Ir al contenido principal

Mujeres en el cine de acción


Hace ya bastantes años, cuando las películas tardaban en envejecer y las productoras todavía pensaban que era importante hacer arte de vez en cuando (en vez de sagas, biografías y versiones), no me cansaba de ver a Sandahl Bergman blandir su cimitarra contra los esbirros del culto a la serpiente, interpretando a Valeria en alguna de las docenas de veces que han podido reponer en la televisión Conan, el bárbaro durante mi infancia y adolescencia. Bergman era atractiva, pero no canónica, atlética, y con un toque natural y silvestre, de modo que su personaje resultó una heroína legendaria y convincente. Desgraciadamente, no volvió a tener muchos otros papeles importantes en su vida, como han escaseado lamentablemente las Valerias en el cine estadounidense.
No es que no se hayan producido en todos estos años películas con personajes femeninos en papeles de acción, pero casi todas con la mala ocurrencia de creer que la actriz de moda del momento, una Barbie delicada y estupenda, iba a resultar creíble dando patadas artificiosas de vergüenza ajena. Peor aún, estos intentos fallidos los hacían habitualmente al lado de parteneres consolidados en el género, así que lo que pretendía ser normalizar el que las mujeres asumiesen ese tipo de papeles en la pantalla desembocaba en un esperpento metido a empujones que no interesaba a nadie. 
¿Por qué ni directores ni guionistas eran capaces de crear adecuadamente estos personajes? ¿En qué pensaban cuando seleccionaban las actrices para interpretarlos? La verdad es que ni siquiera haciendo el dudoso ejercicio de inspirarse en los personajes de acción masculinos tenía sentido este despropósito. Recordemos a Schwarzenegger, Stallone, Chuck Norris, Seagal... Sólo Van Damme era bien parecido y lejanamente sofisticado. El resto era majestualmente rudo, además de musculoso o experto en artes marciales. Probablemente el único intento con sentido de cierta relevancia fue Cynthia Rothrock, con una filmografía respetablemente extensa, aunque fuera de las productoras de primera fila.
Sólo hace unos pocos años, por fin, Hollywood empezó a hacerlo bien. Creo que el primer acierto fue seleccionar a Rhonda Rousey, la mediática estrella de las MMA, aunque fuese en el reparto coral de Los Mercenarios 3. Luego vinieron Atómica, Gorrión rojo y, sobre todo Wonderwoman, donde no se intentaron hacer versiones femeninas de personajes masculinos en uso (que también se ha intentado, y mucho), sino verdaderos personajes nuevos... Cierto es que el verdadero desencadenante, tristemente, son las tendencias y las modas, del mismo modo que las productoras luchan en los últimos años contra el qué dirán de lemas como Oscars so white, a costa, por ejemplo, de pervertir innecesariamente el tótem de Lara Croft.
¿Todo esto es, entonces, nuevo? Para el papanatismo cultural de occidente, que ve en Matrix una película original, sí. Pero en el cine de Hong Kong hay mujeres de acción desde hace cuarenta años, en un nivel al que todavía no ha llegado Estados Unidos, sobre todo en películas de kung fu. 
Y añadamos algo más: el cine oriental pasó hace más de treinta años la próxima marca que le va a tocar a Hollywood, que es introducir personajes homosexuales en este género. Véase el antagonista de Full Contact o la sodomización lúdico-punitiva que hace el personaje interpretado por Takeshi Kitano en Sonatine.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Nosotros", de Evgeni Zamiatin

  Nosotros  es, junto con la muy mentada en este blog  Señor del mundo , la gran olvidada en cuanto a literatura distópica se refiere. A pesar de ello, ambas obras tuvieron una influencia muy directa y explícita en todo el devenir posterior del género no demasiado reconocida. La obra es una especie de mensaje que deja el protagonista a los seres humanos del pasado para explicarles el modo de vida de su sociedad  ideal , pero en la que se ve obligado a ir reflejando situaciones inesperadas que van concurriendo en la historia. Como constructor de un artefacto diseñado para visitar otros planetas del Sistema Solar, considera que tiene un papel trascendente en la difusión de un modo de vida calculado, controlado y cronometrado en el que los seres humanos son simples piezas de una gran maquinaria; y este concepto se lleva al extremo de que los nombres se sustituyen por meros códigos o  números . Está escrita de de una manera heterodoxa y poco corriente, a partir de anotaciones periód

Solsticio de invierno

Recuerdo una tarde de invierno hace años, escribiendo en una cafetería que solía frecuentar por entonces, cómo me sorprendió una conversación absurda en la mesa de al lado. Había dos cuarentones incómodos que pretendían resultar interesantes y juvenilmente viriles a una mujer, que sin duda les había hecho caer en la trampa de hacerlos coincidir para protegerse de una cita íntima. Ella venía, además, escoltada por un niño de unos ocho años. El caso es que no pude evitar escuchar a la deseada explicar cómo había celebrado con su hijo "el fin de año y el solsticio de invierno". Como el sitio me gustaba, tuve que aguantarme la risa. Solsticio de invierno. Es el eufemismo más ridículo que he oído para evitar decir Navidad, a riesgo de que te confundan con alguien que tenga que ver remotamente con el cristianismo. Pensé luego que quizás aquella madre podría ser animista o una pobre diabla "espiritual, no religiosa" que practicase la wicca, pero ese año no tocaban ni

Nuevo artículo en la revista Rincón Bravío: "Ser un poco más egoísta"

  Ser un poco más egoístas - Rincón Bravío - Iván Cantero (rinconbravio.com)