Ir al contenido principal

Tabarnia


Hace unos años, en lo más duro de la crisis económica, grupos de extrema derecha (o como quiera llamársele) decidieron ocupar en el barrio madrileño de Tetuán  un edificio con la excusa de establecer en él un lugar para cobijar a españoles desfavorecidos, sin hacer demasiado ruido. Creo que todo empezó como una especie de mofa hacia los okupas "clásicos", pues nunca estos grupos habían hecho algo semejante. Al poco tiempo, los del otro extremo del árbol ideológico empezaron a incendiar las calles y las redes sociales con mensajes,  carteles y panfletos de rechazo al llamado "Hogar Social Madrid", porque se había apropiado de su discurso y, además, había conseguido venderlo ante mucha gente como una acción positiva, frente al halo de caradurismo y rebeldía que el tipo de ocupación de sus acólitos emanaba desde siempre ante la sociedad.
Más cerca en el tiempo todavía, ‎media España se indignaba con la subida al poder de Donald Trump, no tanto por cuestiones ideológicas, sino por su estrategia de estridencias y descalificaciones contra casi todo, que le permitió ganar al sprint en popularidad a todos sus oponentes, algo sorprendente en un país poco acostumbrado a la visceralidad en la política. Entre los feroces criticadores estaba gente como Barbijaputa o Martu Garrote (aunque hay muchos más), hoy dignísimas y serias "creadoras de opinión" de medio pelo. En los albores de Twitter, cuando sólo lo usaban algunos periodistas y pocos famosos, una soñaba desde una odiosa oficina su púlpito rojo o violeta; y la otra se creía ministrable a corto plazo en cuanto el malogrado Tomás Gómez llegase a presidente del gobierno. Ambas tenían el común que, para intentar ganar popularidad y llamar la atención, no dudaron en utilizar más insultos, más provocaciones y más disparates que el propio Trump, aunque ahora no quieran acordarse.
Se llama propaganda. Si alguien se fundamenta en ella en lugar de en las ideas o en la propia verdad, termina tarde o temprano gritando "eso no se vale" cuando a alguien que tenga en frente le dé por hacer lo mismo. Esto ha ocurrido con Tabarnia, una sátira tan bien pensada que hacía ya mucho tiempo que nada conseguía escocer tanto a los ideólogos y a los militantes del secesionismo catalán. Y es que la política actual, en gran medida, está completamente hueca y es tan patética que no resiste a una broma medianamente sesuda que pudo haber salido de una tarde de cañas.‎

Comentarios

Entradas populares de este blog

Literatura después del coronavirus

Hay mucha gente tratando de imaginar cómo será el mundo después del coronavirus, y de paso, fantaseando también con cambios irreversibles de toda índole que puedan traer oportunidades , de esas que tanto gusta hablar a los redactores de manuales para vagos y pusilánimes. Cinco meses después del comienzo de la crisis, el populacho empieza ya a dividirse entre los que piensan que esto no se va a acabar nunca del todo y los que no terminan de creerse que sea algo real, al amparo algunos divulgadores oportunistas de discurso insolvente y, sobre todo, de la irresponsabilidad en la comunicación gubernamental y privada, que ha ocultado las muertes detrás de la estadística y ha tratado de presentar el confinamiento como el descojonante juego de quedarse en casa unos días haciendo verbena en los balcones, tomándonos a todos por el niño de La vida es bella .  Uno de los temas sobre los que se discute, por supuesto, es la literatura. Los profetas del aspaviento y la charla TED llevan años anuncia

Coronavirus, religión y postureo

Cada miércoles de ceniza empieza la Cuaresma con la lectura del que, sin duda, es el fragmento del Evangelio que más directamente ataca la práctica del postureo: Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario no tendréis recompensa de vuestro Padre celestial. (...) Cuando hagas limosna, no lo vayas trompeteando por la calle como hacen los hipócritas (...) tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. No por ello el fanfarroneo de la caridad es en nuestros días ajeno a algunos representantes de la Iglesia, sobre todo cuando son  estrellas  televisivas aprovechando la oportunidad mediática del contraejemplo, e intentan cargar de superioridad y razón sus chapoteos políticos explícitos en temas que no tienen que ver con la moral, esa que, junto con la ayuda al prójimo, debiera ser su única jurisdicción en sermones e iniciativas escudadas en sus votos. Quiso la casualidad que precisamente ese día, el 26 de febrero,