Ir al contenido principal

Orgullo


Hay mucha gente crítica con el formato que suelen tener las fiestas del orgullo gay (ahora puede que sean del orgullo LGBTIQCA, pero por simplicidad y razones históricas me referiré a ellas así), incluso muchos homosexuales o individuos de identidades diversas, por considerarlo una especie de exhibición estridente innecesaria con la que no se identifican. Yo, sin embargo, defiendo que es la forma adecuada de hacerlo, entendiendo que lo que pueda resultar socialmente más exótico o chocante es precisamente necesita una visibilidad mayor y más especial en un festejo reivindicativo: prejuicios aparte, no olvidemos que la gran mayoría de los individuos que componen estos colectivos no se diferencian del común del populacho en sus usos comunes más que en lo afectivo y sexual. Ni todos viven en Chueca, ni son ricos, ni amanerados o machunas en tendencia, ni necesariamente van con atuendos andróginos o se travisten en sus ratos libres, ni pertenecen a ninguna taxonomía tipo musculoca, osito camionera. Son precisamente los que ocho horas al día se tienen que disfrazar con un atuendo socialmente neutro los que más difícil lo tienen para ser asimilados dentro del paisaje humano. Los demás tendrán, seguro, menos o quizás diferentes reivindicaciones.
Vaya por delante también que la subcultura gay me parece de las más interesantes que existen en la actualidad, porque constituye la última línea defensiva de la incorrección política: ¿Se imaginan los lectores a un monologuista hombre, blanco y heterosexual haciendo los chistes y sátiras usuales en las drag queen sin que le caigan media docena de denuncias? Yo tampoco, pero creo que el momento en el que las drag dejen de conservar este privilegio está más cerca de lo que parece y va más o menos entre el sexto y el séptimo sello del Apocalipsis. Acuérdense de lo que les digo.
Como colofón, hay que entender también la tendencia hacia el exhibicionismo que tenemos los envenenados con vocaciones artísticas, sobre todo los hombres. Todo ello, junto a los calores propios de estos días, no podría sino llevarnos a que un festejo de este tipo pueda convertir en una especie de carnaval veraniego (que los wiccanos no tardarán en buscar una holologación pedorra a alguna fiesta local supuestamente primitiva) o más bien en un expontáneo cabaret... El cabaret, ese género imprescindible que incluso dentro del franquismo fue refugio de lo que por entonces se llamaban transformistas, capaz de custodiar casi en exclusiva la sátira altisonante durante décadas y hoy se ve amenazado, como podría serlo en otras épocas que damos por fenecidas, por su excesiva aficción al destape. Hace un par de años estuvo de moda, al punto de que cualquier espectáculo en el que hubiese hombres travestidos o mujeres con cancán llevaba esa etiqueta en su promoción, pero hoy es casi imposible encontrar verdaderos espectáculos de ese tipo en Madrid. Yo, personalmente, lo echo mucho de menos.
Podríamos decir, entonces, que el formato actual de celebración del orgullo gay es una especie de gran cabaret público y callejero... Con todo lo que ello implica. No por ser un amante y defensor de este tipo de espectáculo creo que pueda representarse a cualquier hora ni en cualquier sitio. Y al mismo tiempo, esta fiesta no sería lo mismo sin su cabaret. Todo podría arreglarse fácilmente con una cucharada de responsabilidad, ¿no?
En este sentido yo añoro las ediciones en las que la fiesta se celebraba, desfile aparte, sólo dentro del propio barrio de Chueca, esencial y salvaje, donde todos vivíamos y veíamos todo, en un vodevil sin público ni escenario, sin propios ni ajenos. Ahora, diluido por medio centro de Madrid, no se distingue de una gran verbena para atraer curiosos y turistas. Un negocio en el que el colectivo homenajeado es el producto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Roles e Informática

En la extrema unción del siglo XX empezaba yo a estudiar Ingeniería Informática en la bien bautizada por Pablo Picasso como "Ciudad de viento". Era una época peculiar, donde la nota de corte no era especialmente alta y, como ahora, se prometía que el futuro de la industria estaría en la inteligencia artificial (aunque por entonces el "machine learning" se llamaba "redes de neuronas artificiales"). Todo era propicio para que muchos de los que ingresaban en esa facultad lo hiciesen por pura vocación frente a otros estudios entonces más prestigiosos, como Ingeniería en Telecomunicaciones o Ingeniería Industrial, lo que hacía que el ambiente fuese especialmente friki: podían verse frecuentemente grupos jugando a cartas de Magic o a juegos de rol en la cafetería y en algunos vestíbulos. Además, había un consolidado grupo de usuarios de Linux (que espero siga existiendo) en un tiempo en el que instalar ese sistema operativo en un PC todavía era casi un acto

La Superliga o el fracaso del fútbol post subprime

Yo soy uno de esos millones de aficionados al fútbol que empezaron a perderle interés precisamente en lo peor de la llamada crisis de las subprime . Por aquel entonces, la época de Mourinho contra Guardiola en lo alto de la clasificación, solo Real Madrid y Barcelona tuvieron pulmón para aguantar el hundimiento económico que ahogó al resto de los clubes (también en el resto de Europa), dejándolos a una distancia abismal y transformando La Liga, una competición hasta entonces disputada y divertida, en un duopolio grotesco y sin gran interés, en la que los grandes solo perdían o empataban cuando jugaban entre ellos y sacaban más de treinta puntos de ventaja al tercer clasificado. Algo homologable a ligas como la escocesa, la portuguesa o la holandesa, con todos mis respetos hacia ellas, pero impropio de la nuestra. Pero casi nadie, ni siquiera en la prensa especializada, se atrevía entonces o se atreve hoy a decir que el rey está desnudo, y que lo único interesante que queda en el mundo

La culpa

Parece que después del comentario sobre Pororoca , me toca de nuevo hablar sobre la culpa. El otro día leía en un periódico que Angela Merkel daba por fracasada la política migratoria de la UE, porque consideraba que solo Alemania se mostraba flexible para acoger a algunos de los inmigrantes que se hacinan en las islas griegas más próximas a África. Hacía, a este respecto y no sin cierta razón, una referencia más o menos velada a las cuestiones religiosas, como corresponde a un partido democristiano como el CDU. Sin embargo, me resultaba sorprendente la perspectiva caritativa, disparada sin duda por la culpabilidad interna, algo típicamente católico: aunque su mentor Kohl sí lo era, Merkel es luterana. Debemos recordar que, en general, los protestantes ven a Dios como una especie de titiritero que no solo permite sino que origina todo lo que ocurre en el mundo, de modo que conciben la pobreza como una maldición y la riqueza como todo lo contrario, ambas de alguna manera merecidas a oj