Ir al contenido principal

El procés de Kafka


Más allá del problema en sí, lo ocurrido políticamente en el último mes con respecto al separatismo catalán, además de aburrido, ha resultado bastante absurdo y ridículo. Tanto Puigdemont como Rajoy han jugado torpemente a ser Sun Tzu, pensando que así los iban a recordar los libros de Historia, y el resultado ha sido más bien una imitación de Chiquito de la Calzada (al que deseo una pronta recuperación).  
Josef K, un ciudadano catalán cualquiera, se encuentra un día al levantarse implicado en un procés que nadie sabe en qué consiste ni cuál es su objetivo. Un día le dicen que tiene que votar, pero no se sabe dónde van a estar los colegios electorales, puede votar todas las veces que quiera y, tras el recuento, una junta electoral oculta en el ático de algún edificio no se atreve a oficializar el resultado. En lugar de eso, un tipo que quiere llevar el pelo a lo Beatles sale en la tele diciendo que Cataluña se declara independiente, pero que la independencia se suspende para dialogar de cómo va a ser la independencia con los que se oponen a que se proclamen independientes. Al terminar la comparecencia, el que decía que no se había proclamado todavía la independencia (bueno, un poco), firmaba un papel con otros diciendo que sí se había proclamado la independencia para que una señora con un moño a un lado, que comprueba si le huelen las axilas en su escaño del parlament, no se enfadase con él. Confundido, Josef K va a ver lo que dice otro señor de barbas que también dice que es presidente. Este señor niega que haya habido una votación, o bien opina que lo que ha habido no era una votación. Y, para asegurarse de lo que había dicho el que quiere llevar el pelo como los Beatles, le pregunta por carta que si se ha programado la independencia, para ver si se equivocaba y le decía que sí o decía que no y la señora del moño a un lado que mira si le huelen las axilas se enfada con él y deja de ser su amiga. El Beatle dice que han declarado la independencia, pero solo un poquito, pero que pueden declararla más. En Madrid, un señor de coleta y otro que va sin corbata dicen que ellos no dicen que haya independencia o no, pero que esto se soluciona dialogando sobre el diálogo para que haya una indepedencia sin independencia pero que pareza a unos independencia y a otros no independencia. Como el Beatle no responde claro para no enfadar a sus amigos, en señor de barbas y el que no lleva corbata deciden que tienen que hacer algo, por si se ha declarado la independencia y Josef K no se ha enterado: aplicar el artículo 155 de la Constitución. Asustado, el señor de la coleta manda a uno de sus amigos que le pregunte al Tribunal Constitucional si aplicar la Constitución es Constitucional. Los otros dos debaten cómo aplicarlo sin aplicarlo, para que a unos les parezca que se aplica con mucha contundencia y a otros que no se aplica. Mientras tanto, la empresa de Josef K se va de Cataluña, pero el señor que se peina como los Beatles dice que no se está  yendo ninguna empresa, pero por si acaso, que dejen de irse, no vaya a ser que Josef K se asuste y no quiera que se diga si hay independencia o no. El señor sin corbata y el de barbas deciden finalmente que a lo mejor aplican el artículo, pero solo un poquito, porque como es la primera vez, quieren probar por si acaso. A partir de ahí, pasan los días, el señor de barbas esperando a que el que se peina como los Beatles declara la independencia para poder tener la excusa aplicar (un poquito) la Constitución, y viceversa. 
Finalmente hoy, como todos ya se habían olvidado del procés o bien pensaban que se podía quedar sin implementar por temas burocráticos y los amigos del señor que se quiere peinar como los Beatles se empezaban a reir ya de él, se declara la independencia de Cataluña (pero, si acaso, la empiezan a aplicar el lunes, que esto es España). Josef K mira de nuevo hacia Madrid y allí le aseguran que no va a haber independencia, que van a tener al señor Beatle castigado una temporada y que el 21 de diciembre va a haber otra vez elecciones en Cataluña para que (con toda probabilidad) haya un resultado similar que el que hay hoy en día en el parlamento catalán... Y se reinicie el procés.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Libros perdidos en el océano

En la última Feria del libro de Madrid me topé en una de las casetas con una autora que me sonaba de haberla visto por Twitter, y así se lo hice saber. No recordaba su nombre, pero sí que solía escribir novela romántica, aunque esta vez firmaba algo de intriga. No era una escritora popular, más bien de las que suelen autodenominarse "independientes" porque, aunque no autopublicaba, trabajaba con una editorial pequeña que funciona de una manera similar, imprimiendo en físico bajo demanda y con escasa o nula distribución en librerías, por lo que le tocaría la mayor parte del trabajo de promoción de sus obras. En un primer momento la obra que estaba vendiendo no me resultaba interesante, pero a la vuelta de mi paseo decidí comprarla, a pesar de que la promotora apenas me lanzaba en ráfagas ininteligibles la descripción de la misma, supuse entonces que hastiada de todo el día haciendo lo mismo. Cuando me volví a casa, comprobé que esta mujer también me seguía a mí antes de que …

Bendita Gurtel

No, no me he equivocado al titular esta entrada. Considero que, a nivel político, la Trama Gurtel es lo mejor que le ha pasado a este país en los últimos veinte años. ¿No se lo creen? Cuando el PSOE se desangraba sin remedio en lo peor de la crisis, a Zapatero se le ocurrió la cándida idea de levantar y azuzar las vergüenzas del PP valenciano pensando que traicionar la omertá de la corrupción transversal de las administraciones públicas tendría consecuencias electorales sólo para sus adversarios. Evidentemente me se equivocaba. Lo que él pensaba que sería un genial disparo de la última bala que le quedaba resultó en terminar muerto en su propia tumba con el revólver encasquillado: Pronto le devolvieron el golpe aireando lo que se venía haciendo con el dinero destinado a los parados andaluces. Y esto fue sólo el comienzo de una espiral de "y tú más" en todos los niveles (con preferencia de los ayuntamientos, los estamentos más hediondos) a dos trincheras. En un primer momento…

"La casa de Jack", de Lars von Trier

Retomo brevemente el cine por una muy buena razón, que es el estreno en España de la última película de Lars von Trier después de unos cuantos años de silencio, tan polémica como la predecesora, pero mucho más desapercibida. Podemos decir, en comparación con Nymphomaniac, que es una película continuista, usando una estructura muy similar como excusa para contar la historia, y tan pornográfica como aquella cambiando el sexo por la violencia. Este, además, es un nuevo ejemplo especialmente grave de la indigencia intelectual que inunda los mentideros de Internet, capaz de otorgar a esta producción una puntuación mediocre al lado de los últimos bodrios de Tarantino o la tan sobrevalorada saga de Matrix. En mi opinión, "La casa de Jack" no tiene una especial intención provocativa, ni tampoco que en ese sentido pivote sobre los límites de la belleza o del arte, como insinúan muchas críticas. Más bien es un magistral retrato del mal, sin tapujos, construyendo al protagonista (un a…