Ir al contenido principal

"33", de Toño Casado


Reconozco que cuando vi por primera vez la publicidad de 33, que promocionaba el musical como "la historia del primer influencer", se me quitaron las ganas de ir a verlo. Me evocaba al anuncio de una representación de Ricardo III, de Shakespeare, que tenía que venderse como "un Juego de Tronos del siglo XV", evidenciando la indigencia cultural severa que sufre una parte importante de la población, sin que por ello entre en debates públicos ni agendas políticas. Pero pesó más el recuerdo mucho más antiguo de una tarde después del trabajo en la qué  por alguna razón me dio por entrar a misa en la parroquia de la Virgen del Pilar, en la madrileña calle de Juan Bravo. Allí me encontré (y no fue la única vez) a un cura joven, peculiar y con grandes inquietudes.
Indagando en la red pude comprobar que entre sus muchas actividades tenía un proyecto de musical en busca de productores desde hacía algún tiempo. Tras un largo paréntesis, y todavía unos meses antes de que viese por primera vez el cartel en la estación de Atocha, en la previa de una boda, escuché a un amigo actor que una de sus colegas andaba enrolada en un proyecto musical sobre la vida de Jesús llamado 33. El nombre me recordaba a ese viejo proyecto y enseguida pude comprobar que era cierto. Y la verdad es que me alegré. Algún tiempo después del estreno tuve la oportunidad de verlo. No llevaba unas expectativas concretas... Y el resultado fue sorprendentemente bueno.
No es fácil hacer algo nuevo sobre este tema, y mucho menos con casi cincuenta años de versiones y reposiciones del icónico Jesucristo Superstar a las espaldas. En este caso, la idea no es tanto hacer una versión pop y moderna de la historia (aunque también tiene mucho de eso), sino jugar con la perspectiva y el recorrido históricos del cristianismo y ponerlo en conocimiento de los propios personajes, planteando en cada uno de los episodios evangélicos narrados la cuestión de quién fue Jesús de Nazaret en un sentido amplio, con parodias a quemarropa bastante atrevidas para los tiempos que corren. Sin embargo, no por ello es una obra que intente ser relativista o neutra en su posicionamiento: con sus autocríticas incluidas tiene un punto de vista claramente cristiano, tímidamente católico.
Otro elemento muy destacable son los personajes y su homologación con los actores, consiguiendo reflejar magistralmente a través de ellos la vocación universal del mensaje de Jesús en forma de una gran diversidad, poco frecuente en las representaciones que se han hecho en la ficción, pero completamente lógica y razonable, alejada de extravagancias y calzadores del qué dirán, el discurso predominante y la obsesiva corrección política. No miento si digo, además, que tiene una de las mejores interpretaciones que he visto de Jesucristo, sobre todo por lo que Christian Escudero es capaz de transmitir de manera no verbal: una beatificencia prodigiosa. Pero el guiño católico del quizás no tan casual casting pone a María (Laura González) casi al nivel de eclipsarlo, con una posición privilegiada en la historia y quizás la mejor voz del reparto.
Por último, hay que decir que la producción supera con creces las expectativas, lamentando sólo que no haya podido llevarse a un teatro más céntrico y accesible. 
Que Toño haya conseguido, quién sabe tras cuántos años, el llevar a escena un musical como este tal y como está el patio, es una inspiradora epopeya para todos aquellos que, equivocados o no, creemos tener algo valioso entre manos por lo que tenemos que seguir luchando por sacar a la luz como se merece.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Last blood" o el funeral del justiciero

No suelo hacer entradas en el blog sobre películas de este tipo. Last blood es muy, muy floja, sin mucho que salvar, emborronada sobre todo por esa puñetera manía que tiene Stallone de intentar hacer, siempre que tiene la oportunidad , lo que no ha aprendido en casi cincuenta años de carrera: interpretar. Al igual que Schwarzenegger, solo es capaz de actuaciones convicentes cuando habla poco y hace su único personaje. Para colmo, podemos decir que durante demasiados minutos no vemos a Rambo, sino a un tipo que se llama como él, al que se le ha olvidado todo su oficio, toda su capacidad táctica; y no se distingue demasiado en sus quehaceres y recursos de un preparacionista novato de la América profunda. Con el párrafo anterior tendríamos suficiente (o incluso demasiado) para hablar de esta producción, y podríamos dejarlo ahí porque no da para mucho más, señalando la curiosidad de que la mitad del reparto son españoles haciendo el papel de mejicanos. Pero Last blood es mucho más

Necesitamos otro Torrente

Hace poco recordaba con preocupación la anécdota de Santiago Segura en Masterchef, que decidía renombrar el plato que tenía que preparar (un brazo de gitano)  para evitar ofender a nadie , a pesar de que el colectivo caló no destaca por su ofendidismo. Y lo cierto es que llevamos seis años huérfanos de José Luis Torrente. Digan lo que digan, me sigue pareciendo un personaje interesantísimo, a pesar de nunca haber sido reivindicado en público más que como un espantajo con el que ganar dinero y hacer reír. Como entidad cultural, sin duda marcada por la encomienda histórica de haber sido el bastión del catolicismo y la contrarreforma, España tiene infinidad de defectos y tres grandes virtudes que las compensan ampliamente: la solidaridad, la humildad y la honestidad. Esta última nos la conceden como propia hasta en latitudes afines y hermanadas como América Latina, de tan profuso que es nuestro idioma en expresiones para deplorar lo artificioso, lo irreal y lo poco auténtico. Por esa razó

"El Menstruador", de Lázara Blázquez Noeno

Hace pocos días, Sara Mesa comentaba en la presentación de su novela  Cara de pan  que la historia nace en parte por una experiencia extraña vivida por un amigo suyo, al que se le acercaron dos policías por el hecho casual de que había niños jugando en la zona del parque en la que estaba tranquilamente sentado. Al leerlo, me vino a la cabeza la anécdota de un amigo suizo: Me contaba que en su país los profesores de gimnasia habían optado por dejar irse al suelo a las alumnas que se caían de una espaldera o trepando la cuerda en lugar de recogerlas o intentar sostenerlas, temerosos de que fácilmente pudiesen ser acusados de agresión sexual por hacerlo En realidad,  El Menstruador  trata de esto mismo: un tipo de sexismo que nunca se saca a debate ni tiene grupos de influencia o propuestas políticas que traten de combatirlo, una criminalización preventiva del varón en según qué circunstancias de la que ya no se libran ni los niños . Más concretamente, se centra en la indefensión a