Ir al contenido principal

"33", de Toño Casado


Reconozco que cuando vi por primera vez la publicidad de "33", que promocionaba el musical como "la historia del primer influencer", se me quitaron las ganas de ir a verlo. Me evocaba al anuncio de una representación de "Ricardo III", de Shakespeare, que tenía que venderse como "un Juego de Tronos del siglo XV", evidenciando la indigencia cultural severa que sufre una parte importante de la población, sin que por ello entre en debates públicos ni agendas políticas. Pero pesó más el recuerdo mucho más antiguo de una tarde después del trabajo en la qué  por alguna razón me dió por entrar a misa en la parroquia de la Virgen del Pilar, en la madrileña calle de Juan Bravo. Allí me encontré (y no fue la única vez) a un cura joven, peculiar y con grandes inquietudes.
Indagando en la red pude comprobar que entre sus muchas actividades tenía un proyecto de musical en busca de productores desde hacía algún tiempo. Tras un largo paréntesis, y todavía unos meses antes de que viese por primera vez el cartel en la estación de Atocha, en la previa de una boda, escuché a un amigo actor que una de sus colegas andaba enrolada en un proyecto musical sobre la vida de Jesús llamado "33". El nombre me recordaba a ese viejo proyecto y enseguida pude comprobar que era cierto. Y la verdad es que me alegré. Algún tiempo después del estreno tuve la oportunidad de verlo. No llevaba unas expectativas concretas... Y el resultado fue sorprendentemente bueno.
No es fácil hacer algo nuevo sobre este tema, y mucho menos con casi cincuenta años de versiones y reposiciones del icónico Jesucristo Superstar a las espaldas. En este caso, la idea no es tanto hacer una versión pop y moderna de la historia (aunque también tiene mucho de eso), sino jugar con la perspectiva y el recorrido históricos del cristianismo y ponerlo en conocimiento de los propios personajes, planteando en cada uno de los episodios evangélicos narrados la cuestión de quién fue Jesús de Nazaret en un sentido amplio, con parodias a quemarropa bastante atrevidas para los tiempos que corren. Sin embargo, no por ello es una obra que intente ser relativista o neutra en su posicionamiento: con sus autocríticas incluidas tiene un punto de vista claramente cristiano, tímidamente católico.
Otro elemento muy destacable son los personajes y su homologación con los actores, consiguiendo reflejar magistralmente a través de ellos la vocación universal del mensaje de Jesús en forma de una gran diversidad, poco frecuente en las representaciones que se han hecho en la ficción, pero completamente lógica y razonable, alejada de extravagancias y calzadores del qué dirán, el discurso predominante y la obsesiva corrección política. No miento si digo, además, que tiene una de las mejores interpretaciones que he visto de Jesucristo, sobre todo por lo que Christian Escudero es capaz de transmitir de manera no verbal: una beatificencia prodigiosa. Pero el guiño católico del quizás no tan casual casting pone a María (Laura González) casi al nivel de eclipsarlo, con una posición privilegiada en la historia y quizás la mejor voz del reparto.
Por último, hay que decir que la producción supera con creces las expectativas, lamentando sólo que no haya podido llevarse a un teatro más céntrico y accesible. 
Que Toño haya conseguido, quién sabe tras cuántos años, el llevar a escena un musical como este tal y como está el patio, es una inspiradora epopeya para todos aquellos que, equivocados o no, creemos tener algo valioso entre manos por lo que tenemos que seguir luchando por sacar a la luz como se merece.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Libros perdidos en el océano

En la última Feria del libro de Madrid me topé en una de las casetas con una autora que me sonaba de haberla visto por Twitter, y así se lo hice saber. No recordaba su nombre, pero sí que solía escribir novela romántica, aunque esta vez firmaba algo de intriga. No era una escritora popular, más bien de las que suelen autodenominarse "independientes" porque, aunque no autopublicaba, trabajaba con una editorial pequeña que funciona de una manera similar, imprimiendo en físico bajo demanda y con escasa o nula distribución en librerías, por lo que le tocaría la mayor parte del trabajo de promoción de sus obras. En un primer momento la obra que estaba vendiendo no me resultaba interesante, pero a la vuelta de mi paseo decidí comprarla, a pesar de que la promotora apenas me lanzaba en ráfagas ininteligibles la descripción de la misma, supuse entonces que hastiada de todo el día haciendo lo mismo. Cuando me volví a casa, comprobé que esta mujer también me seguía a mí antes de que …

Bendita Gurtel

No, no me he equivocado al titular esta entrada. Considero que, a nivel político, la Trama Gurtel es lo mejor que le ha pasado a este país en los últimos veinte años. ¿No se lo creen? Cuando el PSOE se desangraba sin remedio en lo peor de la crisis, a Zapatero se le ocurrió la cándida idea de levantar y azuzar las vergüenzas del PP valenciano pensando que traicionar la omertá de la corrupción transversal de las administraciones públicas tendría consecuencias electorales sólo para sus adversarios. Evidentemente me se equivocaba. Lo que él pensaba que sería un genial disparo de la última bala que le quedaba resultó en terminar muerto en su propia tumba con el revólver encasquillado: Pronto le devolvieron el golpe aireando lo que se venía haciendo con el dinero destinado a los parados andaluces. Y esto fue sólo el comienzo de una espiral de "y tú más" en todos los niveles (con preferencia de los ayuntamientos, los estamentos más hediondos) a dos trincheras. En un primer momento…

"La casa de Jack", de Lars von Trier

Retomo brevemente el cine por una muy buena razón, que es el estreno en España de la última película de Lars von Trier después de unos cuantos años de silencio, tan polémica como la predecesora, pero mucho más desapercibida. Podemos decir, en comparación con Nymphomaniac, que es una película continuista, usando una estructura muy similar como excusa para contar la historia, y tan pornográfica como aquella cambiando el sexo por la violencia. Este, además, es un nuevo ejemplo especialmente grave de la indigencia intelectual que inunda los mentideros de Internet, capaz de otorgar a esta producción una puntuación mediocre al lado de los últimos bodrios de Tarantino o la tan sobrevalorada saga de Matrix. En mi opinión, "La casa de Jack" no tiene una especial intención provocativa, ni tampoco que en ese sentido pivote sobre los límites de la belleza o del arte, como insinúan muchas críticas. Más bien es un magistral retrato del mal, sin tapujos, construyendo al protagonista (un a…