Ir al contenido principal

Ayanta y Eva


En septiembre de 2009 arrancaba EsRadio. Además de contar con los habituales magazines de mañana, sobremesa y tarde-noche, a la hora en la que todos los demás emitían un programa de información deportiva (más bien futbolística), Ayanta Barilli y Eva Guillamón pilotaban un delicioso programa disruptivo y contra corriente: EsAmor. Como cabe imaginar, teniendo en cuenta que se trataba de una radio todavía no demasiado popular, sin grandes medios ni una cobertura comparable a la de las demás emisoras generalistas, los oyentes de EsAmor éramos una pequeña familia, de modo que al principio casi nos conocíamos entre nosotros. Y Ayanta tenía sobrenombre para todos nosotros, incluida la propia Eva, pronto conocida como La doctora Guillamor. 
Si EsAmor se hubiese emitido en un medio con más difusión, hubiera dado sin duda para unos cuantos virales legendarios. Recuerdo perfectamente a una mujer llamando en los primeros programas, diríase que por aburrimiento, para contar anécdotas bizarras fruto de una patología mental evidente, que las locutoras capeaban como podían... Pero sobre todo, una entrañable señora de un pueblo de Lugo, que llamaba al programa desde el establo de su casa junto a su vaca Mimosa (se oían los mugidos cuando el animal despertó mientras hablaba con Eva) para hablar discretamente de las infidelidades en las que había pillado in fraganti a su marido con la vecina, en sus propias palabras "revolcándose por el suelo".‎
Era un formato democrático, con mucha participación de los oyentes, tanto para contar experiencias como para opinar o incluso proponer canciones para el directo, y siempre con una pátina cultural para acercarse a los temas relacionados en general con el amor, que también iba configurando la propia audiencia. Cabe recordar en este punto al Detective, melómano por excelencia capaz de encontrar o de descubrir para todos temas musicales exóticos. Siempre he tenido la sensación de que aquel programa se hacía de manera completamente coral y entre todos habíamos construido una especie de club social melancólico e intimista para un puñado de románticos (en el más amplio sentido de la palabra), privado, pero transparente a través del escaparate herziano. Por más que seguía y temporalmente abandonaba por diferentes circunstancias personales, cuando regresaba me encontraba todo aquello alegremente intacto.
Desde el principio se espoleó la creatividad de los acólitos, además de con los habituales mensajes de texto o correos, con un concurso de cartas de amor del que hay que decir que resultaba sorprendente la calidad literaria de los escritos, sobre todo teniendo en cuenta el limitado volumen de oyentes con que contaba el programa. Una buena noche, después de un reenganche que me prometía que sería el definitivo, pensé que quizás yo podría escribir una carta como aquellas. Después de unos días de gestación, salió Mi reina y unos meses más tarde Duendecilla. Ambas fueron leídas por Eva en directo, con una breve entrevista posterior, para pasar a ser luego elegidas como cartas semanales y por tanto, finalistas y candidatas al premio mensual. Afortunadamente ninguna de las dos ganó (al fin y al cabo, a mi ego le hubiese venido mejor un trofeo simbólico en lugar de un fin de semana en un balneario que en aquel momento no tenía con quien compartir) y la gran recompensa que recibí es que quedé suficientemente satisfecho con el resultado de ambas en lugar de dormirme en la satisfacción de los laureles. Tanto como para hacerle caso a una muy querida amiga, tocaya de la Guillamón, y ponerme a escribir y descubrir poco después que, como decía Ana María Matute, es mi manera de estar en el mundo. Y no sólo eso, sino que todo el amalgama de lo vivido hasta entonces cobraba forma, orden y sentido para tal fin.
Poco después, EsAmor pasó a ser EsSexo y luego A media luz. Otros formatos, pero siempre negándose a abandonar por completo el seguir hablando de lo que más nos gustaba en aquel club romántico primigenio. Felicidades, Ayanta. Felicidades, Eva. Y por siempre, gracias.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Last blood" o el funeral del justiciero

No suelo hacer entradas en el blog sobre películas de este tipo. Last blood es muy, muy floja, sin mucho que salvar, emborronada sobre todo por esa puñetera manía que tiene Stallone de intentar hacer, siempre que tiene la oportunidad , lo que no ha aprendido en casi cincuenta años de carrera: interpretar. Al igual que Schwarzenegger, solo es capaz de actuaciones convicentes cuando habla poco y hace su único personaje. Para colmo, podemos decir que durante demasiados minutos no vemos a Rambo, sino a un tipo que se llama como él, al que se le ha olvidado todo su oficio, toda su capacidad táctica; y no se distingue demasiado en sus quehaceres y recursos de un preparacionista novato de la América profunda. Con el párrafo anterior tendríamos suficiente (o incluso demasiado) para hablar de esta producción, y podríamos dejarlo ahí porque no da para mucho más, señalando la curiosidad de que la mitad del reparto son españoles haciendo el papel de mejicanos. Pero Last blood es mucho más

Necesitamos otro Torrente

Hace poco recordaba con preocupación la anécdota de Santiago Segura en Masterchef, que decidía renombrar el plato que tenía que preparar (un brazo de gitano)  para evitar ofender a nadie , a pesar de que el colectivo caló no destaca por su ofendidismo. Y lo cierto es que llevamos seis años huérfanos de José Luis Torrente. Digan lo que digan, me sigue pareciendo un personaje interesantísimo, a pesar de nunca haber sido reivindicado en público más que como un espantajo con el que ganar dinero y hacer reír. Como entidad cultural, sin duda marcada por la encomienda histórica de haber sido el bastión del catolicismo y la contrarreforma, España tiene infinidad de defectos y tres grandes virtudes que las compensan ampliamente: la solidaridad, la humildad y la honestidad. Esta última nos la conceden como propia hasta en latitudes afines y hermanadas como América Latina, de tan profuso que es nuestro idioma en expresiones para deplorar lo artificioso, lo irreal y lo poco auténtico. Por esa razó

"El Menstruador", de Lázara Blázquez Noeno

Hace pocos días, Sara Mesa comentaba en la presentación de su novela  Cara de pan  que la historia nace en parte por una experiencia extraña vivida por un amigo suyo, al que se le acercaron dos policías por el hecho casual de que había niños jugando en la zona del parque en la que estaba tranquilamente sentado. Al leerlo, me vino a la cabeza la anécdota de un amigo suizo: Me contaba que en su país los profesores de gimnasia habían optado por dejar irse al suelo a las alumnas que se caían de una espaldera o trepando la cuerda en lugar de recogerlas o intentar sostenerlas, temerosos de que fácilmente pudiesen ser acusados de agresión sexual por hacerlo En realidad,  El Menstruador  trata de esto mismo: un tipo de sexismo que nunca se saca a debate ni tiene grupos de influencia o propuestas políticas que traten de combatirlo, una criminalización preventiva del varón en según qué circunstancias de la que ya no se libran ni los niños . Más concretamente, se centra en la indefensión a