Ir al contenido principal

Michel Houellebecq


Me veo obligado a dedicar una entrada de La iglesia de Baler a Houllebecq. Y es que tengo que reconocer que, aunque las comparaciones resulten inconvenientes, la lectura de su obra se ha convertido para mí en una impresionante serendipia literaria.
Cualquiera que investigue mínimamente la vida del francés descubrirá que su obra tiene mucho de autobiográfica. Para empezar, su primera novela (Ampliación del campo de batalla, 1994) está protagonizada por un ingeniero informático (aquí también empiezan las coincidencias conmigo), profesión que él mismo ejercía por aquella época a pesar de ser ingeniero agrónomo de formación. Refleja mucho de sus vivencias pasadas en la que, en mi opinión, es su obra maestra: Las partículas elementales (1998). En ella, dicen las malas lenguas, reflejaría a su propia madre en la ficticia madre de Michel y Bruno, los protagonistas de su obra. Además, Michel, como él mismo, fue criado por su abuela, y su hermano Hugo, al igual que el autor, pasó largas temporadas en sanatorios psiquiátricos.
Houellebecq es un autor que utiliza casi siempre el mismo tipo de personaje protagonista: un nihilista misántropo decadente, con dejes de agnosticismo católico (como deja entrever de sí mismo en algunas ponencias públicas, en las que incluso confiesa acudir a misa), traumatizado de algún modo por su vida sexual, que es nexo para entablar relación feliz con una mujer igualmente traumatizada e incomprendida que termina de manera trágica. Gusta, además, de utilizar la primera persona en la narración (otro rasgo en común conmigo) como manera que considera más adecuada para hacer sus reflexiones y críticas sobre el mundo, de tal nivel literario, que llegan a resultar molestos a quien lo critica por utilizar pasajes implacablemente soeces en los que se recrea para caricaturizar la dedadencia de la sociedad europea.
La casualidad hizo que Sumisión fuese la primera novela que leyese, recomendada por un amigo, después de terminar mi primera creación. Y también la primera de Houellebecq. Reconozco que me sorprendió agradablemente mucho más allá del atractivo morboso del tema polémico que debía ser el hilo conductor de la obra. En la manera de narrar, los capítulos temáticos y conclusivos, y el contraste de estilos (además de lo que ya he comentado antes) me vi tan identificado, que cualquiera que lea mi primera novela con un mínimo de interés encontraría una influencia del francés en mi obra (por mucho que yo pueda jurar y perjurar que no ha sido así). Luego leí casi todo lo demás que ha escrito y los comentarios al respecto... Y comprendí antes de tiempo lo difícil que es publicar cuando tu crítica es transversal, no tiene colores, ni trincheras, ni estereotipos. Además, esto no es Francia. ¿Estaré exagerando?

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Nosotros", de Evgeni Zamiatin

  Nosotros  es, junto con la muy mentada en este blog  Señor del mundo , la gran olvidada en cuanto a literatura distópica se refiere. A pesar de ello, ambas obras tuvieron una influencia muy directa y explícita en todo el devenir posterior del género no demasiado reconocida. La obra es una especie de mensaje que deja el protagonista a los seres humanos del pasado para explicarles el modo de vida de su sociedad  ideal , pero en la que se ve obligado a ir reflejando situaciones inesperadas que van concurriendo en la historia. Como constructor de un artefacto diseñado para visitar otros planetas del Sistema Solar, considera que tiene un papel trascendente en la difusión de un modo de vida calculado, controlado y cronometrado en el que los seres humanos son simples piezas de una gran maquinaria; y este concepto se lleva al extremo de que los nombres se sustituyen por meros códigos o  números . Está escrita de de una manera heterodoxa y poco corriente, a partir de anotaciones periód

Solsticio de invierno

Recuerdo una tarde de invierno hace años, escribiendo en una cafetería que solía frecuentar por entonces, cómo me sorprendió una conversación absurda en la mesa de al lado. Había dos cuarentones incómodos que pretendían resultar interesantes y juvenilmente viriles a una mujer, que sin duda les había hecho caer en la trampa de hacerlos coincidir para protegerse de una cita íntima. Ella venía, además, escoltada por un niño de unos ocho años. El caso es que no pude evitar escuchar a la deseada explicar cómo había celebrado con su hijo "el fin de año y el solsticio de invierno". Como el sitio me gustaba, tuve que aguantarme la risa. Solsticio de invierno. Es el eufemismo más ridículo que he oído para evitar decir Navidad, a riesgo de que te confundan con alguien que tenga que ver remotamente con el cristianismo. Pensé luego que quizás aquella madre podría ser animista o una pobre diabla "espiritual, no religiosa" que practicase la wicca, pero ese año no tocaban ni

Nuevo artículo en la revista Rincón Bravío: "Ser un poco más egoísta"

  Ser un poco más egoístas - Rincón Bravío - Iván Cantero (rinconbravio.com)