Ir al contenido principal

Juancar: Orgullo y satisfacción


Después de unos cuantos años en los que no ha recibido más que burlas, críticas y desprecios, creo que vale la pena dedicar una breve entrada con buenos recuerdos del penúltimo rey. Recuerdos y agradecimiento.

Porque has hecho monárquica a España cuando ya nadie vivo recordaba a tu abuelo. Monárquica y no juancarlista, porque como dijo Errejón en un momento de lucidez, si nuestro país fuese republicano, votaría a partidos republicanos.

Porque has sabido caer bien, hasta cuando te acusaron de bohemio, por camaradería. Hasta cuando te afeaban tu aficción a la caza, o tus archienemigos querían deponerte cabalgando a lomos de tus yernos, fuiste capaz de sacar tu magia, y vencer mandando callar y callando a Hugo Chávez en una cumbre iberoamericana, metiéndose en el bolsillo a españoles e hispanos.‎

Por haber dejado al estado casi todas las propiedades que por derecho pertenecían a la Corona.

Por haberte prestado a inaugurar la tristemente pionera estatua del lamentablemente poco recordado Blas de Lezo en Madrid, con los galones supremos de la Armada Española.‎
Porque has sabido representar a tu país en el extranjero de manera más efectiva que cualquier presidente del gobierno... Y otros monarcas en otras tierras, mucho menos criticados que tú.‎

Porque, aunque quizás a veces hubieras tenido que significarte, tu simple referencia involátil consigue molestar por sí misma a quien quiere romper España de cualquier modo.‎
Y por último, por apoyar siempre a nuestro deporte allende el fútbol y noticiables, sin protocolos... Por supuesto, no podías ser discretamente aficionado a otro club que el Atlético de Madrid, aquel que mejor representa la historia y el espíritu brabucones y virtuosamente pírricos del pueblo español.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Roles e Informática

En la extrema unción del siglo XX empezaba yo a estudiar Ingeniería Informática en la bien bautizada por Pablo Picasso como "Ciudad de viento". Era una época peculiar, donde la nota de corte no era especialmente alta y, como ahora, se prometía que el futuro de la industria estaría en la inteligencia artificial (aunque por entonces el "machine learning" se llamaba "redes de neuronas artificiales"). Todo era propicio para que muchos de los que ingresaban en esa facultad lo hiciesen por pura vocación frente a otros estudios entonces más prestigiosos, como Ingeniería en Telecomunicaciones o Ingeniería Industrial, lo que hacía que el ambiente fuese especialmente friki: podían verse frecuentemente grupos jugando a cartas de Magic o a juegos de rol en la cafetería y en algunos vestíbulos. Además, había un consolidado grupo de usuarios de Linux (que espero siga existiendo) en un tiempo en el que instalar ese sistema operativo en un PC todavía era casi un acto

La Superliga o el fracaso del fútbol post subprime

Yo soy uno de esos millones de aficionados al fútbol que empezaron a perderle interés precisamente en lo peor de la llamada crisis de las subprime . Por aquel entonces, la época de Mourinho contra Guardiola en lo alto de la clasificación, solo Real Madrid y Barcelona tuvieron pulmón para aguantar el hundimiento económico que ahogó al resto de los clubes (también en el resto de Europa), dejándolos a una distancia abismal y transformando La Liga, una competición hasta entonces disputada y divertida, en un duopolio grotesco y sin gran interés, en la que los grandes solo perdían o empataban cuando jugaban entre ellos y sacaban más de treinta puntos de ventaja al tercer clasificado. Algo homologable a ligas como la escocesa, la portuguesa o la holandesa, con todos mis respetos hacia ellas, pero impropio de la nuestra. Pero casi nadie, ni siquiera en la prensa especializada, se atrevía entonces o se atreve hoy a decir que el rey está desnudo, y que lo único interesante que queda en el mundo

La culpa

Parece que después del comentario sobre Pororoca , me toca de nuevo hablar sobre la culpa. El otro día leía en un periódico que Angela Merkel daba por fracasada la política migratoria de la UE, porque consideraba que solo Alemania se mostraba flexible para acoger a algunos de los inmigrantes que se hacinan en las islas griegas más próximas a África. Hacía, a este respecto y no sin cierta razón, una referencia más o menos velada a las cuestiones religiosas, como corresponde a un partido democristiano como el CDU. Sin embargo, me resultaba sorprendente la perspectiva caritativa, disparada sin duda por la culpabilidad interna, algo típicamente católico: aunque su mentor Kohl sí lo era, Merkel es luterana. Debemos recordar que, en general, los protestantes ven a Dios como una especie de titiritero que no solo permite sino que origina todo lo que ocurre en el mundo, de modo que conciben la pobreza como una maldición y la riqueza como todo lo contrario, ambas de alguna manera merecidas a oj