Ir al contenido principal

Cuando fuimos grandes


Hace no demasiados años, el fútbol estaba mucho menos monetizado que ahora. De la liga se televisaban uno o dos partidos por jornada, había tres competiciones europeas y la UEFA tenía tanto o más nivel que la Liga de Campeones. Por aquel entonces, aunque las diferencias presupuestarias eran notables, la limitación de jugadores extranjeros previa a la ley Bossman (que casi nadie recuerda ya) y el limitado potencial económico del deporte hacían que nadie pudiera permitirse el acumular tantos jugadores estrella como los cuatro o cinco equipos de Europa lo hacen en la actualidad, de modo que había en las grandes ligas más equipos con posibilidades de disputarse títulos, o al menos de no ponérselo fácil a los grandes. Así, clubes que hoy creen haber formado siempre parte de la aristocracia del balompié, se arrastraron durante décadas por las eliminatorias, raramente pasando de cuartos de final y temblando cuando les tocaba como rival un italiano, un alemán o un inglés.
A veces era posible, con un poco de suerte y un buen secretario técnico, sondear un mercado que nadie era capaz de saquear y conseguir montar casi de la nada un equipo competitivo a base de jugadores descartados o desconocidos. Uno de estos prodigios tuvo lugar hace algo más de 25 años en una ciudad mediana de 200.000 habitantes, donde nunca habían hecho otra cosa que alternar entre primera y segunda división. Dos brasileños, uno de ellos completamente desconocido, y un defensa serbio, junto con dos canteranos, fueron los bastiones del primer Superdépor, que sorprendió durante más de una década primero a España y luego a Europa. Resultaba un equipo simpático para casi todos y, a los pocos años ya estaba considerado no un equipo revelación, sino un grande más. Nunca un equipo diferente al Real Madrid y el Barcelona había conseguido una racha tan larga en la élite sin grandes sobresaltos, así que la gente empezó a creer que duraría siempre. Y había razones para ello: las primeras temporadas se fichó muy bien y se contaba con el dinero abundante de las competiciones continentales, de modo que el equipo sobrevivió a perder a Bebeto, a Rivaldo, a Djuckic y a tantos otros. El curso en el que entré en la universidad, el Deportivo logró dar con la fórmula óptima en una temporada extraña y ganó por fin el campeonato de liga. Fue en todos los sentidos un salto a otro nivel, porque el equipo ya tenía galones reales y competía ya no como un grande de España, sino como temible en Europa. Y para consolidar su categoría y demostrar su poder, se embarcaba ya en fichajes como los grandes, en la época en la que los derechos de televisión empezaban a dar recursos suculentos y los clubes se convirtieron en verdaderas empresas, llegando increíblemente a tener en una temporada  una plantilla superior a la del FC Barcelona. Pocos años después, el Dépor tocaba techo y, tras una Chapions legendaria en la que ganaron en Munich y eliminaron a la Juventus y al AC Milan (con remontada épica incluida), sólo pudo pararlos en las semifinales el durísimo Oporto de Mourinho en una carrera casi asegurada a ganar el título. La caída, por desgracia, no fue tan suave como la subida. Tras una mala temporada en la que el equipo no consiguió clasificarse para Europa, podemos utilizar la historia del Deportivo para explicarle a un niño la última gran crisis económica: Los grandes fichajes de las últimas temporadas (con sus respectivos desembolsos) no eran más que espejismos de solvencia que el equipo pagaba a plazos con los grandes ingresos que recibía de derechos televisivos al jugar la Liga de Campeones, de modo que la temporada que dejó de recibirlos, dejó de poder apuntalar la plantilla con pilares dorados y de pagar grandes minutas. Al fin y al cabo, al equipo todavía le faltaba historia para poder vender tantas camisetas por todo el mundo como hacían otros, además, en ciudades más grandes y con más patrocinadores. Así que el equipo cayó en picado, con grandes deudas que con sus ingresos ya no podría pagar fácilmente y sin recursos para montar un equipo con posibilidades de volver a Europa, con el fútbol ya mucho más correlado con el dinero. No mucho más tarde, cada vez más hundido, el equipo descendía a segunda división. Y lo volvería a hacer unas cuantas veces (la última este año), siendo de nuevo el equipo ascensor que había sido siempre, arruinado y con pocas posibilidades de un futuro esperanzador a corto plazo, mientras va pagando muy tímidamente sus moras.‎
Casualmente o no, la última temporada en la que el Deportivo de la Coruña consigue hacer una temporada digna es también la última en activo de Mauro Silva, ese brasileño desconocido que llegó cuando empezó todo, sin duda el mejor del mundo en su puesto en la época, injustamente ninguneado por casi todos los seleccionadores de su país. Al fin y al cabo, las dinastías suelen empezar y terminar con un rey con el mismo nombre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Roles e Informática

En la extrema unción del siglo XX empezaba yo a estudiar Ingeniería Informática en la bien bautizada por Pablo Picasso como "Ciudad de viento". Era una época peculiar, donde la nota de corte no era especialmente alta y, como ahora, se prometía que el futuro de la industria estaría en la inteligencia artificial (aunque por entonces el "machine learning" se llamaba "redes de neuronas artificiales"). Todo era propicio para que muchos de los que ingresaban en esa facultad lo hiciesen por pura vocación frente a otros estudios entonces más prestigiosos, como Ingeniería en Telecomunicaciones o Ingeniería Industrial, lo que hacía que el ambiente fuese especialmente friki: podían verse frecuentemente grupos jugando a cartas de Magic o a juegos de rol en la cafetería y en algunos vestíbulos. Además, había un consolidado grupo de usuarios de Linux (que espero siga existiendo) en un tiempo en el que instalar ese sistema operativo en un PC todavía era casi un acto

La Superliga o el fracaso del fútbol post subprime

Yo soy uno de esos millones de aficionados al fútbol que empezaron a perderle interés precisamente en lo peor de la llamada crisis de las subprime . Por aquel entonces, la época de Mourinho contra Guardiola en lo alto de la clasificación, solo Real Madrid y Barcelona tuvieron pulmón para aguantar el hundimiento económico que ahogó al resto de los clubes (también en el resto de Europa), dejándolos a una distancia abismal y transformando La Liga, una competición hasta entonces disputada y divertida, en un duopolio grotesco y sin gran interés, en la que los grandes solo perdían o empataban cuando jugaban entre ellos y sacaban más de treinta puntos de ventaja al tercer clasificado. Algo homologable a ligas como la escocesa, la portuguesa o la holandesa, con todos mis respetos hacia ellas, pero impropio de la nuestra. Pero casi nadie, ni siquiera en la prensa especializada, se atrevía entonces o se atreve hoy a decir que el rey está desnudo, y que lo único interesante que queda en el mundo

La culpa

Parece que después del comentario sobre Pororoca , me toca de nuevo hablar sobre la culpa. El otro día leía en un periódico que Angela Merkel daba por fracasada la política migratoria de la UE, porque consideraba que solo Alemania se mostraba flexible para acoger a algunos de los inmigrantes que se hacinan en las islas griegas más próximas a África. Hacía, a este respecto y no sin cierta razón, una referencia más o menos velada a las cuestiones religiosas, como corresponde a un partido democristiano como el CDU. Sin embargo, me resultaba sorprendente la perspectiva caritativa, disparada sin duda por la culpabilidad interna, algo típicamente católico: aunque su mentor Kohl sí lo era, Merkel es luterana. Debemos recordar que, en general, los protestantes ven a Dios como una especie de titiritero que no solo permite sino que origina todo lo que ocurre en el mundo, de modo que conciben la pobreza como una maldición y la riqueza como todo lo contrario, ambas de alguna manera merecidas a oj