Ir al contenido principal

El mundo resplandeciente (Margaret Cavendish)


Esta es una curiosa novela publicada en 1666, poco conocida en nuestro país, escrita por una mujer interesantísima: Margaret Cavendish. Consiguió, además, un cierto revuelo mediático el verano pasado, cuando se publicó por primera vez en España, aunque tristemente hay que decir que casi todo lo que se dijo de ella de cara a su promoción era llamativo, pero completamente falso.
De El mundo resplandeciente se ha dicho que es la primera novela firmada por una mujer en Europa. Primera mentira: sin salir de la piel de toro, tenemos que Mariana de Carvajal y María de Zayas publicaron novelas antes que ella, sin utilizar pseudónimos y mucho más interesantes. También se llegó a afirmar que era la primera obra encuadrable en el género de ciencia ficción, pero la misma autora reconoce en el prefacio que sobre eso mismo han escrito antes, al menos, Luciano en su Historia verdadera y Cyrano de Bergerac en sus Historia cómica de los estados e imperios de la Luna (y el Sol).
Margaret Cavendish reconoce desde el primer momento y de manera muy honesta que El mundo resplandeciente no es más que un capricho, una anécdota, una concesión o prueba de plasmar por una vez, en otro formato más accesible al público general, la divulgación filosófica y científica, que es a lo que dedicó su vida la autora y por lo que merece realmente ser recordada. No en vano, fue la primera mujer que, tras mucho esfuerzo, consiguió ingresar en la Royal Society. Por lo tanto, no es más que una mala estrategia de marketing el tratar de destacar como obra importante de la época una novela anecdótica como esta, cuando ya las escasas autoras de por entonces habían conseguido hacer obras literarias de referencia recordadas hoy por su valor y no por la curiosidad de haber sido escrito por mujeres, que por agravio comparativo las devalúa, haciéndoles un flaco favor. Sin duda autoras como Sor Juana Inés de la Cruz, Santa Teresa de Jesús, Ana Caro o las citadas María de Zayas o Mariana de Carvajal y no Cavendish son las que tienen que ser comentadas y divulgadas como pioneras literarias en su tiempo... Lo que pasa es que el papanatismo ibérico a menudo nos hace creernos todo lo que dicen fuera y además, pensando que es mejor que lo nuestro.
La novela, como cabe esperar, es una simple excusa sin apenas trama ni desarrollo para reflexionar sobre el conocimiento científico, filosófico y teológico de la época, en la que todavía se recurría a la Biblia o a meras opiniones sin ningún tipo de base de hombres de ciencia o filósofos (algunos de ellos sí habían hecho aportes demostrables en los que todavía hoy nos apoyamos) cuando se trataba de explicar el funcionamiento de una parte de la naturaleza que por aquel entonces se desconociese. De hecho, recuerda mucho al razonamiento tomista presente en obras como el famoso Malleus Maleficarum. La obra tiene también una clara impronta autobiográfica, pues el personaje protagonista es claramente homologable a la propia autora en la primera parte de la misma, recordando el momento en el que Margaret ingresaba en lo más alto de la sociedad británica al casarse con Sir William Cavendish (que también fue duque de Newcastle, como en la ficción), y la relación de la duquesa protagonista con la emperatriz del mundo resplandeciente es el reflejo de la etapa en la que la escritora fue dama de la reina Enriqueta de Francia.
Por último, es justo reconocer que El mundo resplandeciente añade elementos originales e imaginativos que sí consiguen evolucionar de manera notable para la época el género de la Ciencia Ficción. La lectura no es sencilla, pero resulta muy recomendable para quien desee asomarse al pensamiento y el conocimiento del siglo XVII.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Literatura después del coronavirus

Hay mucha gente tratando de imaginar cómo será el mundo después del coronavirus, y de paso, fantaseando también con cambios irreversibles de toda índole que puedan traer oportunidades , de esas que tanto gusta hablar a los redactores de manuales para vagos y pusilánimes. Cinco meses después del comienzo de la crisis, el populacho empieza ya a dividirse entre los que piensan que esto no se va a acabar nunca del todo y los que no terminan de creerse que sea algo real, al amparo algunos divulgadores oportunistas de discurso insolvente y, sobre todo, de la irresponsabilidad en la comunicación gubernamental y privada, que ha ocultado las muertes detrás de la estadística y ha tratado de presentar el confinamiento como el descojonante juego de quedarse en casa unos días haciendo verbena en los balcones, tomándonos a todos por el niño de La vida es bella .  Uno de los temas sobre los que se discute, por supuesto, es la literatura. Los profetas del aspaviento y la charla TED llevan años anuncia

Coronavirus, religión y postureo

Cada miércoles de ceniza empieza la Cuaresma con la lectura del que, sin duda, es el fragmento del Evangelio que más directamente ataca la práctica del postureo: Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario no tendréis recompensa de vuestro Padre celestial. (...) Cuando hagas limosna, no lo vayas trompeteando por la calle como hacen los hipócritas (...) tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. No por ello el fanfarroneo de la caridad es en nuestros días ajeno a algunos representantes de la Iglesia, sobre todo cuando son  estrellas  televisivas aprovechando la oportunidad mediática del contraejemplo, e intentan cargar de superioridad y razón sus chapoteos políticos explícitos en temas que no tienen que ver con la moral, esa que, junto con la ayuda al prójimo, debiera ser su única jurisdicción en sermones e iniciativas escudadas en sus votos. Quiso la casualidad que precisamente ese día, el 26 de febrero,

"La casa de Jack", de Lars von Trier

Retomo brevemente el cine por una muy buena razón, que es el estreno en España de la última película de Lars von Trier después de unos cuantos años de silencio, tan polémica como la predecesora, pero mucho más desapercibida. Podemos decir, en comparación con Nymphomaniac, que es una película continuista, usando una estructura muy similar como excusa para contar la historia, y tan pornográfica como aquella cambiando el sexo por la violencia. Este, además, es un nuevo ejemplo especialmente grave de la indigencia intelectual que inunda los mentideros de Internet, capaz de otorgar a esta producción una puntuación mediocre al lado de los últimos bodrios de Tarantino o la tan sobrevalorada saga de Matrix. En mi opinión, "La casa de Jack" no tiene una especial intención provocativa, ni tampoco que en ese sentido pivote sobre los límites de la belleza o del arte, como insinúan muchas críticas. Más bien es un magistral retrato del mal, sin tapujos, construyendo al protagonista (