Ir al contenido principal

Sentimientos desechables


Hace pocos días, entrando en una estación de metro de un barrio no precisamente sofisticado, pude ver un cartel en el que la Comunidad de Madrid anunciaba un servicio para ayudar en los trámites y el proceso a los matrimonios que pretendan separarse en la región. La cuestión no tendría mayor importancia si no fuese porque se ofrecía con las mismas formas en las que se vende cualquier producto comercial, como cuando alguna marca trata de persuadirnos con ánimo de lucro para que vendamos el coche, cambiemos nuestros hábitos alimenticios o convencernos de que vivimos en una sociedad peligrosísima y necesitamos una alarma... Es decir, para que cambiemos nuestra forma de vida. No he visto nunca, sin embargo, a administración alguna gastando dinero en publicitar recursos públicos de apoyo psicológico o terapia a familias o parejas con problemas, quizás porque esos servicios no existan.
Se trata, ni más ni menos, de la implementación en el terreno psicosocial (con el dinero de todos) de los hábitos de consumo, sobre los que con las economías de escala y la sustitución de los fundamentos mecánicos por otros electrónicos, se ha creado la perecpción de que es más práctico sustituir que reparar; o directamente que la reparación no es, en general, una posibilidad. Podríamos decir incluso que esto va más allá y consiste en una concepción de la vida personal, incluso de las relaciones humanas, a modo de vulgares tareas administrativas o laborales que gestionar, de un modo tan frío y maquinal como pudiera ser la relación periódica con Hacienda o la planificación de un viaje. Nadie está dispuesto ya a enfrentarse con la vida, y si lo hace, busca rápidamente en quien subcontratar la solución o narcóticos políticos o filosóficos a medida para ignorar y relativizar sus problemas.
Es probable que la cara más perversa de este diabólico y enorme poliedro sea la creación de una familia. Sería inútil y superfluo hablar aquí del manido egoísmo individualista, pero sí merece la pena destacar que los poderes fácticos políticos y sociales se han empeñado en justificar y hasta formalizar el desprecio a la solidaridad individual, a aquella ayuda que no venga del estado... Probablemente para que nadie pueda hacer ver a la sociedad, con sus obras, los lamparones que demuestran que la acción pública es y será siempre insuficiente, aunque solo sea por limitaciones presupuestarias y organizativas. En este sentido, hay casos especialmente abyectos, como el que se traduce en dar la espalda a los menores abandonados o huérfanos tanto en España (que, aunque poco o nada se hable de ellos, existen) como en el resto del mundo. Me explico: en los últimos quince años las adopciones en nuestro país se han reducido en casi un noventa por cien, en parte por la subversión de recurrir a vientres de alquiler en el extranjero‎, pero principalmente por la democratización y abaratamiento de la fecundación in vitro para parejas con dificultades reproductivas. Dejando otras cuestiones a un lado que darían para varias entradas completas, esto podría no ser más que un efecto colateral, si no fuese porque va acompañado de una satanización de la adopción, caricaturizada como una especie de capricho de parejas tradicionalistas con dinero, frariseas y pervertidas que roban niños pobres fruto de embarazos que sin duda debieran haberse abortado para no agraviar a las arcas públicas. Y si demonizada está la adopción, no hablemos ya de los acogimientos, de los que apenas se habla en los medios, sobre todo en aquellos que presumen de tener un compromiso social y conciencia de clase, porque son mayoritariamente realizados por familias cuyo perfil aborrecen y tratan de combatir.
Es una lástima que se intente enterrar la solidaridad, esa virtud en la que España es potencia mundial, y se banalice la responsabilidad humana individual. Aprovecho para insistir y sacar del olvido el acogimiento familiar, del que precisan muchos más menores en el país de lo que el ciudadano medio puede imaginar, que al igual que la adopción, bien entendido es una oportunidad para el acogido en lugar de un recurso generacional para los acogedores. Un proceso duro y complejo, que requiere de una gran concienciación previa. Quizás sería más fácil si un día nos encontrásemos con una publicidad titulada "¿Pensando en acoger o adoptar?" y nos ofreciesen recursos públicos de apoyo, que se invirtiese en ayudar a crear en vez de solo a destruir. Pero para eso debemos primero despertar de este estúpido sueño adulticiente para empezar a tomarnos la vida en serio y entender que los sentimientos no son desechables.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Last blood" o el funeral del justiciero

No suelo hacer entradas en el blog sobre películas de este tipo. Last blood es muy, muy floja, sin mucho que salvar, emborronada sobre todo por esa puñetera manía que tiene Stallone de intentar hacer, siempre que tiene la oportunidad , lo que no ha aprendido en casi cincuenta años de carrera: interpretar. Al igual que Schwarzenegger, solo es capaz de actuaciones convicentes cuando habla poco y hace su único personaje. Para colmo, podemos decir que durante demasiados minutos no vemos a Rambo, sino a un tipo que se llama como él, al que se le ha olvidado todo su oficio, toda su capacidad táctica; y no se distingue demasiado en sus quehaceres y recursos de un preparacionista novato de la América profunda. Con el párrafo anterior tendríamos suficiente (o incluso demasiado) para hablar de esta producción, y podríamos dejarlo ahí porque no da para mucho más, señalando la curiosidad de que la mitad del reparto son españoles haciendo el papel de mejicanos. Pero Last blood es mucho más

Necesitamos otro Torrente

Hace poco recordaba con preocupación la anécdota de Santiago Segura en Masterchef, que decidía renombrar el plato que tenía que preparar (un brazo de gitano)  para evitar ofender a nadie , a pesar de que el colectivo caló no destaca por su ofendidismo. Y lo cierto es que llevamos seis años huérfanos de José Luis Torrente. Digan lo que digan, me sigue pareciendo un personaje interesantísimo, a pesar de nunca haber sido reivindicado en público más que como un espantajo con el que ganar dinero y hacer reír. Como entidad cultural, sin duda marcada por la encomienda histórica de haber sido el bastión del catolicismo y la contrarreforma, España tiene infinidad de defectos y tres grandes virtudes que las compensan ampliamente: la solidaridad, la humildad y la honestidad. Esta última nos la conceden como propia hasta en latitudes afines y hermanadas como América Latina, de tan profuso que es nuestro idioma en expresiones para deplorar lo artificioso, lo irreal y lo poco auténtico. Por esa razó

"El Menstruador", de Lázara Blázquez Noeno

Hace pocos días, Sara Mesa comentaba en la presentación de su novela  Cara de pan  que la historia nace en parte por una experiencia extraña vivida por un amigo suyo, al que se le acercaron dos policías por el hecho casual de que había niños jugando en la zona del parque en la que estaba tranquilamente sentado. Al leerlo, me vino a la cabeza la anécdota de un amigo suizo: Me contaba que en su país los profesores de gimnasia habían optado por dejar irse al suelo a las alumnas que se caían de una espaldera o trepando la cuerda en lugar de recogerlas o intentar sostenerlas, temerosos de que fácilmente pudiesen ser acusados de agresión sexual por hacerlo En realidad,  El Menstruador  trata de esto mismo: un tipo de sexismo que nunca se saca a debate ni tiene grupos de influencia o propuestas políticas que traten de combatirlo, una criminalización preventiva del varón en según qué circunstancias de la que ya no se libran ni los niños . Más concretamente, se centra en la indefensión a