Ir al contenido principal

Michel Houellebecq


Me veo obligado a dedicar una entrada de La iglesia de Baler a Houllebecq. Y es que tengo que reconocer que, aunque las comparaciones resulten inconvenientes, la lectura de su obra se ha convertido para mí en una impresionante serendipia literaria.
Cualquiera que investigue mínimamente la vida del francés descubrirá que su obra tiene mucho de autobiográfica. Para empezar, su primera novela (Ampliación del campo de batalla, 1994) está protagonizada por un ingeniero informático (aquí también empiezan las coincidencias conmigo), profesión que él mismo ejercía por aquella época a pesar de ser ingeniero agrónomo de formación. Refleja mucho de sus vivencias pasadas en la que, en mi opinión, es su obra maestra: Las partículas elementales (1998). En ella, dicen las malas lenguas, reflejaría a su propia madre en la ficticia madre de Michel y Bruno, los protagonistas de su obra. Además, Michel, como él mismo, fue criado por su abuela, y su hermano Hugo, al igual que el autor, pasó largas temporadas en sanatorios psiquiátricos.
Houellebecq es un autor que utiliza casi siempre el mismo tipo de personaje protagonista: un nihilista misántropo decadente, con dejes de agnosticismo católico (como deja entrever de sí mismo en algunas ponencias públicas, en las que incluso confiesa acudir a misa), traumatizado de algún modo por su vida sexual, que es nexo para entablar relación feliz con una mujer igualmente traumatizada e incomprendida que termina de manera trágica. Gusta, además, de utilizar la primera persona en la narración (otro rasgo en común conmigo) como manera que considera más adecuada para hacer sus reflexiones y críticas sobre el mundo, de tal nivel literario, que llegan a resultar molestos a quien lo critica por utilizar pasajes implacablemente soeces en los que se recrea para caricaturizar la dedadencia de la sociedad europea.
La casualidad hizo que Sumisión fuese la primera novela que leyese, recomendada por un amigo, después de terminar mi primera creación. Y también la primera de Houellebecq. Reconozco que me sorprendió agradablemente mucho más allá del atractivo morboso del tema polémico que debía ser el hilo conductor de la obra. En la manera de narrar, los capítulos temáticos y conclusivos, y el contraste de estilos (además de lo que ya he comentado antes) me vi tan identificado, que cualquiera que lea mi primera novela con un mínimo de interés encontraría una influencia del francés en mi obra (por mucho que yo pueda jurar y perjurar que no ha sido así). Luego leí casi todo lo demás que ha escrito y los comentarios al respecto... Y comprendí antes de tiempo lo difícil que es publicar cuando tu crítica es transversal, no tiene colores, ni trincheras, ni estereotipos. Además, esto no es Francia. ¿Estaré exagerando?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Literatura después del coronavirus

Hay mucha gente tratando de imaginar cómo será el mundo después del coronavirus, y de paso, fantaseando también con cambios irreversibles de toda índole que puedan traer oportunidades , de esas que tanto gusta hablar a los redactores de manuales para vagos y pusilánimes. Cinco meses después del comienzo de la crisis, el populacho empieza ya a dividirse entre los que piensan que esto no se va a acabar nunca del todo y los que no terminan de creerse que sea algo real, al amparo algunos divulgadores oportunistas de discurso insolvente y, sobre todo, de la irresponsabilidad en la comunicación gubernamental y privada, que ha ocultado las muertes detrás de la estadística y ha tratado de presentar el confinamiento como el descojonante juego de quedarse en casa unos días haciendo verbena en los balcones, tomándonos a todos por el niño de La vida es bella .  Uno de los temas sobre los que se discute, por supuesto, es la literatura. Los profetas del aspaviento y la charla TED llevan años anuncia

Coronavirus, religión y postureo

Cada miércoles de ceniza empieza la Cuaresma con la lectura del que, sin duda, es el fragmento del Evangelio que más directamente ataca la práctica del postureo: Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario no tendréis recompensa de vuestro Padre celestial. (...) Cuando hagas limosna, no lo vayas trompeteando por la calle como hacen los hipócritas (...) tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. No por ello el fanfarroneo de la caridad es en nuestros días ajeno a algunos representantes de la Iglesia, sobre todo cuando son  estrellas  televisivas aprovechando la oportunidad mediática del contraejemplo, e intentan cargar de superioridad y razón sus chapoteos políticos explícitos en temas que no tienen que ver con la moral, esa que, junto con la ayuda al prójimo, debiera ser su única jurisdicción en sermones e iniciativas escudadas en sus votos. Quiso la casualidad que precisamente ese día, el 26 de febrero,

"La casa de Jack", de Lars von Trier

Retomo brevemente el cine por una muy buena razón, que es el estreno en España de la última película de Lars von Trier después de unos cuantos años de silencio, tan polémica como la predecesora, pero mucho más desapercibida. Podemos decir, en comparación con Nymphomaniac, que es una película continuista, usando una estructura muy similar como excusa para contar la historia, y tan pornográfica como aquella cambiando el sexo por la violencia. Este, además, es un nuevo ejemplo especialmente grave de la indigencia intelectual que inunda los mentideros de Internet, capaz de otorgar a esta producción una puntuación mediocre al lado de los últimos bodrios de Tarantino o la tan sobrevalorada saga de Matrix. En mi opinión, "La casa de Jack" no tiene una especial intención provocativa, ni tampoco que en ese sentido pivote sobre los límites de la belleza o del arte, como insinúan muchas críticas. Más bien es un magistral retrato del mal, sin tapujos, construyendo al protagonista (