidarnos en este punto del porno, ese entrañable subgénero acorralado por la piratería, los directos de Internet y el propio Imperio. Haciendo un poco de arqueología, hace años pude contrastar que títulos como El fontanero, su mujer y otras cosas del meter o Idas de olla por treinta centímetros de polla no solo no son simpáticas invenciones ibéricas para el márketing local, sino que han existido, junto con la socarronería en nombres, situaciones y diálogos, desde los inicios del sexo explícito en el cine. Y es que es momento de hacer una importante revelación a los profanos: mucho más allá del auxilio al onanismo, la pornografía está diseñada para ser divertida... Y me atrevería a decir que se consume mucho más por la segunda razón que por la primera, aunque sea en forma de píldoras, revirtiendo de eufemismo a realidad la denominación de "entretenimiento para adultos". El sexo ha divertido más que excitado desde siempre, y tenemos referencias de ello desde las medievales cantigas de escarnio.
La zafiedad cultural es, por tanto, un reposo intelectual (principalmente masculino) tan digno o criticable como puedan serlo los espectáculos deportivos, la telebasura, o los consumibles infraculturales. Creo que es el momento de reivindicarla e impedir que muera en todos los géneros posibles. Yo ya he empezado a hacerlo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Libros perdidos en el océano

En la última Feria del libro de Madrid me topé en una de las casetas con una autora que me sonaba de haberla visto por Twitter, y así se lo hice saber. No recordaba su nombre, pero sí que solía escribir novela romántica, aunque esta vez firmaba algo de intriga. No era una escritora popular, más bien de las que suelen autodenominarse "independientes" porque, aunque no autopublicaba, trabajaba con una editorial pequeña que funciona de una manera similar, imprimiendo en físico bajo demanda y con escasa o nula distribución en librerías, por lo que le tocaría la mayor parte del trabajo de promoción de sus obras. En un primer momento la obra que estaba vendiendo no me resultaba interesante, pero a la vuelta de mi paseo decidí comprarla, a pesar de que la promotora apenas me lanzaba en ráfagas ininteligibles la descripción de la misma, supuse entonces que hastiada de todo el día haciendo lo mismo. Cuando me volví a casa, comprobé que esta mujer también me seguía a mí antes de que …

En defensa de la romántica

Desde hace algún tiempo me veo en la situación de tener que defender muchas causas que en realidad me siguen resultando indiferentes (o que, digámoslo claro, me importan un carajo). Esta es sin duda una de ellas y sobre algunas de las demás iré escribiendo... Lo que sí me importa es la crítica deshonesta y propagandística, esa que finge defender los derechos de los toros de lidia cuando lo que realmente le ofende es el pasodoble del Gato montés y los colores de la muleta del torero.
El desprecio hacia la novela romántica no es algo novedoso: a pesar de que la trama amorosa clásica ha servido como hilo conductor de historias de todo tipo desde la antigua Grecia, las obras puramente rosas han sido consideradas desde siempre subliteratura. Todo ello a pesar de que podría decirse que el género en época moderna bebe nada menos que de las monumentales novelas bovarísticas, sobre todo de Ana Karenina (luego volveremos sobre la obra de Tolstoi) y de los afluentes Brönte y Austen.
No voy a s…

Cartas de amor

Me sumo con esta entrada a otra que ha colgado muy recientemente la compañera de batallas Lázara Blázquez Noeno en su blog, que por otra parte no puedo dejar de recomendar. Suscribo lo que dice de principio a fin en defensa de la carta de amor, y considero que esta arenga es más necesaria que nunca en los turbios tiempos en que vivimos. No he podido resistirme a abordar este tema, porque llevo muchos años cultivándolo, unas veces en público y otras en privado. Demasiados. Pero siempre por necesidad, mucho antes de haber aprendido a descifrar la vocación vital que siempre ha estado ahí. Y sigo haciéndolo, porque en literatura las cartas de amor son para mí el alfa y el omega, la madre que me parió en esto de las letras, como ya he explicado en un post anterior, y no he podido dejar de incluirlas en mi ópera prima (que a fecha de hoy todavía está en la bodega). Las cartas de amor son, incluso las puramente literarias, un acto sincero y visceral. Quizás por eso estén tan denostadas hoy,…