Ir al contenido principal

"Cara de pan", de Sara Mesa


Paradójicamente, en España está perfectamente definido el ámbito y el sentido en el que se puede transgredir dentro de la cultura. En realidad, se trata más bien de una brocha de pintura marketiniana bastante burda para vender, siempre al mismo público como supuestas salidas de tono, elementos que hace cuarenta años que no escandalizan a nadie. La polémica real, por tanto, es muy escasa y casi siempre viene de autores extranjeros que, por su éxito comercial, no puede evitarse que se difundan en nuestro país. Por esa razón, es necesario reseñar a los que consiguen salirse del renglón y además llegar al gran público. 
Sara Mesa es una de esas autoras. Y lo es por muchas razones. Leí Cara de pan casi de una tacada y la definición más concisa que puedo hacer es que se trata de un gancho a la mandíbula con puño de algodón. La obra en sí misma es sencilla y corta, pero como otras muchas ‎buenas historias, no necesita densidad, longitud o barroquismos para contar algo interesante. El hilo principal es la relación que entablan Casi y Viejo, una adolescente temprana y un hombre maduro que coinciden cada mañana en el rincón más reservado y tranquilo de un parque, para escapar temporalmente (cada uno de ellos por sus propios motivos) del contexto social en el que viven, que les resulta extraño y ajeno.
A la vista del planteamiento inicial, sería fácil pensar que pueda tratarse de un tópico engendro dramático, sin grandes pretensiones, apalancado en varios victimismos propagandísticos de moda, que disfraza de utilidad y denuncia cívicas la simple y asquerosa intención de hacer dinero explotando la sensibilidad social del momento. Muy al contrario, es una novela tierna y dulce, bien elaborada, sin cursilerías ni chantajes morales o sentimentales baratos. La historia transcurre siempre desde el punto de vista de Casi, a pesar de estar narrada en tercera persona, lo que hace especialmente delicada la manera en la que se construye el personaje, y éste percibe el mundo y gestiona la realidad, algo que la autora consigue de manera magistralmente realista y natural, con el mérito añadido de tratarse de un personaje que con seguridad tiene muy poco o nada de ella misma a esa edad.
Otro de los mayores encantos que he encontrado en la obra es su afortunado exotismo, y es triste que tengamos que calificarlo así, por huir de cualquier estereotipo complaciente relacionado con la adolescencia sin perder un ápice de credibilidad, así como de colocar el escapulario de la misantropía de cigarrillo y cubata a los protagonistas. Sin duda es una novela muy valiente en los tiempos que corren por la manera de enfocar los temas que trata, que sin duda será incómoda a ojos de muchos en este país. Con respecto a esto hay que añadir, además, que Sara Mesa vuelve a hacer un corte de manga al tendido, con una narración lineal y en tiempo presente, tan poco del gusto de tantos que hoy en día juegan a ser críticos y consejeros literarios en Internet tras terminar un curso de escritura creativa, por no decir que se tirarán de los pelos al comprobar que la autora prescinde completamente del supuesto mandamiento sagrado del show, don't tell (enseñar, no contar), que en general no es más que un efectismo de las artes visuales mal trasladado a la literatura, al servicio de tratar de dar cuerpo a una novela desde un autor que tiene bastante poco que contar.
Gracias, de nuevo, a alguien que consigue transgredir de verdad, con el talento suficiente para hacerlo desde el Tai Chi en lugar del Kung Fu.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La culpa

Parece que después del comentario sobre Pororoca , me toca de nuevo hablar sobre la culpa. El otro día leía en un periódico que Angela Merkel daba por fracasada la política migratoria de la UE, porque consideraba que solo Alemania se mostraba flexible para acoger a algunos de los inmigrantes que se hacinan en las islas griegas más próximas a África. Hacía, a este respecto y no sin cierta razón, una referencia más o menos velada a las cuestiones religiosas, como corresponde a un partido democristiano como el CDU. Sin embargo, me resultaba sorprendente la perspectiva caritativa, disparada sin duda por la culpabilidad interna, algo típicamente católico: aunque su mentor Kohl sí lo era, Merkel es luterana. Debemos recordar que, en general, los protestantes ven a Dios como una especie de titiritero que no solo permite sino que origina todo lo que ocurre en el mundo, de modo que conciben la pobreza como una maldición y la riqueza como todo lo contrario, ambas de alguna manera merecidas a oj

Nuevo artículo en la revista Rincón Bravío: "Eurovisión: no, no todo es política"

Hace cien años, Joris Karl Huysmans escribía en su novela   A Contrapelo  lo siguiente: "Al mismo se dio cuenta de que los librepensadores, los doctrinarios de la burguesía, esa gente que exigía todo tipo de libertades para poder aplastar las opiniones de los demás, no eran más que unos ávidos y desvergonzados puritanos, cuyo nivel de educación le parecía inferior al de cualquier zapatero." Esta bravuconada no necesita más actualización que la de los términos contextuales e ilustra a la perfección la realidad reciente, mucho más allá de los divertidos devenires del pasado fin de semana. Como el cáncer de politizarlo todo ha metastatizado sus repugnantes raíces por todas partes, debemos desgranar el asunto poco a poco para no empacharnos... Sigue leyendo

"Last blood" o el funeral del justiciero

No suelo hacer entradas en el blog sobre películas de este tipo. Last blood es muy, muy floja, sin mucho que salvar, emborronada sobre todo por esa puñetera manía que tiene Stallone de intentar hacer, siempre que tiene la oportunidad , lo que no ha aprendido en casi cincuenta años de carrera: interpretar. Al igual que Schwarzenegger, solo es capaz de actuaciones convicentes cuando habla poco y hace su único personaje. Para colmo, podemos decir que durante demasiados minutos no vemos a Rambo, sino a un tipo que se llama como él, al que se le ha olvidado todo su oficio, toda su capacidad táctica; y no se distingue demasiado en sus quehaceres y recursos de un preparacionista novato de la América profunda. Con el párrafo anterior tendríamos suficiente (o incluso demasiado) para hablar de esta producción, y podríamos dejarlo ahí porque no da para mucho más, señalando la curiosidad de que la mitad del reparto son españoles haciendo el papel de mejicanos. Pero Last blood es mucho más