Ir al contenido principal

Ser un poco más egoísta



A finales de noviembre del año pasado se celebraron en la Universidad Complutense de Madrid unas extrañas jornadas de diálogo interreligioso organizadas por la AJICR (Asociación de jóvenes investigadores en Ciencias de las religiones), que generaron una cierta polémica por tratar la religión  satánica. No había motivo para trapisonda, porque la asociación satanista invitada como ponente era, en realidad, un simple club de hedonistas en busca de dignidad en forma de reconocimiento público y, probablemente, subvenciones, que insiste en el carácter ateo o agnóstico de su movimiento; y en tres largas entrevistas en la prensa no son capaces de explicar por qué se consideran una religión cuando afirman que para ellos Satanás no es una divinidad, sino un simple referente literario y filosófico. Sus trasfondos intelectuales resultan bastante limitados y reduccionistas, al omitir figuras fundamentales (e incómodas) como Aleister Crowley, negar el ritualismo de Lavey, y manipular la figura de escritores como J. K. Huysmans, que presentan como referente del satanismo por una anecdótica incursión temporal en los temas esotéricos (tan frecuente en el vicio que resultaba del aburrimiento en los intelectuales de la época) que resultó en su reconversión definitiva al catolicismo. No queda muy claro, por tanto, el interés cultural o antropológico de invitar como ponente religioso a un grupo inofensivo que no lo es, salvo para blanquear al satanismo real (que, por otro lado, sí se analizó su retrato en la ficción)... O cometer la irresponsabilidad de negar su existencia, como deslizan el propio portavoz de los luciferinos descafeinandos y Alejandro Amenábar, siguiendo la estela indocumentada y paracientífica del negacionismo de la brujería y la relativismo acerca de la figura de Satán de Margaret Murray. Y es que, como ha difundido recientemente la RIES (Red iberoamericana para el estudio de las sectas), parece que el blanqueamiento de los grupos pseudo religiosos destructivos o de cualquier índole puramente lucrativa, es un fenómeno al alza, como muestra el cierre del teléfono de ayuda a las víctimas de estos grupos por parte del gobierno holandés. ¿Parte de la agenda espiritual del Imperio?
Lo que sí tienen en común los satanistas de mentira y los reales es la fundamentación filosófica del nihilismo y hacer un dios del propio individuo y, por tanto, de hacer ley su voluntad sin preocuparse demasiado de las consecuencias en los demás. Esto último, en cristiano, es el egoísmo de toda la vida, solo que ahora se le pretende dar de este modo un trasfondo místico e incluso humanista y científico, que es lo más peligroso. ¿Cuántas veces no habremos oído aconsejar, principalmente a madres sufridoras y entregadas a su familia, que "deben ser más egoístas"? Hoy en día ya es una especie de mito que se emplea con suma ligereza, a menudo sin reflexionar demasiado de dónde viene, como tantas otras gilipolleces popularizadas por personajes televisivos, pero tiene sin duda un triste origen, cada vez más degradado. No hay quien se haya leído un manual de autoayuda (la mayoría de los cuales, en mi opinión, dadas las tendencias proteccionistas imperiales actuales, deberían estar tanto o más perseguidos legislativamente como las terapias para curar la homosexualidad) o que vaya a terapia psicológica que no repita aquella máxima como clave "para ser más feliz" como un papagayo. Evidentemente, un psicólogo responsable no va a transmitir literalmente tal cosa a su paciente, pero hay demasiada gente desesperada que, por desconocimiento o mal consejo, acude a un curandero de la mente para hacer terapia y le puede recomendar tan pronto el egoísmo como una tirada de cartas de tarot. Especialmente peligrosos en este sentido, por su supuesto halo cientificista, son los que sin haber pisado la universidad o leído algún libro de Freud, se dicen psicoanalistas por haber hecho un curso de fin de semana, y hacen de sus gabinetes verdaderas escuelas de egoísmo. También pudiera ser que el paciente malinterprete la indicación de su psicólogo cuando le habla de tenerse en cuenta también a sí mismo... O que entendiéndolo, no sea capaz de transmitirlo de una manera adecuada a los demás al intentar explicarlo.
El caso es que, como pasa ya con la mitad de los medicamentos, las prescripciones psicológicas ya las receta con vehemencia en el bar o en el salón de casa cualquier hijo de vecino con la EGB mal acabada, y se populariza la idea de que entregarse a los demás, en el grado que sea, es algo trasnochado y sobre todo, nocivo. De este modo, leo en las redes sociales este tipo de idioteces a modo de propósitos para el año nuevo, creyendo que se están haciendo algo positivo. ¿Qué pensarían, como sugirió un día el propio Íker Jiménez en la editorial de su programa, si supiesen que están promoviendo exactamente los mismos fundamentos que un satanista?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Roles e Informática

En la extrema unción del siglo XX empezaba yo a estudiar Ingeniería Informática en la bien bautizada por Pablo Picasso como "Ciudad de viento". Era una época peculiar, donde la nota de corte no era especialmente alta y, como ahora, se prometía que el futuro de la industria estaría en la inteligencia artificial (aunque por entonces el "machine learning" se llamaba "redes de neuronas artificiales"). Todo era propicio para que muchos de los que ingresaban en esa facultad lo hiciesen por pura vocación frente a otros estudios entonces más prestigiosos, como Ingeniería en Telecomunicaciones o Ingeniería Industrial, lo que hacía que el ambiente fuese especialmente friki: podían verse frecuentemente grupos jugando a cartas de Magic o a juegos de rol en la cafetería y en algunos vestíbulos. Además, había un consolidado grupo de usuarios de Linux (que espero siga existiendo) en un tiempo en el que instalar ese sistema operativo en un PC todavía era casi un acto

La Superliga o el fracaso del fútbol post subprime

Yo soy uno de esos millones de aficionados al fútbol que empezaron a perderle interés precisamente en lo peor de la llamada crisis de las subprime . Por aquel entonces, la época de Mourinho contra Guardiola en lo alto de la clasificación, solo Real Madrid y Barcelona tuvieron pulmón para aguantar el hundimiento económico que ahogó al resto de los clubes (también en el resto de Europa), dejándolos a una distancia abismal y transformando La Liga, una competición hasta entonces disputada y divertida, en un duopolio grotesco y sin gran interés, en la que los grandes solo perdían o empataban cuando jugaban entre ellos y sacaban más de treinta puntos de ventaja al tercer clasificado. Algo homologable a ligas como la escocesa, la portuguesa o la holandesa, con todos mis respetos hacia ellas, pero impropio de la nuestra. Pero casi nadie, ni siquiera en la prensa especializada, se atrevía entonces o se atreve hoy a decir que el rey está desnudo, y que lo único interesante que queda en el mundo

La culpa

Parece que después del comentario sobre Pororoca , me toca de nuevo hablar sobre la culpa. El otro día leía en un periódico que Angela Merkel daba por fracasada la política migratoria de la UE, porque consideraba que solo Alemania se mostraba flexible para acoger a algunos de los inmigrantes que se hacinan en las islas griegas más próximas a África. Hacía, a este respecto y no sin cierta razón, una referencia más o menos velada a las cuestiones religiosas, como corresponde a un partido democristiano como el CDU. Sin embargo, me resultaba sorprendente la perspectiva caritativa, disparada sin duda por la culpabilidad interna, algo típicamente católico: aunque su mentor Kohl sí lo era, Merkel es luterana. Debemos recordar que, en general, los protestantes ven a Dios como una especie de titiritero que no solo permite sino que origina todo lo que ocurre en el mundo, de modo que conciben la pobreza como una maldición y la riqueza como todo lo contrario, ambas de alguna manera merecidas a oj