Ir al contenido principal

La digna zafiedad cultural


Además del kiosko de Maribel, suelo frecuentar también la tienda de cómics de Manuel. Cuando ojeo las estanterías, compruebo para mi pesar que son cada vez más escasas las obras de humor zafio a la venta, en un formato que otrora fuera tan prolífico en estos géneros. Aunque la verdad es que ya ningún formato lo es, salvo quizás los volátiles vídeos que circulan por algunas redes sociales o WhatsApp, resiste en este tipo de creatividad. Ni siquiera la revista El Jueves, que fue el buque insignia de la indecencia cultural, se ha ido descafeinando a base de perder Makinavajas, Cojoncianos u Ortega y Pachecos; y no tener especial voluntad en reclutar nue‎vos. En música, género popular por excelencia, demasiado lejos quedan ya las picantes coplillas de Susana Estrada. El Chivi, como comentábamos hace poco, ha renunciado a contiuar su creación y aunque Juampa todavía lo sigue intentando, ya no tiene la fuerza de sus inicios ni apenas poder de difusión. 
En la literatura, que siempre ha sido el género en el que se han permitido más licencias de contenido incluso dentro de dictaduras (recuérdese, por ejemplo, la inefable Familia de Pascual Duarte de Cela), ya no podemos hablar a día de hoy en la relajación del recatamiento, salvo escasísimas y muy polémicas excepciones como Houellebecq.
En el cine ya es inimaginable producir algo similar a los tiempos del destape, a pesar de su incuestionable potencial en taquilla (quién sabe qué mano negra frustró el prometedor regreso de Pajares y Esteso), con las felices excepciones de títulos como Equipo Ja o la saga Torrente, que por desgracia se ha ido domesticando entrega a entrega por cuestiones comerciales y terminará por abandonarse tal y como están las cosas.
No podemos olvidarnos en este punto del porno, ese entrañable subgénero acorralado por la piratería, los directos de Internet y el propio Imperio. Haciendo un poco de arqueología, hace años pude contrastar que títulos como El fontanero, su mujer y otras cosas del meter o Idas de olla por treinta centímetros de polla no solo no son simpáticas invenciones ibéricas para el márketing local, sino que han existido, junto con la socarronería en nombres, situaciones y diálogos, desde los inicios del sexo explícito en el cine. Y es que es momento de hacer una importante revelación a los profanos: mucho más allá del auxilio al onanismo, la pornografía está diseñada para ser divertida... Y me atrevería a decir que se consume mucho más por la segunda razón que por la primera, aunque sea en forma de píldoras, revirtiendo de eufemismo a realidad la denominación de "entretenimiento para adultos". El sexo ha divertido más que excitado desde siempre, y tenemos referencias de ello desde las medievales cantigas de escarnio.
La zafiedad cultural es, por tanto, un reposo intelectual (principalmente masculino) tan digno o criticable como puedan serlo los espectáculos deportivos, la telebasura, o los consumibles infraculturales. Creo que es el momento de reivindicarla e impedir que muera en todos los géneros posibles. Yo ya he empezado a hacerlo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Nosotros", de Evgeni Zamiatin

  Nosotros  es, junto con la muy mentada en este blog  Señor del mundo , la gran olvidada en cuanto a literatura distópica se refiere. A pesar de ello, ambas obras tuvieron una influencia muy directa y explícita en todo el devenir posterior del género no demasiado reconocida. La obra es una especie de mensaje que deja el protagonista a los seres humanos del pasado para explicarles el modo de vida de su sociedad  ideal , pero en la que se ve obligado a ir reflejando situaciones inesperadas que van concurriendo en la historia. Como constructor de un artefacto diseñado para visitar otros planetas del Sistema Solar, considera que tiene un papel trascendente en la difusión de un modo de vida calculado, controlado y cronometrado en el que los seres humanos son simples piezas de una gran maquinaria; y este concepto se lleva al extremo de que los nombres se sustituyen por meros códigos o  números . Está escrita de de una manera heterodoxa y poco corriente, a partir de anotaciones periód

Solsticio de invierno

Recuerdo una tarde de invierno hace años, escribiendo en una cafetería que solía frecuentar por entonces, cómo me sorprendió una conversación absurda en la mesa de al lado. Había dos cuarentones incómodos que pretendían resultar interesantes y juvenilmente viriles a una mujer, que sin duda les había hecho caer en la trampa de hacerlos coincidir para protegerse de una cita íntima. Ella venía, además, escoltada por un niño de unos ocho años. El caso es que no pude evitar escuchar a la deseada explicar cómo había celebrado con su hijo "el fin de año y el solsticio de invierno". Como el sitio me gustaba, tuve que aguantarme la risa. Solsticio de invierno. Es el eufemismo más ridículo que he oído para evitar decir Navidad, a riesgo de que te confundan con alguien que tenga que ver remotamente con el cristianismo. Pensé luego que quizás aquella madre podría ser animista o una pobre diabla "espiritual, no religiosa" que practicase la wicca, pero ese año no tocaban ni

Nuevo artículo en la revista Rincón Bravío: "Ser un poco más egoísta"

  Ser un poco más egoístas - Rincón Bravío - Iván Cantero (rinconbravio.com)