Ir al contenido principal

El Imperio (invisible) contraataca


Después de muchos años de pontificado y contaminación cultural, el imperio llegó a perder la noción de la realidad, atreviéndose a promover en los últimos tiempos tendencias sociales incompatibles con cualquier legalidad democrática o incluso con el sentido común. Ignorando la volatilidad y la fácil manipulación de las redes sociales, las consideró perfectamente representativas del sentir "del pueblo", sintiéndose confiado para seguir campando a sus anchas, cayendo en la trampa de ser víctima de su propio panfletismo. En España ni siquiera le arredaron sus desternillantes fracasos al castrar la línea editorial de El Mundo y antes del ABC, el periódico con más personalidad del país. Llegó incluso a conquistar EEUU, icono de la corrección política, sí, pero hasta entonces plaza impermeable a estos menesteres por su histórica tradición de sacralizar los derechos individuales, canonizando a su embajador allá con un Premio Nobel de la paz que nadie entiende. Hay quien cree que también consiguieron colocar con éxito a su candidato en la Santa Sede, dando por derrotada cualquier resistencia que pudiera parecer importante.
Pero lo cierto es que, como decía Ortega y Gasset, cualquier verdad ignorada prepara su venganza. En este caso, ni siquiera lo hacía en silencio: resultaba casi imposible impedir la disidencia periodística o cultural, sobre todo si es económicamente lucrativa. Y en ese territorio podía refugiarse la siempre menospreciada resistencia. Para entonces ya no había ni siquiera partidos políticos con recorrido histórico sin infectar:  la izquierda y la derecha se habían vaciado de ideología y principios, salvo en algún matiz económico, necesario para preservar el ciclo de despilfarro-ahorro que los hace turnarse en el poder. Pero el mandamiento principal seguía siendo, como en los últimos veinte años "amarás al sistema sobre todas las cosas".  Surgieron después personajes mucho más capaces de medir el pulso de la opinión pública, que resultaba no corresponderse tan mayoritariamente con la propaganda del imperio que lo inundaba todo. Los partidos tradicionales veían peligrar su statu quo, habiéndoseles sido prometido como eterno y libre de impuestos, y empezaron a clamar ayuda. El problema era que los adjetivos "extremo", "radical", "fascista" o "antidemócrata" ya se habían gastado de tanto usarlos en épocas no tan lejanas para hacer política de andar por casa o tratar de callar las opiniones disonantes... Y la disidencia ganó o irrumpió con fuerza en las urnas en muchas fortalezas estratégicas.
A diferencia del imperio, la resistencia no era un movimiento en sí, sino una manifestación heterogénea y contextual de cada territorio, unas veces surgida por oportunismo, otras con ayuda externa interesada o incluso desde dentro de algún partido político infectado. Pero el sistema empezó a tener razones para sentir miedo, sobre todo por la oficialización pública y legitimada de mensajes alternativos, algo que no supo prever poco tiempo antes. Había, pues, un doble problema: se había perdido parte importante del poder ejecutivo y era imperativo seguir cumpliendo aquel principio de subterfugio que dice "el gran triunfo del Mal consiste en hacernos creer que no existe". De esto último se había ocupado de manera efectiva el relativismo moral de las tesis postmodernas, pero tenía que descartarse (al menos temporalmente) cualquier método políticamente expeditivo.
¿Qué podían hacer? Los medios más oficialistas empezaron a presentarse explícitamente al público como orgullosos soportes de propaganda ideológica sin compromiso especial con alguna labor informativa. Y los brigadieres en la sombra empezaron a delegar sus acciones en recursos inéditos hasta entonces, que eran las grandes marcas y su publicidad. De la noche a la mañana, muchas firmas dejaron de segmentar su público objetivo por perfiles sociológicos para hacerlo por cuestiones más transversales y muy cercanas a la política, como por ejemplo retrasar el reloj 150 años para proponer modelos de cómo tiene que ser un hombre o una mujer (según los criterios del imperio, claro). Evidentemente, este río revuelto se convirtió en un festín para los pocos anunciantes que decidieron ir por libre, que conseguían viralizar mensajes sirviéndose de pequeñas provocaciones (véase el caso de Chicfy) o dos gramos de sentido común (como las editoriales de Íker Jiménez).
Pero todo esto no era suficiente. A veces incluso prejudicial para las marcas, provocando algunas deserciones. Llegamos con eso al momento actual, en el que ya hay empresas que hacen sin tapujos el trabajo sucio del imperio, combatiendo a base de chantaje las decisiones políticas que los ciudadanos eligieron en las urnas... Eso sí, como todos los agresores, buscando víctimas en lugar de adversarios, creyendo como algunos que la sociedad no les devolverá el golpe. ¿Cuántos más se unirán al brazo armado? ¿Quién ganará el pulso?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calcuta

De entre todos los muchos roles que puede desempeñar un redactor (que no escritor) con anhelos de grandeza, de poder vivir un día de charlatanear en público y vender libros, el más patético es sin duda el de opositor . Llamo opositor a aquel que trata de escribir sin aportar ideas propias, sin más intención que la de intentar ganar notoriedad a base de poder colocarse el prefijo "anti" frente a algo que resulte popular. Este tipo de sujetos se dividen en dos categorías, prácticamente equivalentes en términos de reptilidad. Por una parte tenemos a los palanganeros, los más numerosos, que juntan sus letras por mandato de un tercero, siempre con intenciones propagandísticas, celoso de que una opinión o sentimiento alejado de los propios triunfe socialmente, normalmente como respuesta a una obra divulgativa de gran éxito distribuida poco antes. Lo hemos visto con frecuencia en libros, con títulos que empiezan por contra y anti . Y más ridículamente todavía, en portadas de

La Superliga o el fracaso del fútbol post subprime

Yo soy uno de esos millones de aficionados al fútbol que empezaron a perderle interés precisamente en lo peor de la llamada crisis de las subprime . Por aquel entonces, la época de Mourinho contra Guardiola en lo alto de la clasificación, solo Real Madrid y Barcelona tuvieron pulmón para aguantar el hundimiento económico que ahogó al resto de los clubes (también en el resto de Europa), dejándolos a una distancia abismal y transformando La Liga, una competición hasta entonces disputada y divertida, en un duopolio grotesco y sin gran interés, en la que los grandes solo perdían o empataban cuando jugaban entre ellos y sacaban más de treinta puntos de ventaja al tercer clasificado. Algo homologable a ligas como la escocesa, la portuguesa o la holandesa, con todos mis respetos hacia ellas, pero impropio de la nuestra. Pero casi nadie, ni siquiera en la prensa especializada, se atrevía entonces o se atreve hoy a decir que el rey está desnudo, y que lo único interesante que queda en el mundo

Necesitamos otro Torrente

Hace poco recordaba con preocupación la anécdota de Santiago Segura en Masterchef, que decidía renombrar el plato que tenía que preparar (un brazo de gitano)  para evitar ofender a nadie , a pesar de que el colectivo caló no destaca por su ofendidismo. Y lo cierto es que llevamos seis años huérfanos de José Luis Torrente. Digan lo que digan, me sigue pareciendo un personaje interesantísimo, a pesar de nunca haber sido reivindicado en público más que como un espantajo con el que ganar dinero y hacer reír. Como entidad cultural, sin duda marcada por la encomienda histórica de haber sido el bastión del catolicismo y la contrarreforma, España tiene infinidad de defectos y tres grandes virtudes que las compensan ampliamente: la solidaridad, la humildad y la honestidad. Esta última nos la conceden como propia hasta en latitudes afines y hermanadas como América Latina, de tan profuso que es nuestro idioma en expresiones para deplorar lo artificioso, lo irreal y lo poco auténtico. Por esa razó