Ir al contenido principal

Roles e Informática


En la extrema unción del siglo XX empezaba yo a estudiar Ingeniería Informática en la bien bautizada por Pablo Picasso como "Ciudad de viento". Era una época peculiar, donde la nota de corte no era especialmente alta y, como ahora, se prometía que el futuro de la industria estaría en la inteligencia artificial (aunque por entonces el "machine learning" se llamaba "redes de neuronas artificiales"). Todo era propicio para que muchos de los que ingresaban en esa facultad lo hiciesen por pura vocación frente a otros estudios entonces más prestigiosos, como Ingeniería en Telecomunicaciones o Ingeniería Industrial, lo que hacía que el ambiente fuese especialmente friki: podían verse frecuentemente grupos jugando a cartas de Magic o a juegos de rol en la cafetería y en algunos vestíbulos. Además, había un consolidado grupo de usuarios de Linux (que espero siga existiendo) en un tiempo en el que instalar ese sistema operativo en un PC todavía era casi un acto heróico y requería de un verdadero interés. Como puede suponer el lector, eran años en los que apenas entraban chicas (en mi promoción rondaban el 15%), pero en uno o dos años, el panorama cambió radicalmente: a pesar de la crisis de las ".com", el desarrollo del comercio y las comunicaciones electrónicos, sumado a la progresiva implantación de las tarifas planas de internet en los hogares, auguraban mediáticamente un futuro muy prometedor para la Informática en España. El perfil del alumnado pasó a ser completamente diferente, de modo que se desdibujaba el ambiente de frikismo clásico, aumentaba la nota de corte... Y, por supuesto, entraban muchas más chicas.
Hoy en día se hacen muchos análisis dentro de las corrientes de filosofías de género que intentan explicar la distribución de profesiones entre hombres y mujeres que ignoran lo que he descrito en los párrafos anteriores. Más bien consideran que el interés entre unas profesiones u otras viene condicionado socialmente, a lo que llaman "roles de género". Consideran que en el mundo de las nuevas tecnologías existe, y por eso se desarrollan proyectos para fomentar las vocaciones entre las adolescentes. A mí no me parece mal el colaborar a intentar apartar el miedo a cursar este tipo de estudios, así que, aún sin compartir completamente la idea, me presenté voluntario para una de esos programas, organizado por la RAI... Y sorprendentemente, en un programa que dice fomentar la igualdad y romper estereotipos, fui rechazado por ser hombre.
Creo que detrás de la fijación en las nuevas tecnologías están, en el fondo, las mismas razones estratégicas por las que a ningún gobierno le ha interesado el regular profesionalmente la Informática ni otorgarle atribuciones (como sí ocurre en casi todas las demás ingenierías): es un sector con tal crecimiento que consideran que es capaz de absorver en variados niveles de cualificación a mucha gente, incluso recolocada desde otras titulaciones u ocupaciones. Enrolar a la mujer en el mundo de la tecnología es, por tanto, empoderarla. Me parece muy adecuado abrir los ojos a las jóvenes a las posibilidades que les pueden dar estos estudios (aunque hoy en día, la presencia en las escuelas de Informática de las mujeres ya es significativa). Lo que no me lo parece tanto es el cómo. 
Se justifica ‎frecuentemente el condicionamiento social con que en los viejos anuncios de Lego y Tente‎ salían siempre niños varones. Bien es cierto que las niñas también los pedían, o se lo cogían prestado a sus hermanitos... O jugaban con otras cosas, pero desde hace años multiplican de adultas al número de alumnos en las escuelas de Arquitectura, luego no les ha debido de influir tanto. 
Mencionar, por último, que apenas hay preocupación mediática por que las chicas estudien Ingeniería de Minas o INEF.‎ Quizás los roles de género sean factores correlacionados con las salidas profesionales.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Literatura después del coronavirus

Hay mucha gente tratando de imaginar cómo será el mundo después del coronavirus, y de paso, fantaseando también con cambios irreversibles de toda índole que puedan traer oportunidades, de esas que tanto gusta hablar a los redactores de manuales para vagos y pusilánimes. Cinco meses después del comienzo de la crisis, el populacho empieza ya a dividirse entre los que piensan que esto no se va a acabar nunca del todo y los que no terminan de creerse que sea algo real, al amparo algunos divulgadores oportunistas de discurso insolvente y, sobre todo, de la irresponsabilidad en la comunicación gubernamental y privada, que ha ocultado las muertes detrás de la estadística y ha tratado de presentar el confinamiento como el descojonante juego de quedarse en casa unos días haciendo verbena en los balcones, tomándonos a todos por el niño de La vida es bella.  Uno de los temas sobre los que se discute, por supuesto, es la literatura. Los profetas del aspaviento y la charla TED llevan años anunciand…

Coronavirus, religión y postureo

Cada miércoles de ceniza empieza la Cuaresma con la lectura del que, sin duda, es el fragmento del Evangelio que más directamente ataca la práctica del postureo:
Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario no tendréis recompensa de vuestro Padre celestial. (...) Cuando hagas limosna, no lo vayas trompeteando por la calle como hacen los hipócritas (...) tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.
No por ello el fanfarroneo de la caridad es en nuestros días ajeno a algunos representantes de la Iglesia, sobre todo cuando son estrellas televisivas aprovechando la oportunidad mediática del contraejemplo, e intentan cargar de superioridad y razón sus chapoteos políticos explícitos en temas que no tienen que ver con la moral, esa que, junto con la ayuda al prójimo, debiera ser su única jurisdicción en sermones e iniciativas escudadas en sus votos. Quiso la casualidad que precisamente ese día, el 26 de febrero, se registrase d…

Tabarnia

Hace unos años, en lo más duro de la crisis económica, grupos de extrema derecha (o como quiera llamársele) decidieron ocupar en el barrio madrileño de Tetuán  un edificio con la excusa de establecer en él un lugar para cobijar a españoles desfavorecidos, sin hacer demasiado ruido. Creo que todo empezó como una especie de mofa hacia los okupas "clásicos", pues nunca estos grupos habían hecho algo semejante. Al poco tiempo, los del otro extremo del árbol ideológico empezaron a incendiar las calles y las redes sociales con mensajes,  carteles y panfletos de rechazo al llamado "Hogar Social Madrid", porque se había apropiado de su discurso y, además, había conseguido venderlo ante mucha gente como una acción positiva, frente al halo de caradurismo y rebeldía que el tipo de ocupación de sus acólitos emanaba desde siempre ante la sociedad. Más cerca en el tiempo todavía, ‎media España se indignaba con la subida al poder de Donald Trump, no tanto por cuestiones ideológic…