Ir al contenido principal

Conocimiento imperfecto


La inefable Úrsula, matriarca de la familia Buendía en Cien años de soledad, lleva al extremo del realismo mágico marqueciano la compensación que hacen los invidentes con su memoria y el resto de sentidos para suplir el que les falta, de modo que resulta casi fascinante el imaginar el desarrollo potencial de las capacidades mentales y perceptivas aletargadas por utilizar principalmente la mentirosa y superficial capacidad de la vista. En todo caso, no queda más remedio para todo humano que el interpretar el mundo, siempre con un cierto sesgo, con las antenas que mejor le funcionen, del mismo modo que sólo podemos tomar después decisiones con la información parcial que tengamos en la cabeza. Y así seguirá siendo mientras nos quede algo de humanos.
En las últimas semanas he leído columnas de opinión y reseñas de libros relacionadas con la no tan nueva superstición de otorgar a cualquier obra que adquirimos "para verla o leerla luego", incluidos los enlaces a páginas web guardados en favoritos, el poder de traspasarnos su conocimiento aún sin haberla abierto, por el simple hecho de custodiarla. Sin faltarles razón, ahondan en el tema considerando que el conocimiento de los humanos es, en general, un conjunto de estos espejismos, de los que poco sabemos más que un resumen ligero. Y que, aún así, nos resistimos a considerarnos ignorantes.
Me temo que la verdadera idea de fondo ‎es universalizar la cosmovisión de que, libro arriba, licenciatura abajo, todos somos realmente igual de incultos. No creo que esto sea una segunda derivada de Ortega y Gasset o Sócrates, que más bien hablaban de cómo el aprendizaje nos hace conscientes de lo inmenso e inabarcable del Conocimiento, no de la relativización de su valor. Este intento de concienciación de la ignorancia propia es en realidad una llamada al inmovilismo, a la renuncia al debate y a la formación de una visión propia del mundo, delegando (y eso es lo más pavoroso) la voz y la decisión a otro que quizás "sí es el experto". Aquí Ortega tiene también una cita muy acertada: "La máxima especialización equivale a la máxima incultura". Ahora, igual que en el inicio de los tiempos, el conocimiento es prácticamente la única arma que tendrá un ser humano para defenderse en la vida, por precario, escaso o sesgado que este sea.
Por lo tanto, estamos hablando, en el mejor de los casos, de evangelizar en renunciar a acudir a las fuentes del conocimiento y limitarse, si acaso, a acudir a obras ligeras de divulgación. Esto ya me lo he encontrado explícitamente y con advertencias continuas en obras recientes de según qué temas. Y en el peor, de una apología a renunciar a formarse o a aprender más allá de lo imprescindible, quizás lo que ha trascendido de las predicciones de Huxley hasta nuestros días.
De este modo, cuando renunciamos a que el conocimiento tenga una vocación universal, o al menos, se adquiera de manera libre, quedamos inermes para pensar por nosotros mismos, aunque sea blandiendo armas cortas e imperfectas. Y, lo que es peor, estamos homologando un sentimiento de orgullo de incultura con una más que probable siniestra intención política.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Last blood" o el funeral del justiciero

No suelo hacer entradas en el blog sobre películas de este tipo. Last blood es muy, muy floja, sin mucho que salvar, emborronada sobre todo por esa puñetera manía que tiene Stallone de intentar hacer, siempre que tiene la oportunidad , lo que no ha aprendido en casi cincuenta años de carrera: interpretar. Al igual que Schwarzenegger, solo es capaz de actuaciones convicentes cuando habla poco y hace su único personaje. Para colmo, podemos decir que durante demasiados minutos no vemos a Rambo, sino a un tipo que se llama como él, al que se le ha olvidado todo su oficio, toda su capacidad táctica; y no se distingue demasiado en sus quehaceres y recursos de un preparacionista novato de la América profunda. Con el párrafo anterior tendríamos suficiente (o incluso demasiado) para hablar de esta producción, y podríamos dejarlo ahí porque no da para mucho más, señalando la curiosidad de que la mitad del reparto son españoles haciendo el papel de mejicanos. Pero Last blood es mucho más

Necesitamos otro Torrente

Hace poco recordaba con preocupación la anécdota de Santiago Segura en Masterchef, que decidía renombrar el plato que tenía que preparar (un brazo de gitano)  para evitar ofender a nadie , a pesar de que el colectivo caló no destaca por su ofendidismo. Y lo cierto es que llevamos seis años huérfanos de José Luis Torrente. Digan lo que digan, me sigue pareciendo un personaje interesantísimo, a pesar de nunca haber sido reivindicado en público más que como un espantajo con el que ganar dinero y hacer reír. Como entidad cultural, sin duda marcada por la encomienda histórica de haber sido el bastión del catolicismo y la contrarreforma, España tiene infinidad de defectos y tres grandes virtudes que las compensan ampliamente: la solidaridad, la humildad y la honestidad. Esta última nos la conceden como propia hasta en latitudes afines y hermanadas como América Latina, de tan profuso que es nuestro idioma en expresiones para deplorar lo artificioso, lo irreal y lo poco auténtico. Por esa razó

"El Menstruador", de Lázara Blázquez Noeno

Hace pocos días, Sara Mesa comentaba en la presentación de su novela  Cara de pan  que la historia nace en parte por una experiencia extraña vivida por un amigo suyo, al que se le acercaron dos policías por el hecho casual de que había niños jugando en la zona del parque en la que estaba tranquilamente sentado. Al leerlo, me vino a la cabeza la anécdota de un amigo suizo: Me contaba que en su país los profesores de gimnasia habían optado por dejar irse al suelo a las alumnas que se caían de una espaldera o trepando la cuerda en lugar de recogerlas o intentar sostenerlas, temerosos de que fácilmente pudiesen ser acusados de agresión sexual por hacerlo En realidad,  El Menstruador  trata de esto mismo: un tipo de sexismo que nunca se saca a debate ni tiene grupos de influencia o propuestas políticas que traten de combatirlo, una criminalización preventiva del varón en según qué circunstancias de la que ya no se libran ni los niños . Más concretamente, se centra en la indefensión a