Ir al contenido principal

Ser un poco más egoísta



A finales de noviembre del año pasado se celebraron en la Universidad Complutense de Madrid unas extrañas jornadas de diálogo interreligioso organizadas por la AJICR (Asociación de jóvenes investigadores en Ciencias de las religiones), que generaron una cierta polémica por tratar la religión  satánica. No había motivo para trapisonda, porque la asociación satanista invitada como ponente era, en realidad, un simple club de hedonistas en busca de dignidad en forma de reconocimiento público y, probablemente, subvenciones, que insiste en el carácter ateo o agnóstico de su movimiento; y en tres largas entrevistas en la prensa no son capaces de explicar por qué se consideran una religión cuando afirman que para ellos Satanás no es una divinidad, sino un simple referente literario y filosófico. Sus trasfondos intelectuales resultan bastante limitados y reduccionistas, al omitir figuras fundamentales (e incómodas) como Aleister Crowley, negar el ritualismo de Lavey, y manipular la figura de escritores como J. K. Huysmans, que presentan como referente del satanismo por una anecdótica incursión temporal en los temas esotéricos (tan frecuente en el vicio que resultaba del aburrimiento en los intelectuales de la época) que resultó en su reconversión definitiva al catolicismo. No queda muy claro, por tanto, el interés cultural o antropológico de invitar como ponente religioso a un grupo inofensivo que no lo es, salvo para blanquear al satanismo real (que, por otro lado, sí se analizó su retrato en la ficción)... O cometer la irresponsabilidad de negar su existencia, como deslizan el propio portavoz de los luciferinos descafeinandos y Alejandro Amenábar, siguiendo la estela indocumentada y paracientífica del negacionismo de la brujería y la relativismo acerca de la figura de Satán de Margaret Murray. Y es que, como ha difundido recientemente la RIES (Red iberoamericana para el estudio de las sectas), parece que el blanqueamiento de los grupos pseudo religiosos destructivos o de cualquier índole puramente lucrativa, es un fenómeno al alza, como muestra el cierre del teléfono de ayuda a las víctimas de estos grupos por parte del gobierno holandés. ¿Parte de la agenda espiritual del Imperio?
Lo que sí tienen en común los satanistas de mentira y los reales es la fundamentación filosófica del nihilismo y hacer un dios del propio individuo y, por tanto, de hacer ley su voluntad sin preocuparse demasiado de las consecuencias en los demás. Esto último, en cristiano, es el egoísmo de toda la vida, solo que ahora se le pretende dar de este modo un trasfondo místico e incluso humanista y científico, que es lo más peligroso. ¿Cuántas veces no habremos oído aconsejar, principalmente a madres sufridoras y entregadas a su familia, que "deben ser más egoístas"? Hoy en día ya es una especie de mito que se emplea con suma ligereza, a menudo sin reflexionar demasiado de dónde viene, como tantas otras gilipolleces popularizadas por personajes televisivos, pero tiene sin duda un triste origen, cada vez más degradado. No hay quien se haya leído un manual de autoayuda (la mayoría de los cuales, en mi opinión, dadas las tendencias proteccionistas imperiales actuales, deberían estar tanto o más perseguidos legislativamente como las terapias para curar la homosexualidad) o que vaya a terapia psicológica que no repita aquella máxima como clave "para ser más feliz" como un papagayo. Evidentemente, un psicólogo responsable no va a transmitir literalmente tal cosa a su paciente, pero hay demasiada gente desesperada que, por desconocimiento o mal consejo, acude a un curandero de la mente para hacer terapia y le puede recomendar tan pronto el egoísmo como una tirada de cartas de tarot. Especialmente peligrosos en este sentido, por su supuesto halo cientificista, son los que sin haber pisado la universidad o leído algún libro de Freud, se dicen psicoanalistas por haber hecho un curso de fin de semana, y hacen de sus gabinetes verdaderas escuelas de egoísmo. También pudiera ser que el paciente malinterprete la indicación de su psicólogo cuando le habla de tenerse en cuenta también a sí mismo... O que entendiéndolo, no sea capaz de transmitirlo de una manera adecuada a los demás al intentar explicarlo.
El caso es que, como pasa ya con la mitad de los medicamentos, las prescripciones psicológicas ya las receta con vehemencia en el bar o en el salón de casa cualquier hijo de vecino con la EGB mal acabada, y se populariza la idea de que entregarse a los demás, en el grado que sea, es algo trasnochado y sobre todo, nocivo. De este modo, leo en las redes sociales este tipo de idioteces a modo de propósitos para el año nuevo, creyendo que se están haciendo algo positivo. ¿Qué pensarían, como sugirió un día el propio Íker Jiménez en la editorial de su programa, si supiesen que están promoviendo exactamente los mismos fundamentos que un satanista?

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Last blood" o el funeral del justiciero

No suelo hacer entradas en el blog sobre películas de este tipo. Last blood es muy, muy floja, sin mucho que salvar, emborronada sobre todo por esa puñetera manía que tiene Stallone de intentar hacer, siempre que tiene la oportunidad , lo que no ha aprendido en casi cincuenta años de carrera: interpretar. Al igual que Schwarzenegger, solo es capaz de actuaciones convicentes cuando habla poco y hace su único personaje. Para colmo, podemos decir que durante demasiados minutos no vemos a Rambo, sino a un tipo que se llama como él, al que se le ha olvidado todo su oficio, toda su capacidad táctica; y no se distingue demasiado en sus quehaceres y recursos de un preparacionista novato de la América profunda. Con el párrafo anterior tendríamos suficiente (o incluso demasiado) para hablar de esta producción, y podríamos dejarlo ahí porque no da para mucho más, señalando la curiosidad de que la mitad del reparto son españoles haciendo el papel de mejicanos. Pero Last blood es mucho más

Necesitamos otro Torrente

Hace poco recordaba con preocupación la anécdota de Santiago Segura en Masterchef, que decidía renombrar el plato que tenía que preparar (un brazo de gitano)  para evitar ofender a nadie , a pesar de que el colectivo caló no destaca por su ofendidismo. Y lo cierto es que llevamos seis años huérfanos de José Luis Torrente. Digan lo que digan, me sigue pareciendo un personaje interesantísimo, a pesar de nunca haber sido reivindicado en público más que como un espantajo con el que ganar dinero y hacer reír. Como entidad cultural, sin duda marcada por la encomienda histórica de haber sido el bastión del catolicismo y la contrarreforma, España tiene infinidad de defectos y tres grandes virtudes que las compensan ampliamente: la solidaridad, la humildad y la honestidad. Esta última nos la conceden como propia hasta en latitudes afines y hermanadas como América Latina, de tan profuso que es nuestro idioma en expresiones para deplorar lo artificioso, lo irreal y lo poco auténtico. Por esa razó

"El Menstruador", de Lázara Blázquez Noeno

Hace pocos días, Sara Mesa comentaba en la presentación de su novela  Cara de pan  que la historia nace en parte por una experiencia extraña vivida por un amigo suyo, al que se le acercaron dos policías por el hecho casual de que había niños jugando en la zona del parque en la que estaba tranquilamente sentado. Al leerlo, me vino a la cabeza la anécdota de un amigo suizo: Me contaba que en su país los profesores de gimnasia habían optado por dejar irse al suelo a las alumnas que se caían de una espaldera o trepando la cuerda en lugar de recogerlas o intentar sostenerlas, temerosos de que fácilmente pudiesen ser acusados de agresión sexual por hacerlo En realidad,  El Menstruador  trata de esto mismo: un tipo de sexismo que nunca se saca a debate ni tiene grupos de influencia o propuestas políticas que traten de combatirlo, una criminalización preventiva del varón en según qué circunstancias de la que ya no se libran ni los niños . Más concretamente, se centra en la indefensión a