Ir al contenido principal

Jolanda Tschudi


A veces los textos cobran vida, se vuelven autónomos y empiezan a escribirse solos. Eso es lo que sentí documentándome para escribir mi primera novela, proceso en el que tuve la gran suerte de toparme con Jolanda Tschudi, una mujer de la que casi nadie ha oído hablar con una biografía de película. De hecho, estaba decidido a escribir sobre ella al terminar, pero desafortunadamente no he conseguido hasta el momento contactar con ella o su entorno.
Jolanda nació cerca de Zurich, en el seno de una familia acomodada, y fue, ante todo, una aviadora. En la primera mitad de la década de los 40 batió varios récords de altitud, sobrepasando los 5000 metros de altitud, de modo que su pericia fue aprovechada por el museo etnográfico de Neuchâtel (Suiza) para conducir expediciones de investigación de la cultura touareg en el Sahara argelino. Más sorprendente y rompedor para la época es que justo después, en 1948, adquiría el modelo 356 de Porsche, siendo así la primera persona en conducir un coche de la marca, y por tanto, que realmente fue una mujer y no un hombre la pionera en los automóviles deportivos privados en el mundo.
Sin embargo, lo que me llevó a conocer a Tschudi fue el enrolarse en 1950 en una nueva expedición para el mismo museo de Neuchâtel y la misma área geográfica, pero esta vez para explorar de manera científica y por primera vez las recién descubiertas pinturas rupestres de Tassili N'ajjer. Este conjunto artístico es hoy reconocido como patrimonio de la humanidad por la UNESCO, el más extenso del mundo y uno de los más importantes, aunque es injustamente desconocido como tal. En este caso, además, fue también la escribana del interesante libro que recopiló el estudio, que por desgracia nunca fue editado en España. Ha sido también una lástima que esta expedición haya caído en el olvido y que hoy en día sólo recordemos aquella de Henri Lhote, reflejada en un libro mucho más digerible y de consumo, pero mucho menos riguroso, popularizado por emplear la expresión "Gran dios marciano" para referirse a una pintura curiosa que él mismo creyó relacionada con la arqueología ufológica, que ha convertido el complejo de Tassili más en un museo temático para curiosos del misterio que en la meca del estudio del arte rupestre de diferentes épocas que debería ser.
Sólo espero poder algún día contactar con ella y poder reflejar y difundir su biografía como se merece.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Imperio (invisible) contraataca

Después de muchos años de pontificado y contaminación cultural, el imperio llegó a perder la noción de la realidad, atreviéndose a promover en los últimos tiempos tendencias sociales incompatibles con cualquier legalidad democrática o incluso con el sentido común. Ignorando la volatilidad y la fácil manipulación de las redes sociales, las consideró perfectamente representativas del sentir "del pueblo", sintiéndose confiado para seguir campando a sus anchas, cayendo en la trampa de ser víctima de su propio panfletismo. En España ni siquiera le arredaron sus desternillantes fracasos al castrar la línea editorial de El Mundo y antes del ABC, el periódico con más personalidad del país. Llegó incluso a conquistar EEUU, icono de la corrección política, sí, pero hasta entonces plaza impermeable a estos menesteres por su histórica tradición de sacralizar los derechos individuales, canonizando a su embajador allá con un Premio Nobel de la paz que nadie entiende. Hay quien cree que t…

"El Menstruador", de Lázara Blázquez Noeno

Hace pocos días, Sara Mesa comentaba en la presentación de su novela Cara de pan  que la historia nace en parte por una experiencia extraña vivida por un amigo suyo, al que se le acercaron dos policías por el hecho casual de que había niños jugando en la zona del parque en la que estaba tranquilamente sentado. Al leerlo, me vino a la cabeza la anécdota de un amigo suizo: Me contaba que en su país los profesores de gimnasia habían optado por dejar irse al suelo a las alumnas que se caían de una espaldera o trepando la cuerda en lugar de recogerlas o intentar sostenerlas, temerosos de que fácilmente pudiesen ser acusados de agresión sexual por hacerlo En realidad, El Menstruador trata de esto mismo: un tipo de sexismo que nunca se saca a debate ni tiene grupos de influencia o propuestas políticas que traten de combatirlo, una criminalización preventiva del varón en según qué circunstancias de la que ya no se libran ni los niños. Más concretamente, se centra en la indefensión ante la ju…

Cartas de amor

Me sumo con esta entrada a otra que ha colgado muy recientemente la compañera de batallas Lázara Blázquez Noeno en su blog, que por otra parte no puedo dejar de recomendar. Suscribo lo que dice de principio a fin en defensa de la carta de amor, y considero que esta arenga es más necesaria que nunca en los turbios tiempos en que vivimos. No he podido resistirme a abordar este tema, porque llevo muchos años cultivándolo, unas veces en público y otras en privado. Demasiados. Pero siempre por necesidad, mucho antes de haber aprendido a descifrar la vocación vital que siempre ha estado ahí. Y sigo haciéndolo, porque en literatura las cartas de amor son para mí el alfa y el omega, la madre que me parió en esto de las letras, como ya he explicado en un post anterior, y no he podido dejar de incluirlas en mi ópera prima (que a fecha de hoy todavía está en la bodega). Las cartas de amor son, incluso las puramente literarias, un acto sincero y visceral. Quizás por eso estén tan denostadas hoy,…