Ir al contenido principal

"La casa de Jack", de Lars von Trier


Retomo brevemente el cine por una muy buena razón, que es el estreno en España de la última película de Lars von Trier después de unos cuantos años de silencio, tan polémica como la predecesora, pero mucho más desapercibida. Podemos decir, en comparación con Nymphomaniac, que es una película continuista, usando una estructura muy similar como excusa para contar la historia, y tan pornográfica como aquella cambiando el sexo por la violencia. Este, además, es un nuevo ejemplo especialmente grave de la indigencia intelectual que inunda los mentideros de Internet, capaz de otorgar a esta producción una puntuación mediocre al lado de los últimos bodrios de Tarantino o la tan sobrevalorada saga de Matrix.
En mi opinión, "La casa de Jack" no tiene una especial intención provocativa, ni tampoco que en ese sentido pivote sobre los límites de la belleza o del arte, como insinúan muchas críticas. Más bien es un magistral retrato del mal, sin tapujos, construyendo al protagonista (un asesino en serie) complejo pero creíble, mucho más que los histriónicos "malos" hollywoodienses, que no terminan de ser ni psicópatas ni hijos de puta, sino tipos elegantes y cultivados que siempre tienen una razón para sus actos con la que el espectador puede llegar a empatizar de lejos. La combinación de trastornos de Jack junto con unas pinceladas de personalidad vienen a tratar de explicar la configuración "del mal", o como mínimo una de las posibilidades. Digo "mal" porque a Trier no le queda ninguna duda al respecto: la violencia explícita en este caso no resulta en ningún modo gratuita, sino el reflejo fiel de la maldad en el mundo, lo que hay en algún punto de la cadena tras tipos hoy heroificados, como Sito Miñanco, Pablo Escobar o el ficticio Tony Montana, que no escandalizaron por "mal gusto". Violencia. Aquella a la que a muchos les dió sarpullidos también reflejar en "Ciudad de Dios" o "Tropa de élite" por si les rompía no sé qué discurso ideológico. Y es que está de moda cuestionar el mal, o incluso llegar a negar su existencia en esta sociedad enferma en la que nos ha tocado vivir, salvo en casos concretos en los que pueda resultar útil su instrumentalización con fines ideológicos. 
Las patologías de Jack tampoco son presentadas, como es habitual, para restarle voluntariedad o culpa a los crímenes del asesino: la superstición ideológica de que una de estas taras mentales coimplica irremediablemente el delito es otra manera de negar el mal. Pero el condenado porfía en existir. En la anterior obra del director se planteaba una reflexión interesante acerca de las desviaciones sexuales a este respecto: realmente existen en el mundo muchos más individuos de inclinaciones pedófilas que agresores sexuales de menores, de modo que el cometer una perversidad, aun en estos casos, queda en la conciencia de cada uno y no es fruto de un impulso incontrolable.‎ En "La casa de Jack" la maldad se identifica literalmente con lo demoníaco, de modo que el destino del asesino protagonista se intuye desde el primer segundo, y el desenlace final es una culminación claramente bíblica del concepto del Demonio con respecto al resto de la creación y a Dios que se viene insinuando en los crímenes con los que el psicópata ilustra su visión acerca de los conceptos fundamentales de la vida. Al final de su existencia terrenal, el propio Jack tiene que reconocer, a pesar de sus delirios de grandeza, que ha sido incapaz del culminar la relativamente sencilla tarea de construir su propia casa. De este modo, Trier, ese que se hizo católico "por tocar las narices" en un país de monopolio luterano, ratifica después de conceptualizar a la pecadora arrepentida y al confesor en "Nymphomaniac", una sutil intencionalidad moral desinfectada de relativismos, al más puro estilo tolkeniano, con el probable objeto de que la sociedad conserve las bonanzas cristianas aun sin ser consciente de ello.
"La casa de Jack" es una película dura, no apta para cualquiera, pero absolutamente recomendable y una verdadera obra de arte en un visionado abstraído de la crueldad explícita.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Last blood" o el funeral del justiciero

No suelo hacer entradas en el blog sobre películas de este tipo. Last blood es muy, muy floja, sin mucho que salvar, emborronada sobre todo por esa puñetera manía que tiene Stallone de intentar hacer, siempre que tiene la oportunidad , lo que no ha aprendido en casi cincuenta años de carrera: interpretar. Al igual que Schwarzenegger, solo es capaz de actuaciones convicentes cuando habla poco y hace su único personaje. Para colmo, podemos decir que durante demasiados minutos no vemos a Rambo, sino a un tipo que se llama como él, al que se le ha olvidado todo su oficio, toda su capacidad táctica; y no se distingue demasiado en sus quehaceres y recursos de un preparacionista novato de la América profunda. Con el párrafo anterior tendríamos suficiente (o incluso demasiado) para hablar de esta producción, y podríamos dejarlo ahí porque no da para mucho más, señalando la curiosidad de que la mitad del reparto son españoles haciendo el papel de mejicanos. Pero Last blood es mucho más

Necesitamos otro Torrente

Hace poco recordaba con preocupación la anécdota de Santiago Segura en Masterchef, que decidía renombrar el plato que tenía que preparar (un brazo de gitano)  para evitar ofender a nadie , a pesar de que el colectivo caló no destaca por su ofendidismo. Y lo cierto es que llevamos seis años huérfanos de José Luis Torrente. Digan lo que digan, me sigue pareciendo un personaje interesantísimo, a pesar de nunca haber sido reivindicado en público más que como un espantajo con el que ganar dinero y hacer reír. Como entidad cultural, sin duda marcada por la encomienda histórica de haber sido el bastión del catolicismo y la contrarreforma, España tiene infinidad de defectos y tres grandes virtudes que las compensan ampliamente: la solidaridad, la humildad y la honestidad. Esta última nos la conceden como propia hasta en latitudes afines y hermanadas como América Latina, de tan profuso que es nuestro idioma en expresiones para deplorar lo artificioso, lo irreal y lo poco auténtico. Por esa razó

"El Menstruador", de Lázara Blázquez Noeno

Hace pocos días, Sara Mesa comentaba en la presentación de su novela  Cara de pan  que la historia nace en parte por una experiencia extraña vivida por un amigo suyo, al que se le acercaron dos policías por el hecho casual de que había niños jugando en la zona del parque en la que estaba tranquilamente sentado. Al leerlo, me vino a la cabeza la anécdota de un amigo suizo: Me contaba que en su país los profesores de gimnasia habían optado por dejar irse al suelo a las alumnas que se caían de una espaldera o trepando la cuerda en lugar de recogerlas o intentar sostenerlas, temerosos de que fácilmente pudiesen ser acusados de agresión sexual por hacerlo En realidad,  El Menstruador  trata de esto mismo: un tipo de sexismo que nunca se saca a debate ni tiene grupos de influencia o propuestas políticas que traten de combatirlo, una criminalización preventiva del varón en según qué circunstancias de la que ya no se libran ni los niños . Más concretamente, se centra en la indefensión a