Ir al contenido principal

Roles e Informática


En la extrema unción del siglo XX empezaba yo a estudiar Ingeniería Informática en la bien bautizada por Pablo Picasso como "Ciudad de viento". Era una época peculiar, donde la nota de corte no era especialmente alta y, como ahora, se prometía que el futuro de la industria estaría en la inteligencia artificial (aunque por entonces el "machine learning" se llamaba "redes de neuronas artificiales"). Todo era propicio para que muchos de los que ingresaban en esa facultad lo hiciesen por pura vocación frente a otros estudios entonces más prestigiosos, como Ingeniería en Telecomunicaciones o Ingeniería Industrial, lo que hacía que el ambiente fuese especialmente friki: podían verse frecuentemente grupos jugando a cartas de Magic o a juegos de rol en la cafetería y en algunos vestíbulos. Además, había un consolidado grupo de usuarios de Linux (que espero siga existiendo) en un tiempo en el que instalar ese sistema operativo en un PC todavía era casi un acto heróico y requería de un verdadero interés. Como puede suponer el lector, eran años en los que apenas entraban chicas (en mi promoción rondaban el 15%), pero en uno o dos años, el panorama cambió radicalmente: a pesar de la crisis de las ".com", el desarrollo del comercio y las comunicaciones electrónicos, sumado a la progresiva implantación de las tarifas planas de internet en los hogares, auguraban mediáticamente un futuro muy prometedor para la Informática en España. El perfil del alumnado pasó a ser completamente diferente, de modo que se desdibujaba el ambiente de frikismo clásico, aumentaba la nota de corte... Y, por supuesto, entraban muchas más chicas.
Hoy en día se hacen muchos análisis dentro de las corrientes de filosofías de género que intentan explicar la distribución de profesiones entre hombres y mujeres que ignoran lo que he descrito en los párrafos anteriores. Más bien consideran que el interés entre unas profesiones u otras viene condicionado socialmente, a lo que llaman "roles de género". Consideran que en el mundo de las nuevas tecnologías existe, y por eso se desarrollan proyectos para fomentar las vocaciones entre las adolescentes. A mí no me parece mal el colaborar a intentar apartar el miedo a cursar este tipo de estudios, así que, aún sin compartir completamente la idea, me presenté voluntario para una de esos programas, organizado por la RAI... Y sorprendentemente, en un programa que dice fomentar la igualdad y romper estereotipos, fui rechazado por ser hombre.
Creo que detrás de la fijación en las nuevas tecnologías están, en el fondo, las mismas razones estratégicas por las que a ningún gobierno le ha interesado el regular profesionalmente la Informática ni otorgarle atribuciones (como sí ocurre en casi todas las demás ingenierías): es un sector con tal crecimiento que consideran que es capaz de absorver en variados niveles de cualificación a mucha gente, incluso recolocada desde otras titulaciones u ocupaciones. Enrolar a la mujer en el mundo de la tecnología es, por tanto, empoderarla. Me parece muy adecuado abrir los ojos a las jóvenes a las posibilidades que les pueden dar estos estudios (aunque hoy en día, la presencia en las escuelas de Informática de las mujeres ya es significativa). Lo que no me lo parece tanto es el cómo. 
Se justifica ‎frecuentemente el condicionamiento social con que en los viejos anuncios de Lego y Tente‎ salían siempre niños varones. Bien es cierto que las niñas también los pedían, o se lo cogían prestado a sus hermanitos... O jugaban con otras cosas, pero desde hace años multiplican de adultas al número de alumnos en las escuelas de Arquitectura, luego no les ha debido de influir tanto. 
Mencionar, por último, que apenas hay preocupación mediática por que las chicas estudien Ingeniería de Minas o INEF.‎ Quizás los roles de género sean factores correlacionados con las salidas profesionales.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Last blood" o el funeral del justiciero

No suelo hacer entradas en el blog sobre películas de este tipo. Last blood es muy, muy floja, sin mucho que salvar, emborronada sobre todo por esa puñetera manía que tiene Stallone de intentar hacer, siempre que tiene la oportunidad , lo que no ha aprendido en casi cincuenta años de carrera: interpretar. Al igual que Schwarzenegger, solo es capaz de actuaciones convicentes cuando habla poco y hace su único personaje. Para colmo, podemos decir que durante demasiados minutos no vemos a Rambo, sino a un tipo que se llama como él, al que se le ha olvidado todo su oficio, toda su capacidad táctica; y no se distingue demasiado en sus quehaceres y recursos de un preparacionista novato de la América profunda. Con el párrafo anterior tendríamos suficiente (o incluso demasiado) para hablar de esta producción, y podríamos dejarlo ahí porque no da para mucho más, señalando la curiosidad de que la mitad del reparto son españoles haciendo el papel de mejicanos. Pero Last blood es mucho más

Necesitamos otro Torrente

Hace poco recordaba con preocupación la anécdota de Santiago Segura en Masterchef, que decidía renombrar el plato que tenía que preparar (un brazo de gitano)  para evitar ofender a nadie , a pesar de que el colectivo caló no destaca por su ofendidismo. Y lo cierto es que llevamos seis años huérfanos de José Luis Torrente. Digan lo que digan, me sigue pareciendo un personaje interesantísimo, a pesar de nunca haber sido reivindicado en público más que como un espantajo con el que ganar dinero y hacer reír. Como entidad cultural, sin duda marcada por la encomienda histórica de haber sido el bastión del catolicismo y la contrarreforma, España tiene infinidad de defectos y tres grandes virtudes que las compensan ampliamente: la solidaridad, la humildad y la honestidad. Esta última nos la conceden como propia hasta en latitudes afines y hermanadas como América Latina, de tan profuso que es nuestro idioma en expresiones para deplorar lo artificioso, lo irreal y lo poco auténtico. Por esa razó

"El Menstruador", de Lázara Blázquez Noeno

Hace pocos días, Sara Mesa comentaba en la presentación de su novela  Cara de pan  que la historia nace en parte por una experiencia extraña vivida por un amigo suyo, al que se le acercaron dos policías por el hecho casual de que había niños jugando en la zona del parque en la que estaba tranquilamente sentado. Al leerlo, me vino a la cabeza la anécdota de un amigo suizo: Me contaba que en su país los profesores de gimnasia habían optado por dejar irse al suelo a las alumnas que se caían de una espaldera o trepando la cuerda en lugar de recogerlas o intentar sostenerlas, temerosos de que fácilmente pudiesen ser acusados de agresión sexual por hacerlo En realidad,  El Menstruador  trata de esto mismo: un tipo de sexismo que nunca se saca a debate ni tiene grupos de influencia o propuestas políticas que traten de combatirlo, una criminalización preventiva del varón en según qué circunstancias de la que ya no se libran ni los niños . Más concretamente, se centra en la indefensión a