Ir al contenido principal

Conocimiento imperfecto


La inefable Úrsula, matriarca de la familia Buendía en "Cien años de soledad", lleva al extremo del realismo mágico marqueciano la compensación que hacen los invidentes con su memoria y el resto de sentidos para suplir el que les falta, de modo que resulta casi fascinante el imaginar el desarrollo potencial de las capacidades mentales y perceptivas aletargadas por utilizar principalmente la mentirosa y superficial capacidad de la vista. En todo caso, no queda más remedio para todo humano que el interpretar el mundo, siempre con un cierto sesgo, con las antenas que mejor le funcionen, del mismo modo que sólo podemos tomar después decisiones con la información parcial que tengamos en la cabeza. Y así seguirá siendo mientras nos quede algo de humanos.
En las últimas semanas he leído columnas de opinión y reseñas de libros relacionadas con la no tan nueva superstición de otorgar a cualquier obra que adquirimos "para verla o leerla luego", incluidos los enlaces a páginas web guardados en favoritos, el poder de traspasarnos su conocimiento aún sin haberla abierto, por el simple hecho de custodiarla. Sin faltarles razón, ahondan en el tema considerando que el conocimiento de los humanos es, en general, un conjunto de estos espejismos, de los que poco sabemos más que un resumen ligero. Y que, aún así, nos resistimos a considerarnos ignorantes.  
Me temo que la verdadera idea de fondo ‎es universalizar la cosmovisión de que, libro arriba, licenciatura abajo, todos somos realmente igual de incultos. No creo que esto sea una segunda derivada de Ortega y Gasset o Sócrates, que más bien hablaban de cómo el aprendizaje nos hace conscientes de lo inmenso e inabarcable del Conocimiento, no de la relativización de su valor. Este intento de concienciación de la ignorancia propia es en realidad una llamada al inmovilismo, a la renuncia al debate y a la formación de una visión propia del mundo, delegando (y eso es lo más pavoroso) la voz y la decisión a otro que quizás "sí es el experto". Aquí Ortega tiene también una cita muy acertada: "La máxima especialización equivale a la máxima incultura". Ahora, igual que en el inicio de los tiempos, el conocimiento es prácticamente la única arma que tendrá un ser humano para defenderse en la vida, por precario, escaso o sesgado que este sea.
Por lo tanto, estamos hablando, en el mejor de los casos, de evangelizar en renunciar a acudir a las fuentes del conocimiento y limitarse, si acaso, a acudir a obras ligeras de divulgación. Esto ya me lo he encontrado explícitamente y con advertencias contínuas en obras recientes de según qué temas. Y en el peor, de una apología a renunciar a formarse o a aprender más allá de lo imprescindible, quizás lo que ha trascendido de las predicciones de Huxley hasta nuestros días.
De este modo, cuando renunciamos a que el conocimiento tenga una vocación universal, o al menos, se adquiera de manera libre, quedamos inermes para pensar por nosotros mismos, aunque sea blandiendo armas cortas e imperfectas. Y, lo que es peor, estamos homologando un sentimiento de orgullo de incultura con una más que probable siniestra intención política.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Libros perdidos en el océano

En la última Feria del libro de Madrid me topé en una de las casetas con una autora que me sonaba de haberla visto por Twitter, y así se lo hice saber. No recordaba su nombre, pero sí que solía escribir novela romántica, aunque esta vez firmaba algo de intriga. No era una escritora popular, más bien de las que suelen autodenominarse "independientes" porque, aunque no autopublicaba, trabajaba con una editorial pequeña que funciona de una manera similar, imprimiendo en físico bajo demanda y con escasa o nula distribución en librerías, por lo que le tocaría la mayor parte del trabajo de promoción de sus obras. En un primer momento la obra que estaba vendiendo no me resultaba interesante, pero a la vuelta de mi paseo decidí comprarla, a pesar de que la promotora apenas me lanzaba en ráfagas ininteligibles la descripción de la misma, supuse entonces que hastiada de todo el día haciendo lo mismo. Cuando me volví a casa, comprobé que esta mujer también me seguía a mí antes de que …

Bendita Gurtel

No, no me he equivocado al titular esta entrada. Considero que, a nivel político, la Trama Gurtel es lo mejor que le ha pasado a este país en los últimos veinte años. ¿No se lo creen? Cuando el PSOE se desangraba sin remedio en lo peor de la crisis, a Zapatero se le ocurrió la cándida idea de levantar y azuzar las vergüenzas del PP valenciano pensando que traicionar la omertá de la corrupción transversal de las administraciones públicas tendría consecuencias electorales sólo para sus adversarios. Evidentemente me se equivocaba. Lo que él pensaba que sería un genial disparo de la última bala que le quedaba resultó en terminar muerto en su propia tumba con el revólver encasquillado: Pronto le devolvieron el golpe aireando lo que se venía haciendo con el dinero destinado a los parados andaluces. Y esto fue sólo el comienzo de una espiral de "y tú más" en todos los niveles (con preferencia de los ayuntamientos, los estamentos más hediondos) a dos trincheras. En un primer momento…

"La casa de Jack", de Lars von Trier

Retomo brevemente el cine por una muy buena razón, que es el estreno en España de la última película de Lars von Trier después de unos cuantos años de silencio, tan polémica como la predecesora, pero mucho más desapercibida. Podemos decir, en comparación con Nymphomaniac, que es una película continuista, usando una estructura muy similar como excusa para contar la historia, y tan pornográfica como aquella cambiando el sexo por la violencia. Este, además, es un nuevo ejemplo especialmente grave de la indigencia intelectual que inunda los mentideros de Internet, capaz de otorgar a esta producción una puntuación mediocre al lado de los últimos bodrios de Tarantino o la tan sobrevalorada saga de Matrix. En mi opinión, "La casa de Jack" no tiene una especial intención provocativa, ni tampoco que en ese sentido pivote sobre los límites de la belleza o del arte, como insinúan muchas críticas. Más bien es un magistral retrato del mal, sin tapujos, construyendo al protagonista (un a…