Ir al contenido principal

Ayanta y Eva


En septiembre de 2009 arrancaba EsRadio. Además de contar con los habituales magazines de mañana, sobremesa y tarde-noche, a la hora en la que todos los demás emitían un programa de información deportiva (más bien futbolística), Ayanta Barilli y Eva Guillamón pilotaban un delicioso programa disruptivo y contra corriente: EsAmor. Como cabe imaginar, teniendo en cuenta que se trataba de una radio todavía no demasiado popular, sin grandes medios ni una cobertura comparable a la de las demás emisoras generalistas, los oyentes de EsAmor éramos una pequeña familia, de modo que al principio casi nos conocíamos entre nosotros. Y Ayanta tenía sobrenombre para todos nosotros, incluida la propia Eva, pronto conocida como La doctora Guillamor. 
Si EsAmor se hubiese emitido en un medio con más difusión, hubiera dado sin duda para unos cuantos virales legendarios. Recuerdo perfectamente a una mujer llamando en los primeros programas, diríase que por aburrimiento, para contar anécdotas bizarras fruto de una patología mental evidente, que las locutoras capeaban como podían... Pero sobre todo, una entrañable señora de un pueblo de Lugo, que llamaba al programa desde el establo de su casa junto a su vaca Mimosa (se oían los mugidos cuando el animal despertó mientras hablaba con Eva) para hablar discretamente de las infidelidades en las que había pillado in fraganti a su marido con la vecina, en sus propias palabras "revolcándose por el suelo".‎
Era un formato democrático, con mucha participación de los oyentes, tanto para contar experiencias como para opinar o incluso proponer canciones para el directo, y siempre con una pátina cultural para acercarse a los temas relacionados en general con el amor, que también iba configurando la propia audiencia. Cabe recordar en este punto al Detective, melómano por excelencia capaz de encontrar o de descubrir para todos temas musicales exóticos. Siempre he tenido la sensación de que aquel programa se hacía de manera completamente coral y entre todos habíamos construido una especie de club social melancólico e intimista para un puñado de románticos (en el más amplio sentido de la palabra), privado, pero transparente a través del escaparate herziano. Por más que seguía y temporalmente abandonaba por diferentes circunstancias personales, cuando regresaba me encontraba todo aquello alegremente intacto.
Desde el principio se espoleó la creatividad de los acólitos, además de con los habituales mensajes de texto o correos, con un concurso de cartas de amor del que hay que decir que resultaba sorprendente la calidad literaria de los escritos, sobre todo teniendo en cuenta el limitado volumen de oyentes con que contaba el programa. Una buena noche, después de un reenganche que me prometía que sería el definitivo, pensé que quizás yo podría escribir una carta como aquellas. Después de unos días de gestación, salió Mi reina y unos meses más tarde Duendecilla. Ambas fueron leídas por Eva en directo, con una breve entrevista posterior, para pasar a ser luego elegidas como cartas semanales y por tanto, finalistas y candidatas al premio mensual. Afortunadamente ninguna de las dos ganó (al fin y al cabo, a mi ego le hubiese venido mejor un trofeo simbólico en lugar de un fin de semana en un balneario que en aquel momento no tenía con quien compartir) y la gran recompensa que recibí es que quedé suficientemente satisfecho con el resultado de ambas en lugar de dormirme en la satisfacción de los laureles. Tanto como para hacerle caso a una muy querida amiga, tocaya de la Guillamón, y ponerme a escribir y descubrir poco después que, como decía Ana María Matute, es mi manera de estar en el mundo. Y no sólo eso, sino que todo el amalgama de lo vivido hasta entonces cobraba forma, orden y sentido para tal fin.
Poco después, EsAmor pasó a ser EsSexo y luego A media luz. Otros formatos, pero siempre negándose a abandonar por completo el seguir hablando de lo que más nos gustaba en aquel club romántico primigenio. Felicidades, Ayanta. Felicidades, Eva. Y por siempre, gracias.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Literatura después del coronavirus

Hay mucha gente tratando de imaginar cómo será el mundo después del coronavirus, y de paso, fantaseando también con cambios irreversibles de toda índole que puedan traer oportunidades , de esas que tanto gusta hablar a los redactores de manuales para vagos y pusilánimes. Cinco meses después del comienzo de la crisis, el populacho empieza ya a dividirse entre los que piensan que esto no se va a acabar nunca del todo y los que no terminan de creerse que sea algo real, al amparo algunos divulgadores oportunistas de discurso insolvente y, sobre todo, de la irresponsabilidad en la comunicación gubernamental y privada, que ha ocultado las muertes detrás de la estadística y ha tratado de presentar el confinamiento como el descojonante juego de quedarse en casa unos días haciendo verbena en los balcones, tomándonos a todos por el niño de La vida es bella .  Uno de los temas sobre los que se discute, por supuesto, es la literatura. Los profetas del aspaviento y la charla TED llevan años anuncia

Coronavirus, religión y postureo

Cada miércoles de ceniza empieza la Cuaresma con la lectura del que, sin duda, es el fragmento del Evangelio que más directamente ataca la práctica del postureo: Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario no tendréis recompensa de vuestro Padre celestial. (...) Cuando hagas limosna, no lo vayas trompeteando por la calle como hacen los hipócritas (...) tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. No por ello el fanfarroneo de la caridad es en nuestros días ajeno a algunos representantes de la Iglesia, sobre todo cuando son  estrellas  televisivas aprovechando la oportunidad mediática del contraejemplo, e intentan cargar de superioridad y razón sus chapoteos políticos explícitos en temas que no tienen que ver con la moral, esa que, junto con la ayuda al prójimo, debiera ser su única jurisdicción en sermones e iniciativas escudadas en sus votos. Quiso la casualidad que precisamente ese día, el 26 de febrero,

Libros perdidos en el océano

En la última Feria del libro de Madrid me topé en una de las casetas con una autora que me sonaba de haberla visto por Twitter, y así se lo hice saber. No recordaba su nombre, pero sí que solía escribir novela romántica, aunque esta vez firmaba algo de intriga. No era una escritora popular, más bien de las que suelen autodenominarse "independientes" porque, aunque no autopublicaba, trabajaba con una editorial pequeña que funciona de una manera similar, imprimiendo en físico bajo demanda y con escasa o nula distribución en librerías, por lo que le tocaría la mayor parte del trabajo de promoción de sus obras. En un primer momento la obra que estaba vendiendo no me resultaba interesante, pero a la vuelta de mi paseo decidí comprarla, a pesar de que la promotora apenas me lanzaba en ráfagas ininteligibles la descripción de la misma, supuse entonces que hastiada de todo el día haciendo lo mismo. Cuando me volví a casa, comprobé que esta mujer también me seguía a mí antes de q