Ir al contenido principal

Eutanasia


El tema de moda. Había que hablar de él por pereza que me produzca. Y es que no puedo más que reirme cuando leo la expresión "el debate de la eutanasia".
Creo que las leyes y reglamentos en general pueden clasificarse en tres categorías básicas: los corrientes (de presunto interés general), los ideológicos y los morales. De ellos, los únicos en los que tiene un verdadero sentido el debate son los primeros, dado que cualquier facción política o ciudadano en conciencia está de acuerdo en el qué y podría plantearse el acordar el cómo (aunque en realidad casi nunca se hace). Las leyes ideológicas son aquellas que entraron en su edad dorada con el entronamiento de Zapatero y se asentaron con Sánchez, en forma de gaseosas y trilerismos o regulación de pamplinas, aspavientos con que rellenar periódicos y noticieros a falta de mejores iniciativas; todo para camuflar la inacción o insolvencia en épocas de gobiernos endebles que necesitan estar en continua campaña electoral... O dicho de otro modo, garrapatismo de supervivencia. Chucherías cortoplacistas para simular satisfacer a un electorado conformista o simplemente para hacer ruido.
Los reglamentos morales son, en cambio, mucho más comunes, universales y atemporales. Trantan de regular de algún modo una dimensión de la vida en la que no hay acuerdo acerca del beneficio social que pueda aportar. En realidad son pocas y casi siempre las mismas: legalización de estupefacientes o prostitución, aborto y eutanasia. En los últimos años se ha unido también la subcontratación de la maternidad y a nivel local español, la prohibición de la tauromaquia. Sobra decir que resulta una idiotez establecer un debate o intentar buscar un consenso sobre cualquiera de estas cuestiones (salvo para fingir respetar las opiniones de todos los ciudadanos, claro), porque en la moralidad y valores personales no hay medias tintas‎. O mejor dicho, el núcleo del problema no es la ley en sí, sino el hecho previo relacionado en cuestión: quien considere que la tauromaquia es una tortura animal pública y gratuita, seguirá pensando lo mismo aunque se maticen las normas del toreo o se restrinjan las corridas a escenarios concretos. Antes bien, exige su prohibición. Lo mismo ocurre con el aborto, que a nadie que lo rechace le va a parecer aceptable estableciendo plazos límite o supuestos legales. El resultado, por tanto, es que los criterios de unos se imponen a los de otros en función de cómo fluctúen las mayorías o la inacción de los gobiernos sucesivos, sin más. La única discusión posible es la del uso de argumentos falsos o falaces en el presunto debate público, algo muy común y que, por lo demás, no sirve para convencer a nadie.
La eutanasia siempre se ha intentado enfocar como un acto voluntario que realiza un adulto en unas circunstancias determinadas. Algo sobre lo que, supuestamente, no debería haber discusión. Pero debería haber al menos un poco de honestidad a la hora de evaluar hasta qué punto va a existir en general un deseo claro: A diferencia de lo que ocurre en el aborto, donde está penada tanto la inducción a realizarlo como el hacerlo sin el consentimiento explícito y consciente de la madre, en realidad la mayoría de los casos en los que probablemente se aplique no habrá ni voluntad explícita del enfermo ni conciencia plena a la hora de ejecutar una eutanasia. Solo los tetrapléjicos y convalecientes de algunas enfermedades degenerativas como el ELA podrían solicitarla de manera consciente y sin que exista necesariamente un dolor físico insoportable que pudiera condicionar su decisión. En resto de los que requiriesen este tipo de muerte en un estado de consciencia no estarían en una situación muy diferente a aquella en la que un torturado confiesa lo que haga falta, con tal de que su verdugo le dé un tiro de gracia. Si esto convege (sin presunta relación aparente), con restricciones en el uso de tratamientos paliativos, compasivos o calmantes, se estaría forzando de manera indirecta a muchas personas a pedir muerte por eutanasia... Que en otras circunstancias no se lo hubiesen planteado.
El mayor problema ético viene cuando el paciente pierde la conciencia y la eutanasia puede ser decisión de familiares (supuesto contemplado en la ley), donde será imposible de contrastar hasta qué punto hubo un deseo verbal del convaleciente de morir así o es el marido harto de tener que cuidar de su mujer en estado vegetativo (y no poder irse con su querindanga), o la nieta que no entiende por qué mantienen vivo a su abuelo demenciado cuando podría estar ya disfrutando de su herencia. Es fácil adivinar que este será el caso de uso más frecuente. Y puede resultar incluso siniestramente tentador a la hora de enfocar la organización, los costes o la investigación sanitaria: más órganos a donar disponibles si se persuade a familiares a eutanasiar a las primeras de cambio y poco aliciente para indagar en tratamientos para pacientes de extrema gravedad. En este sentido, resultan incómodos (y poco divulgados) los avances recientes acerca de la posibilidad de recuperación cerebral horas después de la muerte, que cuestionan fases que hasta ahora se consideraban irreversibles desde un punto de vista neurológico.
Lo que cabe preguntarse en este punto es cuánto hay de muerte digna y cuanto de terminar de convertir la vida humana en un proceso industrial (en otras fases ya a menudo lo es), tal y como concebía el Mundo feliz Aldous Huxley.‎

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Last blood" o el funeral del justiciero

No suelo hacer entradas en el blog sobre películas de este tipo. Last blood es muy, muy floja, sin mucho que salvar, emborronada sobre todo por esa puñetera manía que tiene Stallone de intentar hacer, siempre que tiene la oportunidad , lo que no ha aprendido en casi cincuenta años de carrera: interpretar. Al igual que Schwarzenegger, solo es capaz de actuaciones convicentes cuando habla poco y hace su único personaje. Para colmo, podemos decir que durante demasiados minutos no vemos a Rambo, sino a un tipo que se llama como él, al que se le ha olvidado todo su oficio, toda su capacidad táctica; y no se distingue demasiado en sus quehaceres y recursos de un preparacionista novato de la América profunda. Con el párrafo anterior tendríamos suficiente (o incluso demasiado) para hablar de esta producción, y podríamos dejarlo ahí porque no da para mucho más, señalando la curiosidad de que la mitad del reparto son españoles haciendo el papel de mejicanos. Pero Last blood es mucho más

Necesitamos otro Torrente

Hace poco recordaba con preocupación la anécdota de Santiago Segura en Masterchef, que decidía renombrar el plato que tenía que preparar (un brazo de gitano)  para evitar ofender a nadie , a pesar de que el colectivo caló no destaca por su ofendidismo. Y lo cierto es que llevamos seis años huérfanos de José Luis Torrente. Digan lo que digan, me sigue pareciendo un personaje interesantísimo, a pesar de nunca haber sido reivindicado en público más que como un espantajo con el que ganar dinero y hacer reír. Como entidad cultural, sin duda marcada por la encomienda histórica de haber sido el bastión del catolicismo y la contrarreforma, España tiene infinidad de defectos y tres grandes virtudes que las compensan ampliamente: la solidaridad, la humildad y la honestidad. Esta última nos la conceden como propia hasta en latitudes afines y hermanadas como América Latina, de tan profuso que es nuestro idioma en expresiones para deplorar lo artificioso, lo irreal y lo poco auténtico. Por esa razó

"El Menstruador", de Lázara Blázquez Noeno

Hace pocos días, Sara Mesa comentaba en la presentación de su novela  Cara de pan  que la historia nace en parte por una experiencia extraña vivida por un amigo suyo, al que se le acercaron dos policías por el hecho casual de que había niños jugando en la zona del parque en la que estaba tranquilamente sentado. Al leerlo, me vino a la cabeza la anécdota de un amigo suizo: Me contaba que en su país los profesores de gimnasia habían optado por dejar irse al suelo a las alumnas que se caían de una espaldera o trepando la cuerda en lugar de recogerlas o intentar sostenerlas, temerosos de que fácilmente pudiesen ser acusados de agresión sexual por hacerlo En realidad,  El Menstruador  trata de esto mismo: un tipo de sexismo que nunca se saca a debate ni tiene grupos de influencia o propuestas políticas que traten de combatirlo, una criminalización preventiva del varón en según qué circunstancias de la que ya no se libran ni los niños . Más concretamente, se centra en la indefensión a