Ir al contenido principal

Crítica: La llamada


De esta película, que viene de un musical estrenado hace cuatro años, me esperaba poco más que una comedia española al uso, sin grandes pretensiones. Bien es cierto que no tenía referencias más allá del trailer, incluso pensaba que se trataba de la adaptación de algo venido de Broadway.  Nuevamente me equivocaba (y por desgracia no es algo que me ocurra a menudo de un tiempo a esta parte en el cine), aunque el resultado final de la obra no sea realmente satisfactorio.
La historia en sí misma es sencilla y, todo hay que decirlo, previsible desde muy pronto: María es una adolescente en un campamento de verano coordinado por monjas, cuya vida se presenta como disipada hasta la fecha junto a su amiga del alma Susana, con la que tiene un dúo de reggetón por el que un productor musical muestra interés. Una noche, Dios empieza a despertar su vocación cantándole canciones de Whitney Houston. María quiere responder a la llamada, pero no sabe cómo hacerlo, así que pide ayuda a las religiosas del campamento y a su amiga. La madre Bernarda la cree e intenta ayudarla a su modo. La hermana Milagros, monja joven, no se toma en serio "la señal" en intenta convencerla de que no renuncie a su futuro musical como hizo ella en su día, por la vocación monacal. Como cabe esperar, Dios espera que María se exprese a su manera (no a través de ritualismos formales) y Milagros esconde una crisis vocacional.
Vamos por partes. La historia, así contada, resulta interesante y no habría nada que añadir a respecto. Además, transcurre de manera muy efectiva y fluida.  Las interpretaciones de las protagonistas son bastante destacables y los diálogos son frescos, dinámicos y naturales. Resulta realmente sorprendente encontrar algo similar en una comedia española de este tipo.
Conforme avanzaba la película, me parecía más extraño que en una creación española hoy en día se trate el tema de la religión (no digamos ya las vocaciones), además tratando de adaptar el mensaje a los tiempos actuales, de tan poco acostumbrada que está la industria cinematográfica nacional a respetar ideas o cuestiones que estén fuera de sus líneas predominantes. Mi alma quería reconciliarse con la producción patria pensando que puede volver a ser librepensadora. Pero en el fondo sospechaba que algo no olía bien. Había indicios extraños: actrices más macizas que la media en el cine español (y que, además, se visten para ir de fiesta con una sensualidad y una sofisticación impensables para una adolescente), tangas y pantaloncitos muy cortos que sólo relacionaríamos con un campamento religioso en una película porno... Y no me equivocaba: el modo almodovariano en el que Milagros renuncia a sus votos tendría gracia para otro tipo de película, pero en esta resulta ridículo y un claro gesto a intentar neutralizar el contenido para no parecer "demasiado católica". O quizás esconda algo peor, que es el desconocimiento de los guionistas y directores del catolicismo o de la religión en general como para hacer una historia sobre el tema. Tal y como se presenta en ese punto de la obra, la vocación sería algo compltamente equivalente a una relación sentimental y la religión sería una aficción personal, como pudiera ser coleccionar canicas. De hecho, las apariciones de Dios (al que todos reconocen como tal) se tratan como fenómenos paranormales que no afectan a la idiosincrasia de los personajes, como si de un avistamiento de ovnis se tratase, lo que resulta absurdo hasta para una comedia.
A favor de la tesis del desconocimiento y la incultura está este último punto, que es la visión común contemporánea desde fuera de las nuevas generaciones debido al nivel cultural menguante: creer en un dios es una cuestión de fé... Pero de existir, sería un orquestador universal, no solo para los que en un momento dado creen en él, que es lo que se da a entender en la película. Además, están los nombres de las protagonistas, que podríamos calificar casi de infantiles: María (sobran los comentarios sobre lo poco que se lo han pensado), Bernarda (probablemente en un torpe intento de evocar a la matriarca de la famosa obra de Lorca) y Milagros... Bueno, porque se dan muchos en la peli, ¿no?
Con respecto a la música (al fin y al cabo, es un elemento importante en La Llamada), las canciones que tuvieron que componer para la ocasión (es decir, aquellas que no son de Whitney Houston) son bastante flojas. Por otro lado, el intentar plantear el electrolatino o reguetón (aunque no es lo mismo, en la historia se muestra como algo equivalente) como el libertinaje y la disipación supremas, relacionándolo puramente con el sexo, y como contrapunto extremo con el cristianismo es, evidentemente, un disparate. Sobre esto mismo los guionistas caen en su propia trampa: al comienzo de la película, las adolescentes van a un concierto de este estilo musical que, precisamente, nada tenía que ver en sus canciones con la sensualidad grotesca. Lo de la banda sonora es otra gran metedura de pata, eligiendo una canción de Pereza que sólo tiene en común con la película el título. No fue compuesta para la ocasión, ni creo que pensaran al escribirla en el Cantar de los cantares para hacer una alegoría mística a través de la historia tórrida que narra.
Por si esto fuera poco, La Llamada termina con un baile cutre, mal coreografiado, que no viene a cuento y que resulta patético incluso a unos ojos neutros o adversos a cualquier creencia religiosa. No es más que el triste colofón a un despropósito que, con un poco más de trabajo intelectual en el guión y un par de brochazos de pintura, podría haber sido una película muy interesante.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Literatura después del coronavirus

Hay mucha gente tratando de imaginar cómo será el mundo después del coronavirus, y de paso, fantaseando también con cambios irreversibles de toda índole que puedan traer oportunidades, de esas que tanto gusta hablar a los redactores de manuales para vagos y pusilánimes. Cinco meses después del comienzo de la crisis, el populacho empieza ya a dividirse entre los que piensan que esto no se va a acabar nunca del todo y los que no terminan de creerse que sea algo real, al amparo algunos divulgadores oportunistas de discurso insolvente y, sobre todo, de la irresponsabilidad en la comunicación gubernamental y privada, que ha ocultado las muertes detrás de la estadística y ha tratado de presentar el confinamiento como el descojonante juego de quedarse en casa unos días haciendo verbena en los balcones, tomándonos a todos por el niño de La vida es bella.  Uno de los temas sobre los que se discute, por supuesto, es la literatura. Los profetas del aspaviento y la charla TED llevan años anunciand…

Coronavirus, religión y postureo

Cada miércoles de ceniza empieza la Cuaresma con la lectura del que, sin duda, es el fragmento del Evangelio que más directamente ataca la práctica del postureo:
Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario no tendréis recompensa de vuestro Padre celestial. (...) Cuando hagas limosna, no lo vayas trompeteando por la calle como hacen los hipócritas (...) tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.
No por ello el fanfarroneo de la caridad es en nuestros días ajeno a algunos representantes de la Iglesia, sobre todo cuando son estrellas televisivas aprovechando la oportunidad mediática del contraejemplo, e intentan cargar de superioridad y razón sus chapoteos políticos explícitos en temas que no tienen que ver con la moral, esa que, junto con la ayuda al prójimo, debiera ser su única jurisdicción en sermones e iniciativas escudadas en sus votos. Quiso la casualidad que precisamente ese día, el 26 de febrero, se registrase d…

Tabarnia

Hace unos años, en lo más duro de la crisis económica, grupos de extrema derecha (o como quiera llamársele) decidieron ocupar en el barrio madrileño de Tetuán  un edificio con la excusa de establecer en él un lugar para cobijar a españoles desfavorecidos, sin hacer demasiado ruido. Creo que todo empezó como una especie de mofa hacia los okupas "clásicos", pues nunca estos grupos habían hecho algo semejante. Al poco tiempo, los del otro extremo del árbol ideológico empezaron a incendiar las calles y las redes sociales con mensajes,  carteles y panfletos de rechazo al llamado "Hogar Social Madrid", porque se había apropiado de su discurso y, además, había conseguido venderlo ante mucha gente como una acción positiva, frente al halo de caradurismo y rebeldía que el tipo de ocupación de sus acólitos emanaba desde siempre ante la sociedad. Más cerca en el tiempo todavía, ‎media España se indignaba con la subida al poder de Donald Trump, no tanto por cuestiones ideológic…