Ir al contenido principal

El procés de Kafka


Más allá del problema en sí, lo ocurrido políticamente en el último mes con respecto al separatismo catalán, además de aburrido, ha resultado bastante absurdo y ridículo. Tanto Puigdemont como Rajoy han jugado torpemente a ser Sun Tzu, pensando que así los iban a recordar los libros de Historia, y el resultado ha sido más bien una imitación de Chiquito de la Calzada (al que deseo una pronta recuperación).  
Josef K, un ciudadano catalán cualquiera, se encuentra un día al levantarse implicado en un procés que nadie sabe en qué consiste ni cuál es su objetivo. Un día le dicen que tiene que votar, pero no se sabe dónde van a estar los colegios electorales, puede votar todas las veces que quiera y, tras el recuento, una junta electoral oculta en el ático de algún edificio no se atreve a oficializar el resultado. En lugar de eso, un tipo que quiere llevar el pelo a lo Beatles sale en la tele diciendo que Cataluña se declara independiente, pero que la independencia se suspende para dialogar de cómo va a ser la independencia con los que se oponen a que se proclamen independientes. Al terminar la comparecencia, el que decía que no se había proclamado todavía la independencia (bueno, un poco), firmaba un papel con otros diciendo que sí se había proclamado la independencia para que una señora con un moño a un lado, que comprueba si le huelen las axilas en su escaño del parlament, no se enfadase con él. Confundido, Josef K va a ver lo que dice otro señor de barbas que también dice que es presidente. Este señor niega que haya habido una votación, o bien opina que lo que ha habido no era una votación. Y, para asegurarse de lo que había dicho el que quiere llevar el pelo como los Beatles, le pregunta por carta que si se ha programado la independencia, para ver si se equivocaba y le decía que sí o decía que no y la señora del moño a un lado que mira si le huelen las axilas se enfada con él y deja de ser su amiga. El Beatle dice que han declarado la independencia, pero solo un poquito, pero que pueden declararla más. En Madrid, un señor de coleta y otro que va sin corbata dicen que ellos no dicen que haya independencia o no, pero que esto se soluciona dialogando sobre el diálogo para que haya una indepedencia sin independencia pero que pareza a unos independencia y a otros no independencia. Como el Beatle no responde claro para no enfadar a sus amigos, en señor de barbas y el que no lleva corbata deciden que tienen que hacer algo, por si se ha declarado la independencia y Josef K no se ha enterado: aplicar el artículo 155 de la Constitución. Asustado, el señor de la coleta manda a uno de sus amigos que le pregunte al Tribunal Constitucional si aplicar la Constitución es Constitucional. Los otros dos debaten cómo aplicarlo sin aplicarlo, para que a unos les parezca que se aplica con mucha contundencia y a otros que no se aplica. Mientras tanto, la empresa de Josef K se va de Cataluña, pero el señor que se peina como los Beatles dice que no se está  yendo ninguna empresa, pero por si acaso, que dejen de irse, no vaya a ser que Josef K se asuste y no quiera que se diga si hay independencia o no. El señor sin corbata y el de barbas deciden finalmente que a lo mejor aplican el artículo, pero solo un poquito, porque como es la primera vez, quieren probar por si acaso. A partir de ahí, pasan los días, el señor de barbas esperando a que el que se peina como los Beatles declara la independencia para poder tener la excusa aplicar (un poquito) la Constitución, y viceversa. 
Finalmente hoy, como todos ya se habían olvidado del procés o bien pensaban que se podía quedar sin implementar por temas burocráticos y los amigos del señor que se quiere peinar como los Beatles se empezaban a reir ya de él, se declara la independencia de Cataluña (pero, si acaso, la empiezan a aplicar el lunes, que esto es España). Josef K mira de nuevo hacia Madrid y allí le aseguran que no va a haber independencia, que van a tener al señor Beatle castigado una temporada y que el 21 de diciembre va a haber otra vez elecciones en Cataluña para que (con toda probabilidad) haya un resultado similar que el que hay hoy en día en el parlamento catalán... Y se reinicie el procés.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Literatura después del coronavirus

Hay mucha gente tratando de imaginar cómo será el mundo después del coronavirus, y de paso, fantaseando también con cambios irreversibles de toda índole que puedan traer oportunidades, de esas que tanto gusta hablar a los redactores de manuales para vagos y pusilánimes. Cinco meses después del comienzo de la crisis, el populacho empieza ya a dividirse entre los que piensan que esto no se va a acabar nunca del todo y los que no terminan de creerse que sea algo real, al amparo algunos divulgadores oportunistas de discurso insolvente y, sobre todo, de la irresponsabilidad en la comunicación gubernamental y privada, que ha ocultado las muertes detrás de la estadística y ha tratado de presentar el confinamiento como el descojonante juego de quedarse en casa unos días haciendo verbena en los balcones, tomándonos a todos por el niño de La vida es bella.  Uno de los temas sobre los que se discute, por supuesto, es la literatura. Los profetas del aspaviento y la charla TED llevan años anunciand…

Coronavirus, religión y postureo

Cada miércoles de ceniza empieza la Cuaresma con la lectura del que, sin duda, es el fragmento del Evangelio que más directamente ataca la práctica del postureo:
Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario no tendréis recompensa de vuestro Padre celestial. (...) Cuando hagas limosna, no lo vayas trompeteando por la calle como hacen los hipócritas (...) tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.
No por ello el fanfarroneo de la caridad es en nuestros días ajeno a algunos representantes de la Iglesia, sobre todo cuando son estrellas televisivas aprovechando la oportunidad mediática del contraejemplo, e intentan cargar de superioridad y razón sus chapoteos políticos explícitos en temas que no tienen que ver con la moral, esa que, junto con la ayuda al prójimo, debiera ser su única jurisdicción en sermones e iniciativas escudadas en sus votos. Quiso la casualidad que precisamente ese día, el 26 de febrero, se registrase d…

Tabarnia

Hace unos años, en lo más duro de la crisis económica, grupos de extrema derecha (o como quiera llamársele) decidieron ocupar en el barrio madrileño de Tetuán  un edificio con la excusa de establecer en él un lugar para cobijar a españoles desfavorecidos, sin hacer demasiado ruido. Creo que todo empezó como una especie de mofa hacia los okupas "clásicos", pues nunca estos grupos habían hecho algo semejante. Al poco tiempo, los del otro extremo del árbol ideológico empezaron a incendiar las calles y las redes sociales con mensajes,  carteles y panfletos de rechazo al llamado "Hogar Social Madrid", porque se había apropiado de su discurso y, además, había conseguido venderlo ante mucha gente como una acción positiva, frente al halo de caradurismo y rebeldía que el tipo de ocupación de sus acólitos emanaba desde siempre ante la sociedad. Más cerca en el tiempo todavía, ‎media España se indignaba con la subida al poder de Donald Trump, no tanto por cuestiones ideológic…