Ir al contenido principal

Vuelve la lengua española



Vuelve la lengua española no como idioma, sino como materia: Las revoluciones digitales no han sido del todo nocivas en la puesta en práctica a nivel social. Han traído algunas buenas noticias, como la demanda de profesionales especializados en España, que otorga algo de sentido a los dinerales que se sueltan por sacarse un máster, algo que hasta hace poco solo servía para engordar el currículum al peso y satisfacer el ego de empresarios gordinflones que huelen a sudor de entrepierna cuando revisan candidaturas para su negocio. Profesiones tristemente moribundas y menesterosas como el periodismo y la comunicación han encontrado nuevas oportunidades semidignas en el mundo virtual. Y se le vuelve a dar la importancia que merece a la lengua...
En mis tiempos, la asignatura de lengua española era aquella en la que se aprendía, además, toda la base filológica genérica que pudiera estar incluida en el currículum. La de lengua gallega se contentaba con la promoción de un supuesto gallego "normativo y culto" que  teníamos que estudiar casi como una lengua extranjera, porque evolucionaba rápidamente sin mucho sentido, y resultaba ridículamente ajeno a los verdaderos hablantes, aquellos que lo tenían como lengua materna, sobre todo en el vocabulario. Pero en todo caso, las lenguas eran ese tipo de asignaturas de las que se decía que "no sirven para nada". A mí resultó servirme de mucho, porque los formalismos teóricos que sustentan la capacidad de transformar líneas de código fuente en un programa ejecutable han sido desarrollados también por lingüistas, como por ejemplo este tan famoso que descubrió en su madurez que era más rentable dar charlas de contenido político que su propia vocación primaria.
Hoy la lengua tiene mucha más importancia, justo cuando está acorralada entre las ponzoñas anglicistas y los chantajes políticos. Aunque de tan comunes las mamarrachadas de vocabulario han dejado de ser noticia, haciendo un poco de arqueología creo que la pionera en España fue Bibiana Aído, que justificó la invención de la palabra "miembra" comparándose con el mismo Chiquito de la Calzada, que en Gloria esté. Mamarrachada que hoy contemplamos casi con ternura y damos por inocente si la comparamos con  propagandas levantinas actuales como "matria" o "mujeraje", aspavientos de un proyecto político hueco o indigencia intelectual severa. Y es que el gran vaticinio de Orwell no fue tanto la globalización política o la manipulación profunda de la sociedad para disfrazar de libertad democrática una tiranía ideológica (algo de lo que también había hablado Robert H. Benson treinta años antes), sino la titerización del individuo a través del lenguaje, limitando su capacidad y libertad a la hora de concebir ideas. Mucho antes del advenimiento del Imperio, ya era común la ingenua superstición de que eliminar palabras o acepciones de los diccionarios haría que los hablantes dejasen de utilizarlas, prolongando la idea de que todo tiene que estar sometido a la política, de modo que la RAE debería ser una institución directamente dependiente del Gobierno, de modo que su diccionario no deba reflejar la realidad actual del español sino lo que el ministro de turno considere. En este punto es en el que estamos, versión revisada y ampliada. De momento la RAE resiste, y además tiene un protagonismo y solicitud con los que no podría soñar hace veinte años... ¿Pero por cuánto tiempo?
Creo que uno de los mayores y a la vez más sencillos actos de rebeldía que pueden hacer hoy en día es utilizar la lengua, nuestra lengua, de manera libre. En realidad, como lo hemos hecho siempre. No vale la pena preocuparse constantemente por el qué dirán o la corrección política, porque esta es voluble e interesada. Si creen que exagero, no tienen más que leer las bases del Premio Tiflos de Novela en 2017, que obligaba a los participantes a utilizar "un lenguaje no sexista" en la redacción de sus obras, sin especificar con claridad a qué se refiere, e inclurriendo en la mayor violación a la libertad creativa que he visto en mi vida para un certamen respetable. Afortunadamente, resultó ser un pecado venial más por claudicación ante la guerra psicológica de los medios que por propia convicción y dicha disposición fue eliminada en las siguientes convocatorias. 
No se trata de ganar ninguna guerra, sino de conservar la pluralidad y la independencia del español.  Y en eso, los que escribimos tenemos una especial responsabilidad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Last blood" o el funeral del justiciero

No suelo hacer entradas en el blog sobre películas de este tipo. Last blood es muy, muy floja, sin mucho que salvar, emborronada sobre todo por esa puñetera manía que tiene Stallone de intentar hacer, siempre que tiene la oportunidad , lo que no ha aprendido en casi cincuenta años de carrera: interpretar. Al igual que Schwarzenegger, solo es capaz de actuaciones convicentes cuando habla poco y hace su único personaje. Para colmo, podemos decir que durante demasiados minutos no vemos a Rambo, sino a un tipo que se llama como él, al que se le ha olvidado todo su oficio, toda su capacidad táctica; y no se distingue demasiado en sus quehaceres y recursos de un preparacionista novato de la América profunda. Con el párrafo anterior tendríamos suficiente (o incluso demasiado) para hablar de esta producción, y podríamos dejarlo ahí porque no da para mucho más, señalando la curiosidad de que la mitad del reparto son españoles haciendo el papel de mejicanos. Pero Last blood es mucho más

Necesitamos otro Torrente

Hace poco recordaba con preocupación la anécdota de Santiago Segura en Masterchef, que decidía renombrar el plato que tenía que preparar (un brazo de gitano)  para evitar ofender a nadie , a pesar de que el colectivo caló no destaca por su ofendidismo. Y lo cierto es que llevamos seis años huérfanos de José Luis Torrente. Digan lo que digan, me sigue pareciendo un personaje interesantísimo, a pesar de nunca haber sido reivindicado en público más que como un espantajo con el que ganar dinero y hacer reír. Como entidad cultural, sin duda marcada por la encomienda histórica de haber sido el bastión del catolicismo y la contrarreforma, España tiene infinidad de defectos y tres grandes virtudes que las compensan ampliamente: la solidaridad, la humildad y la honestidad. Esta última nos la conceden como propia hasta en latitudes afines y hermanadas como América Latina, de tan profuso que es nuestro idioma en expresiones para deplorar lo artificioso, lo irreal y lo poco auténtico. Por esa razó

"El Menstruador", de Lázara Blázquez Noeno

Hace pocos días, Sara Mesa comentaba en la presentación de su novela  Cara de pan  que la historia nace en parte por una experiencia extraña vivida por un amigo suyo, al que se le acercaron dos policías por el hecho casual de que había niños jugando en la zona del parque en la que estaba tranquilamente sentado. Al leerlo, me vino a la cabeza la anécdota de un amigo suizo: Me contaba que en su país los profesores de gimnasia habían optado por dejar irse al suelo a las alumnas que se caían de una espaldera o trepando la cuerda en lugar de recogerlas o intentar sostenerlas, temerosos de que fácilmente pudiesen ser acusados de agresión sexual por hacerlo En realidad,  El Menstruador  trata de esto mismo: un tipo de sexismo que nunca se saca a debate ni tiene grupos de influencia o propuestas políticas que traten de combatirlo, una criminalización preventiva del varón en según qué circunstancias de la que ya no se libran ni los niños . Más concretamente, se centra en la indefensión a