Ir al contenido principal

Orgullo


Hay mucha gente crítica con el formato que suelen tener las fiestas del orgullo gay (ahora puede que sean del orgullo LGBTIQCA, pero por simplicidad y razones históricas me referiré a ellas así), incluso muchos homosexuales o individuos de identidades diversas, por considerarlo una especie de exhibición estridente innecesaria con la que no se identifican. Yo, sin embargo, defiendo que es la forma adecuada de hacerlo, entendiendo que lo que pueda resultar socialmente más exótico o chocante es precisamente necesita una visibilidad mayor y más especial en un festejo reivindicativo: prejuicios aparte, no olvidemos que la gran mayoría de los individuos que componen estos colectivos no se diferencian del común del populacho en sus usos comunes más que en lo afectivo y sexual. Ni todos viven en Chueca, ni son ricos, ni amanerados o machunas en tendencia, ni necesariamente van con atuendos andróginos o se travisten en sus ratos libres, ni pertenecen a ninguna taxonomía tipo musculoca, osito camionera. Son precisamente los que ocho horas al día se tienen que disfrazar con un atuendo socialmente neutro los que más difícil lo tienen para ser asimilados dentro del paisaje humano. Los demás tendrán, seguro, menos o quizás diferentes reivindicaciones.
Vaya por delante también que la subcultura gay me parece de las más interesantes que existen en la actualidad, porque constituye la última línea defensiva de la incorrección política: ¿Se imaginan los lectores a un monologuista hombre, blanco y heterosexual haciendo los chistes y sátiras usuales en las drag queen sin que le caigan media docena de denuncias? Yo tampoco, pero creo que el momento en el que las drag dejen de conservar este privilegio está más cerca de lo que parece y va más o menos entre el sexto y el séptimo sello del Apocalipsis. Acuérdense de lo que les digo.
Como colofón, hay que entender también la tendencia hacia el exhibicionismo que tenemos los envenenados con vocaciones artísticas, sobre todo los hombres. Todo ello, junto a los calores propios de estos días, no podría sino llevarnos a que un festejo de este tipo pueda convertir en una especie de carnaval veraniego (que los wiccanos no tardarán en buscar una holologación pedorra a alguna fiesta local supuestamente primitiva) o más bien en un expontáneo cabaret... El cabaret, ese género imprescindible que incluso dentro del franquismo fue refugio de lo que por entonces se llamaban transformistas, capaz de custodiar casi en exclusiva la sátira altisonante durante décadas y hoy se ve amenazado, como podría serlo en otras épocas que damos por fenecidas, por su excesiva aficción al destape. Hace un par de años estuvo de moda, al punto de que cualquier espectáculo en el que hubiese hombres travestidos o mujeres con cancán llevaba esa etiqueta en su promoción, pero hoy es casi imposible encontrar verdaderos espectáculos de ese tipo en Madrid. Yo, personalmente, lo echo mucho de menos.
Podríamos decir, entonces, que el formato actual de celebración del orgullo gay es una especie de gran cabaret público y callejero... Con todo lo que ello implica. No por ser un amante y defensor de este tipo de espectáculo creo que pueda representarse a cualquier hora ni en cualquier sitio. Y al mismo tiempo, esta fiesta no sería lo mismo sin su cabaret. Todo podría arreglarse fácilmente con una cucharada de responsabilidad, ¿no?
En este sentido yo añoro las ediciones en las que la fiesta se celebraba, desfile aparte, sólo dentro del propio barrio de Chueca, esencial y salvaje, donde todos vivíamos y veíamos todo, en un vodevil sin público ni escenario, sin propios ni ajenos. Ahora, diluido por medio centro de Madrid, no se distingue de una gran verbena para atraer curiosos y turistas. Un negocio en el que el colectivo homenajeado es el producto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Libros perdidos en el océano

En la última Feria del libro de Madrid me topé en una de las casetas con una autora que me sonaba de haberla visto por Twitter, y así se lo hice saber. No recordaba su nombre, pero sí que solía escribir novela romántica, aunque esta vez firmaba algo de intriga. No era una escritora popular, más bien de las que suelen autodenominarse "independientes" porque, aunque no autopublicaba, trabajaba con una editorial pequeña que funciona de una manera similar, imprimiendo en físico bajo demanda y con escasa o nula distribución en librerías, por lo que le tocaría la mayor parte del trabajo de promoción de sus obras. En un primer momento la obra que estaba vendiendo no me resultaba interesante, pero a la vuelta de mi paseo decidí comprarla, a pesar de que la promotora apenas me lanzaba en ráfagas ininteligibles la descripción de la misma, supuse entonces que hastiada de todo el día haciendo lo mismo. Cuando me volví a casa, comprobé que esta mujer también me seguía a mí antes de que …

Tabarnia

Hace unos años, en lo más duro de la crisis económica, grupos de extrema derecha (o como quiera llamársele) decidieron ocupar en el barrio madrileño de Tetuán  un edificio con la excusa de establecer en él un lugar para cobijar a españoles desfavorecidos, sin hacer demasiado ruido. Creo que todo empezó como una especie de mofa hacia los okupas "clásicos", pues nunca estos grupos habían hecho algo semejante. Al poco tiempo, los del otro extremo del árbol ideológico empezaron a incendiar las calles y las redes sociales con mensajes,  carteles y panfletos de rechazo al llamado "Hogar Social Madrid", porque se había apropiado de su discurso y, además, había conseguido venderlo ante mucha gente como una acción positiva, frente al halo de caradurismo y rebeldía que el tipo de ocupación de sus acólitos emanaba desde siempre ante la sociedad.
Más cerca en el tiempo todavía, ‎media España se indignaba con la subida al poder de Donald Trump, no tanto por cuestiones ideológi…

Bendita Gurtel

No, no me he equivocado al titular esta entrada. Considero que, a nivel político, la Trama Gurtel es lo mejor que le ha pasado a este país en los últimos veinte años. ¿No se lo creen? Cuando el PSOE se desangraba sin remedio en lo peor de la crisis, a Zapatero se le ocurrió la cándida idea de levantar y azuzar las vergüenzas del PP valenciano pensando que traicionar la omertá de la corrupción transversal de las administraciones públicas tendría consecuencias electorales sólo para sus adversarios. Evidentemente me se equivocaba. Lo que él pensaba que sería un genial disparo de la última bala que le quedaba resultó en terminar muerto en su propia tumba con el revólver encasquillado: Pronto le devolvieron el golpe aireando lo que se venía haciendo con el dinero destinado a los parados andaluces. Y esto fue sólo el comienzo de una espiral de "y tú más" en todos los niveles (con preferencia de los ayuntamientos, los estamentos más hediondos) a dos trincheras. En un primer momento…