Ir al contenido principal

Michel Houellebecq


Me veo obligado a dedicar una entrada de La iglesia de Baler a Houllebecq. Y es que tengo que reconocer que, aunque las comparaciones resulten inconvenientes, la lectura de su obra se ha convertido para mí en una impresionante serendipia literaria.
Cualquiera que investigue mínimamente la vida del francés descubrirá que su obra tiene mucho de autobiográfica. Para empezar, su primera novela (Ampliación del campo de batalla, 1994) está protagonizada por un ingeniero informático (aquí también empiezan las coincidencias conmigo), profesión que él mismo ejercía por aquella época a pesar de ser ingeniero agrónomo de formación. Refleja mucho de sus vivencias pasadas en la que, en mi opinión, es su obra maestra: Las partículas elementales (1998). En ella, dicen las malas lenguas, reflejaría a su propia madre en la ficticia madre de Michel y Bruno, los protagonistas de su obra. Además, Michel, como él mismo, fue criado por su abuela, y su hermano Hugo, al igual que el autor, pasó largas temporadas en sanatorios psiquiátricos.
Houellebecq es un autor que utiliza casi siempre el mismo tipo de personaje protagonista: un nihilista misántropo decadente, con dejes de agnosticismo católico (como deja entrever de sí mismo en algunas ponencias públicas, en las que incluso confiesa acudir a misa), traumatizado de algún modo por su vida sexual, que es nexo para entablar relación feliz con una mujer igualmente traumatizada e incomprendida que termina de manera trágica. Gusta, además, de utilizar la primera persona en la narración (otro rasgo en común conmigo) como manera que considera más adecuada para hacer sus reflexiones y críticas sobre el mundo, de tal nivel literario, que llegan a resultar molestos a quien lo critica por utilizar pasajes implacablemente soeces en los que se recrea para caricaturizar la dedadencia de la sociedad europea.
La casualidad hizo que Sumisión fuese la primera novela que leyese, recomendada por un amigo, después de terminar mi primera creación. Y también la primera de Houellebecq. Reconozco que me sorprendió agradablemente mucho más allá del atractivo morboso del tema polémico que debía ser el hilo conductor de la obra. En la manera de narrar, los capítulos temáticos y conclusivos, y el contraste de estilos (además de lo que ya he comentado antes) me vi tan identificado, que cualquiera que lea mi primera novela con un mínimo de interés encontraría una influencia del francés en mi obra (por mucho que yo pueda jurar y perjurar que no ha sido así). Luego leí casi todo lo demás que ha escrito y los comentarios al respecto... Y comprendí antes de tiempo lo difícil que es publicar cuando tu crítica es transversal, no tiene colores, ni trincheras, ni estereotipos. Además, esto no es Francia. ¿Estaré exagerando?

Comentarios

Entradas populares de este blog

La culpa

Parece que después del comentario sobre Pororoca , me toca de nuevo hablar sobre la culpa. El otro día leía en un periódico que Angela Merkel daba por fracasada la política migratoria de la UE, porque consideraba que solo Alemania se mostraba flexible para acoger a algunos de los inmigrantes que se hacinan en las islas griegas más próximas a África. Hacía, a este respecto y no sin cierta razón, una referencia más o menos velada a las cuestiones religiosas, como corresponde a un partido democristiano como el CDU. Sin embargo, me resultaba sorprendente la perspectiva caritativa, disparada sin duda por la culpabilidad interna, algo típicamente católico: aunque su mentor Kohl sí lo era, Merkel es luterana. Debemos recordar que, en general, los protestantes ven a Dios como una especie de titiritero que no solo permite sino que origina todo lo que ocurre en el mundo, de modo que conciben la pobreza como una maldición y la riqueza como todo lo contrario, ambas de alguna manera merecidas a oj

Nuevo artículo en la revista Rincón Bravío: "Eurovisión: no, no todo es política"

Hace cien años, Joris Karl Huysmans escribía en su novela   A Contrapelo  lo siguiente: "Al mismo se dio cuenta de que los librepensadores, los doctrinarios de la burguesía, esa gente que exigía todo tipo de libertades para poder aplastar las opiniones de los demás, no eran más que unos ávidos y desvergonzados puritanos, cuyo nivel de educación le parecía inferior al de cualquier zapatero." Esta bravuconada no necesita más actualización que la de los términos contextuales e ilustra a la perfección la realidad reciente, mucho más allá de los divertidos devenires del pasado fin de semana. Como el cáncer de politizarlo todo ha metastatizado sus repugnantes raíces por todas partes, debemos desgranar el asunto poco a poco para no empacharnos... Sigue leyendo

"Last blood" o el funeral del justiciero

No suelo hacer entradas en el blog sobre películas de este tipo. Last blood es muy, muy floja, sin mucho que salvar, emborronada sobre todo por esa puñetera manía que tiene Stallone de intentar hacer, siempre que tiene la oportunidad , lo que no ha aprendido en casi cincuenta años de carrera: interpretar. Al igual que Schwarzenegger, solo es capaz de actuaciones convicentes cuando habla poco y hace su único personaje. Para colmo, podemos decir que durante demasiados minutos no vemos a Rambo, sino a un tipo que se llama como él, al que se le ha olvidado todo su oficio, toda su capacidad táctica; y no se distingue demasiado en sus quehaceres y recursos de un preparacionista novato de la América profunda. Con el párrafo anterior tendríamos suficiente (o incluso demasiado) para hablar de esta producción, y podríamos dejarlo ahí porque no da para mucho más, señalando la curiosidad de que la mitad del reparto son españoles haciendo el papel de mejicanos. Pero Last blood es mucho más