Ir al contenido principal

"Serotonina", de Michel Houellebecq


Sigo convencido de que este autor muy difícilmente hubiese publicado si hubiera nacido en nuestro país. Pero Francia, con todo su aborrecible chovinismo y proteccionismo cultural, demuestra ser al menos mucho más libre y atrevida en la creación, llegando a ser realmente transgresora y políticamente incorrecta... Justificando mucho más que en España su derecho al apoyo estatal. Películas como Salir del armario o Señor, ¿qué te hemos hecho? serían inconcebibles de producir en la piel de toro, donde los lobbies culturales drogados con dinero público no toleran la sátira que no vaya en unas directrices determinadas. Y en la literatura tienen a Houellebecq, que además de levantar muchas ampollas a su paso, resulta que incluso es un autor de éxito en su país con un tipo de literatura fuera de lo que podemos imaginar como comercial. Con Serotonina, Houellebecq crea algo difrerenciador respecto a toda su obra anterior. Yo diría incluso que, de alguna manera, escribir Sumisión ha tenido que marcarle de manera especial (luego explicaré por qué) y podría haber sido el detonante. Pero vamos por partes. No es una sopresa para nadie que haya leído al francés que da poca importancia a las filigranas narrativas y que es un autor de una sola historia. Me atrevería a decir también que de un solo personaje, o a lo sumo dos, casi siempre los propios narradores, ejemplificados perfectamente en los dos hermanos protagonistas de Las partículas elementales: Michel, el lobo estepario y Bruno, el sátiro nihilista. Ambos, por supuesto, de corte profundamente intelectual. Esta no iba a ser una excepción y tenemos al estereotipo estepario metido en una espiral descendente llena de crítica sulfúrica y visceral a la decadencia de la sociedad occidental, de esa que tanto indigesta a los que se dicen intelectuales sin serlo. Ahora, el inesperado actor secundario que devora esta imaginable eje de la depresión para dar forma a la historia es un tema inédito en Houellebecq: el amor. No es que sus personajes nunca se hayan enamorado, ni que en este caso se remate una historia romántica feliz, pero todos los problemas que precipitan a Florent-Claude y luego se despeñan sobre él en su caida son amores: olvidados, latentes, sangrantes... Y de todo tipo, mucho más allá del puramente de pareja. Se enfoca sobre todo en la carencia y en las patologizantes consecuencias de vivir en ausencia de él, manifiesto también, como es habitual en el francés, en un sobrío síntoma puramente fisiológico. Tanto es así que el autor, actuando en consecuencia, baja unos escalones desde su pedestal de sordidez hiriente con la que golpea constantemente en sus novelas, condensándola en momentos concretos. A cambio, saca pecho en versatilidas, llegando a tener una sensibilidad sorprendente, regalándonos aquí muchas de las mejores frases de toda su creación. Serotonina lleva una dosis inesperada de sensibilidad, pero también una incipiente espiritualidad, de alguna manera emparentadas entre sí. Sin duda, imaginar una distropía inminente a la que da plena credibilidad en Sumisión ha debido de dejarle algún tipo de huella; probablemente el intentar imaginar cómo Europa, cómo Francia podría reaccionar sociológicamente para neutralizar la tendencia a perder su propio arraigo. Y pareció encontrarla en el resurgir del catolicismo en Francia, plasmado en la presente novela desde el acercamiento agnóstico anhelante, mucho más intensamente que en el pasado, que apenas servía de contraste satírico frente al protestantismo, despreciando ahora de este modo el deísmo esotérico al alza entre los que reniegan de la cultura occidental por motivos políticos y, al mismo tiempo, no tienen la personalidad suficiente para ser ateos. Toda esta mezcla da como resultado un clímax que resulta mucho más impactante y contracultural en los tiempos que corren que la producción anual junta de todos los que se dicen radicales y antisistema... Y no digo más.  Quiso la casualidad, o quizás la Providencia, que estuviera terminando estas líneas precisamente la tarde del día de san Valentín. Nunca me ha atraído mucho como celebración, pero a partir de ahora me plantearé su defensa pública como simbólica resistencia ante la vomitiva cruzada actual por criminalizar el amor.

Comentarios

  1. Darío Álvarez Ranieri20 de febrero de 2019, 2:20

    Jamás entenderé ese empeño por menospreciar todo lo que es de marca rojigualda... Cómo me dueles, España. Lo bien que te vendría un poco de cariño, de amor propio.

    Houellebecq me resulta ya cansino (es inevitable; leí tres obras suyas, una detrás de otra, y su pesimismo recalcitrante se me atragantó), aun así y todo pienso que le daré una oportunidad a Serotonina.



    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

"Last blood" o el funeral del justiciero

No suelo hacer entradas en el blog sobre películas de este tipo. Last blood es muy, muy floja, sin mucho que salvar, emborronada sobre todo por esa puñetera manía que tiene Stallone de intentar hacer, siempre que tiene la oportunidad , lo que no ha aprendido en casi cincuenta años de carrera: interpretar. Al igual que Schwarzenegger, solo es capaz de actuaciones convicentes cuando habla poco y hace su único personaje. Para colmo, podemos decir que durante demasiados minutos no vemos a Rambo, sino a un tipo que se llama como él, al que se le ha olvidado todo su oficio, toda su capacidad táctica; y no se distingue demasiado en sus quehaceres y recursos de un preparacionista novato de la América profunda. Con el párrafo anterior tendríamos suficiente (o incluso demasiado) para hablar de esta producción, y podríamos dejarlo ahí porque no da para mucho más, señalando la curiosidad de que la mitad del reparto son españoles haciendo el papel de mejicanos. Pero Last blood es mucho más

Necesitamos otro Torrente

Hace poco recordaba con preocupación la anécdota de Santiago Segura en Masterchef, que decidía renombrar el plato que tenía que preparar (un brazo de gitano)  para evitar ofender a nadie , a pesar de que el colectivo caló no destaca por su ofendidismo. Y lo cierto es que llevamos seis años huérfanos de José Luis Torrente. Digan lo que digan, me sigue pareciendo un personaje interesantísimo, a pesar de nunca haber sido reivindicado en público más que como un espantajo con el que ganar dinero y hacer reír. Como entidad cultural, sin duda marcada por la encomienda histórica de haber sido el bastión del catolicismo y la contrarreforma, España tiene infinidad de defectos y tres grandes virtudes que las compensan ampliamente: la solidaridad, la humildad y la honestidad. Esta última nos la conceden como propia hasta en latitudes afines y hermanadas como América Latina, de tan profuso que es nuestro idioma en expresiones para deplorar lo artificioso, lo irreal y lo poco auténtico. Por esa razó

"El Menstruador", de Lázara Blázquez Noeno

Hace pocos días, Sara Mesa comentaba en la presentación de su novela  Cara de pan  que la historia nace en parte por una experiencia extraña vivida por un amigo suyo, al que se le acercaron dos policías por el hecho casual de que había niños jugando en la zona del parque en la que estaba tranquilamente sentado. Al leerlo, me vino a la cabeza la anécdota de un amigo suizo: Me contaba que en su país los profesores de gimnasia habían optado por dejar irse al suelo a las alumnas que se caían de una espaldera o trepando la cuerda en lugar de recogerlas o intentar sostenerlas, temerosos de que fácilmente pudiesen ser acusados de agresión sexual por hacerlo En realidad,  El Menstruador  trata de esto mismo: un tipo de sexismo que nunca se saca a debate ni tiene grupos de influencia o propuestas políticas que traten de combatirlo, una criminalización preventiva del varón en según qué circunstancias de la que ya no se libran ni los niños . Más concretamente, se centra en la indefensión a