Ir al contenido principal

Persecución


Hace 110 años, Robert H. Benson publicaba la que está considerada como primera distropía moderna: Señor del mundo. Se trata de una obra relativamente conocida en el mundo católico militante por las recomendaciones públicas de los dos últimos papas, pero prácticamente desconocida fuera de este ámbito. Sin embargo, su influencia es clara en la universal 1984 de Orwell, principalmente en la concepción de un mundo futuro globalizado en el que las guerras tienen lugar entre grandes bloques de civilización y no entre países, gobernados en una tiranía disfrazada de libertad. Claro que imaginaban el mal de manera diferente, partiendo del contexto histórico que les tocaba vivir, y mientras Orwell proyectaba el sainete perpetuo de la propaganda comunista de Stalin, Benson creía que la entonces todopoderosa masonería pilotaría desde la sombra, y sin hacer demasiado ruido, el camino hacia la perdición.
No es fácil abstraer ‎Señor del mundo del catolicismo, dado que el mismo autor era sacerdote, pero el ejercicio resulta interesante porque en el fondo refleja una sociedad vaciada de valores, frívola, relativista ante la moral de manera explícita y que pretende sustituir de malos modos los cultos y las éticas históricas por otras sincréticas y ridículamente artificiosas, consciente de que es imposible eliminar del mapa la espiritualidad... O simplemente las creencias. De este modo, y con el permiso del "Gran hermano" digital, Benson consigue imaginar de manera más precisa la sociedad futura (nuestro presente) que Huxley o el propio Orwell. El tema de fondo fue recuperado mucho después por Tim LaHaye para hacer la saga Dejados atrás.
Yéndonos a lo concreto, Señor del mundo retrata algo que podría parecer inverosímil desde los tiempos del imperio romano, que es la persecución de los cristianos. Es cierto que desde entonces ha habido cacerías (hace poco recordábamos a los mártires de Japón), pero más bien se daba entre unas ramas del cristianismo y otras en el contexto de reformas y contrarreformas de la Edad Moderna. ¿Algo demasiado exagerado o catastrofista para darse en el mundo occidental? La historia inmediatamente posterior dice que no: apenas diez años después se dió eso mismo en Méjico, donde un gobierno masón intentó ahorcar al catolicismo en este país, desembocando en la llamada Guerra Cristera. Y otra década más tarde, también con la masonería en el paisaje y otros ingredientes, en España se intentaba exterminar a la iglesia mediante la violencia directa. 
Dejando aparte ya países donde el cristianismo está prohibido legalmente o de facto, en nuestros días se asesinan cristianos por el hecho de serlo en Pakistán, Yemen, Nigeria, Sudán... Sin hablar de los dominios del Daesh. Pero es algo que no sale en las noticias. Tampoco solía mostrarse que había subastas diarias de cristianas y kurdas como mercancía sexual, ni suele mencionarse que es el objeto del 75% por ciento de la violencia religiosa.
Por todo eso, el día 24 de febrero, el Coliseo Romano se iluminará de rojo... Para recordar que aquello que sucedía dentro hace casi 2000 años no ha pasado, ni mucho menos, a la historia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Last blood" o el funeral del justiciero

No suelo hacer entradas en el blog sobre películas de este tipo. Last blood es muy, muy floja, sin mucho que salvar, emborronada sobre todo por esa puñetera manía que tiene Stallone de intentar hacer, siempre que tiene la oportunidad , lo que no ha aprendido en casi cincuenta años de carrera: interpretar. Al igual que Schwarzenegger, solo es capaz de actuaciones convicentes cuando habla poco y hace su único personaje. Para colmo, podemos decir que durante demasiados minutos no vemos a Rambo, sino a un tipo que se llama como él, al que se le ha olvidado todo su oficio, toda su capacidad táctica; y no se distingue demasiado en sus quehaceres y recursos de un preparacionista novato de la América profunda. Con el párrafo anterior tendríamos suficiente (o incluso demasiado) para hablar de esta producción, y podríamos dejarlo ahí porque no da para mucho más, señalando la curiosidad de que la mitad del reparto son españoles haciendo el papel de mejicanos. Pero Last blood es mucho más

Necesitamos otro Torrente

Hace poco recordaba con preocupación la anécdota de Santiago Segura en Masterchef, que decidía renombrar el plato que tenía que preparar (un brazo de gitano)  para evitar ofender a nadie , a pesar de que el colectivo caló no destaca por su ofendidismo. Y lo cierto es que llevamos seis años huérfanos de José Luis Torrente. Digan lo que digan, me sigue pareciendo un personaje interesantísimo, a pesar de nunca haber sido reivindicado en público más que como un espantajo con el que ganar dinero y hacer reír. Como entidad cultural, sin duda marcada por la encomienda histórica de haber sido el bastión del catolicismo y la contrarreforma, España tiene infinidad de defectos y tres grandes virtudes que las compensan ampliamente: la solidaridad, la humildad y la honestidad. Esta última nos la conceden como propia hasta en latitudes afines y hermanadas como América Latina, de tan profuso que es nuestro idioma en expresiones para deplorar lo artificioso, lo irreal y lo poco auténtico. Por esa razó

"El Menstruador", de Lázara Blázquez Noeno

Hace pocos días, Sara Mesa comentaba en la presentación de su novela  Cara de pan  que la historia nace en parte por una experiencia extraña vivida por un amigo suyo, al que se le acercaron dos policías por el hecho casual de que había niños jugando en la zona del parque en la que estaba tranquilamente sentado. Al leerlo, me vino a la cabeza la anécdota de un amigo suizo: Me contaba que en su país los profesores de gimnasia habían optado por dejar irse al suelo a las alumnas que se caían de una espaldera o trepando la cuerda en lugar de recogerlas o intentar sostenerlas, temerosos de que fácilmente pudiesen ser acusados de agresión sexual por hacerlo En realidad,  El Menstruador  trata de esto mismo: un tipo de sexismo que nunca se saca a debate ni tiene grupos de influencia o propuestas políticas que traten de combatirlo, una criminalización preventiva del varón en según qué circunstancias de la que ya no se libran ni los niños . Más concretamente, se centra en la indefensión a