Ir al contenido principal

Vuelve la lengua española



Vuelve la lengua española no como idioma, sino como materia: Las revoluciones digitales no han sido del todo nocivas en la puesta en práctica a nivel social. Han traído algunas buenas noticias, como la demanda de profesionales especializados en España, que otorga algo de sentido a los dinerales que se sueltan por sacarse un máster, algo que hasta hace poco solo servía para engordar el currículum al peso y satisfacer el ego de empresarios gordinflones que huelen a sudor de entrepierna cuando revisan candidaturas para su negocio. Profesiones tristemente moribundas y menesterosas como el periodismo y la comunicación han encontrado nuevas oportunidades semidignas en el mundo virtual. Y se le vuelve a dar la importancia que merece a la lengua...
En mis tiempos, la asignatura de lengua española era aquella en la que se aprendía, además, toda la base filológica genérica que pudiera estar incluida en el currículum. La de lengua gallega se contentaba con la promoción de un supuesto gallego "normativo y culto" que  teníamos que estudiar casi como una lengua extranjera, porque evolucionaba rápidamente sin mucho sentido, y resultaba ridículamente ajeno a los verdaderos hablantes, aquellos que lo tenían como lengua materna, sobre todo en el vocabulario. Pero en todo caso, las lenguas eran ese tipo de asignaturas de las que se decía que "no sirven para nada". A mí resultó servirme de mucho, porque los formalismos teóricos que sustentan la capacidad de transformar líneas de código fuente en un programa ejecutable han sido desarrollados también por lingüistas, como por ejemplo este tan famoso que descubrió en su madurez que era más rentable dar charlas de contenido político que su propia vocación primaria.
Hoy la lengua tiene mucha más importancia, justo cuando está acorralada entre las ponzoñas anglicistas y los chantajes políticos. Aunque de tan comunes las mamarrachadas de vocabulario han dejado de ser noticia, haciendo un poco de arqueología creo que la pionera en España fue Bibiana Aído, que justificó la invención de la palabra "miembra" comparándose con el mismo Chiquito de la Calzada, que en Gloria esté. Mamarrachada que hoy contemplamos casi con ternura y damos por inocente si la comparamos con  propagandas levantinas actuales como "matria" o "mujeraje", aspavientos de un proyecto político hueco o indigencia intelectual severa. Y es que el gran vaticinio de Orwell no fue tanto la globalización política o la manipulación profunda de la sociedad para disfrazar de libertad democrática una tiranía ideológica (algo de lo que también había hablado Robert H. Benson treinta años antes), sino la titerización del individuo a través del lenguaje, limitando su capacidad y libertad a la hora de concebir ideas. Mucho antes del advenimiento del Imperio, ya era común la ingenua superstición de que eliminar palabras o acepciones de los diccionarios haría que los hablantes dejasen de utilizarlas, prolongando la idea de que todo tiene que estar sometido a la política, de modo que la RAE debería ser una institución directamente dependiente del Gobierno, de modo que su diccionario no deba reflejar la realidad actual del español sino lo que el ministro de turno considere. En este punto es en el que estamos, versión revisada y ampliada. De momento la RAE resiste, y además tiene un protagonismo y solicitud con los que no podría soñar hace veinte años... ¿Pero por cuánto tiempo?
Creo que uno de los mayores y a la vez más sencillos actos de rebeldía que pueden hacer hoy en día es utilizar la lengua, nuestra lengua, de manera libre. En realidad, como lo hemos hecho siempre. No vale la pena preocuparse constantemente por el qué dirán o la corrección política, porque esta es voluble e interesada. Si creen que exagero, no tienen más que leer las bases del Premio Tiflos de Novela en 2017, que obligaba a los participantes a utilizar "un lenguaje no sexista" en la redacción de sus obras, sin especificar con claridad a qué se refiere, e inclurriendo en la mayor violación a la libertad creativa que he visto en mi vida para un certamen respetable. Afortunadamente, resultó ser un pecado venial más por claudicación ante la guerra psicológica de los medios que por propia convicción y dicha disposición fue eliminada en las siguientes convocatorias. 
No se trata de ganar ninguna guerra, sino de conservar la pluralidad y la independencia del español.  Y en eso, los que escribimos tenemos una especial responsabilidad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Imperio (invisible) contraataca

Después de muchos años de pontificado y contaminación cultural, el imperio llegó a perder la noción de la realidad, atreviéndose a promover en los últimos tiempos tendencias sociales incompatibles con cualquier legalidad democrática o incluso con el sentido común. Ignorando la volatilidad y la fácil manipulación de las redes sociales, las consideró perfectamente representativas del sentir "del pueblo", sintiéndose confiado para seguir campando a sus anchas, cayendo en la trampa de ser víctima de su propio panfletismo. En España ni siquiera le arredaron sus desternillantes fracasos al castrar la línea editorial de El Mundo y antes del ABC, el periódico con más personalidad del país. Llegó incluso a conquistar EEUU, icono de la corrección política, sí, pero hasta entonces plaza impermeable a estos menesteres por su histórica tradición de sacralizar los derechos individuales, canonizando a su embajador allá con un Premio Nobel de la paz que nadie entiende. Hay quien cree que t…

"El Menstruador", de Lázara Blázquez Noeno

Hace pocos días, Sara Mesa comentaba en la presentación de su novela Cara de pan  que la historia nace en parte por una experiencia extraña vivida por un amigo suyo, al que se le acercaron dos policías por el hecho casual de que había niños jugando en la zona del parque en la que estaba tranquilamente sentado. Al leerlo, me vino a la cabeza la anécdota de un amigo suizo: Me contaba que en su país los profesores de gimnasia habían optado por dejar irse al suelo a las alumnas que se caían de una espaldera o trepando la cuerda en lugar de recogerlas o intentar sostenerlas, temerosos de que fácilmente pudiesen ser acusados de agresión sexual por hacerlo En realidad, El Menstruador trata de esto mismo: un tipo de sexismo que nunca se saca a debate ni tiene grupos de influencia o propuestas políticas que traten de combatirlo, una criminalización preventiva del varón en según qué circunstancias de la que ya no se libran ni los niños. Más concretamente, se centra en la indefensión ante la ju…

Cartas de amor

Me sumo con esta entrada a otra que ha colgado muy recientemente la compañera de batallas Lázara Blázquez Noeno en su blog, que por otra parte no puedo dejar de recomendar. Suscribo lo que dice de principio a fin en defensa de la carta de amor, y considero que esta arenga es más necesaria que nunca en los turbios tiempos en que vivimos. No he podido resistirme a abordar este tema, porque llevo muchos años cultivándolo, unas veces en público y otras en privado. Demasiados. Pero siempre por necesidad, mucho antes de haber aprendido a descifrar la vocación vital que siempre ha estado ahí. Y sigo haciéndolo, porque en literatura las cartas de amor son para mí el alfa y el omega, la madre que me parió en esto de las letras, como ya he explicado en un post anterior, y no he podido dejar de incluirlas en mi ópera prima (que a fecha de hoy todavía está en la bodega). Las cartas de amor son, incluso las puramente literarias, un acto sincero y visceral. Quizás por eso estén tan denostadas hoy,…