Ir al contenido principal

"La casa de Jack", de Lars von Trier


Retomo brevemente el cine por una muy buena razón, que es el estreno en España de la última película de Lars von Trier después de unos cuantos años de silencio, tan polémica como la predecesora, pero mucho más desapercibida. Podemos decir, en comparación con Nymphomaniac, que es una película continuista, usando una estructura muy similar como excusa para contar la historia, y tan pornográfica como aquella cambiando el sexo por la violencia. Este, además, es un nuevo ejemplo especialmente grave de la indigencia intelectual que inunda los mentideros de Internet, capaz de otorgar a esta producción una puntuación mediocre al lado de los últimos bodrios de Tarantino o la tan sobrevalorada saga de Matrix.
En mi opinión, "La casa de Jack" no tiene una especial intención provocativa, ni tampoco que en ese sentido pivote sobre los límites de la belleza o del arte, como insinúan muchas críticas. Más bien es un magistral retrato del mal, sin tapujos, construyendo al protagonista (un asesino en serie) complejo pero creíble, mucho más que los histriónicos "malos" hollywoodienses, que no terminan de ser ni psicópatas ni hijos de puta, sino tipos elegantes y cultivados que siempre tienen una razón para sus actos con la que el espectador puede llegar a empatizar de lejos. La combinación de trastornos de Jack junto con unas pinceladas de personalidad vienen a tratar de explicar la configuración "del mal", o como mínimo una de las posibilidades. Digo "mal" porque a Trier no le queda ninguna duda al respecto: la violencia explícita en este caso no resulta en ningún modo gratuita, sino el reflejo fiel de la maldad en el mundo, lo que hay en algún punto de la cadena tras tipos hoy heroificados, como Sito Miñanco, Pablo Escobar o el ficticio Tony Montana, que no escandalizaron por "mal gusto". Violencia. Aquella a la que a muchos les dió sarpullidos también reflejar en "Ciudad de Dios" o "Tropa de élite" por si les rompía no sé qué discurso ideológico. Y es que está de moda cuestionar el mal, o incluso llegar a negar su existencia en esta sociedad enferma en la que nos ha tocado vivir, salvo en casos concretos en los que pueda resultar útil su instrumentalización con fines ideológicos. 
Las patologías de Jack tampoco son presentadas, como es habitual, para restarle voluntariedad o culpa a los crímenes del asesino: la superstición ideológica de que una de estas taras mentales coimplica irremediablemente el delito es otra manera de negar el mal. Pero el condenado porfía en existir. En la anterior obra del director se planteaba una reflexión interesante acerca de las desviaciones sexuales a este respecto: realmente existen en el mundo muchos más individuos de inclinaciones pedófilas que agresores sexuales de menores, de modo que el cometer una perversidad, aun en estos casos, queda en la conciencia de cada uno y no es fruto de un impulso incontrolable.‎ En "La casa de Jack" la maldad se identifica literalmente con lo demoníaco, de modo que el destino del asesino protagonista se intuye desde el primer segundo, y el desenlace final es una culminación claramente bíblica del concepto del Demonio con respecto al resto de la creación y a Dios que se viene insinuando en los crímenes con los que el psicópata ilustra su visión acerca de los conceptos fundamentales de la vida. Al final de su existencia terrenal, el propio Jack tiene que reconocer, a pesar de sus delirios de grandeza, que ha sido incapaz del culminar la relativamente sencilla tarea de construir su propia casa. De este modo, Trier, ese que se hizo católico "por tocar las narices" en un país de monopolio luterano, ratifica después de conceptualizar a la pecadora arrepentida y al confesor en "Nymphomaniac", una sutil intencionalidad moral desinfectada de relativismos, al más puro estilo tolkeniano, con el probable objeto de que la sociedad conserve las bonanzas cristianas aun sin ser consciente de ello.
"La casa de Jack" es una película dura, no apta para cualquiera, pero absolutamente recomendable y una verdadera obra de arte en un visionado abstraído de la crueldad explícita.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Libros perdidos en el océano

En la última Feria del libro de Madrid me topé en una de las casetas con una autora que me sonaba de haberla visto por Twitter, y así se lo hice saber. No recordaba su nombre, pero sí que solía escribir novela romántica, aunque esta vez firmaba algo de intriga. No era una escritora popular, más bien de las que suelen autodenominarse "independientes" porque, aunque no autopublicaba, trabajaba con una editorial pequeña que funciona de una manera similar, imprimiendo en físico bajo demanda y con escasa o nula distribución en librerías, por lo que le tocaría la mayor parte del trabajo de promoción de sus obras. En un primer momento la obra que estaba vendiendo no me resultaba interesante, pero a la vuelta de mi paseo decidí comprarla, a pesar de que la promotora apenas me lanzaba en ráfagas ininteligibles la descripción de la misma, supuse entonces que hastiada de todo el día haciendo lo mismo. Cuando me volví a casa, comprobé que esta mujer también me seguía a mí antes de que …

Tabarnia

Hace unos años, en lo más duro de la crisis económica, grupos de extrema derecha (o como quiera llamársele) decidieron ocupar en el barrio madrileño de Tetuán  un edificio con la excusa de establecer en él un lugar para cobijar a españoles desfavorecidos, sin hacer demasiado ruido. Creo que todo empezó como una especie de mofa hacia los okupas "clásicos", pues nunca estos grupos habían hecho algo semejante. Al poco tiempo, los del otro extremo del árbol ideológico empezaron a incendiar las calles y las redes sociales con mensajes,  carteles y panfletos de rechazo al llamado "Hogar Social Madrid", porque se había apropiado de su discurso y, además, había conseguido venderlo ante mucha gente como una acción positiva, frente al halo de caradurismo y rebeldía que el tipo de ocupación de sus acólitos emanaba desde siempre ante la sociedad.
Más cerca en el tiempo todavía, ‎media España se indignaba con la subida al poder de Donald Trump, no tanto por cuestiones ideológi…

Bendita Gurtel

No, no me he equivocado al titular esta entrada. Considero que, a nivel político, la Trama Gurtel es lo mejor que le ha pasado a este país en los últimos veinte años. ¿No se lo creen? Cuando el PSOE se desangraba sin remedio en lo peor de la crisis, a Zapatero se le ocurrió la cándida idea de levantar y azuzar las vergüenzas del PP valenciano pensando que traicionar la omertá de la corrupción transversal de las administraciones públicas tendría consecuencias electorales sólo para sus adversarios. Evidentemente me se equivocaba. Lo que él pensaba que sería un genial disparo de la última bala que le quedaba resultó en terminar muerto en su propia tumba con el revólver encasquillado: Pronto le devolvieron el golpe aireando lo que se venía haciendo con el dinero destinado a los parados andaluces. Y esto fue sólo el comienzo de una espiral de "y tú más" en todos los niveles (con preferencia de los ayuntamientos, los estamentos más hediondos) a dos trincheras. En un primer momento…