Ir al contenido principal

Orgullo


Hay mucha gente crítica con el formato que suelen tener las fiestas del orgullo gay (ahora puede que sean del orgullo LGBTIQCA, pero por simplicidad y razones históricas me referiré a ellas así), incluso muchos homosexuales o individuos de identidades diversas, por considerarlo una especie de exhibición estridente innecesaria con la que no se identifican. Yo, sin embargo, defiendo que es la forma adecuada de hacerlo, entendiendo que lo que pueda resultar socialmente más exótico o chocante es precisamente necesita una visibilidad mayor y más especial en un festejo reivindicativo: prejuicios aparte, no olvidemos que la gran mayoría de los individuos que componen estos colectivos no se diferencian del común del populacho en sus usos comunes más que en lo afectivo y sexual. Ni todos viven en Chueca, ni son ricos, ni amanerados o machunas en tendencia, ni necesariamente van con atuendos andróginos o se travisten en sus ratos libres, ni pertenecen a ninguna taxonomía tipo musculoca, osito camionera. Son precisamente los que ocho horas al día se tienen que disfrazar con un atuendo socialmente neutro los que más difícil lo tienen para ser asimilados dentro del paisaje humano. Los demás tendrán, seguro, menos o quizás diferentes reivindicaciones.
Vaya por delante también que la subcultura gay me parece de las más interesantes que existen en la actualidad, porque constituye la última línea defensiva de la incorrección política: ¿Se imaginan los lectores a un monologuista hombre, blanco y heterosexual haciendo los chistes y sátiras usuales en las drag queen sin que le caigan media docena de denuncias? Yo tampoco, pero creo que el momento en el que las drag dejen de conservar este privilegio está más cerca de lo que parece y va más o menos entre el sexto y el séptimo sello del Apocalipsis. Acuérdense de lo que les digo.
Como colofón, hay que entender también la tendencia hacia el exhibicionismo que tenemos los envenenados con vocaciones artísticas, sobre todo los hombres. Todo ello, junto a los calores propios de estos días, no podría sino llevarnos a que un festejo de este tipo pueda convertir en una especie de carnaval veraniego (que los wiccanos no tardarán en buscar una holologación pedorra a alguna fiesta local supuestamente primitiva) o más bien en un expontáneo cabaret... El cabaret, ese género imprescindible que incluso dentro del franquismo fue refugio de lo que por entonces se llamaban transformistas, capaz de custodiar casi en exclusiva la sátira altisonante durante décadas y hoy se ve amenazado, como podría serlo en otras épocas que damos por fenecidas, por su excesiva aficción al destape. Hace un par de años estuvo de moda, al punto de que cualquier espectáculo en el que hubiese hombres travestidos o mujeres con cancán llevaba esa etiqueta en su promoción, pero hoy es casi imposible encontrar verdaderos espectáculos de ese tipo en Madrid. Yo, personalmente, lo echo mucho de menos.
Podríamos decir, entonces, que el formato actual de celebración del orgullo gay es una especie de gran cabaret público y callejero... Con todo lo que ello implica. No por ser un amante y defensor de este tipo de espectáculo creo que pueda representarse a cualquier hora ni en cualquier sitio. Y al mismo tiempo, esta fiesta no sería lo mismo sin su cabaret. Todo podría arreglarse fácilmente con una cucharada de responsabilidad, ¿no?
En este sentido yo añoro las ediciones en las que la fiesta se celebraba, desfile aparte, sólo dentro del propio barrio de Chueca, esencial y salvaje, donde todos vivíamos y veíamos todo, en un vodevil sin público ni escenario, sin propios ni ajenos. Ahora, diluido por medio centro de Madrid, no se distingue de una gran verbena para atraer curiosos y turistas. Un negocio en el que el colectivo homenajeado es el producto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Last blood" o el funeral del justiciero

No suelo hacer entradas en el blog sobre películas de este tipo. Last blood es muy, muy floja, sin mucho que salvar, emborronada sobre todo por esa puñetera manía que tiene Stallone de intentar hacer, siempre que tiene la oportunidad , lo que no ha aprendido en casi cincuenta años de carrera: interpretar. Al igual que Schwarzenegger, solo es capaz de actuaciones convicentes cuando habla poco y hace su único personaje. Para colmo, podemos decir que durante demasiados minutos no vemos a Rambo, sino a un tipo que se llama como él, al que se le ha olvidado todo su oficio, toda su capacidad táctica; y no se distingue demasiado en sus quehaceres y recursos de un preparacionista novato de la América profunda. Con el párrafo anterior tendríamos suficiente (o incluso demasiado) para hablar de esta producción, y podríamos dejarlo ahí porque no da para mucho más, señalando la curiosidad de que la mitad del reparto son españoles haciendo el papel de mejicanos. Pero Last blood es mucho más

Necesitamos otro Torrente

Hace poco recordaba con preocupación la anécdota de Santiago Segura en Masterchef, que decidía renombrar el plato que tenía que preparar (un brazo de gitano)  para evitar ofender a nadie , a pesar de que el colectivo caló no destaca por su ofendidismo. Y lo cierto es que llevamos seis años huérfanos de José Luis Torrente. Digan lo que digan, me sigue pareciendo un personaje interesantísimo, a pesar de nunca haber sido reivindicado en público más que como un espantajo con el que ganar dinero y hacer reír. Como entidad cultural, sin duda marcada por la encomienda histórica de haber sido el bastión del catolicismo y la contrarreforma, España tiene infinidad de defectos y tres grandes virtudes que las compensan ampliamente: la solidaridad, la humildad y la honestidad. Esta última nos la conceden como propia hasta en latitudes afines y hermanadas como América Latina, de tan profuso que es nuestro idioma en expresiones para deplorar lo artificioso, lo irreal y lo poco auténtico. Por esa razó

"El Menstruador", de Lázara Blázquez Noeno

Hace pocos días, Sara Mesa comentaba en la presentación de su novela  Cara de pan  que la historia nace en parte por una experiencia extraña vivida por un amigo suyo, al que se le acercaron dos policías por el hecho casual de que había niños jugando en la zona del parque en la que estaba tranquilamente sentado. Al leerlo, me vino a la cabeza la anécdota de un amigo suizo: Me contaba que en su país los profesores de gimnasia habían optado por dejar irse al suelo a las alumnas que se caían de una espaldera o trepando la cuerda en lugar de recogerlas o intentar sostenerlas, temerosos de que fácilmente pudiesen ser acusados de agresión sexual por hacerlo En realidad,  El Menstruador  trata de esto mismo: un tipo de sexismo que nunca se saca a debate ni tiene grupos de influencia o propuestas políticas que traten de combatirlo, una criminalización preventiva del varón en según qué circunstancias de la que ya no se libran ni los niños . Más concretamente, se centra en la indefensión a