Ir al contenido principal

Jolanda Tschudi


A veces los textos cobran vida, se vuelven autónomos y empiezan a escribirse solos. Eso es lo que sentí documentándome para escribir mi primera novela, proceso en el que tuve la gran suerte de toparme con Jolanda Tschudi, una mujer de la que casi nadie ha oído hablar con una biografía de película. De hecho, estaba decidido a escribir sobre ella al terminar, pero desafortunadamente no he conseguido hasta el momento contactar con ella o su entorno.
Jolanda nació cerca de Zurich, en el seno de una familia acomodada, y fue, ante todo, una aviadora. En la primera mitad de la década de los 40 batió varios récords de altitud, sobrepasando los 5000 metros de altitud, de modo que su pericia fue aprovechada por el museo etnográfico de Neuchâtel (Suiza) para conducir expediciones de investigación de la cultura touareg en el Sahara argelino. Más sorprendente y rompedor para la época es que justo después, en 1948, adquiría el modelo 356 de Porsche, siendo así la primera persona en conducir un coche de la marca, y por tanto, que realmente fue una mujer y no un hombre la pionera en los automóviles deportivos privados en el mundo.
Sin embargo, lo que me llevó a conocer a Tschudi fue el enrolarse en 1950 en una nueva expedición para el mismo museo de Neuchâtel y la misma área geográfica, pero esta vez para explorar de manera científica y por primera vez las recién descubiertas pinturas rupestres de Tassili N'ajjer. Este conjunto artístico es hoy reconocido como patrimonio de la humanidad por la UNESCO, el más extenso del mundo y uno de los más importantes, aunque es injustamente desconocido como tal. En este caso, además, fue también la escribana del interesante libro que recopiló el estudio, que por desgracia nunca fue editado en España. Ha sido también una lástima que esta expedición haya caído en el olvido y que hoy en día sólo recordemos aquella de Henri Lhote, reflejada en un libro mucho más digerible y de consumo, pero mucho menos riguroso, popularizado por emplear la expresión "Gran dios marciano" para referirse a una pintura curiosa que él mismo creyó relacionada con la arqueología ufológica, que ha convertido el complejo de Tassili más en un museo temático para curiosos del misterio que en la meca del estudio del arte rupestre de diferentes épocas que debería ser.
Sólo espero poder algún día contactar con ella y poder reflejar y difundir su biografía como se merece.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Last blood" o el funeral del justiciero

No suelo hacer entradas en el blog sobre películas de este tipo. Last blood es muy, muy floja, sin mucho que salvar, emborronada sobre todo por esa puñetera manía que tiene Stallone de intentar hacer, siempre que tiene la oportunidad , lo que no ha aprendido en casi cincuenta años de carrera: interpretar. Al igual que Schwarzenegger, solo es capaz de actuaciones convicentes cuando habla poco y hace su único personaje. Para colmo, podemos decir que durante demasiados minutos no vemos a Rambo, sino a un tipo que se llama como él, al que se le ha olvidado todo su oficio, toda su capacidad táctica; y no se distingue demasiado en sus quehaceres y recursos de un preparacionista novato de la América profunda. Con el párrafo anterior tendríamos suficiente (o incluso demasiado) para hablar de esta producción, y podríamos dejarlo ahí porque no da para mucho más, señalando la curiosidad de que la mitad del reparto son españoles haciendo el papel de mejicanos. Pero Last blood es mucho más

Necesitamos otro Torrente

Hace poco recordaba con preocupación la anécdota de Santiago Segura en Masterchef, que decidía renombrar el plato que tenía que preparar (un brazo de gitano)  para evitar ofender a nadie , a pesar de que el colectivo caló no destaca por su ofendidismo. Y lo cierto es que llevamos seis años huérfanos de José Luis Torrente. Digan lo que digan, me sigue pareciendo un personaje interesantísimo, a pesar de nunca haber sido reivindicado en público más que como un espantajo con el que ganar dinero y hacer reír. Como entidad cultural, sin duda marcada por la encomienda histórica de haber sido el bastión del catolicismo y la contrarreforma, España tiene infinidad de defectos y tres grandes virtudes que las compensan ampliamente: la solidaridad, la humildad y la honestidad. Esta última nos la conceden como propia hasta en latitudes afines y hermanadas como América Latina, de tan profuso que es nuestro idioma en expresiones para deplorar lo artificioso, lo irreal y lo poco auténtico. Por esa razó

"El Menstruador", de Lázara Blázquez Noeno

Hace pocos días, Sara Mesa comentaba en la presentación de su novela  Cara de pan  que la historia nace en parte por una experiencia extraña vivida por un amigo suyo, al que se le acercaron dos policías por el hecho casual de que había niños jugando en la zona del parque en la que estaba tranquilamente sentado. Al leerlo, me vino a la cabeza la anécdota de un amigo suizo: Me contaba que en su país los profesores de gimnasia habían optado por dejar irse al suelo a las alumnas que se caían de una espaldera o trepando la cuerda en lugar de recogerlas o intentar sostenerlas, temerosos de que fácilmente pudiesen ser acusados de agresión sexual por hacerlo En realidad,  El Menstruador  trata de esto mismo: un tipo de sexismo que nunca se saca a debate ni tiene grupos de influencia o propuestas políticas que traten de combatirlo, una criminalización preventiva del varón en según qué circunstancias de la que ya no se libran ni los niños . Más concretamente, se centra en la indefensión a