Ir al contenido principal

Solsticio de invierno


Recuerdo una tarde de invierno hace años, escribiendo en una cafetería que solía frecuentar por entonces, cómo me sorprendió una conversación absurda en la mesa de al lado. Había dos cuarentones incómodos que pretendían resultar interesantes y juvenilmente viriles a una mujer, que sin duda les había hecho caer en la trampa de hacerlos coincidir para protegerse de una cita íntima. Ella venía, además, escoltada por un niño de unos ocho años. El caso es que no pude evitar escuchar a la deseada explicar cómo había celebrado con su hijo "el fin de año y el solsticio de invierno". Como el sitio me gustaba, tuve que aguantarme la risa.
Solsticio de invierno. Es el eufemismo más ridículo que he oído para evitar decir Navidad, a riesgo de que te confundan con alguien que tenga que ver remotamente con el cristianismo. Pensé luego que quizás aquella madre podría ser animista o una pobre diabla "espiritual, no religiosa" que practicase la wicca, pero ese año no tocaban ni el 21 ni el 22 de diciembre en fin de semana, con lo que esa cena de celebración tuvo lugar, sin duda, el día de Nochebuena. La culpa fue mía por buscar un mínimo intelectualismo o sofisticación donde no hay más que una mente enferma. Pero, al menos, podría decir que celebra "las saturnales". Sería algo mucho más lógico.‎
Todo esto vino a mi cabeza al leer que el sátrapa norcoreano había hecho sustituir la festividad de la Navidad por la del nacimiento de su abuela... Pero eso al menos parece tener un sentido por la coincidencia de fechas. Suena tópico, pero creo que el tema del agnosticismo, el ateísmo, o la profesión de otros cultos con respecto a estas fechas se gestiona de una manera bastante disparatada. 
Lo primero que hay que pensar es que nadie está obligado a celebrar esta ni ninguna otra fiesta, como el Viernes Santo o la Inmaculada Concepción. De hecho, bien podrían sustituirse los festivos por días adicionales de vacaciones, así como intercambiar el domingo (el día del Señor, al cabo), por otro cualquiera a modo de descanso semanal. Pero ni siquiera los más enfermizos laicos anticlericales se atreven a proponer que semejante cosa se someta a referéndum, a sabiendas de perder cualquier prestigio que pidieran tener al fracasar con seguridad. Al fin y al cabo, al margen de que alguien sea creyente o no, la cultura y las tradiciones son útiles aunque sólo sea para hacer coincidir a las personas en días de descanso, como en este caso.
La verdadera razón por la que se utilizan los árboles, las cajas con lazos y los copos de nieve para ilustrar comercialmente la Navidad no es la internacionalización ni la influencia de la cultura anglosajona. En respuesta a eso, casi todo el mundo tiene en casa un árbol decorado, y eso no impide colocar también un belén. El belén es una tradición genuninamente latina, pero se ha borrado de la imaginería no por un menosprecio a la cultura local (algo bastante común en España, pero es un asunto que daría para varias entradas exclusivas), sino con la intención de fabricar una imagen neutra de estas fechas para no herir la sensibilidad de quien desprecia el catolicismo. Digo bien, porque a la inmensa mayoría de los no creyentes no les molesta en absoluto la simbología religiosa en su contexto. De este modo, no hemos normalizado la diversidad de culto o a la ausencia de él, sino que hemos elevado a la categoría de derecho el desprecio a una religión. Incluso en los colegios se sustituyen los villancicos tradicionales por el que suena menos cristiano de todos: "el burrito sabanero‎".‎
Por suerte, la realidad es tozuda y de momento, consigue resistir. Por eso el Ayuntamiento de Madrid no puede evitar que la Puerta de Alcalá termine inundada por belenes de ciudadanos anónimos. Y en la mayoría de países islámicos se condena (como poco) a la cárcel a quien adorne públicamente con algún símbolo que recuerde lejanamente a la Navidad. Porque ellos parecen entender mejor que nosotros que mañana no se celebra otra cosa que el nacimiento de Jesús de Nazaret.‎

Comentarios

Entradas populares de este blog

Roles e Informática

En la extrema unción del siglo XX empezaba yo a estudiar Ingeniería Informática en la bien bautizada por Pablo Picasso como "Ciudad de viento". Era una época peculiar, donde la nota de corte no era especialmente alta y, como ahora, se prometía que el futuro de la industria estaría en la inteligencia artificial (aunque por entonces el "machine learning" se llamaba "redes de neuronas artificiales"). Todo era propicio para que muchos de los que ingresaban en esa facultad lo hiciesen por pura vocación frente a otros estudios entonces más prestigiosos, como Ingeniería en Telecomunicaciones o Ingeniería Industrial, lo que hacía que el ambiente fuese especialmente friki: podían verse frecuentemente grupos jugando a cartas de Magic o a juegos de rol en la cafetería y en algunos vestíbulos. Además, había un consolidado grupo de usuarios de Linux (que espero siga existiendo) en un tiempo en el que instalar ese sistema operativo en un PC todavía era casi un acto

La Superliga o el fracaso del fútbol post subprime

Yo soy uno de esos millones de aficionados al fútbol que empezaron a perderle interés precisamente en lo peor de la llamada crisis de las subprime . Por aquel entonces, la época de Mourinho contra Guardiola en lo alto de la clasificación, solo Real Madrid y Barcelona tuvieron pulmón para aguantar el hundimiento económico que ahogó al resto de los clubes (también en el resto de Europa), dejándolos a una distancia abismal y transformando La Liga, una competición hasta entonces disputada y divertida, en un duopolio grotesco y sin gran interés, en la que los grandes solo perdían o empataban cuando jugaban entre ellos y sacaban más de treinta puntos de ventaja al tercer clasificado. Algo homologable a ligas como la escocesa, la portuguesa o la holandesa, con todos mis respetos hacia ellas, pero impropio de la nuestra. Pero casi nadie, ni siquiera en la prensa especializada, se atrevía entonces o se atreve hoy a decir que el rey está desnudo, y que lo único interesante que queda en el mundo

La culpa

Parece que después del comentario sobre Pororoca , me toca de nuevo hablar sobre la culpa. El otro día leía en un periódico que Angela Merkel daba por fracasada la política migratoria de la UE, porque consideraba que solo Alemania se mostraba flexible para acoger a algunos de los inmigrantes que se hacinan en las islas griegas más próximas a África. Hacía, a este respecto y no sin cierta razón, una referencia más o menos velada a las cuestiones religiosas, como corresponde a un partido democristiano como el CDU. Sin embargo, me resultaba sorprendente la perspectiva caritativa, disparada sin duda por la culpabilidad interna, algo típicamente católico: aunque su mentor Kohl sí lo era, Merkel es luterana. Debemos recordar que, en general, los protestantes ven a Dios como una especie de titiritero que no solo permite sino que origina todo lo que ocurre en el mundo, de modo que conciben la pobreza como una maldición y la riqueza como todo lo contrario, ambas de alguna manera merecidas a oj