Ir al contenido principal

Solsticio de invierno


Recuerdo una tarde de invierno hace años, escribiendo en una cafetería que solía frecuentar por entonces, cómo me sorprendió una conversación absurda en la mesa de al lado. Había dos cuarentones incómodos que pretendían resultar interesantes y juvenilmente viriles a una mujer, que sin duda les había hecho caer en la trampa de hacerlos coincidir para protegerse de una cita íntima. Ella venía, además, escoltada por un niño de unos ocho años. El caso es que no pude evitar escuchar a la deseada explicar cómo había celebrado con su hijo "el fin de año y el solsticio de invierno". Como el sitio me gustaba, tuve que aguantarme la risa.
Solsticio de invierno. Es el eufemismo más ridículo que he oído para evitar decir Navidad, a riesgo de que te confundan con alguien que tenga que ver remotamente con el cristianismo. Pensé luego que quizás aquella madre podría ser animista o una pobre diabla "espiritual, no religiosa" que practicase la wicca, pero ese año no tocaban ni el 21 ni el 22 de diciembre en fin de semana, con lo que esa cena de celebración tuvo lugar, sin duda, el día de Nochebuena. La culpa fue mía por buscar un mínimo intelectualismo o sofisticación donde no hay más que una mente enferma. Pero, al menos, podría decir que celebra "las saturnales". Sería algo mucho más lógico.‎
Todo esto vino a mi cabeza al leer que el sátrapa norcoreano había hecho sustituir la festividad de la Navidad por la del nacimiento de su abuela... Pero eso al menos parece tener un sentido por la coincidencia de fechas. Suena tópico, pero creo que el tema del agnosticismo, el ateísmo, o la profesión de otros cultos con respecto a estas fechas se gestiona de una manera bastante disparatada. 
Lo primero que hay que pensar es que nadie está obligado a celebrar esta ni ninguna otra fiesta, como el Viernes Santo o la Inmaculada Concepción. De hecho, bien podrían sustituirse los festivos por días adicionales de vacaciones, así como intercambiar el domingo (el día del Señor, al cabo), por otro cualquiera a modo de descanso semanal. Pero ni siquiera los más enfermizos laicos anticlericales se atreven a proponer que semejante cosa se someta a referéndum, a sabiendas de perder cualquier prestigio que pidieran tener al fracasar con seguridad. Al fin y al cabo, al margen de que alguien sea creyente o no, la cultura y las tradiciones son útiles aunque sólo sea para hacer coincidir a las personas en días de descanso, como en este caso.
La verdadera razón por la que se utilizan los árboles, las cajas con lazos y los copos de nieve para ilustrar comercialmente la Navidad no es la internacionalización ni la influencia de la cultura anglosajona. En respuesta a eso, casi todo el mundo tiene en casa un árbol decorado, y eso no impide colocar también un belén. El belén es una tradición genuninamente latina, pero se ha borrado de la imaginería no por un menosprecio a la cultura local (algo bastante común en España, pero es un asunto que daría para varias entradas exclusivas), sino con la intención de fabricar una imagen neutra de estas fechas para no herir la sensibilidad de quien desprecia el catolicismo. Digo bien, porque a la inmensa mayoría de los no creyentes no les molesta en absoluto la simbología religiosa en su contexto. De este modo, no hemos normalizado la diversidad de culto o a la ausencia de él, sino que hemos elevado a la categoría de derecho el desprecio a una religión. Incluso en los colegios se sustituyen los villancicos tradicionales por el que suena menos cristiano de todos: "el burrito sabanero‎".‎
Por suerte, la realidad es tozuda y de momento, consigue resistir. Por eso el Ayuntamiento de Madrid no puede evitar que la Puerta de Alcalá termine inundada por belenes de ciudadanos anónimos. Y en la mayoría de países islámicos se condena (como poco) a la cárcel a quien adorne públicamente con algún símbolo que recuerde lejanamente a la Navidad. Porque ellos parecen entender mejor que nosotros que mañana no se celebra otra cosa que el nacimiento de Jesús de Nazaret.‎

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Last blood" o el funeral del justiciero

No suelo hacer entradas en el blog sobre películas de este tipo. Last blood es muy, muy floja, sin mucho que salvar, emborronada sobre todo por esa puñetera manía que tiene Stallone de intentar hacer, siempre que tiene la oportunidad , lo que no ha aprendido en casi cincuenta años de carrera: interpretar. Al igual que Schwarzenegger, solo es capaz de actuaciones convicentes cuando habla poco y hace su único personaje. Para colmo, podemos decir que durante demasiados minutos no vemos a Rambo, sino a un tipo que se llama como él, al que se le ha olvidado todo su oficio, toda su capacidad táctica; y no se distingue demasiado en sus quehaceres y recursos de un preparacionista novato de la América profunda. Con el párrafo anterior tendríamos suficiente (o incluso demasiado) para hablar de esta producción, y podríamos dejarlo ahí porque no da para mucho más, señalando la curiosidad de que la mitad del reparto son españoles haciendo el papel de mejicanos. Pero Last blood es mucho más

Necesitamos otro Torrente

Hace poco recordaba con preocupación la anécdota de Santiago Segura en Masterchef, que decidía renombrar el plato que tenía que preparar (un brazo de gitano)  para evitar ofender a nadie , a pesar de que el colectivo caló no destaca por su ofendidismo. Y lo cierto es que llevamos seis años huérfanos de José Luis Torrente. Digan lo que digan, me sigue pareciendo un personaje interesantísimo, a pesar de nunca haber sido reivindicado en público más que como un espantajo con el que ganar dinero y hacer reír. Como entidad cultural, sin duda marcada por la encomienda histórica de haber sido el bastión del catolicismo y la contrarreforma, España tiene infinidad de defectos y tres grandes virtudes que las compensan ampliamente: la solidaridad, la humildad y la honestidad. Esta última nos la conceden como propia hasta en latitudes afines y hermanadas como América Latina, de tan profuso que es nuestro idioma en expresiones para deplorar lo artificioso, lo irreal y lo poco auténtico. Por esa razó

"El Menstruador", de Lázara Blázquez Noeno

Hace pocos días, Sara Mesa comentaba en la presentación de su novela  Cara de pan  que la historia nace en parte por una experiencia extraña vivida por un amigo suyo, al que se le acercaron dos policías por el hecho casual de que había niños jugando en la zona del parque en la que estaba tranquilamente sentado. Al leerlo, me vino a la cabeza la anécdota de un amigo suizo: Me contaba que en su país los profesores de gimnasia habían optado por dejar irse al suelo a las alumnas que se caían de una espaldera o trepando la cuerda en lugar de recogerlas o intentar sostenerlas, temerosos de que fácilmente pudiesen ser acusados de agresión sexual por hacerlo En realidad,  El Menstruador  trata de esto mismo: un tipo de sexismo que nunca se saca a debate ni tiene grupos de influencia o propuestas políticas que traten de combatirlo, una criminalización preventiva del varón en según qué circunstancias de la que ya no se libran ni los niños . Más concretamente, se centra en la indefensión a