Ir al contenido principal

Juancar: Orgullo y satisfacción


Después de unos cuantos años en los que no ha recibido más que burlas, críticas y desprecios, creo que vale la pena dedicar una breve entrada con buenos recuerdos del penúltimo rey. Recuerdos y agradecimiento.

Porque has hecho monárquica a España cuando ya nadie vivo recordaba a tu abuelo. Monárquica y no juancarlista, porque como dijo Errejón en un momento de lucidez, si nuestro país fuese republicano, votaría a partidos republicanos.

Porque has sabido caer bien, hasta cuando te acusaron de bohemio, por camaradería. Hasta cuando te afeaban tu aficción a la caza, o tus archienemigos querían deponerte cabalgando a lomos de tus yernos, fuiste capaz de sacar tu magia, y vencer mandando callar y callando a Hugo Chávez en una cumbre iberoamericana, metiéndose en el bolsillo a españoles e hispanos.‎

Por haber dejado al estado casi todas las propiedades que por derecho pertenecían a la Corona.

Por haberte prestado a inaugurar la tristemente pionera estatua del lamentablemente poco recordado Blas de Lezo en Madrid, con los galones supremos de la Armada Española.‎
Porque has sabido representar a tu país en el extranjero de manera más efectiva que cualquier presidente del gobierno... Y otros monarcas en otras tierras, mucho menos criticados que tú.‎

Porque, aunque quizás a veces hubieras tenido que significarte, tu simple referencia involátil consigue molestar por sí misma a quien quiere romper España de cualquier modo.‎
Y por último, por apoyar siempre a nuestro deporte allende el fútbol y noticiables, sin protocolos... Por supuesto, no podías ser discretamente aficionado a otro club que el Atlético de Madrid, aquel que mejor representa la historia y el espíritu brabucones y virtuosamente pírricos del pueblo español.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Libros perdidos en el océano

En la última Feria del libro de Madrid me topé en una de las casetas con una autora que me sonaba de haberla visto por Twitter, y así se lo hice saber. No recordaba su nombre, pero sí que solía escribir novela romántica, aunque esta vez firmaba algo de intriga. No era una escritora popular, más bien de las que suelen autodenominarse "independientes" porque, aunque no autopublicaba, trabajaba con una editorial pequeña que funciona de una manera similar, imprimiendo en físico bajo demanda y con escasa o nula distribución en librerías, por lo que le tocaría la mayor parte del trabajo de promoción de sus obras. En un primer momento la obra que estaba vendiendo no me resultaba interesante, pero a la vuelta de mi paseo decidí comprarla, a pesar de que la promotora apenas me lanzaba en ráfagas ininteligibles la descripción de la misma, supuse entonces que hastiada de todo el día haciendo lo mismo. Cuando me volví a casa, comprobé que esta mujer también me seguía a mí antes de que …

Tabarnia

Hace unos años, en lo más duro de la crisis económica, grupos de extrema derecha (o como quiera llamársele) decidieron ocupar en el barrio madrileño de Tetuán  un edificio con la excusa de establecer en él un lugar para cobijar a españoles desfavorecidos, sin hacer demasiado ruido. Creo que todo empezó como una especie de mofa hacia los okupas "clásicos", pues nunca estos grupos habían hecho algo semejante. Al poco tiempo, los del otro extremo del árbol ideológico empezaron a incendiar las calles y las redes sociales con mensajes,  carteles y panfletos de rechazo al llamado "Hogar Social Madrid", porque se había apropiado de su discurso y, además, había conseguido venderlo ante mucha gente como una acción positiva, frente al halo de caradurismo y rebeldía que el tipo de ocupación de sus acólitos emanaba desde siempre ante la sociedad.
Más cerca en el tiempo todavía, ‎media España se indignaba con la subida al poder de Donald Trump, no tanto por cuestiones ideológi…

Bendita Gurtel

No, no me he equivocado al titular esta entrada. Considero que, a nivel político, la Trama Gurtel es lo mejor que le ha pasado a este país en los últimos veinte años. ¿No se lo creen? Cuando el PSOE se desangraba sin remedio en lo peor de la crisis, a Zapatero se le ocurrió la cándida idea de levantar y azuzar las vergüenzas del PP valenciano pensando que traicionar la omertá de la corrupción transversal de las administraciones públicas tendría consecuencias electorales sólo para sus adversarios. Evidentemente me se equivocaba. Lo que él pensaba que sería un genial disparo de la última bala que le quedaba resultó en terminar muerto en su propia tumba con el revólver encasquillado: Pronto le devolvieron el golpe aireando lo que se venía haciendo con el dinero destinado a los parados andaluces. Y esto fue sólo el comienzo de una espiral de "y tú más" en todos los niveles (con preferencia de los ayuntamientos, los estamentos más hediondos) a dos trincheras. En un primer momento…