Ir al contenido principal

El mundo resplandeciente (Margaret Cavendish)


Esta es una curiosa novela publicada en 1666, poco conocida en nuestro país, escrita por una mujer interesantísima: Margaret Cavendish. Consiguió, además, un cierto revuelo mediático el verano pasado, cuando se publicó por primera vez en España, aunque tristemente hay que decir que casi todo lo que se dijo de ella de cara a su promoción era llamativo, pero completamente falso.
De El mundo resplandeciente se ha dicho que es la primera novela firmada por una mujer en Europa. Primera mentira: sin salir de la piel de toro, tenemos que Mariana de Carvajal y María de Zayas publicaron novelas antes que ella, sin utilizar pseudónimos y mucho más interesantes. También se llegó a afirmar que era la primera obra encuadrable en el género de ciencia ficción, pero la misma autora reconoce en el prefacio que sobre eso mismo han escrito antes, al menos, Luciano en su Historia verdadera y Cyrano de Bergerac en sus Historia cómica de los estados e imperios de la Luna (y el Sol).
Margaret Cavendish reconoce desde el primer momento y de manera muy honesta que El mundo resplandeciente no es más que un capricho, una anécdota, una concesión o prueba de plasmar por una vez, en otro formato más accesible al público general, la divulgación filosófica y científica, que es a lo que dedicó su vida la autora y por lo que merece realmente ser recordada. No en vano, fue la primera mujer que, tras mucho esfuerzo, consiguió ingresar en la Royal Society. Por lo tanto, no es más que una mala estrategia de marketing el tratar de destacar como obra importante de la época una novela anecdótica como esta, cuando ya las escasas autoras de por entonces habían conseguido hacer obras literarias de referencia recordadas hoy por su valor y no por la curiosidad de haber sido escrito por mujeres, que por agravio comparativo las devalúa, haciéndoles un flaco favor. Sin duda autoras como Sor Juana Inés de la Cruz, Santa Teresa de Jesús, Ana Caro o las citadas María de Zayas o Mariana de Carvajal y no Cavendish son las que tienen que ser comentadas y divulgadas como pioneras literarias en su tiempo... Lo que pasa es que el papanatismo ibérico a menudo nos hace creernos todo lo que dicen fuera y además, pensando que es mejor que lo nuestro.
La novela, como cabe esperar, es una simple excusa sin apenas trama ni desarrollo para reflexionar sobre el conocimiento científico, filosófico y teológico de la época, en la que todavía se recurría a la Biblia o a meras opiniones sin ningún tipo de base de hombres de ciencia o filósofos (algunos de ellos sí habían hecho aportes demostrables en los que todavía hoy nos apoyamos) cuando se trataba de explicar el funcionamiento de una parte de la naturaleza que por aquel entonces se desconociese. De hecho, recuerda mucho al razonamiento tomista presente en obras como el famoso Malleus Maleficarum. La obra tiene también una clara impronta autobiográfica, pues el personaje protagonista es claramente homologable a la propia autora en la primera parte de la misma, recordando el momento en el que Margaret ingresaba en lo más alto de la sociedad británica al casarse con Sir William Cavendish (que también fue duque de Newcastle, como en la ficción), y la relación de la duquesa protagonista con la emperatriz del mundo resplandeciente es el reflejo de la etapa en la que la escritora fue dama de la reina Enriqueta de Francia.
Por último, es justo reconocer que El mundo resplandeciente añade elementos originales e imaginativos que sí consiguen evolucionar de manera notable para la época el género de la Ciencia Ficción. La lectura no es sencilla, pero resulta muy recomendable para quien desee asomarse al pensamiento y el conocimiento del siglo XVII.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Libros perdidos en el océano

En la última Feria del libro de Madrid me topé en una de las casetas con una autora que me sonaba de haberla visto por Twitter, y así se lo hice saber. No recordaba su nombre, pero sí que solía escribir novela romántica, aunque esta vez firmaba algo de intriga. No era una escritora popular, más bien de las que suelen autodenominarse "independientes" porque, aunque no autopublicaba, trabajaba con una editorial pequeña que funciona de una manera similar, imprimiendo en físico bajo demanda y con escasa o nula distribución en librerías, por lo que le tocaría la mayor parte del trabajo de promoción de sus obras. En un primer momento la obra que estaba vendiendo no me resultaba interesante, pero a la vuelta de mi paseo decidí comprarla, a pesar de que la promotora apenas me lanzaba en ráfagas ininteligibles la descripción de la misma, supuse entonces que hastiada de todo el día haciendo lo mismo. Cuando me volví a casa, comprobé que esta mujer también me seguía a mí antes de que …

Tabarnia

Hace unos años, en lo más duro de la crisis económica, grupos de extrema derecha (o como quiera llamársele) decidieron ocupar en el barrio madrileño de Tetuán  un edificio con la excusa de establecer en él un lugar para cobijar a españoles desfavorecidos, sin hacer demasiado ruido. Creo que todo empezó como una especie de mofa hacia los okupas "clásicos", pues nunca estos grupos habían hecho algo semejante. Al poco tiempo, los del otro extremo del árbol ideológico empezaron a incendiar las calles y las redes sociales con mensajes,  carteles y panfletos de rechazo al llamado "Hogar Social Madrid", porque se había apropiado de su discurso y, además, había conseguido venderlo ante mucha gente como una acción positiva, frente al halo de caradurismo y rebeldía que el tipo de ocupación de sus acólitos emanaba desde siempre ante la sociedad.
Más cerca en el tiempo todavía, ‎media España se indignaba con la subida al poder de Donald Trump, no tanto por cuestiones ideológi…

Bendita Gurtel

No, no me he equivocado al titular esta entrada. Considero que, a nivel político, la Trama Gurtel es lo mejor que le ha pasado a este país en los últimos veinte años. ¿No se lo creen? Cuando el PSOE se desangraba sin remedio en lo peor de la crisis, a Zapatero se le ocurrió la cándida idea de levantar y azuzar las vergüenzas del PP valenciano pensando que traicionar la omertá de la corrupción transversal de las administraciones públicas tendría consecuencias electorales sólo para sus adversarios. Evidentemente me se equivocaba. Lo que él pensaba que sería un genial disparo de la última bala que le quedaba resultó en terminar muerto en su propia tumba con el revólver encasquillado: Pronto le devolvieron el golpe aireando lo que se venía haciendo con el dinero destinado a los parados andaluces. Y esto fue sólo el comienzo de una espiral de "y tú más" en todos los niveles (con preferencia de los ayuntamientos, los estamentos más hediondos) a dos trincheras. En un primer momento…