Ir al contenido principal

Me cago en todo


Uno de los síntomas que más claramente identifican como democrático a un régimen político es el derecho de los ciudadanos a manifestar que están o no de acuerdo con él, con sus fuentes de derecho o incluso con sus cosmovisiones político-sociales concretas. Espero equivocarme cuando digo que Europa (y más concretamente España) está a pocos años de que deje de darse esta situación mientras pretendemos ser los abanderados del mundo en progreso y bienestar social. Ejemplos de la dirección en la que vamos son primero la Ley de los odios de Leire Pajín y luego la Ley Mordaza del PP, ambas proclamadas con el tan patético como recurrente argumento de que "en otros países ya se hace", vivo reflejo de lo que Cela llamaba papanatismo ibérico.
Estas normas implican no sólo una peligrosa relativización de lo que se considera ofensivo (de hecho, es posible que no sea compatible ni con nuestra propia constitución), sino que también empieza a definir escenarios en los que se considera ilegal el expresar públicamente una opinión contraria a lo que la ley considera canónicamente aceptable. Llegamos a un punto en el que ya cualquier adjetivo que sirva para identificar a un colectivo concreto pasa a ser considerado un insulto, por evidente que sea que no se haya empleado de manera peyorativa. Bueno es que la realidad es compleja y molestamente contradictoria, y ya tenemos el precedente de que no es tan grave referirse a la condición homosexual de un hombre como maricón... Al menos si quien lo dice es una ministra para referirse a otro ministro. A mí, personalmente, me ha parecido una polémica falaz, al punto de que la expresión no parecía tener intención despectiva (como sí las populares maricón el último o tienes menos fuerza que el pedo de un maricón), y en el mundo homosexual el término maricón es de uso común en el compadreo de unos y otros. Paradójicamente, este supuesto proteccionismo moral no se generaliza para ámbitos más peligrosos para la sociedad. Pensemos, por ejemplo, en la promoción pública de engañifas dirigidas a personas desesperadas, como la adivinación o las pseudoterapias sanitarias, que incluso han tenido y tienen no pocas consecuencias mortales por el abandono de tratamientos médicos en enfermedades graves o la renuncia a las vacunas... Todo por poner algún ejemplo más allá de ser una de las maneras más vomitivas de generar dinero fácil que existen.
‎Lo gracioso es que en el fondo existe siempre un ridículo fariseísmo político de quien propone este tipo de leyes coercitivas, fingiendo al mismo tiempo abanderar la subida a la siguiente cumbre de la libertad de expresión: Nunca pasa completamente de moda, pero últimamente se habla mucho del derecho a la blasfemia o de la despenalización de las injurias a la Corona, a la nación o incluso el enaltecimiento del terrorismo, en aras de la libertad de expresión. Yendo por partes, no creo que blasfemar sea propiamente un derecho, sino más bien una consecuencia de la libertad de expresión. En España se puede blasfemar (de hecho, el 99% de los españoles lo hace decenas de veces al día sin ninguna consecuencia legal) y solo se ha planteado el sancionar a algún artistilla en malos tiempos (o que nunca los ha tenido buenos) que sólo intenta llamar la atención al hacerlo públicamente en algún medio de comunicación. En otros países cuya herencia cultural estamos empezando a ver más legítima y respetable que la nuestra no es así... Y quien no se lo crea, que le pregunte a la ya olvidada Asia Bibi. Por permitir el enaltecimiento del terrorismo sí que no paso: estamos hablando, sin más, de colaborar directamente con una banda criminal en activo. No creo, sin embargo, que deba considerarse un delincuente el que opina públicamente que es legítimo asesinar civiles por fines políticos: es tan solo un hijo de perra o un indigente intelectual, que es peor. El delito, por tanto, estaría en lo concreto, no en lo abstracto o ideológico. Por el resto, considero que es legítimo insultar públicamente cualquier cosa, cualquier símbolo, cualquier concepto; limpiarse el culo o sonarse los mocos con una bandera... Lo que sea. Pero la libertad de expresión bien entendida tiene que ser bidireccional. Si cualquiera se caga en algo que yo amo, yo debo tener el derecho de cagarme a su vez en su puta madre, así como escupir sobre quien haya mancillado la bandera o símbolo que considere mío. Es lo justo, ¿no?‎

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Last blood" o el funeral del justiciero

No suelo hacer entradas en el blog sobre películas de este tipo. Last blood es muy, muy floja, sin mucho que salvar, emborronada sobre todo por esa puñetera manía que tiene Stallone de intentar hacer, siempre que tiene la oportunidad , lo que no ha aprendido en casi cincuenta años de carrera: interpretar. Al igual que Schwarzenegger, solo es capaz de actuaciones convicentes cuando habla poco y hace su único personaje. Para colmo, podemos decir que durante demasiados minutos no vemos a Rambo, sino a un tipo que se llama como él, al que se le ha olvidado todo su oficio, toda su capacidad táctica; y no se distingue demasiado en sus quehaceres y recursos de un preparacionista novato de la América profunda. Con el párrafo anterior tendríamos suficiente (o incluso demasiado) para hablar de esta producción, y podríamos dejarlo ahí porque no da para mucho más, señalando la curiosidad de que la mitad del reparto son españoles haciendo el papel de mejicanos. Pero Last blood es mucho más

Necesitamos otro Torrente

Hace poco recordaba con preocupación la anécdota de Santiago Segura en Masterchef, que decidía renombrar el plato que tenía que preparar (un brazo de gitano)  para evitar ofender a nadie , a pesar de que el colectivo caló no destaca por su ofendidismo. Y lo cierto es que llevamos seis años huérfanos de José Luis Torrente. Digan lo que digan, me sigue pareciendo un personaje interesantísimo, a pesar de nunca haber sido reivindicado en público más que como un espantajo con el que ganar dinero y hacer reír. Como entidad cultural, sin duda marcada por la encomienda histórica de haber sido el bastión del catolicismo y la contrarreforma, España tiene infinidad de defectos y tres grandes virtudes que las compensan ampliamente: la solidaridad, la humildad y la honestidad. Esta última nos la conceden como propia hasta en latitudes afines y hermanadas como América Latina, de tan profuso que es nuestro idioma en expresiones para deplorar lo artificioso, lo irreal y lo poco auténtico. Por esa razó

"El Menstruador", de Lázara Blázquez Noeno

Hace pocos días, Sara Mesa comentaba en la presentación de su novela  Cara de pan  que la historia nace en parte por una experiencia extraña vivida por un amigo suyo, al que se le acercaron dos policías por el hecho casual de que había niños jugando en la zona del parque en la que estaba tranquilamente sentado. Al leerlo, me vino a la cabeza la anécdota de un amigo suizo: Me contaba que en su país los profesores de gimnasia habían optado por dejar irse al suelo a las alumnas que se caían de una espaldera o trepando la cuerda en lugar de recogerlas o intentar sostenerlas, temerosos de que fácilmente pudiesen ser acusados de agresión sexual por hacerlo En realidad,  El Menstruador  trata de esto mismo: un tipo de sexismo que nunca se saca a debate ni tiene grupos de influencia o propuestas políticas que traten de combatirlo, una criminalización preventiva del varón en según qué circunstancias de la que ya no se libran ni los niños . Más concretamente, se centra en la indefensión a