Ir al contenido principal

Seedorf o 'De escribiente a publicando'


Hace un par de semanas veíamos debutar al mismísimo Clarence Seedorf como entrenador del Deportivo de La Coruña. Era una sensación bastante extraña: un tipo que como jugador consiguió ganar la Liga de Campeones en tres clubes diferentes, debutando en la liga española con un equipo en caída libre, con una plantilla desarraigada, desmotivada y hecha a retales a base de jugadores que aspiran de muy lejos a ser magos del balón... Cedidos o descartados por otros clubes.
Es una triste vuelta a la casilla de salida dentro del mismo negocio muy poco después del retiro.  Alguien que lo ha sido todo, de repente, tiene que volver a demostrar de otra manera todo lo que se le presupone. Alguien que tuvo la oportunidad de debutar entrenando al mismo AC Milan. Alguien del que no hay duda de que conoce a fondo el fútbol de alta competición, mirado ahora con recelo. Alguien a quien no le falta dinero ni un buen representante aceptando un reto incómodo y con remotas posibilidades de éxito... Para, además, ni siquiera haber podido motivar ni organizar a sus jugadores para sacar un sólo punto en los dos partidos que lleva dirigiéndolos.
Quizás todo esto no es más que una triste alegoría de la realidad. Cuando alguien responsable y coherente consigo mismo se encuentra en el proceso creativo de una obra literaria, sin duda es la estrella de su mundo, el alfa y el omega de todo lo que ocurre. No le cabe duda de que, tras las iteraciones de escrituras, lecturas y correcciones, está creando algo de gran valor, sea por su nivel literario o por su potencial interés comercial. Y lo del valor no es algo etéreo o meramente fantasioso: familiares, amigos, conocidos e incluso profesionales o eruditos de la literatura le dirán desde la honestidad o el cariño que lo que acaba de crear vale mucho la pena... En resumen, que la obra se termina con seis copas de Europa, cinco balones de oro, siete pichichis, tres eurocopas y dos mundiales. Pero cuando el escritor se convierte en autor, el campo de juego pasa a ser la realidad. En su falsa modestia, no cree que de primeras su equipo debute en la Champions League... Pero qué menos que estar, como poco, en la lucha por entrar en Europa, ¿no? 
La realidad es un poco más rácana. Él sólo puede contemplar con las manos en los bolsillos y alguna instrucción a voz en grito qué tal se desenvuelve en el partido aquello que le ha costado tanto tiempo diseñar y pulir. Los resultados casi siempre son peores de lo esperado, porque aunque sobre lo demás, siempre falta nombre, que es lo que rebusca en el orgullo y en el honor para remontar un partido en circunstancias adversas y para intimidar y condicionar el juego del rival. Al principio los resultados no llegan, y el entrenador empieza a hacerse muchas preguntas (algunas razonables y otras no tanto): ¿Es realmente la historia interesante? ¿Está suficientemente entrenada? ¿Tiene tanto nivel literario como pensaba? ¿Le falta fluidez al juego? En resumen... ¿Realmente este equipo puede ganar?
Un libro bien trabajado termina encontrando su lugar si el entrenador persevera y, si es necesario, corrige. 
Puede que empezar perdiendo muchos partidos forme parte del aprendizaje necesario para llegar a ganar.‎

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Last blood" o el funeral del justiciero

No suelo hacer entradas en el blog sobre películas de este tipo. Last blood es muy, muy floja, sin mucho que salvar, emborronada sobre todo por esa puñetera manía que tiene Stallone de intentar hacer, siempre que tiene la oportunidad , lo que no ha aprendido en casi cincuenta años de carrera: interpretar. Al igual que Schwarzenegger, solo es capaz de actuaciones convicentes cuando habla poco y hace su único personaje. Para colmo, podemos decir que durante demasiados minutos no vemos a Rambo, sino a un tipo que se llama como él, al que se le ha olvidado todo su oficio, toda su capacidad táctica; y no se distingue demasiado en sus quehaceres y recursos de un preparacionista novato de la América profunda. Con el párrafo anterior tendríamos suficiente (o incluso demasiado) para hablar de esta producción, y podríamos dejarlo ahí porque no da para mucho más, señalando la curiosidad de que la mitad del reparto son españoles haciendo el papel de mejicanos. Pero Last blood es mucho más

Necesitamos otro Torrente

Hace poco recordaba con preocupación la anécdota de Santiago Segura en Masterchef, que decidía renombrar el plato que tenía que preparar (un brazo de gitano)  para evitar ofender a nadie , a pesar de que el colectivo caló no destaca por su ofendidismo. Y lo cierto es que llevamos seis años huérfanos de José Luis Torrente. Digan lo que digan, me sigue pareciendo un personaje interesantísimo, a pesar de nunca haber sido reivindicado en público más que como un espantajo con el que ganar dinero y hacer reír. Como entidad cultural, sin duda marcada por la encomienda histórica de haber sido el bastión del catolicismo y la contrarreforma, España tiene infinidad de defectos y tres grandes virtudes que las compensan ampliamente: la solidaridad, la humildad y la honestidad. Esta última nos la conceden como propia hasta en latitudes afines y hermanadas como América Latina, de tan profuso que es nuestro idioma en expresiones para deplorar lo artificioso, lo irreal y lo poco auténtico. Por esa razó

"El Menstruador", de Lázara Blázquez Noeno

Hace pocos días, Sara Mesa comentaba en la presentación de su novela  Cara de pan  que la historia nace en parte por una experiencia extraña vivida por un amigo suyo, al que se le acercaron dos policías por el hecho casual de que había niños jugando en la zona del parque en la que estaba tranquilamente sentado. Al leerlo, me vino a la cabeza la anécdota de un amigo suizo: Me contaba que en su país los profesores de gimnasia habían optado por dejar irse al suelo a las alumnas que se caían de una espaldera o trepando la cuerda en lugar de recogerlas o intentar sostenerlas, temerosos de que fácilmente pudiesen ser acusados de agresión sexual por hacerlo En realidad,  El Menstruador  trata de esto mismo: un tipo de sexismo que nunca se saca a debate ni tiene grupos de influencia o propuestas políticas que traten de combatirlo, una criminalización preventiva del varón en según qué circunstancias de la que ya no se libran ni los niños . Más concretamente, se centra en la indefensión a