Ir al contenido principal

Solidaridad y compromiso


Aunque nos cueste creerlo, hay facetas de la vida en las que nuestro país es campeón del mundo y sin rival desde hace muchos años. La más llamativa de ellas es la solidaridad: somos líderes indiscutibles en donaciones particulares a causas benéficas y en donación de óganos. Entre los que no frecuentan estas prácticas se ha extendido el uso peyorativo de la palabra "caridad" para obtener la paz de conciencia en el no ayudar, con el discurso prestado de que es estúpido invertir en paliar en lugar de en prevenir. Sin duda, esto nace de la pura confrontación y resquemor ideológicos contra la cultura católica que, sin duda, tiene mucha culpa de los sentimientos atruistas de los españoles. Supongo que llevarán esta idea hasta el final y asumirán convencidos que el sistema público de salud les deniegue tratamiento contra un cáncer de pulmón con un "jódete, no haber fumado" de su médico de cabecera.
Y es que la solidaridad verdadera es, sin duda, un acto individual del que decide introspectivamente en un momento dado el ayudar de algún modo. Opinar que el estado tiene que ayudar por ti no es solidaridad ni conciencia social. Más bien es una superstición de quien cree que el dinero público es como el cesto de los panes y los peces, pero que no se quiere repartir. Cuando la solidaridad trata de ser un acto colectivo, salvo las contadas excepciones en las que se trata de una suma de aportes, no es más que manipulación de masas disfrazada. Hay muchos ejemplos.
Recuérdese aquella inefable mañana en la que todos los periódicos, hasta los que se dicen más populares,antisistema e independientes, sacaron una portada casi idéntica para justificar el derrocamiento de Gadafi... Miniguerra a la que mandamos, por cierto, cazas que entraron en combate. En este caso, ningún medio consideró relevante que Europa pudiera tener intereses en el petróleo libio, todo lo contrario de lo que ocurrió en Irak, donde Sadam Hussein se había convertido, al parecer, en alguien entrañable y legítimo al que su pueblo debía adorar... Sobre todo, los kurdos. En fin, nadie salió a protestar por haber convertido el tranquilo Magreb en un avispero barbudo y al mismo tiempo, abandonar a la suerte de califatos terroristas a oriente medio.
Pero yéndonos a ejemplos más recientes y humanitarios, viene a mi cabeza el día en el que, de casualidad, asistí a una charla en la que participó la hermana Paciencia, aquella religiosa guineana que superó el ébola casi milagrosamente en África, cuyos anticuerpos sirvieron para curar a la sanitaria que se infectó en Madrid. Lejos de mostrarse molesta con nuestro país, la vi cargar contra todos aquellos que se oponían a que el misionero Manuel García Viejo, aún con todas las precauciones y asepsia con la que se hizo, fuese trasladado a España para intentar tratarle contra el virus. Al fin y al cabo, es algo miserable el negar el siquiera morir en su país a una persona que dedicó su vida a ayudar, incluso casi sin medios, a aquellos por los que nadie se preocupa (tampoco a aquellos que levantaban el debate en su momento). Y todo hasta el extremo de quedarse en el terreno cuando todas las ONG's (cuyos miembros desplegados, a diferencia de él, cobran un salario por estar allí) han huido de allí, incluso hasta exponerse directamente a infectarse. Creo que traerlo a España fue de lo poco que hizo bien el gobierno de Rajoy en su primera legislatura.
Los mismos que se oponían, en nombre del sentido común, a la repatriación del misionero enfermo desde Liberia, a pesar de que se sabía que se haría de manera controlada y segura, e intentaban propagar esta opinión en la opinión pública, defienden hoy (y por aquel entonces) que grupos de personas sin ningún tipo de control ni supervisión de enfermedades u otras cuestiones entren en España desde África... En lugar de ser atendidos en el lugar de donde vienen, que es una barbaridad por la falta de medios o la inseguridad que allí fuese a haber. Exactamente lo que querían en su momento hacer con García Viejo.
No es casualidad que El Quijote haya sido escrito en España. Todos tenemos uno dentro de nuestra alma, que sale cuando evaluamos por nosotros mismos la necesidad de ayudar al prójimo... Sin hacer caso de ruidos y propagandas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Libros perdidos en el océano

En la última Feria del libro de Madrid me topé en una de las casetas con una autora que me sonaba de haberla visto por Twitter, y así se lo hice saber. No recordaba su nombre, pero sí que solía escribir novela romántica, aunque esta vez firmaba algo de intriga. No era una escritora popular, más bien de las que suelen autodenominarse "independientes" porque, aunque no autopublicaba, trabajaba con una editorial pequeña que funciona de una manera similar, imprimiendo en físico bajo demanda y con escasa o nula distribución en librerías, por lo que le tocaría la mayor parte del trabajo de promoción de sus obras. En un primer momento la obra que estaba vendiendo no me resultaba interesante, pero a la vuelta de mi paseo decidí comprarla, a pesar de que la promotora apenas me lanzaba en ráfagas ininteligibles la descripción de la misma, supuse entonces que hastiada de todo el día haciendo lo mismo. Cuando me volví a casa, comprobé que esta mujer también me seguía a mí antes de que …

Tabarnia

Hace unos años, en lo más duro de la crisis económica, grupos de extrema derecha (o como quiera llamársele) decidieron ocupar en el barrio madrileño de Tetuán  un edificio con la excusa de establecer en él un lugar para cobijar a españoles desfavorecidos, sin hacer demasiado ruido. Creo que todo empezó como una especie de mofa hacia los okupas "clásicos", pues nunca estos grupos habían hecho algo semejante. Al poco tiempo, los del otro extremo del árbol ideológico empezaron a incendiar las calles y las redes sociales con mensajes,  carteles y panfletos de rechazo al llamado "Hogar Social Madrid", porque se había apropiado de su discurso y, además, había conseguido venderlo ante mucha gente como una acción positiva, frente al halo de caradurismo y rebeldía que el tipo de ocupación de sus acólitos emanaba desde siempre ante la sociedad.
Más cerca en el tiempo todavía, ‎media España se indignaba con la subida al poder de Donald Trump, no tanto por cuestiones ideológi…

Bendita Gurtel

No, no me he equivocado al titular esta entrada. Considero que, a nivel político, la Trama Gurtel es lo mejor que le ha pasado a este país en los últimos veinte años. ¿No se lo creen? Cuando el PSOE se desangraba sin remedio en lo peor de la crisis, a Zapatero se le ocurrió la cándida idea de levantar y azuzar las vergüenzas del PP valenciano pensando que traicionar la omertá de la corrupción transversal de las administraciones públicas tendría consecuencias electorales sólo para sus adversarios. Evidentemente me se equivocaba. Lo que él pensaba que sería un genial disparo de la última bala que le quedaba resultó en terminar muerto en su propia tumba con el revólver encasquillado: Pronto le devolvieron el golpe aireando lo que se venía haciendo con el dinero destinado a los parados andaluces. Y esto fue sólo el comienzo de una espiral de "y tú más" en todos los niveles (con preferencia de los ayuntamientos, los estamentos más hediondos) a dos trincheras. En un primer momento…