Ir al contenido principal

Conocimiento imperfecto


La inefable Úrsula, matriarca de la familia Buendía en Cien años de soledad, lleva al extremo del realismo mágico marqueciano la compensación que hacen los invidentes con su memoria y el resto de sentidos para suplir el que les falta, de modo que resulta casi fascinante el imaginar el desarrollo potencial de las capacidades mentales y perceptivas aletargadas por utilizar principalmente la mentirosa y superficial capacidad de la vista. En todo caso, no queda más remedio para todo humano que el interpretar el mundo, siempre con un cierto sesgo, con las antenas que mejor le funcionen, del mismo modo que sólo podemos tomar después decisiones con la información parcial que tengamos en la cabeza. Y así seguirá siendo mientras nos quede algo de humanos.
En las últimas semanas he leído columnas de opinión y reseñas de libros relacionadas con la no tan nueva superstición de otorgar a cualquier obra que adquirimos "para verla o leerla luego", incluidos los enlaces a páginas web guardados en favoritos, el poder de traspasarnos su conocimiento aún sin haberla abierto, por el simple hecho de custodiarla. Sin faltarles razón, ahondan en el tema considerando que el conocimiento de los humanos es, en general, un conjunto de estos espejismos, de los que poco sabemos más que un resumen ligero. Y que, aún así, nos resistimos a considerarnos ignorantes.
Me temo que la verdadera idea de fondo ‎es universalizar la cosmovisión de que, libro arriba, licenciatura abajo, todos somos realmente igual de incultos. No creo que esto sea una segunda derivada de Ortega y Gasset o Sócrates, que más bien hablaban de cómo el aprendizaje nos hace conscientes de lo inmenso e inabarcable del Conocimiento, no de la relativización de su valor. Este intento de concienciación de la ignorancia propia es en realidad una llamada al inmovilismo, a la renuncia al debate y a la formación de una visión propia del mundo, delegando (y eso es lo más pavoroso) la voz y la decisión a otro que quizás "sí es el experto". Aquí Ortega tiene también una cita muy acertada: "La máxima especialización equivale a la máxima incultura". Ahora, igual que en el inicio de los tiempos, el conocimiento es prácticamente la única arma que tendrá un ser humano para defenderse en la vida, por precario, escaso o sesgado que este sea.
Por lo tanto, estamos hablando, en el mejor de los casos, de evangelizar en renunciar a acudir a las fuentes del conocimiento y limitarse, si acaso, a acudir a obras ligeras de divulgación. Esto ya me lo he encontrado explícitamente y con advertencias continuas en obras recientes de según qué temas. Y en el peor, de una apología a renunciar a formarse o a aprender más allá de lo imprescindible, quizás lo que ha trascendido de las predicciones de Huxley hasta nuestros días.
De este modo, cuando renunciamos a que el conocimiento tenga una vocación universal, o al menos, se adquiera de manera libre, quedamos inermes para pensar por nosotros mismos, aunque sea blandiendo armas cortas e imperfectas. Y, lo que es peor, estamos homologando un sentimiento de orgullo de incultura con una más que probable siniestra intención política.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Roles e Informática

En la extrema unción del siglo XX empezaba yo a estudiar Ingeniería Informática en la bien bautizada por Pablo Picasso como "Ciudad de viento". Era una época peculiar, donde la nota de corte no era especialmente alta y, como ahora, se prometía que el futuro de la industria estaría en la inteligencia artificial (aunque por entonces el "machine learning" se llamaba "redes de neuronas artificiales"). Todo era propicio para que muchos de los que ingresaban en esa facultad lo hiciesen por pura vocación frente a otros estudios entonces más prestigiosos, como Ingeniería en Telecomunicaciones o Ingeniería Industrial, lo que hacía que el ambiente fuese especialmente friki: podían verse frecuentemente grupos jugando a cartas de Magic o a juegos de rol en la cafetería y en algunos vestíbulos. Además, había un consolidado grupo de usuarios de Linux (que espero siga existiendo) en un tiempo en el que instalar ese sistema operativo en un PC todavía era casi un acto

La Superliga o el fracaso del fútbol post subprime

Yo soy uno de esos millones de aficionados al fútbol que empezaron a perderle interés precisamente en lo peor de la llamada crisis de las subprime . Por aquel entonces, la época de Mourinho contra Guardiola en lo alto de la clasificación, solo Real Madrid y Barcelona tuvieron pulmón para aguantar el hundimiento económico que ahogó al resto de los clubes (también en el resto de Europa), dejándolos a una distancia abismal y transformando La Liga, una competición hasta entonces disputada y divertida, en un duopolio grotesco y sin gran interés, en la que los grandes solo perdían o empataban cuando jugaban entre ellos y sacaban más de treinta puntos de ventaja al tercer clasificado. Algo homologable a ligas como la escocesa, la portuguesa o la holandesa, con todos mis respetos hacia ellas, pero impropio de la nuestra. Pero casi nadie, ni siquiera en la prensa especializada, se atrevía entonces o se atreve hoy a decir que el rey está desnudo, y que lo único interesante que queda en el mundo

La culpa

Parece que después del comentario sobre Pororoca , me toca de nuevo hablar sobre la culpa. El otro día leía en un periódico que Angela Merkel daba por fracasada la política migratoria de la UE, porque consideraba que solo Alemania se mostraba flexible para acoger a algunos de los inmigrantes que se hacinan en las islas griegas más próximas a África. Hacía, a este respecto y no sin cierta razón, una referencia más o menos velada a las cuestiones religiosas, como corresponde a un partido democristiano como el CDU. Sin embargo, me resultaba sorprendente la perspectiva caritativa, disparada sin duda por la culpabilidad interna, algo típicamente católico: aunque su mentor Kohl sí lo era, Merkel es luterana. Debemos recordar que, en general, los protestantes ven a Dios como una especie de titiritero que no solo permite sino que origina todo lo que ocurre en el mundo, de modo que conciben la pobreza como una maldición y la riqueza como todo lo contrario, ambas de alguna manera merecidas a oj