Ir al contenido principal

Seedorf o 'De escribiente a publicando'


Hace un par de semanas veíamos debutar al mismísimo Clarence Seedorf como entrenador del Deportivo de La Coruña. Era una sensación bastante extraña: un tipo que como jugador consiguió ganar la Liga de Campeones en tres clubes diferentes, debutando en la liga española con un equipo en caída libre, con una plantilla desarraigada, desmotivada y hecha a retales a base de jugadores que aspiran de muy lejos a ser magos del balón... Cedidos o descartados por otros clubes.
Es una triste vuelta a la casilla de salida dentro del mismo negocio muy poco después del retiro.  Alguien que lo ha sido todo, de repente, tiene que volver a demostrar de otra manera todo lo que se le presupone. Alguien que tuvo la oportunidad de debutar entrenando al mismo AC Milan. Alguien del que no hay duda de que conoce a fondo el fútbol de alta competición, mirado ahora con recelo. Alguien a quien no le falta dinero ni un buen representante aceptando un reto incómodo y con remotas posibilidades de éxito... Para, además, ni siquiera haber podido motivar ni organizar a sus jugadores para sacar un sólo punto en los dos partidos que lleva dirigiéndolos.
Quizás todo esto no es más que una triste alegoría de la realidad. Cuando alguien responsable y coherente consigo mismo se encuentra en el proceso creativo de una obra literaria, sin duda es la estrella de su mundo, el alfa y el omega de todo lo que ocurre. No le cabe duda de que, tras las iteraciones de escrituras, lecturas y correcciones, está creando algo de gran valor, sea por su nivel literario o por su potencial interés comercial. Y lo del valor no es algo etéreo o meramente fantasioso: familiares, amigos, conocidos e incluso profesionales o eruditos de la literatura le dirán desde la honestidad o el cariño que lo que acaba de crear vale mucho la pena... En resumen, que la obra se termina con seis copas de Europa, cinco balones de oro, siete pichichis, tres eurocopas y dos mundiales. Pero cuando el escritor se convierte en autor, el campo de juego pasa a ser la realidad. En su falsa modestia, no cree que de primeras su equipo debute en la Champions League... Pero qué menos que estar, como poco, en la lucha por entrar en Europa, ¿no? 
La realidad es un poco más rácana. Él sólo puede contemplar con las manos en los bolsillos y alguna instrucción a voz en grito qué tal se desenvuelve en el partido aquello que le ha costado tanto tiempo diseñar y pulir. Los resultados casi siempre son peores de lo esperado, porque aunque sobre lo demás, siempre falta nombre, que es lo que rebusca en el orgullo y en el honor para remontar un partido en circunstancias adversas y para intimidar y condicionar el juego del rival. Al principio los resultados no llegan, y el entrenador empieza a hacerse muchas preguntas (algunas razonables y otras no tanto): ¿Es realmente la historia interesante? ¿Está suficientemente entrenada? ¿Tiene tanto nivel literario como pensaba? ¿Le falta fluidez al juego? En resumen... ¿Realmente este equipo puede ganar?
Un libro bien trabajado termina encontrando su lugar si el entrenador persevera y, si es necesario, corrige. 
Puede que empezar perdiendo muchos partidos forme parte del aprendizaje necesario para llegar a ganar.‎

Comentarios

Entradas populares de este blog

Libros perdidos en el océano

En la última Feria del libro de Madrid me topé en una de las casetas con una autora que me sonaba de haberla visto por Twitter, y así se lo hice saber. No recordaba su nombre, pero sí que solía escribir novela romántica, aunque esta vez firmaba algo de intriga. No era una escritora popular, más bien de las que suelen autodenominarse "independientes" porque, aunque no autopublicaba, trabajaba con una editorial pequeña que funciona de una manera similar, imprimiendo en físico bajo demanda y con escasa o nula distribución en librerías, por lo que le tocaría la mayor parte del trabajo de promoción de sus obras. En un primer momento la obra que estaba vendiendo no me resultaba interesante, pero a la vuelta de mi paseo decidí comprarla, a pesar de que la promotora apenas me lanzaba en ráfagas ininteligibles la descripción de la misma, supuse entonces que hastiada de todo el día haciendo lo mismo. Cuando me volví a casa, comprobé que esta mujer también me seguía a mí antes de que …

Bendita Gurtel

No, no me he equivocado al titular esta entrada. Considero que, a nivel político, la Trama Gurtel es lo mejor que le ha pasado a este país en los últimos veinte años. ¿No se lo creen? Cuando el PSOE se desangraba sin remedio en lo peor de la crisis, a Zapatero se le ocurrió la cándida idea de levantar y azuzar las vergüenzas del PP valenciano pensando que traicionar la omertá de la corrupción transversal de las administraciones públicas tendría consecuencias electorales sólo para sus adversarios. Evidentemente me se equivocaba. Lo que él pensaba que sería un genial disparo de la última bala que le quedaba resultó en terminar muerto en su propia tumba con el revólver encasquillado: Pronto le devolvieron el golpe aireando lo que se venía haciendo con el dinero destinado a los parados andaluces. Y esto fue sólo el comienzo de una espiral de "y tú más" en todos los niveles (con preferencia de los ayuntamientos, los estamentos más hediondos) a dos trincheras. En un primer momento…

Fieras de la noche

Hace un par de semanas asistí al inicio de temporada de La Triple W, una federación de lucha libre madrileña (estilo Pressing Catch, para que nos entendamos), a la que hago un nada críptico homenaje en mi primera novela. Uno de los "combates sorpresa" de la función fue el retorno al circuito de una estrella de las federaciones barcelonesas, el inefable Hombre genéticamente perfecto, nombre con el que trata sin duda de rentabilizar las muchas horas que debe pasar en el gimnasio para obtener, todo hay que decirlo, un cuerpo muy bien cuidado y nada común en el catch semiprofesional patrio. Curiosamente, en ningún momento el maestro de ceremonias lo anunció a él o a su contrincante, a pesar de que este último creo que era prácticamente un debutante en La Triple W. Ni para anunciar el ganador. Hombre genéticamente perfecto no significa para los profanos a este espectáculo, pero si añadimos su nombre real, que es Pol Badía, seguramente empezará a sonarle a alguien más por haber si…