Ir al contenido principal

"Lectura fácil", de Cristina Morales


Desconozco los datos de ventas, pero es seguro que son importantes, porque en su presentación en Madrid como ganadora del Premio Herralde de Novela 2018 hemos ido a la sala de eventos de la Fundación Telefónica. En la edición del año anterior estuvimos mucho más recogidos y desapercibidos, pero igualmente bien tratados en la planta primera de la icónica librería "La Buena Vida" para ver a Andrés Barba hablar de "República luminosa".
La obra es la historia, plasmada en diversos géneros y formatos, de cuatro primas (Ángeles, Patri, Marga y Nati) con diferentes minusvalías psíquicas, sin apenas apoyos familiares, que viven en un piso tutelado de Barcelona. Cada una de ellas representa un rol y un punto de vista diferentes sobre el lugar que debe ocupar en el mundo el clan. Con este punto de partida, la narración es una excusa para profundizar sobre la posición forzosamente pasiva de los discapacitados en la sociedad, la danza como expresión liberadora a todos los niveles y, sobre todo, el anarco-feminismo.
A pesar de ser una obra coral, la verdadera protagonista es Nati. Ella es la bailarina y la que da el recubrimiento político teórico a lo largo de toda la historia. Es, además, el personaje más coherente, porque su minusvalía ficticia le sobrevino ya estudiada... Y solo le afecta a modo de cerrazón mental en según qué circunstancias, como una especie de licantropía sin perder la lucidez intelectual. Nati es, por tanto, la proyección fantasiosa que a todo radical político le gustaría encarnar y un bastión perfecto para que la autora pueda esplayarse y subir la apuesta todo lo que sea necesario. Tanto es así que, en cualquier conversación con mínimo trasfondo político, Nati está presente, aunque sea poseyendo a otro personaje.
Lo primero que hay que comentar es que se trata de una novela arriesgada, lo que supone un mérito en sí mismo. Podría verse como un ejercicio claramente faulkneriano (ni la misma autora no niega), pero monopolizado por Vardamanes y Benjis, estos personajes con diversas discapacidades intelectuales que tanto fascinaban al autor estadounidense, narrando su historia siempre en primera persona. La diferencia está en que Faulkner los retrató de manera intencionada y magistralmente realista (toda una proeza para la época), y Morales trató de darles a sus personajes una trascendencia, una dicción y una profundidad reflexiva, en algunos casos, que supera de largo lo que podría esperarse de ellas (o incluso a veces lo razonable), todo en aras de tratar de dar empaque a las reivindicaciones que en la obra se reflejan respecto al derecho de autodeterminación del colectivo al que representan. La autora juega constantemente a relativizar en qué consiste realmente la verdadera "incapacidad". Llega a darse la paradoja de que, por expresarse únicamente a lo largo de la obra mediante una novela escrita con el método de "lectura fácil", el personaje de Ángeles aparenta tener unos problemas cognitivos mayores que los de sus comadres, a pesar de ser la que tiene un grado de discapacidad intelectual más bajo de las cuatro. Nati, por su parte, siendo la que aparentemente tiene más autonomía y recursos de todas, es sin embargo la que tiene otorgado el grado de discapacidad más alta por el extremismo de su "síndrome de las compuertas".‎
Otro aspecto destacable de "Lectura fácil" es su capacidad de crítica. Su virtud no es tanto que critique "mucho" y "a todo el mundo" (cualquiera que se haya asomado mínimamente a la política panfletaria sabe que es un mercadillo del extremismo como pose), porque ni es así ni tiene que serlo. No hay nada peor que un autor con pretensiones queriendo aparentar ser política o ideológicamente neutral o complaciente. El verdadero logro es que la autora consigue hacer una crítica, desde su perspectiva, honesta y con personalidad, de alta precisión y con el calibre adecuado: Lo valiente no es criticar la guerra en el escenario del universalmente denostado Vietnam, sino desde la sacrosanta Segunda Guerra Mundial, como hizo Spielberg. Sirva como ejemplo que Cristina Morales se despacha a gusto en 424 páginas sin plasmar ningún atisbo de crítica a la Iglesia Católica (más allá de algún tímido intento de provocación) a pesar de tener ocasiones y razones de sobra para hacerlo, algo inimaginable en un libro de estas características escrito en España.  Es, por tanto, también en este sentido una obra osada y valorable... Y, lamentablemente, lo hubiese sido mucho más de ser publicada otro año y en otro contexto.
Por último hay que hablar del humor, que se reparte con profusión a lo largo de toda la obra a través de la sátira del propio entorno "libertario" de Barcelona. De manera más fina y tierna con las cotidianidades de las protagonistas y su manera de contarlas, sin tener que acudir a trampas sensibleras o despertar más lástima que simpatía con ellas.
Creo que se trata de un libro muy curioso, de un nivel literario notable, apto para cualquier buen lector de buen diente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Libros perdidos en el océano

En la última Feria del libro de Madrid me topé en una de las casetas con una autora que me sonaba de haberla visto por Twitter, y así se lo hice saber. No recordaba su nombre, pero sí que solía escribir novela romántica, aunque esta vez firmaba algo de intriga. No era una escritora popular, más bien de las que suelen autodenominarse "independientes" porque, aunque no autopublicaba, trabajaba con una editorial pequeña que funciona de una manera similar, imprimiendo en físico bajo demanda y con escasa o nula distribución en librerías, por lo que le tocaría la mayor parte del trabajo de promoción de sus obras. En un primer momento la obra que estaba vendiendo no me resultaba interesante, pero a la vuelta de mi paseo decidí comprarla, a pesar de que la promotora apenas me lanzaba en ráfagas ininteligibles la descripción de la misma, supuse entonces que hastiada de todo el día haciendo lo mismo. Cuando me volví a casa, comprobé que esta mujer también me seguía a mí antes de que …

En defensa de la romántica

Desde hace algún tiempo me veo en la situación de tener que defender muchas causas que en realidad me siguen resultando indiferentes (o que, digámoslo claro, me importan un carajo). Esta es sin duda una de ellas y sobre algunas de las demás iré escribiendo... Lo que sí me importa es la crítica deshonesta y propagandística, esa que finge defender los derechos de los toros de lidia cuando lo que realmente le ofende es el pasodoble del Gato montés y los colores de la muleta del torero.
El desprecio hacia la novela romántica no es algo novedoso: a pesar de que la trama amorosa clásica ha servido como hilo conductor de historias de todo tipo desde la antigua Grecia, las obras puramente rosas han sido consideradas desde siempre subliteratura. Todo ello a pesar de que podría decirse que el género en época moderna bebe nada menos que de las monumentales novelas bovarísticas, sobre todo de Ana Karenina (luego volveremos sobre la obra de Tolstoi) y de los afluentes Brönte y Austen.
No voy a s…

Orgullo

Hay mucha gente crítica con el formato que suelen tener las fiestas del orgullo gay (ahora puede que sean del orgullo LGBTIQCA, pero por simplicidad y razones históricas me referiré a ellas así), incluso muchos homosexuales o individuos de identidades diversas, por considerarlo una especie de exhibición estridente innecesaria con la que no se identifican. Yo, sin embargo, defiendo que es la forma correcta de hacerlo, entendiendo que lo que pueda resultar socialmente más exótico o chocante es precisamente necesita una visibilidad mayor y más especial en un festejo reivindicativo: prejuicios aparte, no olvidemos que la gran mayoría de los individuos que componen estos colectivos no se diferencian del común del populacho en sus usos comunes más que en lo afectivo y sexual. Ni todos viven en Chueca, ni son ricos, ni amanerados o machunas en tendencia, ni necesariamente van con atuendos andróginos o se travisten en sus ratos libres, ni pertenecen a ninguna taxonomía tipo musculoca, osito