Ir al contenido principal

"A contrapelo", de Joris Karl Huysmans


Después de terminar la houllebequiana Sumisión, sentí curiosidad (como seguramente otros muchos) por leer a Joris Karl Huysmans, el autor decadentista francés que saturaba el paisaje de fondo de la novela (el narrador/protagonista ‎era un profesor universitario especializado en su obra). Pude comprobar entonces hasta qué punto era desconocido en España y que sus novelas no eran especialmente fáciles de encontrar en nuestro idioma, aun rebuscando bien por la red. Me di por vencido en su momento, pero hace pocos meses encontré de casualidad A contrapelo (su presumible obra cumbre) en una sencilla edición de Cátedra, mirando un muestrario giratorio a través del escaparate de la librería Tipos Infames de Madrid.
A contrapelo es el paradigma de obra que hoy ninguna editorial aceptaría publicar por demasiado intelectualista y poco fluida. Sin un gran desarrollo narrativo, desgrana la huída de un joven noble venido a menos de una sociedad en decadencia que aborrece, para construir un pequeño mundo emulado en su propia casa que le sirva de refugio. En ese sentido, la novela tiene una ambiciosa vocación enciclopédica sobre los estímulos de cada uno de los sentidos, así como diferentes dimensiones del propio intelecto, ingredientes con los que des Esseintes (el protagonista) experimenta constantemente y de manera pírrica en busca de una meta desdibujada. El resultado, hay que decirlo, es magistral por su elaboración y consecución.
La otra gran clave de la obra es la inauguración del Decadentismo francés, un batido de decepciones respecto a la transformación social napoleónica y revolucionaria, las ideas del Naturalismo de Zola... Y como no, la transición de poder de la aristocracia a la alta burguesía, menos culta y más materialista, como símbolo del degradamiento de los valores de una nación. Huysmans tira a matar y nos deja análisis que seguro no pensó jamás que podrían haberse escrito sin cambiar ni una coma a nuestro 2020:

Al mismo se dio cuenta de que los librepensadores, los doctrinarios de la burguesía, esa gente que exigía todo tipo de libertades para poder aplastar las opiniones de los demás, no eran más que unos ávidos y desvergonzados puritanos, cuyo nivel de educación le parecía inferior al de cualquier zapatero.

Y también la frase de cabecera que define el estado por el que cualquier intelectual ha transitado alguna vez en su vida (o no ha podido salir de él):

En efecto, cuando un hombre de talento se ve obligado a vivir en una época prosaica y estúpida, el artista, incluso sin darse cuenta de ello, se siente atraído y obsesionado por la nostalgia de otras épocas.

Y es que, entre otras cosas, A contrapelo es también la inconfesa abuela de las obras que retratan al intelectual o artista misántropo que se siente obligado renuciar al mundo vulgar y centrarse en cuestiones más elevadas y acepta su destino noble pero infeliz. Por supuesto, su nieto más famoso es El lobo estepario de Hesse, mucho más literario y sensual (aunque no tan excelso), pero innegable en su estirpe. Germánico es también su principal referente filosófico Schopenhauer, rara avis ya en una época que llega hasta nuestros días, donde empezaban a imponerse corrientes que directa o transitivamente bebían de su compatriota Hegel.
Visto en perspectiva, quizás el autor más influenciado por Huysmans sea el propio Houellebecq, en el que su protagonista prototípico es claro deudor a des Esseintes, no solo en su misantropía, sino en sus comunes problemas, síntomas y dramática búsqueda de soluciones... Amén, por supuesto, del pesimismo ante la decadencia social europea y las críticas que ambos han sufrido a este respecto por su discurso presuntamente reaccionario. Se puede decir también que Houllebecq está (o exhibe estar) en una ruta espiritual muy similar a la del decadentista, que desembocó en una reconversión completa al catolicismo semejante a la descrita en Las Confesiones de San Agustín: conversión por proceso inferencial privado más que místico.
Más allá de la anécdota contextual e histórica, A contrapelo me parece una obra muy interesante y recomendable, tanto por valor literario como su capacidad de compilación, que lo convierten en un referente cultural injustamente desconocido pero imprescindible.

Comentarios

  1. Las ediciones de Cátedra nunca son simples.
    Cátedra es la mejor editorial de España.
    (Y lo sabes).

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Literatura después del coronavirus

Hay mucha gente tratando de imaginar cómo será el mundo después del coronavirus, y de paso, fantaseando también con cambios irreversibles de toda índole que puedan traer oportunidades , de esas que tanto gusta hablar a los redactores de manuales para vagos y pusilánimes. Cinco meses después del comienzo de la crisis, el populacho empieza ya a dividirse entre los que piensan que esto no se va a acabar nunca del todo y los que no terminan de creerse que sea algo real, al amparo algunos divulgadores oportunistas de discurso insolvente y, sobre todo, de la irresponsabilidad en la comunicación gubernamental y privada, que ha ocultado las muertes detrás de la estadística y ha tratado de presentar el confinamiento como el descojonante juego de quedarse en casa unos días haciendo verbena en los balcones, tomándonos a todos por el niño de La vida es bella .  Uno de los temas sobre los que se discute, por supuesto, es la literatura. Los profetas del aspaviento y la charla TED llevan años anuncia

Coronavirus, religión y postureo

Cada miércoles de ceniza empieza la Cuaresma con la lectura del que, sin duda, es el fragmento del Evangelio que más directamente ataca la práctica del postureo: Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario no tendréis recompensa de vuestro Padre celestial. (...) Cuando hagas limosna, no lo vayas trompeteando por la calle como hacen los hipócritas (...) tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. No por ello el fanfarroneo de la caridad es en nuestros días ajeno a algunos representantes de la Iglesia, sobre todo cuando son  estrellas  televisivas aprovechando la oportunidad mediática del contraejemplo, e intentan cargar de superioridad y razón sus chapoteos políticos explícitos en temas que no tienen que ver con la moral, esa que, junto con la ayuda al prójimo, debiera ser su única jurisdicción en sermones e iniciativas escudadas en sus votos. Quiso la casualidad que precisamente ese día, el 26 de febrero,

"La casa de Jack", de Lars von Trier

Retomo brevemente el cine por una muy buena razón, que es el estreno en España de la última película de Lars von Trier después de unos cuantos años de silencio, tan polémica como la predecesora, pero mucho más desapercibida. Podemos decir, en comparación con Nymphomaniac, que es una película continuista, usando una estructura muy similar como excusa para contar la historia, y tan pornográfica como aquella cambiando el sexo por la violencia. Este, además, es un nuevo ejemplo especialmente grave de la indigencia intelectual que inunda los mentideros de Internet, capaz de otorgar a esta producción una puntuación mediocre al lado de los últimos bodrios de Tarantino o la tan sobrevalorada saga de Matrix. En mi opinión, "La casa de Jack" no tiene una especial intención provocativa, ni tampoco que en ese sentido pivote sobre los límites de la belleza o del arte, como insinúan muchas críticas. Más bien es un magistral retrato del mal, sin tapujos, construyendo al protagonista (