Ir al contenido principal

Héroes olvidados


Hace unos días, por azar, caminaba por la Avenida de las Islas Filipinas en Madrid, junto al monumento a José Rizal, médico e insigne literato inspirador del independentismo tagalo. La primera vez que pasé por allí me sorprendió no encontrar cerca también alguna referencia a los héroes de Baler, como si el recuerdo de la relación de cuatro siglos con el archipelago nos resultase tan vergonzosa que tenemos que encerrarla en el cementerio de La Almudena. Martín Cerezo tiene una calle en Carabanchel, que durará lo que tarde en darse cuenta algún iluminado de la memoria histórica de que cometió el pecado capital de participar en la Guerra Civil con el bando nacional, prolongándose al otro lado de General Ricardos con el eufemístico nombre "de los invencibles", lo que implica que ni siquiera durante el franquismo, tan pródigo en reverenciar hazañas bélicas, alguien se acordó de Los últimos de Filipinas.
Desgraciadamente, no es el único ejemplo. Gracias a La ciudad y los perros de Vargas Llosa, todos conocemos el coraje de Leoncio Prado al dirigir su propio pelotón de fusilamiento, pero casi nadie (y mucho menos fuera de Madrid) ha oído hablar de Diego de León más allá de una importante estación en la que se cruzan tres líneas de metro. Como general hizo lo propio años antes, además de ganar (como Martín Cerezo) la Cruz Laureada de San Fernando por sus cargas de caballería épicas en escandalosa inferioridad numérica y ostentar por ello el título de "Primera lanza de España". También hemos dejado que la Historia recoja a Cook y a Drake como exploradores de referencia y olvide a Gabriel de Castilla como más que probable descubridor de la Antártida, además de todos los sufridos marinos del galeón que durante siglos iba de Acapulco y Manila, que entre aguadas y desventuras descubrió la gran mayoría de las islas del Pacífico mucho antes de los británicos.
A propósito de los súbditos de Isabel II, especialmente icomprensible fue la participación española en la no muy lejana celebración de del doscientos aniversario de la batalla de Trafalgar, sinónimo de debacle militar para nosotros. ¿Alguien se imagina a los ingleses enviando fragatas a Colombia para celebrar su humillante derrota en Cartagena de Indias a manos de Blas de Lezo? Evidentemente no, pero tenemos en el barrio de Chamberí una plaza dedicada a Trafalgar y la estatua al almirante vasco que hay en los Jardines del Descubrimiento tuvo que hacerse por suscripción popular...‎ Aunque, en vista de la espectació que generó, y cumpliéndose aquello que dijo Churchill de que "la victoria siempre tiene muchos padres, pero la derrota es siempre huérfana", todas las autoridades locales y autonómicas se quisieron apuntar el tanto e incluso propiciaron que el rey emérito la inaugurase uniformado como mando supremo honorífico de la Armada.
Providencialmente me enteré poco después de aquel paseo que, con motivo del 120 aniversario del sitio de Baler, se eregirá de nuevo por iniciativa ciudadana y a cargo de Salvador Amaya una estatua a Saturnino Martín Cerezo en representación de los Últimos de Filipinas, casi seguro al lado del Mediohombre. Juntos permanecerán allí arrinconados, resistiendo gracias a una minoría, sin que apenas algún viandante los reconozca, durante el tiempo que otra oleada de memoria histórica decida decomisarlos junto con su casero Cristóbal Colón.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Literatura después del coronavirus

Hay mucha gente tratando de imaginar cómo será el mundo después del coronavirus, y de paso, fantaseando también con cambios irreversibles de toda índole que puedan traer oportunidades, de esas que tanto gusta hablar a los redactores de manuales para vagos y pusilánimes. Cinco meses después del comienzo de la crisis, el populacho empieza ya a dividirse entre los que piensan que esto no se va a acabar nunca del todo y los que no terminan de creerse que sea algo real, al amparo algunos divulgadores oportunistas de discurso insolvente y, sobre todo, de la irresponsabilidad en la comunicación gubernamental y privada, que ha ocultado las muertes detrás de la estadística y ha tratado de presentar el confinamiento como el descojonante juego de quedarse en casa unos días haciendo verbena en los balcones, tomándonos a todos por el niño de La vida es bella.  Uno de los temas sobre los que se discute, por supuesto, es la literatura. Los profetas del aspaviento y la charla TED llevan años anunciand…

Coronavirus, religión y postureo

Cada miércoles de ceniza empieza la Cuaresma con la lectura del que, sin duda, es el fragmento del Evangelio que más directamente ataca la práctica del postureo:
Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario no tendréis recompensa de vuestro Padre celestial. (...) Cuando hagas limosna, no lo vayas trompeteando por la calle como hacen los hipócritas (...) tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.
No por ello el fanfarroneo de la caridad es en nuestros días ajeno a algunos representantes de la Iglesia, sobre todo cuando son estrellas televisivas aprovechando la oportunidad mediática del contraejemplo, e intentan cargar de superioridad y razón sus chapoteos políticos explícitos en temas que no tienen que ver con la moral, esa que, junto con la ayuda al prójimo, debiera ser su única jurisdicción en sermones e iniciativas escudadas en sus votos. Quiso la casualidad que precisamente ese día, el 26 de febrero, se registrase d…

Tabarnia

Hace unos años, en lo más duro de la crisis económica, grupos de extrema derecha (o como quiera llamársele) decidieron ocupar en el barrio madrileño de Tetuán  un edificio con la excusa de establecer en él un lugar para cobijar a españoles desfavorecidos, sin hacer demasiado ruido. Creo que todo empezó como una especie de mofa hacia los okupas "clásicos", pues nunca estos grupos habían hecho algo semejante. Al poco tiempo, los del otro extremo del árbol ideológico empezaron a incendiar las calles y las redes sociales con mensajes,  carteles y panfletos de rechazo al llamado "Hogar Social Madrid", porque se había apropiado de su discurso y, además, había conseguido venderlo ante mucha gente como una acción positiva, frente al halo de caradurismo y rebeldía que el tipo de ocupación de sus acólitos emanaba desde siempre ante la sociedad. Más cerca en el tiempo todavía, ‎media España se indignaba con la subida al poder de Donald Trump, no tanto por cuestiones ideológic…