Ir al contenido principal

Lecturas juveniles


Vemos repetidas por todas partes las supuestas razones por las que los niños o los jóvenes no leen o pierden pronto el interés por la lectura. Normalmente suele alegarse que se les presenta la lectura como una especie de obligación, y que se les ofrecen libros no acordes a su edad como principales razones del fracaso... ¡Como se hacía antiguamente! (Lo añado yo, pero estos argumentistas lo secundan en silencio seguro).
Es un tema complejo que habría que abordar por partes. Primero voy a tratar de contar mi experiencia, pues en mi infancia y adolescencia ya se decían cosas parecidas. En esta etapa educativa, los profesores intentaban fomentar el hábito en nosotros con lecturas obligatorias a comentar en clase, a base de bodrios contemporáneos supuestamente adecuados a nuestra edad (a menudo se confunde la banalidad y vacuidad del contenido con la categoría de "juvenil")  que a mí me producían más aversión que los libros que leía por mi cuenta, en lugar de proponernos clásicos asequibles como Verne, Salgari o Kipling.  El resultado, como cabe esperar, fue que al cabo de los años ese buenrollismo literario no sirvió de nada, porque sólo continuaron leyendo aquellos que tenían intereses culturales.
Añado una cosa más en la etapa estudiantil. Yo cursé en secundaria por la rama de ciencias, pero ¿cómo narices iba a estudiar alguien que cursase letras la asignatura de Literatura prescindiendo de leer libros "poco atractivos para su edad"? ¿Se puede estudiar Literatura Española sin bucear, además, en el castellano antiguo del Quijote, El Conde Lucanor, La Celestina o El Buscón? Por esa regla de tres, ningún alumno de letras volvería a coger una novela tras entrar en la universidad.
Yo creo que es una cuestión que depende de otros factores muy diferentes. El más importante es comprender que si los padres no leen (que suele ser lo más habitual), a los hijos no les va a dar por hacerlo, por mucho que les insistan sus progenitores en un ansia de sacudirse el zoquetismo en la siguiente generación. Otro, que ya viene de mi infancia,  es que existen gran cantidad de estímulos apoltronados e inmediatos que interesan más a los menores, como la televisión o los videojuegos (ya no digamos más recientemente Internet). Y es que leer, más allá de un acto de aprendizaje, es un entretenimiento que requiere un ligero esfuerzo, que sin duda vale la pena, pero esfuerzo al fin y al cabo, por lo que siempre estará en desventaja para la mayoría, frente a las series o los canales de YouTube. 
No nos engañemos. No hace tantos años y durante muchas generaciones, cuando los padres sí leían (y no presumían públicamente, como ahora, de los clásicos que se niegan a leer simplemente por sentirse así rebeldes) y sí "obligaban" a los niños a leer según qué libros, de adultos continuaban leyendo, en parte porque la cultura no sufría el desprecio social de los tiempos actuales y también por falta de muchas otras opciones de ocio.  Esto no quiere decir que, amén de contenidos inadecuados para su edad, cualquier libro sea recomendable para un menor. Los hay que necesitan un conocimiento acumulado, tanto cultural como experiencial, que es inasequible para ellos. Pero son una minoría. Hay muchos grandes libros que un joven puede leer... Y releer si es necesario a otra edad para saborearlo de otra manera y desde otra altura. Lo malo es que muchos de los niños y adolescentes actuales, por desgracia, no tendrán jamás el bagaje cultural necesario para leer este tipo de libros, gracias a los modernos sistemas educativos, que defienden que es malo que los alumnos retengan conocimiento, en aras de "saber relacionar conceptos" o cosas más importantes todavía, como saber hablar en público y hacer aspavientos.
Animemos a los menores a leer buenos libros. No nos quedemos en las novelas "juveniles" de moda. También deben saber que es necesario hacer pequeños esfuerzos para llegar a algo interesante, como cuando aprendemos Matemáticas. Si un joven no aprende a ser un buen lector, de adulto nunca llegará a serlo y, como decía Santa Teresa de Jesús "en lugar de conducir, será conducido".

Comentarios

Entradas populares de este blog

Roles e Informática

En la extrema unción del siglo XX empezaba yo a estudiar Ingeniería Informática en la bien bautizada por Pablo Picasso como "Ciudad de viento". Era una época peculiar, donde la nota de corte no era especialmente alta y, como ahora, se prometía que el futuro de la industria estaría en la inteligencia artificial (aunque por entonces el "machine learning" se llamaba "redes de neuronas artificiales"). Todo era propicio para que muchos de los que ingresaban en esa facultad lo hiciesen por pura vocación frente a otros estudios entonces más prestigiosos, como Ingeniería en Telecomunicaciones o Ingeniería Industrial, lo que hacía que el ambiente fuese especialmente friki: podían verse frecuentemente grupos jugando a cartas de Magic o a juegos de rol en la cafetería y en algunos vestíbulos. Además, había un consolidado grupo de usuarios de Linux (que espero siga existiendo) en un tiempo en el que instalar ese sistema operativo en un PC todavía era casi un acto

La Superliga o el fracaso del fútbol post subprime

Yo soy uno de esos millones de aficionados al fútbol que empezaron a perderle interés precisamente en lo peor de la llamada crisis de las subprime . Por aquel entonces, la época de Mourinho contra Guardiola en lo alto de la clasificación, solo Real Madrid y Barcelona tuvieron pulmón para aguantar el hundimiento económico que ahogó al resto de los clubes (también en el resto de Europa), dejándolos a una distancia abismal y transformando La Liga, una competición hasta entonces disputada y divertida, en un duopolio grotesco y sin gran interés, en la que los grandes solo perdían o empataban cuando jugaban entre ellos y sacaban más de treinta puntos de ventaja al tercer clasificado. Algo homologable a ligas como la escocesa, la portuguesa o la holandesa, con todos mis respetos hacia ellas, pero impropio de la nuestra. Pero casi nadie, ni siquiera en la prensa especializada, se atrevía entonces o se atreve hoy a decir que el rey está desnudo, y que lo único interesante que queda en el mundo

La culpa

Parece que después del comentario sobre Pororoca , me toca de nuevo hablar sobre la culpa. El otro día leía en un periódico que Angela Merkel daba por fracasada la política migratoria de la UE, porque consideraba que solo Alemania se mostraba flexible para acoger a algunos de los inmigrantes que se hacinan en las islas griegas más próximas a África. Hacía, a este respecto y no sin cierta razón, una referencia más o menos velada a las cuestiones religiosas, como corresponde a un partido democristiano como el CDU. Sin embargo, me resultaba sorprendente la perspectiva caritativa, disparada sin duda por la culpabilidad interna, algo típicamente católico: aunque su mentor Kohl sí lo era, Merkel es luterana. Debemos recordar que, en general, los protestantes ven a Dios como una especie de titiritero que no solo permite sino que origina todo lo que ocurre en el mundo, de modo que conciben la pobreza como una maldición y la riqueza como todo lo contrario, ambas de alguna manera merecidas a oj